Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| viernes octubre 7, 2022

Un israelí desafió a los escépticos y cultivó cerezas en el desierto

Un tío afligido honra a su sobrino con una plantación impensada bajo el ardiente sol de la sureña ciudad de Mitzpé Ramón en el Néguev.


Nadie es capaz de suponer que cerezas bien sabrosas pudieran crecer en un desierto caluroso ni nadie piensa que los niños pueden morir en accidentes automovilísticos.

Sin embargo, en 2016 Liel, sobrino de Pini Elmakayes, murió en un accidente de tráfico a los 13 años.

EL hombre conmemoró ese impensable hecho con una hazaña agrícola: para preservar y continuar la memoria de Liel, plantó cerezos en el suelo tostado por el sol de su finca en Mitzpé Ramon, una ciudad en el desierto de Néguev en el sur de Israel.

Cerezas cosechadas en Mitzpé Ramon. Foto: Pini Elmakayes

Normalmente, las cerezas prosperan solo en las zonas más elevadas y con temperaturas más frías del norte del país.

Así, mucha gente se mostró escéptica sobre el plan de Elmakayes pero los agrónomos del centro de investigación y desarrollo agrícola del Consejo Regional Ramat HaNegev le prestaron su experiencia al tío afligido, un veterano de la Fuerza Aérea de Israel.

De ese modo, tras cuatro años de arduo trabajo, la evidencia está a la vista: sí, se puede cultivar cerezas en el desierto.

“Nadie trató de cultivarlas en esta zona porque pensaron que estarían condenados al fracaso”, le dijo el agrónomo de Ramat HaNegev, Itzik David, al diario Yedihot Haharonot.

Niños sostienen cerezas cultivadas en el desierto en memoria de un querido sobrino. Foto: Chaim Hornstein

Los primeros frutos fueron cosechados el 3 de mayo justo antes del Día de la Independencia de Israel, lo que llevó a Elmakayes a publicar en Facebook un agradecimiento a Ramat HaNegev y a su director de investigación y desarrollo Yankele Moskowitz:

“Para la gloria del Estado de Israel, créanme ¡va a suceder! ¡Cerezas en el Néguev! Un agradecimiento especial a Ramat HaNegev por la cálida asistencia. Especialmente a ti, Yankele Moskowitz, por hacer realidad los sueños de otros. Es cierto que aún no es comercial pero están invitados a ver la belleza de la creación”, rezaba la publicación.

El letrero de la granja Pnina BaNégev (Perla del Néguev) de Pini Elmakayes en Mitzpé Ramon. Foto: captura de pantalla

A su vez, Moskowitz le dijo a ese mismo portal que el raro logro brinda a los residentes del Néguev un estímulo adicional para ganarse la vida con la agricultura y el turismo, “de modo que los viajeros hacia el sur puedan disfrutar de la belleza del desierto junto con los cerezos en flor”.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.