Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| viernes octubre 7, 2022

Una solución de Israel moderniza la forma de hacer inventarios

Supplyve les brinda a las tiendas pequeñas un conjunto de herramientas tecnológicas para que tomen el control de sus cadenas de suministro y dejen atrás las hojas de cálculo.


No importa si se trata de una gran tienda o de un pequeño negocio familiar, la gestión de inventarios y pedidos es una tarea siempre compleja.

Si bien gigantes como Walmart pueden permitirse gastar dinero y mano de obra en tecnologías para gestionar lo que entra y sale, la startup de Israel Supplyve analizó un centenar de empresas y descubrió que el 93 por ciento de los pequeños minoristas independientes todavía usa hojas de cálculo de Excel o incluso lápiz y papel.

Esos métodos anticuados ya no funcionan, sobre todo desde que la pandemia desencadenó una crisis global en la cadena de suministro que dificulta la obtención de productos tan básicos como Coca Cola.

Supplyve se fundó en junio de 2021 para optimizar el proceso de la cadena de suministro para los negocios más pequeños y sus proveedores.

“Pierden incontables horas y mucho dinero por una gestión ineficiente de pedidos e inventario. Todo el mercado minorista es una verdadera jungla enredada de lápiz y papel, llamadas telefónicas y correos electrónicos. Nosotros podemos organizar ese lío con la redefinición del proceso de pedido para el mercado de comestibles independiente, que abarca a cerca del 3 por ciento del PIB total de EEUU, y con suerte inspiraremos a otras nuevas empresas israelíes en el camino”, indicó Joey Rubinstein, director ejecutivo y cofundador de la compañía.

Un “buen efecto dominó”

Rubinstein explicó que los sistemas actuales de la cadena de suministro, como Square, requieren que los minoristas ingresen todos sus productos de forma manual.

“Para un supermercado pequeño con 10.000 productos eso le tomaría 180 horas (siete días de 24 horas). Así, a pesar de las pérdidas por malas decisiones de pedido y deterioro, es demasiado trabajo usar estos sistemas. Los vendedores también terminan sufriendo por no saber lo que sucede en la tienda. Con eso en mente buscamos permitir que los proveedores controlaran su flujo de pedidos y que los minoristas manejaran el inventario y los pedidos de manera más eficiente”, le contó Rubinstein a ISRAEL21c en Español.

El producto web en línea y la aplicación móvil de Supplyve automatizan todo el proceso, desde el pedido hasta el reabastecimiento.
Los usuarios simplemente escanean los códigos de barras de los productos con una aplicación de teléfono inteligente, sin entrada manual ni costosos escáneres de códigos de barras externos.

Según Rubinstein, esta característica hace que el recuento de inventario sea más barato y cuatro veces más rápido.

“Lo construimos de una manera única, lo que permite a las empresas encontrar nuevos proveedores y obtener productos difíciles de encontrar. Otra característica interesante es que se puede tomar fotografías de las facturas, que tienen códigos de barras, montos y precios, y luego toda esa información está en nuestro sistema. Así que la incorporación no toma 180 horas”, afirmó Rubinstein.

Para él, los minoristas pueden hacer pedidos de manera más eficiente y los vendedores tienen más control. “Se crea un bonito efecto dominó”, comparó.

El precio de Supplyve por mes depende de la cantidad de códigos de barras escaneables SKU que contenga la tienda, que van desde 99 a 299 dólares (350 a 1050 shekels).

Clientes en Israel y EEUU

Rubinstein habló con ISRAEL21c en Español desde la oficina de Supplyve en la aceleradora AtoBe en la facultad de ingeniería Azrieli de Jerusalén.

A pesar de la juventud de la empresa, esta ya tiene siete clientes registrados en Israel. En EEUU, una tienda de alimentos naturales en Queens, Nueva York, y un supermercado en Baltimore son los primeros dos clientes. Hay otros dos en proceso.

Estos primeros usuarios ayudan a Supplyve a optimizar su producto con sus comentarios. La solución está integrada con Square y otros sistemas de punto de venta y se encuentra disponible en las tiendas de aplicaciones de Apple y Google.

A la derecha, Dvir Goldman, cofundador y director de operaciones de Supplyve; con el primer cliente estadounidense de la empresa, Antara, propietario de Guru Health Foods en la ciudad de Nueva York. Foto cortesía de Supplyve

La junta asesora e inversionista de Supplyve incluye a Edith Simchi Levi de New York Angels, exempresaria de tecnología de la cadena de suministro y autora de uno de los libros principales sobre la cadena de suministro; el profesor Maxime Cohen, experto en análisis minorista; Ken Dowd, exjefe de cadena de suministro y logística del ejército de EEUU; y el profesor Srikanth Jagabathula de la Escuela de Negocios Stern de la Universidad de Nueva York, un veterano empresario tecnológico de la cadena de suministro.

“Como la mayoría de las nuevas empresas locales, usamos a Israel como un sitio de preparación de investigación y desarrollo y tenemos la vista puesta en el mercado estadounidense”, expresó Rubinstein.

Una compañía de estadounidenses israelíes

Las diferencias culturales entre israelíes y estadounidenses pueden ser desafiantes, pero el equipo de ocho personas de Supplyve está compuesto por emigrados estadounidenses, además de la desarrolladora Regina Rousson, nativa de Australia.

Rubinstein y Dvir Goldman -cofundador y COO- se mudaron juntos a Israel con Garin Tzabar, un programa que facilita el servicio y el apoyo de las Fuerzas de Defensa de Israel para “soldados solitarios” sin padres ni familia en el país.

Desde la izquierda, los fundadores de Supplyve Noah Bar Shain, Jacob Namrow, Joey Rubinstein y Dvir Goldman. Foto cortesía de Supplyve

Después del ejército, Goldman administró las operaciones y la logística de un minorista independiente, y se dio cuenta de que hacían pedidos basados ​​en muy poca información.

“No tenían idea de lo que había en sus estantes y lo que estaba a punto de vencer.  Hablamos con cientos de personas y descubrimos que la logística en el comercio minorista independiente es un problema realmente grande. Hay una adopción muy baja de tecnología”, manifestó Rubinstein, que añadió que conoce solo otra empresa que podría considerarse un competidor directo.

“Eso es realmente bueno para nosotros porque es una validación seria del concepto”, concluyó.

Para más información, clic aquí.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.