Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| martes agosto 9, 2022

El dilema de Nasrallah y Hisbollah


Las amenazas hechas por el líder del grupo libanés Hezbolá, Hassan Nasrallah, de «voltear la mesa sobre todos» a la luz de los conflictos que rodean los campos marítimos de petróleo y gas están siendo tomadas muy en serio por el establecimiento de seguridad de Israel.
Nasrallah dijo en un discurso la semana pasada que a «nadie» se le permitiría operar en campos marítimos de petróleo y gas si al Líbano se le prohibieran sus «derechos» en la extracción de recursos frente a su propia costa.

Plataforma de gas natural Karish. Derecha: el líder de Hezbolá, Hassan Nasrallah.

Plataforma de gas natural Karish. Derecha: el líder de Hezbolá, Hassan Nasrallah.
(AFP / HO / Al-Manar))
En los últimos días, el primer ministro Yair Lapid, el ministro de Defensa Benny Gantz y el jefe de estado mayor de las FDI, Aviv Kochavi, discutieron el delicado tema y plantearon opciones de represalia en caso de que Nasrallah cumpla con sus amenazas.
Además, los funcionarios habrían planteado la opción de tomar represalias contra los lanzamientos de vehículos aéreos no tripulados por parte de Hezbolá, incluso si están desarmados, algo a lo que Israel ha hecho la vista gorda en el pasado.
Al elegir pelear con Israel, Nasrallah está tratando de desviar la atención del público de los graves problemas internos y presentarse a sí mismo como el protector del Líbano.
Las amenazas culminaron en tres aviones no tripulados lanzados por Hezbolá el fin de semana pasado desde el Líbano al campo de gas Karish, de Israel, con la esperanza de recopilar información militar y crear conciencia sobre la presencia libanesa en el área.

Una corbeta de la Armada israelí navegando junto al campo de gas Karish.

Una corbeta de la Armada israelí navegando junto al campo de gas Karish.
(Prensa FDI)
El intento fracasó cuando las FDI interceptaron los drones de Hezbolá con la ayuda de un avión de combate de la Fuerza Aérea israelí y una corbeta de la Armada israelí. Además, las FDI informaron que habían interceptado un avión sospechoso varios días antes.
Nasrallah también se quedó con un huevo en la cara cuando publicó imágenes «secretas» de los campos de gas que se han publicado previamente en el Canal 12 de Israel.
Hezbolá, mientras tanto, está tratando de culpar a Israel por la grave crisis energética en el Líbano, tanto que está dispuesto a arriesgarse a días de guerra.
«Estamos elevando el listón para que los estadounidenses e israelíes cedan ya que el deterioro del Líbano continúa», escribió el periódico libanés asociado a Hezbolá, Al Akhbar. «Si la solución de algunas de las personas en el Líbano es rendirse, bajo ninguna circunstancia esto es aceptable para nosotros», agregó.

La plataforma de gas Karish.

La plataforma de gas Karish.
(Energean)
Parece que Nasrallah tiene varias opciones disponibles para atacar el campo de gas: enviar drones explosivos, comandos submarinos o, lo que parece más probable según las predicciones de las FDI, lanzar un avión para la recopilación de inteligencia que no correría el riesgo de dañar a los civiles.
Si esto realmente ocurre, los funcionarios de las FDI creen que sería un error continuar conformándose con derribar los UAV sin represalias. La pregunta es cómo tomar represalias sin causar una guerra total.
Una opción es identificar objetivos de Hezbolá en Siria, que las FDI ya tienen algunos. Otra opción es atacar infraestructuras remotas dentro del Líbano, como depósitos de misiles de precisión.
Israel ha llegado a comprender que Nasrallah se subió al caballo y tendrá problemas para desmontarlo sin una acción que respalde sus afirmaciones beligerantes, por lo tanto, esto mantiene alerta a las FDI.

El primer ministro Yair Lapid y el ministro de Defensa Benny Gantz esetuvieron el martes en la frontera norte israelí.

El primer ministro Yair Lapid y el ministro de Defensa Benny Gantz esetuvieron el martes en la frontera norte israelí.
(GPO)
Algunos creen que Nasrallah ve cualquier acuerdo entre el Líbano e Israel como un reconocimiento del derecho del estado judío a existir, a lo que se niega a someterse dado que ve cualquier indicio de normalización como ilegítimo. Y, sin embargo, incluso si logra alguna mejora en el acuerdo de gas, podrá atribuirse el crédito por la resistencia, al menos mientras logra evitar un conflicto armado.

«El Líbano también puede beneficiarse del desarrollo de las reservas en sus aguas territoriales, a través de la negociación, que debe llevarse a cabo lo antes posible

Yair Lapid

Israel no muestra ninguna intención de retirarse de los acuerdos, como dijo Yair Lapid el martes: «Las reservas de gas de Israel tienen el potencial de contribuir a la solución de la crisis energética mundial. El Líbano también puede beneficiarse del desarrollo de las reservas en sus aguas territoriales, a través de la negociación, que debe llevarse a cabo lo antes posible».
Nasrallah puede estar mostrando los dientes y amenazando con un conflicto armado, pero está claro que lo que quiere no es la guerra, porque entiende las costosas secuelas que conlleva.
Mientras tanto, los funcionarios israelíes afirman que mover los campos de gas de su ubicación actual no está sobre la mesa. Sin embargo, está claro que Israel tiene razón al tomar medidas hacia la negociación, bajo la mediación estadounidense, de una manera que también beneficiaría al Líbano.
 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.