Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| martes agosto 9, 2022

¿Cómo desafiar el antisemitismo islámico?

El antisemitismo islámico es un tema importante de política exterior: solo los gobiernos pueden detener el flujo de mensajes de odio denunciando y castigando a los actores estatales y no estatales. (1)


Hamburgo, 2 de marzo de 2018

El antisemitismo islámico, aunque no se limita a los movimientos islamistas, es un factor clave en la guerra de los islamistas contra el mundo moderno.

Este antisemitismo es el que desencadena el deseo de Teherán de destruir el «tumor canceroso» de Israel y ha motivado el ataque iraní más reciente contra Israel por un avión no tripulado armado. Inspira la amenaza de Recep Tayyip Erdogan de que los israelíes no podrán «encontrar un árbol para esconderse detrás», una clara alusión a un hadiz que exige el asesinato de judíos (2). También esta clase de antisemitismo es la responsable de que Mahmoud Abbas niegue cualquier conexión entre Jerusalén y los judíos (3) y transforma el conflicto político entre Israel y los árabes en una lucha religiosa entre el bien y el mal.

El antisemitismo islámico moviliza a los terroristas del Estado Islámico para asesinar judíos en Europa y asegura que no solo en Jordania, sino también en Berlín y Malmö los árabes amenazan a los judíos con este grito de guerra en particular: «Khaybar, Khaybar, oh judíos; el ejército de Mahoma regresará». Khaybar fue un oasis habitado por judíos que Mahoma conquistó en sangre en 628. «Khaybar» es también el nombre de un rifle de asalto fabricado en Irán y de un tipo de cohete utilizado por Hezbolá para disparar contra ciudades israelíes en 2006.

En este artículo, me gustaría discutir cuatro temas. 1. ¿Qué distingue al antisemitismo islámico de otras formas de odio a los judíos? 2. ¿Por qué es tan difícil luchar contra el antisemitismo islámico? 3. ¿Cómo podemos desafiar el antisemitismo islámico? 4. ¿Por qué es especialmente importante desafiarlo?

  1. ¿Qué significa el término «antisemitismo islámico»?

Este término no pretende ser un ataque general contra el islam (cuyos textos también incluyen pasajes amigables con los judíos) ni un ataque general contra los musulmanes (bastantes de los cuales están en contra del antisemitismo).

En cambio, se trata de una expresión específica del antisemitismo basada en dos fuentes: el antijudaísmo del islam primitivo y el antisemitismo conspirativo de Europa.

Como regla general, el antijudaísmo islámico de los viejos tiempos no estaba determinado por el miedo a la conspiración y dominación judías, sino más bien por la condescendencia: se percibía que los judíos estaban por debajo de los musulmanes y tenían que aceptar su rango inferior como dhimmis. Dentro del cristianismo, la imagen de los judíos era diferente: aquí, eran temidos como una fuerza oscura y abrumadora, acusada de propagar la plaga en la Edad Media y de planear el capitalismo de casino en los tiempos modernos. La esencia del antisemitismo islámico es la fusión del antijudaísmo islámico de las antiguas escrituras con el antisemitismo europeo moderno.

Miles de cómics como este representan la teoría conspirativa de que los judíos buscan apoderarse de la mezquita de Al Aqsa

Miles de cómics como este representan la teoría conspirativa de que los judíos buscan apoderarse de la mezquita de Al Aqsa

Mi primer ejemplo es la Carta Fundacional de Hamas. En el Artículo 7, dicha Carta se cita un hadiz en el que el Profeta Muhammad dice que los musulmanes matarán a los judíos «hasta que el judío se esconda detrás de piedra y árbol, y luego piedra y árbol digan: ¡Oh musulmán, oh siervo de Dios! Hay un judío detrás de mí. Ven y mátalo».

En contraste, el Artículo 22 de la misma Carta establece que los judíos «estuvieron detrás de la Primera Guerra Mundial … y detrás de la Segunda Guerra Mundial» y «alentaron la formación de las Naciones Unidas para gobernar el mundo».

Este texto retrata a los judíos, por un lado, como degradados, huyendo y escondiéndose detrás de árboles y piedras, y simultáneamente como los gobernantes secretos y verdaderos del mundo. Combina las peores imágenes islámicas antiguas y las peores imágenes cristianas modernas de los judíos.

A través de esta mezcla, ambos componentes se radicalizan: el antisemitismo europeo se recarga con el momento religioso y fanático del islam radical, mientras que el viejo antijudaísmo del Corán -complementado por la teoría de la conspiración mundial- recibe una cualidad nueva y eliminatoria.

Mi segundo caso es la creencia generalizada que los judíos en todas partes, en alianza con Israel, están detrás de un siniestro complot para socavar y erradicar el islam. Permítanme citar el famoso panfleto de Sayyid Qutb «Nuestra lucha con los judíos»: La «amarga guerra que los judíos lanzaron contra el islam … no se ha extinguido, ni por un momento, durante casi catorce siglos hasta este momento, su fuego arrasa en todos los rincones de la tierra». (4)

El siglo VII se asocia aquí de nuevo con el siglo XX y las declaraciones coránicas sobre los judíos mezcladas con el fantasma de una conspiración mundial. Esta es una visión de musulmanes y judíos encerrados en una confrontación atemporal y total hasta que uno subyugue completamente al otro.

El antisemitismo islámico no es simplemente una continuación de la tradición o una respuesta a la injusticia; de hecho, es el producto de un proceso de fusión deliberada de viejas escrituras islámicas y nuevas teorías de conspiración que comenzaron hace unos 80 años.

Sorprendentemente, la propaganda de habla árabe de la Alemania nazi jugó un papel importante. Este hecho es poco conocido, pero ha sido confirmado por estudios seminales recientes como «Propaganda nazi en el mundo árabe» de Jeffrey Herf de 2009 e «Islam y la guerra de la Alemania nazi» de David Motadel de 2014. (5)

Mein Kampf es popular en las librerías palestinas

Mein Kampf es popular en las librerías palestinas

Desde 1937, los nazis trataron de radicalizar el antijudaísmo latente de los musulmanes para destruir el plan británico para una solución de dos estados para Palestina: el llamado Plan Peel, que preveía la creación de un pequeño estado judío. Sin embargo, los intentos nazis iniciales de exportar su antisemitismo racista al mundo islámico fracasaron. Como consecuencia, los nazis descubrieron el credo islámico como una clave para obtener acceso a las masas musulmanas. Citando a David Motadel:

«Berlín hizo un uso explícito de la retórica, la terminología y las imágenes religiosas y trató de comprometerse y reinterpretar la doctrina y los conceptos religiosos. … Textos sagrados como el Corán… se politizaron para incitar a la violencia religiosa contra supuestos enemigos comunes. … La propaganda alemana combinó el Islam con la agitación antijudía hasta un punto que hasta ahora no había sido conocido en el mundo musulmán moderno. (6)

De hecho, hay un gran potencial antisemita en las escrituras islámicas si se les lee selectivamente. La Alemania nazi explotó el rechazo de los árabes al sionismo y utilizó este potencial antisemita en panfletos y programas de radio en idioma árabe que se transmitieron tres veces al día y siete veces a la semana entre abril de 1939 y abril de 1945. Esta propaganda en curso fortaleció una lectura exclusivamente antijudía de las escrituras islámicas, popularizó las teorías de conspiración europeas y se agitó contra el proyecto sionista a través del antisemitismo.

Estos esfuerzos, fuertemente apoyados por el Mufti de Jerusalén, Hajj Amin el-Husseini, y su séquito, cambiaron gradualmente la percepción de los judíos dentro de las sociedades islámicas. Contribuyeron al hecho de que los judíos eran cada vez más vistos como una especie de «raza» y que la hostilidad hacia los judíos se hizo mucho más intensa que en épocas pasadas de la historia islámica.

El folleto de 31 páginas «islam – judaísmo: Llamado por el Gran Mufti al Mundo Islámico» de 1937 fue el primer documento importante de antisemitismo islámico. Durante la Segunda Guerra Mundial, los nazis distribuyeron este texto en varios idiomas dentro del mundo árabe-islámico. Esto fue seguido a principios de la década de 1950 por «Nuestra lucha contra los judíos» de Sayyid Qutb, un panfleto profundamente religioso que denuncia las tentaciones de la modernidad que Arabia Saudita difundió después de la Guerra de los Seis Días. Luego, en 1988, llegó la Carta de Hamas.

Uno podría pensar que una ideología que se desarrolló hace solo 80 años sería fácil de derrotar. Pero este no es el caso.

  1. ¿Por qué es tan difícil luchar contra esta forma particular de antisemitismo?

Una razón principal es obvia: el antisemitismo islámico está conectado con el credo musulmán. Las sociedades occidentales, sin embargo, están divididas cuando se trata de la cuestión del islam. Un lado tiende a minimizar el islamismo y el antisemitismo islámico, mientras que el otro lado busca demonizar el islam en su conjunto.

Permítanme comenzar con los demonizadores: los éxitos de Donald Trump, Marine le Pen, Geert Wilders y AfD de Alemania han demostrado que el racismo contra los musulmanes se ha convertido en un fenómeno de masas. Estos movimientos mezclan el islamismo y el islam de una manera populista y lo utilizan para poner a cada musulmán de piel oscura bajo sospecha general.

Dibujos con el motivo del pulpo se recuerdan de la propaganda nazi

Dibujos con el motivo del pulpo se recuerdan de la propaganda nazi

No debemos cometer el error y esperar que estos movimientos ayuden en la lucha contra el odio islámico a los judíos. Crean, por el contrario, efectos perjudiciales porque, en primer lugar, lideran esta supuesta lucha bajo una bandera racista y tienden a etiquetar a todos los musulmanes como antisemitas potenciales o reales. Por lo tanto, respaldan «la afirmación islamista de que solo los islamistas son verdaderos musulmanes, mientras que rechazan a los modernizadores [entre ellos] como valores atípicos, fabulistas y fraudes», para citar a Daniel Pipes. (7)

En segundo lugar, quieren «liberar» a sus propios países de los musulmanes, pero no a los musulmanes en otras partes del mundo del terror del islamismo y la idiotez del antisemitismo. En tercer lugar, toleran e incluso apoyan a los antisemitas dentro de sus propias filas.

Criticamos a los llamados antirracistas que hacen la vista gorda ante el antisemitismo entre los musulmanes. Sería igual de erróneo si nosotros, como opositores al antisemitismo, toleráramos o incluso aceptáramos el racismo.

El surgimiento de estos movimientos racistas está vinculado a la minimización del islamismo y el antisemitismo islámico por parte de la élite política y mediática en Occidente. Esto nos lleva al segundo enfoque estúpido del antisemitismo islámico: tratarlo con «ignorancia, evitación, minimización, negación o mala interpretación». (8) Neil J. Kressel escribió un libro entero sobre esta «conspiración del silencio».

Pocos dirían abiertamente que están dispuestos a tolerar o ignorar el odio a los judíos entre los musulmanes. En cambio, como excusa, afirman «que lo que suceda ahora en el mundo musulmán y árabe por definición no se parece en nada a la … historia del odio a los judíos en el mundo cristiano». (9)

Un ejemplo de ello es Gilbert Achcar, profesor de la London School of Oriental and African Studies. Achcar quien no niega que «el antisemitismo… ha crecido espectacularmente en las declaraciones políticas árabes y en los medios de comunicación árabes». (10)] Sin embargo, luego continúa excusándolo preguntando retóricamente: «¿Es el odio basado en la fantasía de los judíos que era y sigue siendo típico de los racistas europeos … el equivalente al odio que sienten los árabes enfurecidos por la ocupación y/o destrucción de tierras árabes…?» (11)

«Las declaraciones antisemitas que ahora se escuchan en los países árabes», sostiene, «son expresiones cargadas de fantasía, debidas, por regla general, al atraso cultural – de una intensa frustración y opresión nacional de la que ‘los judíos’ de Palestina en su mayoría, así como Israel, el ‘estado judío’ que fundaron, deben, de hecho, ser considerados responsables». (12)

Esta declaración presenta una doble disculpa por el antisemitismo islámico. La primera es la idea de que tal antisemitismo es el antisemitismo de los oprimidos y que, dado que Israel es responsable de la opresión, también es responsable de este antisemitismo.

Esta suposición es muy problemática ya que esas expresiones «cargadas de fantasía» están dirigidas a la destrucción de los judíos o de Israel. Ellos, por regla general, no abordan hechos reales o fechorías de los gobiernos de Israel. De lo contrario, la respuesta no sería el antisemitismo dirigido a la aniquilación (la real), sino la indignación justificada o injustificada ante una política equivocada con el propósito de cambiarla.

La segunda excusa de Achcar es que el antisemitismo árabe es «debido a … al atraso cultural». Esto es, en primer lugar, fácticamente incorrecto: el mensaje de odio es difundido por miembros de la élite cultural como académicos, periodistas, editores y clérigos.

Tiene, en segundo lugar, un trasfondo racista. Achcar afirma que, cuando los árabes niegan el Holocausto, «no tiene nada que ver con ninguna convicción. Es solo una forma de que las personas desahoguen su ira, desahoguen su frustración, en el único medio que sienten que está disponible para ellos». (13) Achcar da así a los antisemitas, siempre que pertenezcan a lo que él considera un grupo oprimido, una carta blanca moral.

Achcar, como muchos de sus colegas, infantiliza a los musulmanes calificándolos como personas esencialmente estúpidas que no pueden ser sometidas a los estándares occidentales de decencia y de las que no se puede esperar que sepan lo que están haciendo. Maajid Nawaz, un prominente musulmán británico, se burla de este trasfondo: «Un musulmán creíble solo es aquel que habla inarticulado» y  «necesita de un intermediario que  ‘explique’ su ira». (14)

Estamos tratando aquí con lo que yo llamaría la «orientalización» del antisemitismo en el mundo árabe o musulmán que, por supuesto, es una especie de racismo en sí mismo, aunque un tipo de racismo aparentemente benévolo a los ojos de sus defensores. Algunos llaman a este fenómeno un «racismo de bajas expectativas», que supone que una persona musulmana sólo es capaz de defender puntos de vista espantosos, mientras que otros lo denominan «racismo paternalista».

Además, existe la acusación de islamofobia. Este término es muy engañoso porque mezcla dos fenómenos diferentes: el odio injusto contra los musulmanes y la crítica necesaria del islamismo, el islam y el Corán, ya que condena a ambos por igual. Las palabras son cruciales; esta palabra fue promovida con el fin de contrarrestar la crítica del antisemitismo islámico, primero intimidando a aquellos que se niegan a ignorar o minimizar el odio a los judíos entre los musulmanes y segundo mediante la introducción de un contra-término al antisemitismo.

La invención de términos opuestos para hacer paralelo y minimizar el nazismo, el antisemitismo o el Holocausto no es nada nuevo. Algunos siempre combinan la palabra «nazismo» con «sionismo», otros no mencionan el término «Holocausto» sin el contra-término «Nakba», mientras que el término opuesto al antisemitismo es, por supuesto, islamofobia.

Es cierto que el racismo es un componente del antisemitismo. El antisemitismo, sin embargo, no es un componente del racismo, sino una ideología específica con elementos no conocidos en el campo del racismo. Esta peculiaridad se ignora en la lista de «antisemitismo» e «islamofobia». Fue, por cierto, Recep Tayyip Erdogan, quien más que nadie se aseguró de que el término «antisemitismo» siempre fuera seguido por el término «islamofobia» en las declaraciones del Consejo de Europa o la OSCE.

Ambos, los detractores del islamismo y los demonizadores de todos y cada uno de los musulmanes, tienen un punto de vista sesgado. La influencia de un lado, sin embargo, fortalece la influencia del otro lado y viceversa. Ambos traicionan a la minoría de musulmanes modernos que se oponen activamente al islamismo y al antisemitismo islámico. Esta traición es inexcusable ya que los islamistas luchan con uñas y dientes contra esta minoría de musulmanes modernos.

  1. ¿Qué hay que hacer para salir de este círculo vicioso?

Mi primera observación es que es más fácil decirlo que hacerlo: necesitamos desarrollar un movimiento político contra los populistas de derecha y contra los apaciguadores de la izquierda; un movimiento que reúne a aquellos musulmanes, ex musulmanes y no musulmanes, que quieren luchar contra el antisemitismo islámico y el islamismo y que quieren cambiar las actitudes de los gobiernos y los medios de comunicación a este respecto. Una conferencia internacional en algún lugar de Europa junto con personas de la región MENA podría ser un punto de partida.

Hoy en día, los musulmanes que buscan buenas relaciones con los judíos a menudo son tratados como leprosos. Esto tiene que terminar. Por lo tanto, es el primer y más importante paso “hacer que el mundo sea seguro para los críticos musulmanes del antisemitismo: físicamente seguro, socialmente seguro, organizacionalmente seguro, incluso académicamente seguro». (15) Estos críticos no deben excluir el Corán. El filósofo tunecino Mezri Haddad, por ejemplo, se niega a pasar por alto lo que dice el Corán. Dado que «los pensadores islámicos … no pueden purgar el Corán de su escoria potencialmente antisemita», escribió Haddad, «deben examinar de cerca este corpus con razón hermenéutica» y tienen que «mostrar audacia intelectual». (16)

Detrás del terrorismo islámico, también está... Israel

Detrás del terrorismo islámico, también está… Israel

Ha llegado el momento de este tipo de esfuerzo. El clima intelectual dentro del mundo árabe ha cambiado en parte. Cada vez más personas han reconocido que los peligros que amenazan a esta región no provienen de Israel, sino de los yihadistas sunitas y la teocracia de Irán. Esta experiencia parece estar desencadenando hoy un período de deshielo en partes del mundo árabe, y en particular en Arabia Saudita, no solo con respecto a Israel y los judíos, sino también con respecto al debate sobre asuntos políticos y religiosos.

Esta dinámica contradice tanto a los racistas malignos como a los benevolentes que intentan construir una especie de homo islamicus para mantener a los musulmanes atrapados en la jaula de una cultura inmutable. Crea al mismo tiempo una oportunidad para promover una alianza entre los críticos islámicos y no islámicos del antisemitismo islámico.

Mi segunda sugerencia se refiere al nivel estatal. Si tenemos éxito o no en nuestra lucha contra el antisemitismo islámico depende fundamentalmente de las acciones de los gobiernos.

En Alemania, por ejemplo, tenemos varios intentos de contener el antisemitismo islámico con una mezcla de pedagogía y prohibiciones estatales. Estos intentos son honorables, pero siguen siendo inútiles mientras este antisemitismo no esté contenido en su origen, es decir, en Teherán, Beirut, Gaza o Ankara. Siguen siendo inútiles mientras el odio a los judíos manipule incesantemente a los musulmanes en Alemania a través de las redes sociales en los idiomas turco, árabe o persa.

Esto que decimos lo demuestra: el antisemitismo islámico es un importante problema de política exterior. Solo los gobiernos pueden detener este flujo de mensajes de odio denunciando y castigando a los actores estatales o no estatales que permiten que el antisemitismo islámico se propague en libros de texto, mezquitas y medios de comunicación.

Lamentablemente, la mayoría de los gobiernos occidentales ignoran el antisemitismo islámico en otras partes del mundo. La canciller alemana, Angela Merkel, por ejemplo, no quiere poner en peligro las relaciones privilegiadas de Alemania con Ankara y Teherán.

  1. ¿Por qué es especialmente importante desafiar el antisemitismo islámico?

Hoy, estamos presenciando una guerra antisemita, dirigida por islamistas. La intención de matar a cualquier judío expresa la esencia de la guerra antisemita.

Mientras que la guerra convencional, como la guerra en curso en Ucrania o las muchas guerras en Siria, tiene como objetivo ganar territorio e influencia, la guerra antisemita tiene como objetivo el exterminio.

Tomemos como ejemplo a los guerreros de la yihad del Estado Islámico: en Europa se dirigen especialmente a instituciones judías como la escuela judía de Toulouse, el mercado kosher de París, el museo judío de Bruselas o la sinagoga de Copenhague. Quieren matar judíos. No importa si esos judíos son sionistas o antisionistas, si son partidarios u opositores de las políticas israelíes. Lo único que importa es que los judíos sean asesinados.

Lo mismo es cierto con Israel. Para Hezbollah o Hamas, no importa si el cohete Qassam o un terrorista suicida mata a un bebé o una persona mayor, un partidario de Netanyahu o un enemigo. Lo que importa es que los judíos están siendo asesinados. Más de unos pocos islamistas hoy en día creen que si aniquilas el estado judío redimirás al mundo. Para citar solo algunas declaraciones recientes de funcionarios del régimen iraní: «Arrasaremos el régimen sionista en menos de ocho minutos», «¡Israel debe ser borrado de la tierra!», «En 25 años Israel ya no estará en el mapa».

Supongamos por un momento que una potencia nuclear como Pakistán le dijo a otra potencia nuclear, como la India: «En 25 años, la India ya no estará en el mapa». Habría una protesta en todo el mundo. Porque sería claro para todos: quien amenace a una potencia nuclear con la destrucción está provocando un intercambio nuclear, un desastre nuclear.

Israel es ciertamente una potencia nuclear e Irán también tiene la capacidad de construir un arma nuclear. Sorprendentemente, no hubo protesta cuando Teherán proclamó: «¡Israel debe ser borrado de la tierra!» Este grito de batalla, sin embargo, nos enfrenta a un nuevo tipo de guerra total: la guerra nuclear antisemita.

Por lo tanto, desafiar el antisemitismo islámico de manera efectiva no se trata solo de proteger a las comunidades judías en Europa y Medio Oriente. Es crucial para la paz en el mundo.

Traducción: Manuel Férez

Fuente: Matthias Küntzel

Agradecemos al autor la autorización de traducción

Porisrael.org agradece a sus amigos  de Orientemedio.news  este material 

[1] Algunas de las ideas de este texto se presentaron por primera vez el 19 de febrero de 2018 en la conferencia de Viena «¡Fin al antisemitismo!», organizada por el Congreso Judío Europeo junto con la Universidad de Nueva York, la Universidad de Tel Aviv y la Universidad de Viena del 18 al 22 de febrero de 2018.

[2] Alexander Gruber, ‘Erdogans Erlösungsantisemitismus: «Kein Baum wird die Juden schützen», MENA-WATCH, 15 de diciembre de 2017.

[3] En diciembre de 2017, Mahmoud Abbas afirmó en una conferencia de la Organización de Cooperación Islámica: «Jerusalén es una ciudad cristiana árabe musulmana palestina, la capital eterna del estado de Palestina». Ver: Las violaciones de Israel nos absuelven de nuestros compromisos, WAFA-News-Agency, 13 de diciembre de 2017.

[4] Ronald L. Nettler, Pruebas pasadas y tribulaciones presentes. A Muslim Fundamentalist’s View of the Jews (Oxford: Pergamon Press, 1987, pp. 83-4.

[5] Jeffrey Herf, Propaganda nazi en el mundo árabe (New Haven: Yale University Press, 2009); David Motadel, Islam and Nazi Germany’s War (Cambridge, MA: The Belknap Press of Harvard University Press, 2014).

[6] Motadel, op. cit., pp. 76 y 97.

[7] Daniel Pipes, ‘Prólogo’, en: Christine Douglass-Williams, The Challenge of Modernizing Islam (Nueva York: Encounter Books, 2017), p. vii.

[8] Neil J. Kressel, ‘Los hijos de cerdos y simios’. El antisemitismo musulmán y la conspiración del silencio, Dulles/VA (Potomac Books) 2012, p. 57.

[9] Kressel, op. cit., p. 100.

[10] Gilbert Achcar, The Arabs and the Holocaust: The Arab-Israeli War of Narratives, Nueva York (Metropolitan Books) 2009, p. 248.

[11] Achcar, op. cit., p. 275.

[12] Achcar, op. cit., p. 256.

[13] ‘La guerra de propaganda de Israel: culpar al Gran Muftí’. Gilbert Achcar Entrevistado por George Miller: http://mrzine.monthlyreview.org/2010/achcar120510p.html.

[14] Maajid Nawaz, «The British Left’s Hypocritical Embrace of Islamism», Daily Beast, 8 de agosto de 2015. http://www.thedailybeast.com/articles/2015/08/08/the-british-left-s-hypocritical-embrace-of-islamism.html.

[15] Kressel, op. cit., p. 201.

[16] Middle East Media Research Institute (MEMRI), Special Dispatch Series No. 1362, 21 de noviembre de 2006.

 
Comentarios

Las raices de ese antisemitismo, vienen de lejos, por mas que sus cáusas sean asociadas a elementos dispáres, como aquellos que señalan a los judios como «conspiradores» o «amigos del gran capital»prejuicios estos, que retroalimentan tambien otras formas de antisemitismo …
La eleccion de Israel por parte de D-, queda sin embargo, como la «razon» primigénia y supréma» del rechazo y ódio acumulado que sucitan los judios a ojos del islam, un ódio secular, y como tal, irreconducible, por cuanto no responde a ningun «agravio» sino a unos celos mal digeridos …

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.