Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| martes agosto 9, 2022

El aumento de la represión política y civil en Irán


El arresto de los críticos del régimen, el encarcelamiento de figuras culturales y la aplicación estricta del uso del hiyab en las áreas públicas: un año después de la elección del presidente conservador Raisi nos muestra que las autoridades iraníes han intensificado la represión civil. ¿Qué ha provocado este cambio de política y cómo podría afectar negativamente al régimen islámico?

Las últimas semanas han visto una escalada renovada de medidas políticas represivas y la aplicación del código de vestimenta islámico por parte de las autoridades iraníes. El 8 de julio de 2022, las fuerzas de seguridad iraníes arrestaron al destacado político reformista Mostafa Tajzadeh, acusado de actuar contra la seguridad nacional y difundir mentiras para incitar a la opinión pública. Tajzadeh, quien se desempeñó como viceministro del Interior en el gabinete del presidente reformista Mohammad Khatami a fines de la década de 1990, ya pasó siete años en prisión luego de su apoyo al movimiento de protesta de 2009. En junio de 2021, el Consejo de Guardianes descalificó la candidatura de Tajzadeh en las elecciones presidenciales. Se le considera un crítico severo del régimen y recientemente acusó al líder supremo Ali Khamenei de responsabilidad por el fracaso de los esfuerzos para resucitar el acuerdo nuclear.

El arresto del político reformista de alto rango generó respuestas mixtas en Irán. Los partidarios del régimen en el campo conservador dieron la bienvenida a la medida y la justificaron por motivos de seguridad del Estado. El diario pro-régimen Kayhan alegó que destacados activistas reformistas como Tajzadeh estaban vinculados a servicios de inteligencia extranjeros y los acusó de traición. El campo reformista, por otro lado, criticó severamente el arresto, alegando, entre otras cosas, que la creciente persecución política de los activistas reformistas fortalecería a los elementos radicales “subversivos”, entre ellos los opositores al régimen que apoyan la restauración de la monarquía y que pretenden reemplazar todo el régimen, en lugar de implementar reformas graduales. De hecho, las respuestas en las redes sociales de los opositores al régimen argumentaron que el arresto de Tajzadeh demostró una vez más el fracaso del enfoque reformista y la inutilidad de luchar por el cambio político a través de reformas limitadas.

Unos días después del arresto de Tajzadeh, las fuerzas de seguridad arrestaron a tres cineastas: Mohammad Rasoulof, Mostafa Al-e Ahmad y Jafar Panahi. Al-e Ahmad y Rasoulof fueron acusados ​​de “difundir propaganda antirrevolucionaria” e “incitar disturbios y perturbar la seguridad pública emocional”. Fueron algunos de los firmantes de una petición enviada recientemente por 100 destacadas personalidades del cine que exigen que las fuerzas de seguridad depongan las armas y se abstengan de participar en la represión violenta de los manifestantes. La petición se inició en respuesta a los disturbios que estallaron a fines de mayo después de que el edificio Metropol en la ciudad de Abadan, en el sur de Irán, se derrumbara el 23 de mayo, matando a decenas de personas. Jafar Panahi, uno de los cineastas más destacados de Irán, fue arrestado después de acompañar a un grupo de personalidades del cine camino a la tristemente célebre prisión de Evin en Teherán, donde están encarcelados Rasoulof y Al-e Ahmad, como protesta por su arresto y para conocer su estado. Panahi y Rasoulof, ganadores de premios internacionales de cine, fueron arrestados previamente luego de los disturbios de 2009 y se les prohibió salir de Irán.

Al mismo tiempo, las autoridades iraníes intensificaron la aplicación del código de vestimenta islámico, especialmente el uso del hiyab. A principios de julio, el presidente Ebrahim Raisi declaró que desobedecer las leyes de vestimenta constituía una “promoción organizada de la corrupción moral en la sociedad islámica” y exigió que todas las instituciones gubernamentales hicieran cumplir estrictamente estas leyes. Raisi expresó así una opinión contraria a la del ex presidente Hassan Rouhani, quien apoyó la reducción de la aplicación del código de vestimenta islámico, aunque la oposición del establecimiento religioso conservador le impidió lograr un cambio real en la política del régimen. Como parte de este aumento en la aplicación de la ley, el fiscal adjunto de la ciudad de Mashhad envió una carta al gobernador de la provincia exigiendo que se impida a las mujeres que no lleven velo utilizar el transporte público y los servicios en las oficinas del gobierno municipal y los bancos. Además, la “policía del pudor” ha ampliado la aplicación del código de vestimenta islámico en los centros médicos de toda la ciudad. Además, Bank Mellat, uno de los bancos más grandes de Irán, emitió una directiva que prohibía a las empleadas usar medias y zapatos de tacón alto. También está prohibiendo que sus gerentes masculinos contraten a mujeres como asistentes administrativas. emitió una directiva que prohibía a las empleadas usar zapatos de tacón alto y medias. También está prohibiendo que sus gerentes masculinos contraten a mujeres como asistentes administrativas.

La aplicación islámica es un asunto de rutina en Irán, especialmente cuando se acerca el verano. Sin embargo, la intensificación de la aplicación del código de vestimenta islámico refleja sobre todo la comprensión del establecimiento conservador de que las personas no están observando estrictamente las reglas, especialmente la generación más joven, como parte de los procesos acelerados de secularización en la sociedad iraní. A fines de junio, varios organizadores de una reunión social para hombres y mujeres jóvenes fueron arrestados en la ciudad de Shiraz, en el sur de Irán. Un video que documenta a los participantes reuniéndose y deslizándose en patinetas en abierta violación del código de vestimenta islámico se volvió viral.

Parte del público iraní considera la aplicación del hiyab como una expresión de la represión de las mujeres por parte del régimen islámico, lo que ha provocado oposición en Irán desde la Revolución Islámica. Las protestas sobre este tema han aumentado en la última década, alcanzando su punto máximo en 2018, cuando decenas de mujeres se reunieron en las calles de varias ciudades importantes, especialmente en Teherán, y se quitaron el velo desafiando el requisito del hiyab. En respuesta a la intensificación de la aplicación en las últimas semanas, activistas civiles pidieron a las mujeres que salieran a la calle sin velo el 12 de julio, que las autoridades han declarado como el Día del Hiyab y la Modestia. Informes en las redes sociales indican que varias decenas de mujeres respondieron a este llamado. Un día antes, las autoridades detuvieron a varias integrantes de la organización Madres por la Justicia, aparentemente porque planeaban participar en manifestaciones contra el velo. Esta organización está formada principalmente por madres cuyos hijos fueron asesinados en enfrentamientos con las fuerzas de seguridad durante las manifestaciones de gasolina en noviembre de 2019.

Se pueden citar tres acontecimientos principales que subyacen al aumento de la represión. El primero es la creciente protesta popular en los últimos meses, principalmente en respuesta al empeoramiento de la crisis económica. En mayo de 2022 estallaron manifestaciones en protesta por aumentos porcentuales de dos o tres dígitos en los precios de la harina, el aceite de cocina, los huevos, las aves y los productos lácteos, luego de que el gobierno decidiera eliminar el tipo de cambio oficial subsidiado para las importaciones de alimentos básicos y medicamentos. Las manifestaciones comenzaron a finales de mayo en varias ciudades del suroeste de Irán, tras el derrumbe del edificio de gran altura en Abadan. El estancamiento en curso en las conversaciones nucleares y las posibilidades cada vez menores de que se eliminen las sanciones contra Irán también contribuyen al creciente sentimiento de desesperación pública. Estos eventos no han escapado a la atención de los líderes iraníes.

En segundo lugar, las disputas internas dentro del campo conservador se han intensificado y las críticas al presidente Raisi están aumentando, incluso entre los políticos, los medios de comunicación y el clero conservadores. Esta crítica refleja una creciente insatisfacción con las acciones del presidente, particularmente en asuntos económicos, y su incapacidad para aliviar la creciente crisis económica. Es probable que estos desacuerdos internos animen a los conservadores que controlan los principales centros de poder, incluidas las agencias de seguridad y de aplicación de la ley, a renovar sus medidas represivas contra sus rivales políticos tradicionales en el campo reformista.

En tercer lugar, recientemente ha habido cambios de liderazgo en el establecimiento de inteligencia, centrados en la destitución de Hossein Taeb como jefe de la Organización de Inteligencia de la Guardia Revolucionaria Islámica, luego de una serie de fracasos en la guerra encubierta entre Irán e Israel. El aumento de la represión política y civil probablemente refleja la preocupación del régimen de que el público perciba los cambios recientes en el establecimiento de seguridad e inteligencia como una debilidad. La represión intensificada puede considerarse como un mensaje del régimen a sus oponentes de que su capacidad para manejar los desafíos internos no se ha visto afectada.

En conclusión, la represión actual es una expresión de la falta de respuesta de las autoridades a las demandas de la gente y de los crecientes sentimientos de desesperación y frustración entre el público. También constituye una evidencia adicional del carácter cada vez más autocrático del régimen, especialmente desde que los conservadores obtuvieron el control de todos los principales centros de poder del país con la elección del presidente Raisi en junio de 2021. Ante la falta de soluciones a los problemas fundamentales que enfrenta la República Islámica, el régimen está intensificando sus medidas políticas y civiles represivas como parte de sus esfuerzos para neutralizar posibles riesgos a su estabilidad. Aunque en el corto plazo es probable que estas medidas ayuden al régimen a enfrentar sus desafíos internos, en el largo plazo,

El Dr. Raz Zimmt es experto en Irán en el Instituto de Estudios de Seguridad Nacional (INSS). Tiene una maestría y un doctorado en historia del Medio Oriente de la Universidad de Tel-Aviv.

Traducido por Hatzad Hasheni

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.