Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| martes agosto 9, 2022

El desplazamiento de los judíos de Oriente Medio. La expulsión


INTRODUCCIÓN

El desplazamiento de judíos de los países árabes y las dificultades que acompañan su inmigración a Israel constituyen un aspecto del problema de los refugiados en Oriente Medio relativamente desconocido y descuidado. A partir de 1948, casi 900.000 refugiados judíos fueron desarraigados por cientos de miles de sus tierras de origen y en las que habían vivido durante siglos antes de la conquista musulmana, es decir, antes que los árabes llegaran desde el desierto de Arabia a estas regiones en el siglo VII EC Hasta el siglo X EC, el 90 % de los judíos del mundo vivían en regiones ahora llamadas países árabes.

En 1948 había más de 850.000 judíos viviendo en los países árabes de Medio Oriente y África del Norte. Para 1976, una generación después, la mayoría de las comunidades judías de estos países habían desaparecido, dejando atrás unos pocos miles de judíos, dispersos en varias ciudades de la región. Estos hechos históricos podrían usarse para hacer avanzar el Proceso de Paz en el Medio Oriente hoy, si se presentan y usan de manera positiva. Este final triste y relativamente abrupto de uno de los asentamientos judíos más antiguos del mundo se debe en gran parte a una larga cadena de intolerancia, discriminación, códigos civiles degradantes y, a menudo, crueles persecuciones que sufrieron los miembros de la fe judía por parte de sus anfitriones, después del surgimiento del Estado de Israel en 1948.

Sin embargo, la declaración del Estado de Israel en 1948 como estado judío independiente, por un lado marcó la intensificación de las medidas antijudías en tierras árabes y por otro, como una oportunidad para deshacerse de los judíos permitiéndoles emigrar. En algunos casos, varios países árabes han alentado indirectamente esta tendencia al cerrar los ojos a las actividades y operaciones clandestinas sionistas en sus países. Más tarde, esta tendencia se invirtió, de modo que los judíos en algunos países árabes como Siria y Yemen e Iran siguen siendo rehenes hasta el día de hoy.

Las condiciones para los judíos se volvieron insoportables

Con la resolución de las Naciones Unidas sobre la partición de Palestina en noviembre de 1947, estallaron disturbios árabes contra numerosas comunidades judías en todo el mundo árabe. tiendas, casas y sinagogas judías fueron quemadas y saqueadas; cientos de judíos fueron asesinados, miles fueron encarcelados, se restringió su movimiento, se prohibió la emigración a Israel y muchos judíos fueron privados de su ciudadanía. Los judíos que en algún momento fueron influyentes en el comercio perdieron repentinamente sus posesiones. Se congelaron cuentas bancarias pertenecientes a judíos y se confiscaron propiedades valoradas en millones de dólares. Como en siglos anteriores, los judíos fueron apartados aún más de las agencias gubernamentales y su admisión a cargos públicos fue severamente restringida. Perdieron sus medios de supervivencia y se convirtieron en rehenes en sus propios países de nacimiento y origen. Como consecuencia, ya no podían permanecer allí. Donde una vez florecieron y prosperaron las comunidades judías, sus huellas se han borrado ya que un gran número de judíos se vieron obligados a desarraigarse y desplazarse y dejar atrás todas sus propiedades.

El siguiente cuadro resume la dramática desaparición de las comunidades judías en el mundo árabe entre 1948 y 1976 1 .

El Segundo Exodo

La gran inmigración de judíos de los países árabes ha sido denominada «El Segundo Éxodo» ² . El Estado de Israel sirvió como refugio natural para la mayoría de los judíos de los países árabes. Algunos partieron de forma independiente, otros participaron en un rescate masivo organizado por las comunidades locales y las autoridades israelíes. Ejemplos destacados son los judíos de Yemen e Irak, que fueron transportados en masa por avión a Israel entre 1948 y 1951. De manera similar, la comunidad judía de Libia fue reubicada casi en su totalidad en Israel. Un total de 586.269 judíos de países árabes llegaron a Israel ³  con al menos 200.000 emigrando a Francia, Inglaterra y las Américas. Incluyendo a su descendencia, el número total de judíos que fueron desplazados de sus hogares en los países árabes y que viven hoy en Israel es de 1.136.436, alrededor del 41% de la población total. Al menos otros 500.000 residen actualmente en Francia, Canadá, Estados Unidos, América Latina y Australia.

La gran afluencia de judíos de países árabes a Israel poco después de su establecimiento como estado tuvo una influencia significativa en la composición demográfica de su población. En 1931, solo 1 de cada 4 judíos que vivían en la Tierra de Israel procedía de Asia y África. En 1948  había solo 70.000 de estos últimos en Israel, en comparación con 253.661 judíos nacidos en Israel y 393.013 judíos de Europa y América, de una población total de 716.678 judíos 3.

A principios de los años 50, el panorama cambió radicalmente. En 1951, los judíos de los países árabes constituían casi el 30 % de la población total (4) . Este cambio inusualmente rápido en la composición demográfica de la población se debió a los miles de judíos que llegaban a Israel como resultado de las persecuciones en los países árabes. Durante los años 1948 y 1951, casi el 50% de todos los inmigrantes, totalizando 387.000 procedían de Asia y África, con un número similar procedente, en ese momento, de Europa y América. Durante el período de dos años de 1955 a 1957, el porcentaje de judíos de países árabes que llegaron a Israel aumentó al 69% (5 ). En 1955 este grupo representaba el 92% de todos los inmigrantes. Aproximadamente 100.000 llegaron durante esos años desde Marruecos, Argelia y Túnez (6 ).

La mayoría de los refugiados judíos de tierras árabes llegaron a Israel durante los primeros tres años del estado. Del total de 586.070 llegados a la fecha, cerca de 400.000 ingresaron al país entre 1948 y 1951. Los efectos de esta inmigración masiva en tan poco tiempo también se pueden observar en el aumento de la población total para esos años. Antes del 15 de mayo de 1948 había poco más de 700.000 judíos viviendo en Israel, para 1951 la cifra de población se duplicó a 1.404.400.

La inmigración de judíos de países árabes a Israel no era un fenómeno completamente nuevo en 1948. Los judíos habían llegado a Israel desde países árabes ya en 1881, cuando un grupo de más de 2000 judíos yemenitas lograron completar el largo viaje a Palestina un año antes llegaron los primeros colonos de Europa del Este (Bilu). Para 1948, más de 45.000 judíos de países árabes habían emigrado a la Tierra de Israel. La motivación de estos primeros colonos fue principalmente sionista y espiritual.

Los judíos que llegaron a Israel después de 1948 se sintieron igualmente inspirados por el ideal sionista de regresar a su patria. Sin embargo, en su mayoría, se vieron obligados a convertirse en refugiados de la noche a la mañana, a huir de sus hogares y a abandonar siglos de cultura y tradición establecidas como resultado de persecuciones que hacían cada vez más insoportable la vida de los judíos en los países árabes.

La siguiente tabla muestra el número de judíos que emigraron de los países árabes entre 1948 y 1972:

Inmigración judía y palestina

En general, no se sabe el número de palestinos que huyeron del recién formado Estado de Israel y fue superado por el número de judíos que se vieron obligados a emigrar de los países árabes. Durante los debates de las Naciones Unidas de 1947, el jefe de la delegación egipcia advirtió que «las vidas de un millón de judíos en los países musulmanes estarán en peligro por el establecimiento del Estado judío». Haj Amin el-Husseini, presidente del Alto Ejecutivo Árabe Palestino, dijo a ese organismo: «Si se estableciera un Estado judío en Palestina, la posición de los judíos en los países árabes se volvería muy precaria». «Los gobiernos», añadió ominosamente, «siempre han sido incapaces de evitar el entusiasmo y la violencia de las turbas». Cuando se estableció el Estado de Israel, los judíos de los países árabes se convirtieron en marginados odiados en sus propias tierras, aterrorizados, encarcelados y, a menudo, desterrados. Esto condujo a una inmigración masiva de judíos que tristemente se dieron cuenta de que no había futuro para ellos en su tierra natal.

Una revisión del comportamiento de los diversos países árabes hacia sus minorías judías revela alguna diferencia.

Irak
Menos de un año después  que se declarara la independencia de Israel en 1948, se tomaron medidas represivas en Irak. Miles de judíos fueron encarcelados o puestos bajo «custodia protectora» por cargos de «sionismo». Los judíos solicitaron en gran número permisos de salida a Israel, pero rápidamente se aprobó una legislación que congelaba las cuentas bancarias judías y prohibía a los judíos disponer de sus propiedades sin un permiso especial. A los emigrantes judíos que lograron obtener visas de salida solo se les permitió llevar cincuenta kilogramos de equipaje por persona. Poco después, se emitió un decreto que bloqueaba las propiedades de todos los judíos iraquíes que, al abandonar el país, «habían renunciado a su nacionalidad» y las propiedades judías se vendieron en subasta pública. Un año más tarde, se aprobaron leyes que restringían los movimientos de los judíos, prohibiéndoles la entrada a las escuelas, hospitales y otras instituciones públicas, y negarles licencias de importación y exportación para llevar a cabo sus negocios. El programa fue tan efectivo que, a mediados de julio de 1950, más de 110.000 judíos iraquíes se habían registrado para emigrar.

La comunidad judía en Irak había sido una de las más antiguas y más grandes del mundo árabe, y en 1948 contaba con 135.000. Más de 77.000 vivían solo en Bagdad, lo que representa una cuarta parte de la población de la capital. La comunidad era rica y prestigiosa, y antes de la Segunda Guerra Mundial, los judíos ocupaban un lugar dominante en el comercio de importación y ocupaban altos cargos gubernamentales.

La abrumadora mayoría de la población fue reubicada en Israel, como resultado de la intensificación de las acciones antijudías que comenzaron con la resolución de la ONU sobre la partición de Palestina en 1947 y continuaron hasta después del alto el fuego con Israel en 1949. Cientos fueron asesinados y encarcelados durante varios disturbios antijudíos. La propiedad judía fue confiscada y el sionismo, el deseo de regresar a la Tierra de Sion, se convirtió en un crimen capital. Por lo tanto, los judíos se vieron obligados a huir y dejar atrás todas sus pertenencias. Entre 1949 y 1952, 123.371 judíos iraquíes fueron transportados en avión directamente a Israel en lo que se conoció como «Operación Ezra y Nehemia».

Pocos judíos permanecen en Irak y aquellos que lo hacen, principalmente porque no han logrado escapar, son continuamente amenazados con hostigamiento por parte de los funcionarios locales o con espectáculos forzados en sus propias sinagogas por parte del régimen iraqui.

Yemen
Los judíos habían comenzado a abandonar Yemen en la década de 1880, cuando unos 2.500 se dirigieron a Jerusalén y Jaffa. Pero fue después de la Primera Guerra Mundial, cuando Yemen se independizó, ese sentimiento antijudío en ese país hizo imperativa la emigración. Se revivieron las leyes antisemitas, que habían permanecido inactivas durante años, como por ejemplo: a los judíos no se les permitía caminar por las aceras ni montar a caballo. En la corte, la evidencia de un judío no fue aceptada contra la de un musulmán. Los huérfanos judíos tenían que convertirse al Islam, y cualquiera que ayudara a esos niños a escapar lo hacía bajo pena de muerte. Cuando un judío inmigraba, tenía que dejar todas sus propiedades. A pesar de ello, entre 1923 y 1945 un total de 17.000 judíos yemenitas partieron y emigraron a Palestina (7)

 

Después de la Segunda Guerra Mundial, miles de judíos yemenitas  querían venir a Palestina, pero el Libro Blanco del Mandato Británico todavía estaba en vigor y aquellos que abandonaron Yemen terminaron en barrios marginales abarrotados en Adén, donde estallaron graves disturbios en 1947 después que los Estados Unidos y las  Naciones Unidas  decidieron la partición. Muchos  fueron asesinados y el barrio judío fue quemado hasta los cimientos. No fue hasta septiembre de 1948 que las autoridades británicas en Adén permitieron que los refugiados se dirigieran a Israel. Los egipcios habían cerrado el Canal de Suez y el Estrecho de Tirán a los barcos israelíes, por lo que los inmigrantes tuvieron que ser transportados por aire a la nueva nación. Para marzo de 1949, la mayoría de los refugiados yemenitas en Adén habían sido llevados a Israel, a través de la «Operación Alfombra Mágica», en el espectacular puente aéreo, que trajo a 48.818 judíos yemenitas a Israel. Es otro ejemplo del desplazamiento de toda una comunidad judía de sus antiguas raíces en los países árabes. Se estima que hoy en día hay alrededor de 1.000 (*)judíos en Yemen. Son retenidos como rehenes, se les mantiene en condiciones terribles y no se les permite salir.

(*)Seun datos del 2022 quedan 25 judios en Yemen que Israel esta presionando para traerlos

Adén
La historia de las persecuciones antijudías modernas en Adén es amarga y larga. El 2 de diciembre de 1947, los árabes proclamaron una huelga solidaria contra la resolución de la ONU sobre la partición de Palestina. Más de cien judíos fueron asesinados, la Gran Sinagoga fue incendiada, las propiedades judías fueron arrasadas, saqueadas y destruidas. Disturbios de intensidad similar destruyeron propiedades judías nuevamente en 1958, 1965 y 1967.

La comunidad judía de Adén, que sumaba 8.000 en 1948, se vio obligada a huir. En 1959 llegaron a Israel más de 3.000. Muchos huyeron a Estados Unidos e Inglaterra. Hoy no quedan judíos en Adén.

Egipto
El censo egipcio de 1947 reportó 65.639 judíos residentes en ese país, muchos de ellos en finanzas y profesiones liberales: ingenieros, abogados, médicos y maestros. Sin embargo, las estimaciones judías llegaron a 100.000. Hoy solo quedan unos 200 residentes judíos en Egipto. Cuando Egipto se unió a la invasión de Israel en 1948, también promulgó decretos antijudíos, tomando medidas severas contra los sospechosos de actividades «sionistas», incluido el encarcelamiento en campos de concentración en Huckstep y en El Tor en el desierto del Sinaí. La propiedad judía fue confiscada y cientos de familias judías fueron desterradas y desposeídas. Las casas fueron bombardeadas y muchos judíos resultaron muertos o heridos. Una turba atacó el barrio judío de El Cairo, matando a un gran número de judíos y saqueando sus casas y comercios. Para noviembre de 1950, más de la mitad de los judíos habían abandonado el país; y la mayoría de ellos hizo una nueva vida en Israel. Al igual que los judíos iraquíes y sirios, los judíos de Egipto habían sido una comunidad próspera y rica con activos de millones de dólares. Cuando se vieron obligados a desarraigarse, lo perdieron todo.

En 1956, los egipcios tomaron medidas económicas y políticas despiadadas dirigidas específicamente a los judíos que se encontraban entre ellos. Muchos líderes de la gran comunidad judía-egipcia fueron arrestados, conducidos por las calles de El Cairo y Alejandría, y algunos fueron apedreados. Las familias judías que habían residido en Egipto durante generaciones pero a las que no se les había concedido la ciudadanía fueron desalojadas. Solo al 5% de los judíos de Egipto se les permitió convertirse en ciudadanos egipcios, los demás eran «apátridas», sin ciudadanía en absoluto, en la tierra de su nacimiento. En las mezquitas se leyó una orden del gobierno según la cual los judíos debían ser considerados «enemigos». (En 1967, 600 judíos fueron encarcelados, golpeados y retenidos durante largos períodos sin comida ni agua). Escuchamos que tales consignas se usan nuevamente en las mezquitas hoy, en todo el Medio Oriente, incluso en Israel.

Las cuentas bancarias fueron bloqueadas, la propiedad privada y comercial fue confiscada, las empresas comerciales fueron liquidadas y los empleados judíos fueron despedidos. Los grandes almacenes, bancos y otros negocios judíos fueron confiscados y tomados, al igual que las escuelas judías, los movimientos juveniles, los hogares de ancianos, las instituciones de asistencia social, los hospitales y las sinagogas. Los jueces y abogados judíos fueron expulsados ​​de los colegios de abogados, ya los ingenieros, médicos y maestros judíos se les negó el derecho a ejercer. La Asociación Médica Egipcia instruyó a la población a no consultar a médicos y cirujanos judíos. Estas medidas despiadadas provocaron el fin de una de las comunidades judías más antiguas y prósperas de Oriente Medio. Comprendió el desarraigo de los judíos de todo Egipto, y especialmente de El Cairo, Alejandría y Port Said, que habían sido centros florecientes de una vida judía rica y tolerante. La mitad de los judíos egipcios emigraron a Israel, a través de Francia o Italia, y la otra mitad están dispersos por todo el mundo. Las familias se rompieron y muchas personas hasta entonces prósperas murieron de ataques al corazón cuando se dieron cuenta  que el gobierno (egipcio) confiscó todas sus riquezas y propiedades y que se habían convertido en pobres de la noche a la mañana.

Libia
Los judíos de Libia habían sufrido mucho durante los años de la guerra, porque el país había estado bajo el control del Eje y muchos judíos murieron en los campos de concentración de Giado y Auschwitz.

En noviembre de 1945, cuando estallaron disturbios antijudíos en el vecino Egipto, se produjo un pogromo en Trípoli en el que fueron asesinados 130 judíos. A raíz de esta violencia, más de 31.000 judíos partieron hacia Israel. La comunidad judía libia, que ascendía a 38.000 en 1948, es un ejemplo de comunidad que desapareció por completo.

Con el estallido de disturbios antijudíos nuevamente en 1948, la comunidad judía fue testigo de una ola de crueles pogromos que resultaron en la pérdida de muchas vidas y vastas propiedades. En 1951, tras la independencia de Libia y su ingreso en la liga árabe, las condiciones empeoraron y trajeron mucho sufrimiento a los judíos de Libia, que siempre habían sido ciudadanos respetuosos de la ley, industriosos y fieles como el resto de los judíos de los países árabes.

Después del establecimiento del Estado de Israel, los judíos se vieron obligados a irse en masa. La abrumadora mayoría, 35.612, emigró a Israel, llegando hasta 30.000 en 1951. La emigración ilegal a través de Italia comenzó en 1949. Comunidades enteras se vieron obligadas a desarraigarse. Toda la comunidad de Zliten, en número de 604, llegó a Israel en julio de 1949. De manera similar, comunidades enteras de la provincia de Tripolitania, incluidas las antiguas ciudades de Garian-Tigrina y Jefren (aproximadamente 15.000 personas), llegaron a Israel durante 1950.

En los años 60 sólo quedaban unos pocos cientos de judíos en Libia. Con el aumento de las hostilidades resultantes de la Guerra de los Seis Días, ellos también se vieron obligados a huir y, al igual que con los otros países árabes, se vieron obligados a dejar atrás todas sus posesiones. Hoy, Libia es «Judenrein» – (libre de judios)

Siria
En 1943, la comunidad judía de Siria tenía 30.000 miembros. Esta población se distribuyó principalmente entre Alepo, donde vivían 17.000 judíos y Damasco, que tenía una población judía de 11.000.

Los disturbios antijudíos, que estallaron ya en 1945 y 1947, provocaron la negación de los derechos básicos de los judíos. En 1945, el gobierno restringió la emigración a Israel y las propiedades judías fueron quemadas y saqueadas. En 1949, se ordenó a los bancos congelar las cuentas de los judíos y se expropiaron todos sus activos.

Esta situación provocó que 15.000 judíos abandonaran Siria en 1948, 10.000 emigraron a Estados Unidos y otros 5.000 a Israel. Hoy, unos pocos  judíos permanecen en Siria: y están retenidos como rehenes en condiciones terribles.  viven en Damasco, otros  en Alepo y  en Kamishli. A los judíos restantes en Siria se les niega la libre circulación o cualquier contacto con el mundo exterior. Quienes tienen familia en Israel siempre están en peligro de persecución por parte de los funcionarios locales, y varios líderes y jóvenes judíos fueron torturados y ahorcados a lo largo de los años.

Líbano
La emigración de los judíos del Líbano siguió un patrón algo diferente en comparación con los judíos de otros países árabes, principalmente como resultado del dominio árabe-cristiano que caracterizó la estructura política de este país y que llevó a cabo una política de relativa tolerancia hacia sus judíos. población.

A pesar de las circunstancias básicamente positivas de las que disfrutaban los judíos libaneses, también ellos se sintieron inseguros y decidieron emigrar. La mayoría se fue a Francia, Israel, Italia, Inglaterra y América del Sur, y algunos más a Israel en 1967.

En 1974, 1.800 judíos permanecían en el Líbano, la mayoría concentrados en Beirut. Hoy, durante la guerra civil en el Líbano, su tamaño se ha reducido a unos 150 judíos.

Marruecos
La comunidad judía de Marruecos se remonta a la destrucción del Primer Templo en el año 586 a. En 1948, esta antigua comunidad, la más grande del norte de África, contaba con 265.000 habitantes. Compuesta principalmente por empresarios, cambistas, artesanos y comerciantes, la población judía era 73% urbana y constituía el 9% de la población urbana total de Marruecos. En 1947 existía en Casablanca una gran comunidad judía, con más de 86.000 habitantes 8 . Otras ciudades, que tenían una gran población judía, eran Marrakech, Fez, Meknes y Rabat, cada una con una población de más de 15.000 judíos en 1947 9 .

La inmigración a Israel comenzó por iniciativa de pequeños grupos que llegaron en el momento de la independencia de Israel. Sin embargo, las olas de inmigración masiva, que trajeron un total de más de 250.000 judíos marroquíes a Israel, fueron provocadas por medidas antijudías llevadas a cabo en respuesta al establecimiento del Estado de Israel. El 4 de junio de 1949 estallaron disturbios en el norte de Marruecos matando e hiriendo a decenas de judíos. Poco después, los judíos comenzaron a irse.

Solo durante el período de dos años entre 1955 y 1957, más de 70.000 judíos marroquíes llegaron a Israel. En 1956 se prohibió la emigración a Israel y en 1959 las actividades sionistas se volvieron ilegales en Marruecos. Durante estos años más de 30.000 judíos partieron hacia Francia y las Américas. En 1963, se levantó la prohibición de emigrar a Israel trayendo a sus costas otros 100.000.

Hoy, la comunidad judía de Marruecos se ha reducido a menos del 10% de su tamaño original. De los 17.000 judíos que quedan, dos tercios viven en Casablanca. Desde 1964, se han cerrado 30 tribunales judíos, incluido el Tribunal Rabínico Superior. Todavía existen escuelas judías, pero muchas están bajo administración musulmana. No ha habido prensa judía en Marruecos desde 1966 (10 ).

En términos generales, los judíos que permanecen en Marruecos tienen una existencia razonablemente estable, sin embargo, los estallidos ocasionales de sentimientos antiisraelíes hacen que la vida diaria de los judíos sea insegura. Algunos representantes de la Knesset israelí han sido invitados recientemente a conversaciones de paz en Rabat por el rey Hassan y fueron bien recibidos. (Nota de Porisrael. Hoy debido a los Acuerdos de Abraham y la normalizacion con Israel, hay vuelos de Israel a Marruecos y los judios no tienen problemas )

Argelia
En 1948 había 140.000 judíos en Argelia. Antes de 1962 había 60 comunidades judías, cada una de las cuales mantenía al menos una sinagoga, un rabino y sus propios servicios educativos. Durante los tres meses entre mayo y julio de 1962, casi todos los judíos de Argelia abandonaron el país, siguiendo el Acuerdo de Evian, que otorgó la independencia a Argelia (10). Hoy, quedan apenas 300 judíos.

Durante la lucha por la independencia, se presionó a los judíos para que apoyaran la causa nacionalista. Un portavoz del Partido de la Liberación indicaba en 1960: «Los judíos soportarán las consecuencias de su actitud vacilante cuando Argelia nazca». Además, el gobierno existente también los hostigó. En consecuencia, 14.000 judíos emigraron a Israel y otros 125.000 a Francia, dejando atrás solo una pequeña fracción de lo que solía ser una de las comunidades judías más grandes del norte de África (10)

Hoy, los pocos judíos que quedan en Argelia ya no mantienen ninguna forma independiente de comunidad. organización. Están bajo la supervisión de la Secretaría francesa del Congreso Judío Mundial. En Argel, para una comunidad que contaba con 30.000 en 1960 y tenía 12 sinagogas, solo queda una sinagoga.

Túnez
Similar a las condiciones de los judíos en Argelia, el surgimiento del nacionalismo tunecino condujo a una legislación antijudía y en 1961 provocó la salida de un gran número de judíos. En 1948, la comunidad judía tunecina ascendía a 105.000, de los cuales 65.000 vivían solo en Túnez. Para 1961, la población judía total se había reducido a 70.000 y en 1968 solo quedaban 12.000 judíos en Túnez. El aumento de las persecuciones antijudías durante la Guerra de los Seis Días influyó aún más para que se fuera. En ese año emigraron a Francia 7.000.

Los judíos de Túnez constituían una comunidad rica y prestigiosa, incluyendo en un momento, un miembro del parlamento. El cambio que se produjo en la política del gobierno generó miedo e inseguridad en los judíos, lo que finalmente provocó que la mayoría de ellos se fueran. Más de 50.000 emigraron a Israel. En 1958, se abolió el Consejo de la Comunidad Judía. Hoy solo quedan 2.000 judíos en Túnez.

CONCLUSIÓN
La intensificación de las medidas antijudías como resultado de una combinación de factores como el creciente nacionalismo árabe, el establecimiento del Estado de Israel y el clima político general de la época, que también presenció la transferencia y el movimiento de poblaciones en una escala sin precedentes, hizo del desplazamiento de los judíos de los países árabes una consecuencia inevitable.

De los 856.000 judíos que vivían en países árabes en 1948, la abrumadora mayoría encontró refugio de la persecución árabe en Israel. Los judíos restantes,  se dispersaron por todo el mundo. En los diversos países que habitaron anteriormente, muchos habían sido miembros ricos y prestigiosos de sus prósperas y bien organizadas comunidades judías locales. Sin embargo, ante un clima político y social de hostilidad intensificada e insoportable, fueron desarraigados a la fuerza, dejando atrás sus bienes públicos y privados. En consecuencia, la mayoría llegó a Israel sin medios propios.

Como la mayoría de los judíos provenían de países en los que se les negaba repetidamente la oportunidad de una ciudadanía igualitaria, en varios momentos, diferentes países árabes impusieron limitaciones a los judíos en los campos de la educación, la vida profesional y la empresa económica. Cuando estas circunstancias los obligaron a irse, los estados árabes no dudaron en proclamar decretos apropiados destinados a despojar a los judíos de sus posesiones.

Bibliografía

1. Basado en: Censo oficial de cada país; anuarios de las comunidades judías: El caso judío ante el Comité Angloamericano de Investigación, 1946;
Hayim Cohen, 1952 y 1973; David Sitton, 1974; André Chouraqui 1952; José B. Shechtman, 1961; David Littman, 1975.
2. Ada Aharoni, El segundo éxodo, (Dorrance, PA, 1983).
3. Oficina Central de Estadísticas del Gobierno de Israel, 1975.
4. Resumen Estadístico del Gobierno de Israel, 1974 (Jerusalén, Oficina Central de Estadísticas, 1974).
5. Gobierno de Israel, Inmigración a Israel 1948-1972 (Jerusalén, Oficina Central de Estadísticas 1974).
6. Gobierno de Israel, Resumen Estadístico, 1974, op. cit.
7. Schechtman, JB Transferencias de población en Asia. Nueva York: Hallsby Press, 1949, 104. On Wings of Eagles: The flight, exodus and homecoming of Oriental Jewry, NY Yosseloff, 1961.
8. Oficina Central de Estadísticas, 1974.
9. Joseph B. Schechtman, On Wings of Eagles , pags. 273.
10. Congreso Judío Americano, Comunidades Judías en el Mundo, p. 48 (hebreo).

Como la mayoría de los judíos provenían de países en los que se les negaba repetidamente la oportunidad de una ciudadanía igualitaria, en varios momentos, diferentes países árabes impusieron limitaciones a los judíos en los campos de la educación, la vida profesional y la empresa económica. Cuando estas circunstancias los obligaron a irse, los estados árabes no dudaron en proclamar decretos apropiados destinados a despojar a los judíos de sus posesiones.

Bibliografía

1. Basado en: Censo oficial de cada país; anuarios de las comunidades judías: El caso judío ante el Comité Angloamericano de Investigación, 1946;
Hayim Cohen, 1952 y 1973; David Sitton, 1974; André Chouraqui 1952; José B. Shechtman, 1961; David Littman, 1975.
2. Ada Aharoni, El segundo éxodo, (Dorrance, PA, 1983).
3. Oficina Central de Estadísticas del Gobierno de Israel, 1975.
4. Resumen Estadístico del Gobierno de Israel, 1974 (Jerusalén, Oficina Central de Estadísticas, 1974).
5. Gobierno de Israel, Inmigración a Israel 1948-1972 (Jerusalén, Oficina Central de Estadísticas 1974).
6. Gobierno de Israel, Resumen Estadístico, 1974, op. cit.
7. Schechtman, JB Transferencias de población en Asia. Nueva York: Hallsby Press, 1949, 104. On Wings of Eagles: The flight, exodus and homecoming of Oriental Jewry, NY Yosseloff, 1961.
8. Oficina Central de Estadísticas, 1974.
9. Joseph B. Schechtman, On Wings of Eagles , pags. 273.
10. Congreso Judío Americano, Comunidades Judías en el Mundo, p. 48 (hebreo).

 

https://www.zionismisfreedom.com/the-displacement-of-jews-from-arab-countries

Traducido para Porisrael.org y Hatzadhasheni.com por Dori Lustron

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.