Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| martes noviembre 29, 2022

La emocionante visita de jóvenes con necesidades especiales a Israel

Fotos: Hajavaiá Haisraelít


Cuando recibimos esta información sobre el viaje de jóvenes judíos con necesidades especiales que habían llegado a Israel, recordamos de inmediato la significativa visita que realizaron años atrás los miembros de la entonces llamada Área de Inclusión de la Kehilá, la Comunidad Israelita del Uruguay, encabezados por Becky Sabah, de bendita memoria. Fue tal el impacto y la emoción que ese viaje causó en todos, que apenas volvieron a Uruguay, adoptaron un nuevo nombrea su grupo: “Jalomí”, o sea “mi sueño”. Se les habia cumplido el sueño que albergaban, conocer Israel.

Ahora la tocó a otro grupo singular vivir esta experiencia. Se trata de 20 jóvenes judíos de Argentina, todos ellos con Síndrome Down o Autismo, que cumplieron su sueño de conocer Israel, gracias al marco que les brindó el conocido programa “Taglit” y la organización “Hajavaiá Haisraelít”, que significa “La experiencia israelí”, subsidiaria de la Agencia Judía. Durante su recorrida de 10 días por Israel,visitaron sitios simbólicos centrales relacionados a la historia del pueblo judío en la Tierra de Israel.

El grupo estuvo acompañado en forma permanente por cinco guías que atendían todas sus necesidades. Visitaron Israel de norte a sur, conociendo por ejemplo los altos del Golán y Safed, el desierto de Judea, Masada, el Muro de los Lamentos en Jerusalem y mucho más.

Uno de los acompañantes del grupo contó que cuando estaban por llegar al Kotel , el Muro de los Lamentos,habiéndoles explicado de antemano por cierto sobre la importancia del lugar , les cubrieron los ojos explicándoles que era para que puedan vivir el momento emocionante de verlo por primera vez, como una gran sorpresa. Parados en un balcón desde el cual se ve claramente el Kotel y a la cuenta regresiva de “cuatro, tres, dos, uno….”, se sacaron la venda y quedaron admirados. “Fue un momento especialmente emocionante para ellos”, comentó el guía.

 

Junto al Muro de los Lamentos en Jerusalem

 

Al bajar y acercarse al santuario- cuya santidad deriva del hecho que es el único remanente de la muralla occidental que rodeaba el Beit HaMikdash, el templo sagrado- algunos de los chicos se abrazaron en silencio a las piedras del Kotel. Esta fue la oportunidad para que el grupo celebre, con cierta demora, la Bar Mitzva de dos de los compañeros, Lucio y Mali,  que se cubrieron con el talit, el manto judío de oración y disfrutaron de los caramelos que les tiraron sus amigos, para cumplir con la tradición.

Los acompañantes del grupo contaron que los jóvenes del grupo vienen de hogares muy ligados a Israel, por lo cual llegaron a su visita con un profundo sentimiento de amor por el Estado judío.

Todo esto no quita el singular desafío que suponía venir con un grupo así en un viaje largo a Israel.

Nati Grossman, encargada del grupo, que los acompañó desde Argentina y de regreso a sus casas, explicó que ya el hecho de tener que estar viajando y esperando la conexión en Madrid, en un total de 24 horas, es un reto nada sencillo. “Hay que estar pendiente de ellos todo el tiempo, tener presente que no están en su medio natural, lejos de sus familias”, comentó. “Y aunque nos reunimos con todos ellos varias veces antes de partir, para que nos conozcan a los guías y se conozcan entre ellos, todo fue un gran desafío. Y en lo que a mí respecta, cuando vengo con otro grupo de Taglit, en el avión puedo descansar. Aquí debía tener presente todo el tiempo que soy como la madre y el padre de estos chicos . Pero todo el gran desafío valió la pena, y verlos disfrutando en Israel me dio un profundo sentimiento de estar cumpliendo una shlijut, o sea una misión”.

Los madrijim, los guías que acompañaron al grupo constantemente

 

Eva Ben Tasgal, una de las guías que acompañaron al grupo en Israel, contó que buscaba continuamente formas originales y sencillas de explicar a los jóvenes sobre los lugares visitados y su ubicación, para tener certeza que captan todo debidamente y logran conectarse. “Recurrí a todo tipo de técnicas. Una que les hacía reir era que yo señalaba a uno de los guías como si fuera un mapa, diciéndoles dónde habíamos estado y luego pasaba a un mapa verdadero. Y cuando me formulaban todo tipo de preguntas sobre lo que había explicado, quedaba claro que lo habían captado todo muy bien”.

Y la ya mencionada Nati Grossman comentó que un aspecto hermoso del viaje había sido la forma en que los israelíes recibían al grupo, cómo los saludaban y les sonreían en todos lados.

Lo principal es lo que el viaje dejó en los chicos miembros del grupo. Y se lo puede medir también a través de la impresión y sentir de los encargados. Gidi Mark , Director General de Taglit, comentó que “desde que nuestro programa fue fundado,  hace más de 22 años, la meta que nos guía es llegar a todos los jóvenes judíos del mundo, realmente a todos, y darles la posibilidad de visitar Israel de modo que les cambie la vida”. Con ello, agregó, se amplía el círculo de apoyo y conexión con Israel.Para él, este grupo fue una clara prueba de ello.

Y Jana Prizan, Presidente de la organización “Hajavaiá Haisraelít” que trajo el grupo a Israel junto con Taglit, también destacó cuán importante es que jóvenes judíos del mundo puedan visitar Israel y que ello incluya también a quienes tienen necesidades especiales.

Cabe señalar que también se unieron fuerzas con la asociación sin fines de lucro “Etgarim” (que traducida del hebreo significa Desafíos), en cuyo marco el grupo visitó el último día del viaje el “parque de las cuerdas”, interactuando allí con jóvenes israelíes.

 

En el parque de Etgarim (Foto: Muli Goldberg)

 

Foto: Muli Goldberg

 

 
Comentarios

Bienvenidos sean todos ellos, a una tierra que es tambien la suya !!!
tierra milagrósa por excelencia en la cual los sueños se hacen realidad, y en la que todo es posible …

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.