Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| viernes octubre 7, 2022

Entre el día de duelo Tishá BeAv y el terrorismo del Jihad Islámico


Al comenzar el viernes el operativo militar de Israel contra la organización terrorista Jihad Islámico Palestino en Gaza,  hubo quienes pensaron de inmediato en la fecha inminente en el calendario hebreo: Tishá BeAv, el noveno día del mes de Av, una de las fechas más solemnes de la historia judía. Si bien ésta tiene por cierto una dimensión religiosa, es más que nada, a nuestro modo de ver, un día de duelo nacional.

Es un día en el que se recuerda distintas catástrofes sufridas por el pueblo judío, siendo las más recordadas la destruccion del Primer y el Segundo Templo de Jerusalem y muchos siglos después, la expulsión de los judíos de España. Fueron golpes duros que causaron terremotos en la vida judía y que no es casualidad se recuerden hasta hoy.

Y mientras Israel ataca blancos terroristas del Jihad Islámico en Gaza, mientras continúan sonando sin cesar las alarmas especialmente en las comunidades civiles adyacentes a la frontera con Gaza, pero también en las ciudades de Ashkelon y Ashdod, alarmas que también han sonado en la zona metropolitana de Tel Aviv y hasta en Jerusalem-indicando por cierto que hay cohetes en camino-, el calendario judío no cambia. Tishá BeAv, por cierto no se cancela, y judíos acuden al Muro de los Lamentos desde el sábado por la noche a participar en los rezos de duelo propios de la fecha. Se reza sentados en el piso o en un banco muy bajo, como expresión de pesar.

Y judíos suben también al Monte del Templo, el lugar en el que ahora están la mezquita de Al Aqsa y el Domo de la Roca, sin intentar siquiera entrar en esas casas de oración musulmanas, sino simplemente recorriendo la explanada de lo que fue milenios atrás su santuario más sagrado.

Estamos afiliados a algunos grupos de whatsapp por los que llega información de fuentes palestinas. Siempre es importante saber lo que dice también el otro lado, tanto para conocer hechos, como –lamentablemente- para tomar conciencia de las distorsiones y mentiras que demasiado a menudo difunden. Estamos acostumbrados a los informes sobre el tema de los judíos que suben al monte sagrado de visita. En los comunicados palestinos al respecto suelen escribir “colonos extremistas irrumpen a la mezquita de Al Aqsa” o algo similar. Y en las imágenes, tanto fotos como videos, vemos grupos de judíos religiosos caminando por el monte, recorriendo el lugar. Generalmente, los persiguen grupos de mujeres palestinas conocidas como las “Murabitat”, gritándoles “Alá hu-Akbar”. Luego, como la policía israelí que escolta a los visitantes-tanto para protegerlos como para garantizar que no violen las prohibiciones del status quo en el lugar, aunque en eso ha habido cierto deterioro gradual- los palestinos publican que “la Policía israelí avala los crímenes de los extremistas”.

El tema, de fondo, es la incapacidad total del lado musulmán de reconocer los derechos judíos en el monte. El problema no es que sea cuerdo siquiera concebir la construcción del Tercer Templo donde están ahora las mezquitas, sino que las mentiras del Islam radical según el cual los judíos no tienen nada que ver con esa zona porque el Templo nunca existió, es parte de la base del terrorismo y el odio de hoy.

En Israel se aguardaba con cierta ansiedad la llegada de este domingo de Tishá BeAv, por el vínculo que los terroristas suelen hacer con las visitas judías al Monte del Templo. Casi de más está decir que ellos no usan ese término sino “mezquita Al Aksa”. Y esto, sin ir más lejos hace pocos meses, es usado siempre como combutible para choques porque se presenta esas visitas como “profanación de un sitio sagrado para el Islam”.

No es casualidad que este domingo de mañana, el Jihad Islámico haya disparado cohetes hacia Jerusalem. Las alarmas no fueron detonadas en la propia capital sino en varias localidades cercanas. La interceptación de los cohetes por parte de la Cúpula de Hierro fueron captadas sobre Jerusalem.

Ninguna de las grandes catástrofes vividas por el pueblo judío a lo largo de la historia en Tishá BeAv nos hizo desaparecer. Causaron serios problemas, exilio, sufrimiento y mucho dolor. Pero hoy,con la soberanía judía renovada, en el moderno Estado de Israel, se recuerda mientras se sigue adelante. Y no será el terrorismo el que cambie esta situación.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.