Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| miércoles noviembre 30, 2022

La verdadera razón de la guerra contra Israel y Occidente

Israel se ha hecho un flaco favor a sí mismo y al mundo. No ha logrado explicar el alcance asesino del antisemitismo. Ha permitido que Occidente socave sus propias defensas contra una guerra santa que no entiende. Ha permitido que se propague una narrativa falsa sobre los palestinos sin un desafío fundamental y esencial.


Tan pronto como se supo que el primer ministro interino de Israel, Yair Lapid, le diría a la Asamblea General de las Naciones Unidas que apoya el establecimiento de un estado palestino, se sintió abrumado por la indignación, la incredulidad y la consternación. Los críticos lo acusaron de que estaba poniendo en peligro la seguridad de Israel al tratar de establecer un estado terrorista en la tierra a la que Israel tiene derecho legalmente. Esto, dijeron, incentivaría aún más el terrorismo palestino.

En sus comentarios reales, Lapid pareció retractarse de lo que había dicho en una sesión informativa anterior: “Israel debe avanzar hacia una solución de dos estados”. Tal vez como una compensación a sus críticos, se limitó a brindar un apoyo insípido a un Estado palestino “pacífico”.

Sin embargo, esta fue la primera vez en muchos años que un líder israelí expresó su apoyo a tal estado en la ONU, y en un momento en que la radicalización palestina y los ataques terroristas están aumentando.

Por supuesto, la iniciativa de Lapid ha ido bien con la izquierda que cree que el conflicto árabe-israelí es una disputa sobre límites territoriales, alimentada por la creencia judía supuestamente extremista en un derecho bíblico a la Tierra de Israel.

Esto ignora el hecho de que solo los judíos, el único pueblo para el cual la Tierra de Israel fue alguna vez su reino nacional, tienen algún derecho legal, histórico o moral sobre la tierra. En la década de 1920, la propia Liga de las Naciones consagró el derecho de los judíos a asentarse en lo que ahora es Israel, Gaza, Judea y Samaria.

La gente en Occidente ignora estas verdades o elige ignorarlas. Para mantener su narrativa falsa sobre el Medio Oriente, también ignoran la demonización de los judíos al estilo nazi que brota tanto de la Autoridad Palestina como de Hamás, enmarcada en la teología islámica. Los occidentales lo ignoran porque no se ajusta a su narrativa. Al no comprender el significado del odio de los palestinos hacia los judíos, se pierden las razones que están impulsando el rechazo palestino.

Esto no solo explica por qué el conflicto de Medio Oriente es tan intratable. También explica por qué Occidente nunca se ha enfrentado a la amenaza islamista contra sí mismo. Muchos creen que la furia por la ausencia de un Estado palestino impulsa tanto la intransigencia palestina como la guerra islamista contra Occidente. Este es el camino equivocado. Tanto el rechazo palestino a Israel como la guerra islamista contra Occidente están impulsadas por una yihad (guerra santa) contra los judíos.

La interpretación fundamentalista del islam que conocemos como islamismo, que entre otros generó a la Hermandad Musulmana, a Osama bin Laden y al grupo terrorista Al Qaeda del mismo bin Laden, quien se originó en las décadas de 1920 y 1930 con el fanático e ideólogo egipcio Sayyid Qutb.

En su diatriba de 1950 “Nuestra lucha con los judíos”, Qutb declaró que los judíos eran los adversarios de Dios que estaban conspirando para penetrar en los gobiernos de todo el mundo para “perpetuar sus malvados designios”, incluido un plan para tomar el control de todas las “riquezas de la humanidad”. Los desvaríos de Qutb se convirtieron en el combustible para los cohetes de la ideología islamista.

En las décadas de 1930 y 1940, Hitler formó una alianza con el Gran Mufti de Jerusalén, Haj Amin al Husseini, quien se comprometió a aniquilar a todos los judíos en el Medio Oriente, y quien sigue siendo el héroe y modelo a seguir para el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas.

En 1998, bin Laden dijo: “La enemistad entre nosotros y los judíos se remonta a mucho tiempo atrás y está muy arraigada. No hay duda de que la guerra entre nosotros es inevitable… La hora de la resurrección no llegará antes de que los musulmanes luchen contra los judíos”. En un sermón de 2003, afirmó: “Los judíos son los asesinos de los profetas, los violadores de los acuerdos… usureros y fornicarios. No os dejarán nada, ni este mundo ni la religión”.

Matthias Kuentzel, un erudito alemán que ha producido un trabajo pionero sobre la alianza entre los nazis y los palestinos, es uno de los pocos que entiende sobre todo esto.

En un discurso la semana pasada en la inauguración del Centro de Londres para el Estudio del Antisemitismo Contemporáneo, Kuentzel señaló que el odio de bin Laden hacia Estados Unidos se basaba en la convicción de que los judíos controlan todos los aspectos de Estados Unidos, de los que creía que abusaban por sus propios fines judíos e israelíes.

Entonces, aunque el 11 de septiembre fue un ataque contra Estados Unidos, su motivación fue el odio antisemita. Pero la mayoría de los gobiernos, los medios de comunicación y los activistas no querían hablar de esto. En la sección sobre “La cosmovisión de Bin Laden” en el informe de la Comisión del 11 de septiembre, la palabra “antisemitismo” ni siquiera aparece.

Después del 11 de septiembre, esta omisión tuvo consecuencias desastrosas. Kuentzel dijo: “La negativa a reconocer los verdaderos motivos de Al Qaeda resultó en una inversión de responsabilidad. Cuanto más mortífero era el terrorismo, creían muchos, mayor era la culpa estadounidense, israelí o británica. Los perpetradores fueron declarados víctimas y las víctimas perpetradores”.

Entonces, ¿Por qué Occidente ignora las raíces religiosas islámicas comunes tanto a la guerra contra Israel como a la guerra contra Occidente?

Principalmente porque Occidente busca explicarlo todo en términos de la razón, en la que cree que la religión no puede tener cabida. Por lo tanto, niega las creencias religiosas detrás de los ataques contra Israel y Occidente y, en cambio, busca causas pragmáticas.

Por lo tanto, se fija en la supuesta ilegalidad de las acciones de Israel y la negación de los derechos de los palestinos como motivo de la ira palestina. De manera similar, se dice a sí mismo que la guerra de los islamistas contra Occidente debe ser causada por la opresión histórica de Occidente sobre el mundo en desarrollo.

Esto también ayuda a explicar la pasividad occidental con respecto a Irán y su programa nuclear. El régimen iraní anuncia regularmente su intención de aniquilar a Israel. Sus Guardias Revolucionarios se jactan de que “arrasarán con el régimen sionista en menos de ocho minutos”. Un reloj de cuenta regresiva en Teherán muestra el número de días antes de que ocurra el fin designado de Israel.

Sin embargo, dijo Kuentzel, los gobiernos occidentales no se toman en serio este antisemitismo genocida. “¿Por qué? Presumiblemente porque están una vez más en las garras del engaño de causa y efecto, y racionalizan el odio a los judíos de Teherán al creer que Israel debe ser responsable de alguna manera”.

Sin embargo, la razón principal por la que Occidente ha pasado por alto todo esto es a causa de su total incomprensión del antisemitismo. Ningún otro prejuicio comparte las características del antisemitismo: su creencia dominante de que los judíos controlan el mundo; que son líderes de una conspiración para dañar a otros para servir sus propios intereses; que son un poder sobrenaturalmente demoníaco.

En última instancia, el antisemitismo es una forma de locura que desafía toda explicación. Pero Occidente no puede comprender esto, porque cree que todo tiene una causa racional.

Entonces busca explicar el antisemitismo como una forma más de racismo; el resultado de los celos hacia los asombrosos logros de los judíos; o algo que los judíos se provocan a sí mismos al ser miembros de un clan, mantenerse separados, menospreciar a todos los demás y otras supuestas ofensas.

De manera similar, Occidente trata de explicar el Holocausto nazi no como el resultado del antisemitismo psicótico, sino más bien como la humillación y la bancarrota de Alemania después de la Primera Guerra Mundial. Sostiene que los palestinos se ven obligados a comportarse como lo hacen por el despojo y la desesperación. Simplemente se desconoce el hecho de que la guerra islamista contra Occidente está impulsada fundamentalmente por una guerra religiosa contra los judíos.

Israel nunca ha presentado con precisión la guerra contra sí mismo como una yihad islámica. Cuando se les preguntó, algunos israelíes dijeron que esto se debe a que la guerra santa es algo sumamente temible. Con los nueve millones de ciudadanos de Israel potencialmente enfrentados a los 1.800 millones de musulmanes del mundo, el estado judío prefiere presentar el conflicto como una lucha nacionalista que puede enfrentar combatiendo los incendios que estallan día a día, semana a semana.

El resultado es que Israel se ha hecho un flaco favor a sí mismo y al mundo. No ha logrado explicar el alcance asesino del antisemitismo. Ha permitido que Occidente socave sus propias defensas contra una guerra santa que no entiende. Ha permitido que se propague una narrativa falsa sobre los palestinos sin un desafío fundamental y esencial.

Y ahora un primer ministro israelí ha agravado el error.

Traducido por Hatzad Hasheni

 
Comentarios

No puedo estar mas de acuerdo con éste árticulo de lo que estoy, pues yo mismo y de manera reiterada he venido señalando los origenes y cáusas de la guerra que tiene declarada el islam contra Israel y contra Occidente en su conjunto, las cuales como queda dicho, no responden a una súma de intereses estratégicos, politicos o económicos, ni tampoco a repartos territoriales, o agrávios del pasado, no obedecen asi mismo a un enfoque global, ni pueden como tal, substancíarse en términos de pragmatismo y razonamiento, como por error muchos siguen creyendo hoy en dia; el ódio que anida en el islam hacia los judios y aquellos que segun los musulmanes lo son tambien por herencia espiritual, a saber los «cristianos» (entiendase el mundo occidental) encuentra en el corán su fuente primigénia de inspiracion y su «razón de ser» a partir de las diferentes interpretaciones que imánes y clérigos han venido haciendo desde su aparicion en escena, alla por el siglo VII
la influencia de esas interpretaciones, ha contribuido decisivamente desde entonces, a la cosmovision que los musulmanes tienen de los que no lo somos, y a crear de tal suerte hacia ellos , una animosidad, trasmutada en ódio secular y rechazo explicito a su simple presencia en el mundo, dando asi lugar, a todas guerra que el islam han venido librando desde entonces, y a la aparicion de un terrorismo de caracter yihadista que venimos padeciendo de unos años a esta parte …no busquen mas …

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.