Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| miércoles diciembre 7, 2022

La versión palestina del libelo de sangre

La propaganda palestina, aunque no proporciona bienestar ni mejora el nivel de vida de la población, ha sido exitosa.


La propaganda palestina, aunque no proporciona bienestar ni mejora el nivel de vida de la población, ha sido exitosa. Han instalado un discurso de victimización, plagado de abundantes mentiras con las cuales demonizan a Israel. Esta conquista palestina cuenta con el apoyo de cadenas de medios de comunicación que aceptan las falsificaciones como algo normal con el propósito de narrar la historia “real”.

Justamente, finalizando este septiembre, se cumplieron 22 años del caso del niño palestino Muhammad al-Dura, que se transformó en el más emblemático ejemplo de la manipulación de imágenes y generó enormes daños; en Europa, los ataques a los que incitó el libelo de al-Dura fueron contra propiedades de judíos. En Israel, bajo la incipiente Intifada, un nuevo ciclo de terroristas suicidas para “vengar la sangre de al-Dura”, tuvo como objetivo a niños israelíes.

El caso fue una sensación mundial y con facilidad se aceptó la versión palestina que señaló que “los soldados israelíes asesinaron al infante”. Al-Dura fue inmortalizado en estampillas, grafitis, murales; numerosas calles fueron renombradas en su honor, sólo en Irán, más de 150 escuelas llevaron su nombre.

Sin embargo, el video grabado por Talal Abu Rahma, un camarógrafo palestino, mostró una puesta en escena: los agujeros de bala simétricos que penetraron la muralla detrás del niño abrazado a su padre, indicaron disparos directos y el ángulo de la posición israelí en la esquina opuesta hacía imposible que una bala de la FDI haya alcanzado a al-Dura. En una entrevista, Rahma confesó haber extraído las balas de la muralla, por lo que no se pudo hacer un examen balístico. Una vez más, el mundo cayó en el fraude palestino; resulta irrebatible que al-Dura fue asesinado por los mismos palestinos. Cuando el canal de televisión francés, France-2 permitió que el productor Daniel Leconte y otros destacados periodistas franceses viesen los 27 minutos del material en bruto de Rahma, concluyeron: “Desde su posición, las únicas balas que podrían haber impactado al pequeño eran las palestinas”. Richard Landes, de la Universidad de Boston, descubrió muchas horas de grabación adicional tomadas ese día, en el cruce de Netzarim. Esos videos fueron producidos por una docena de camarógrafos palestinos que trabajaban para Reuters, AP y otras agencias, con un sinfín de escenas montadas de batallas, producidas de forma artificial, para agregar más contenido falso.

De esta mentira nació Pallywood, una industria artesanal dedicada a producir videos de propaganda palestina, aumentando el número de farsas en las que los únicos testigos oculares, la única fuente de información son palestinos.

Al igual que el libelo del crimen ritual, la acusación medieval que atribuye a los judíos el matar a un niño cristiano para usar su sangre en la fabricación de matza (pan ácimo), costó la vida a cientos de miles de judíos a través de la historia, el mito de al-Dura se convirtió en la motivación de los radicales islámicos para cometer los más atroces crímenes.

Las falsificaciones palestinas se multiplican. En mayo de 2021, The New York Times publicó unas 60 fotos de niños palestinos supuestamente asesinados; ese material provino del ministerio de salud de Hamas y el periódico no lo verificó; en esa suma se contaron niños israelíes asesinados por Hamas, niños muertos años antes en distintas circunstancias, y niños palestinos eliminados por los cohetes fallidos que Hamas lanzó sobre hogares israelíes.

En estos días, numerosas cuentas de Twitter, incluyendo la de Al Jazeera, repitieron los señalamientos contra Israel, sin inmutarse que, científicamente se comprobó que a al-Dura lo mató una bala del lado palestino. Cuando una leyenda se glorifica es difícil que la verdad se imponga, sobre todo cuando los grupos extremistas palestinos tienen verdaderos ejércitos inflamando las redes sociales.

 

 
Comentarios

falsificaciones históricas y mentiras jalonan el discurso victimista «palestino» en lo tocante a Israel, el cual sin embargo, encuentra acogida en los medios y las cancillerias occidentáles, es éste un mal endémico que solo se explica, por la animosidad que sucita Israel, en determinados sectores sociales (principamente aquellos escorados a la izquierda) y en una clase dirigente proclive a comprárles el discurso por pura pereza mental y connivencia con los esterotipos que circulan en las redes y los médios mal llamados de comunicacion …

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.