Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| miércoles noviembre 30, 2022

Analizando el discurso de Lapid en las Naciones Unidas

La instauración de un Estado palestino en las condiciones presentadas por Lapid en la ONU hará muy difícil que Israel actúe contra el terrorismo cuando se reinicie desde los territorios del futuro Estado palestino


Los discursos del Primer Ministro Lapid, el Presidente de la Autoridad Abu Mazen, y el Presidente de los Estados Unidos Biden en la Asamblea de la ONU, junto con las palabras de Abu Mazen sobre los «50 Holocaustos» que Israel ha cometido contra los palestinos y la situación sobre el terreno en Jerusalén y Judea y Samaria reflejan la compleja realidad en la que se encuentra en estos momentos la cuestión palestina.

Lapid expresó el sueño de una parte del público israelí según el cual sería posible llegar a un acuerdo que liberara a Israel de la realidad de la «ocupación», y al mismo tiempo garantizar la seguridad. Además, esta parte angustiada del público israelí no quiere ver que tal idea no es posible en el marco de tiempo previsible, y tal vez en absoluto.

Sus palabras sobre las lecciones que aprendimos de Gaza expresan esta angustia y enseñan que incluso el Primer Ministro entiende cuán lejos estamos de una solución.

Sin embargo, las formulaciones de Lapid sobre las condiciones para establecer una solución de dos estados para los dos pueblos no son lo suficientemente claras e indican una especie de ingenuidad y muy poca familiaridad con la discusión sobre el tema en el pasado.

El secretario de Estado estadounidense, Colin Powell, seguido por los primeros ministros israelíes, Sharon y Netanyahu, y aparentemente también la ministra de Relaciones Exteriores, Tzipi Livni, el presidente Obama, el presidente Biden, como se insinuó en su reciente visita a Belén, y, por supuesto, el presidente Trump en su plan de paz, dejaron claro a los palestinos que la realización de la idea de un estado palestino depende de su voluntad de reconocer a Israel como un estado judío o como el estado nación del pueblo judío.

De izq. a derecha: El difunto Primer Ministro Israelí Ariel Sharon junto a Colin Powell durante su cadencia como Secretario de Estados de los Estados Unidos.

De izq. a derecha: El difunto Primer Ministro Israelí Ariel Sharon junto a Colin Powell durante su cadencia como Secretario de Estados de los Estados Unidos.o

 

Sólo tal reconocimiento puede conducir, con el tiempo, al abandono del terrorismo y a la reconciliación con la realidad de dos estados para dos pueblos, uno de los cuales es el pueblo judío. Rabin simplemente descartó la posibilidad de establecer un estado palestino bajo cualquier condición que no contemple este reconocimiento.

Lapid, por otro lado, se conformó con una fórmula que ignora las raíces del terrorismo y espera el establecimiento del estado palestino solo con el cese del terrorismo. Es un enfoque que efectivamente promete peligrosas concesiones para acelerar la realización de la falsa magia de la resolución de conflictos. Trump, según recuerdo, planteó una serie de condiciones adicionales no menos esenciales- entre ellas el cese de la incitación, el cese del pago de salarios a los terroristas y la voluntad palestina de aceptar la superioridad israelí en materia de seguridad que le permitirá a Israel tratar con esos involucrados en el terrorismo en su contra en los territorios del estado palestino. Lapid, por alguna razón, omitió todas estas condiciones.

El terrorismo no acaba con la declaración de un Estado

En la práctica, el establecimiento de un estado palestino en las condiciones presentadas por Lapid hará muy difícil que Israel actúe contra el terrorismo una vez que se reinicie desde los territorios del estado palestino, porque será imposible operar en el territorio de un país extranjero sin restricciones, y la posibilidad de que se reanude el terrorismo será alta siempre que los palestinos se comprometan con la narrativa de Abu Mazen, junto con Hamás y la Yihad Islámica y las demás facciones se adhieran a ella.

Abu Mazen durante su discurso en las Naciones Unidas

Abu Mazen durante su discurso en las Naciones Unidas

Esta narrativa, que fue expresada en el discurso de Abu Mazen en las Naciones Unidas y sus comentarios problemáticos en Alemania (Lapid por alguna razón no consideró apropiado referirse a ellos en su discurso en las Naciones Unidas), sostiene que los palestinos tienen un derecho adquirido sobre todo el territorio de la Palestina histórica, que no hay pueblo judío, y que los judíos no tienen una historia soberana en la Tierra de Israel/Palestina, que Israel fue establecido por el colonialismo y el imperialismo que querían deshacerse de la presencia de los insoportables judíos en sus tierras y usarlos como cabeza de puente en la lucha contra el Islam.

Debido a esto, es el derecho y el deber de los palestinos luchar por la realización de sus objetivos, principalmente la derrota del sionismo, por todos los medios, incluido el uso de la violencia y el terrorismo (aunque Abu Mazen prefiere, por consideraciones de costo-beneficio, centrarse en la violencia que no implique el uso de armas de fuego) y no deben renunciar a su condición de únicas víctimas colectivas del conflicto, a la integración de las dimensiones nacional palestina e islámica en la campaña que están realizando, y a su negativa a aceptar a Israel como un estado judío.

La falsa amenaza del estado binacional

Para justificar este peligroso movimiento, se plantean falsas amenazas en el discurso israelí, incluso por parte del Primer Ministro, según las cuales si no tomamos medidas que conduzcan a la existencia de un Estado palestino, nos encontraremos, contra nuestra voluntad, en la realidad de un estado binacional, y ese será el fin de la visión sionista.

Es claro que esta amenaza carece de fundamento, ya que la separación política entre Israel y los palestinos ya se llevó a cabo en el marco de los Acuerdos de Oslo y se reflejó en el establecimiento de la Autoridad Palestina, que es el organismo a través del cual los palestinos ejercen su derechos políticos y controlar su destino. Unos a través del sistema controlado por Hamas en Gaza y otros a través del sistema controlado por Fatah en Judea y Samaria.

Apelar a la falsa amenaza del estado binacional es simplemente una herramienta para presionar a Israel y justificar el establecimiento de un estado palestino o la secesión unilateral en ausencia de las condiciones para el establecimiento de este estado.

Lo que realmente debería preocupar a Israel es el aumento del terrorismo palestino como resultado de la incitación continua y la erosión de la capacidad de la Autoridad Palestina para cumplir el papel que Israel, en su opinión, le asigna como administradora de los territorios bajo su control.

Acuerdos de Oslo, de izquierda a derecha: El difunto Primer Ministro Itzhak Rabin, el ex presidente de los Estados Unidos Bill Clinton y el Presidente de la Autoridad Palestina Yasir Arafat. Un momento muy cuestionado por la prensa, segundos antes de estrecharse las manos hubo un momento de duda por parte del ex mandatario israelí

Acuerdos de Oslo, de izquierda a derecha: El difunto Primer Ministro Itzhak Rabin, el ex presidente de los Estados Unidos Bill Clinton y el Presidente de la Autoridad Palestina Yasir Arafat. Un momento muy cuestionado por la prensa, segundos antes de estrecharse las manos hubo un momento de duda por parte del ex mandatario israelí

Esto se debe a la corrupción desenfrenada en él, a la frustración de Abu Mazen y muchos otros en el liderazgo palestino por sus matices debido a su incapacidad para avanzar en sus objetivos políticos a expensas de Israel, como a las dificultades económicas. Y esto se da en el contexto de la sensación de que el control de Abu Mazen como presidente de la Autoridad Palestina, la OLP y Fatah se está debilitando debido a su avanzada edad y por eso todos deben prepararse para «el día después».

El mantra “fortalezcamos la Autoridad Palestina

La respuesta israelí a esta realidad se resume en la idea de “fortalecer la Autoridad Palestina”, y expresa un miedo excesivo a su colapso. En la práctica, a pesar de las dificultades, la autoridad no corre peligro de derrumbarse. Sigue funcionando como el mecanismo que gestiona la vida de los palestinos y emplea a unos 160 mil funcionarios.

Sigue siendo percibida, a pesar de las críticas de sus líderes, como el principal logro nacional de los palestinos. El enfoque en fortalecerla se hace ignorando el hecho de que no lucha contra el terrorismo sino que lo alienta, perpetúa la narrativa palestina a través de la incitación y trabaja para promoverla también en el ámbito internacional, y complementa la participación de elementos de Fatah y mecanismos de la Autoridad Palestina en el contexto del terrorismo en Judea y Samaria e incluso lo alienta.

La Yihad Islámica Palestina se fortalece

La Yihad Islámica Palestina se fortalece

La Autoridad a veces actúa contra los activistas de Hamas en su territorio, como lo hizo recientemente en Nablus, pero esto se debe principalmente a que los ve como una amenaza para su posición. El reforzamiento israelí de la AP también se está llevando a cabo ignorando el hecho de que las debilidades de la administración palestina son tan profundas que no hay certeza de que la estrategia de Israel realmente conduzca a un cambio en la tendencia, y hasta cierto punto son incluso perjudiciales al presentar a la Autoridad Palestina como cooperando con Israel.

Como resultado, la posibilidad de que el esfuerzo por fortalecer la autoridad conduzca a un cambio positivo en su política es escasa por no decir nula.

Estrategias posibles a tomar para Israel

En primer lugar, Israel debe continuar aumentando sus esfuerzos para frustrar el terrorismo en el marco de la Operación «Rompeolas» (Shover Galim) en curso y mediante un mayor despliegue de seguridad en Jerusalén y los centros de fricción conocidos. Esto debe hacerse al mismo tiempo que se continúe construyendo la preparación para otra campaña contra las organizaciones terroristas en Gaza que resultará en un daño significativo a la amenaza de Hamás contra Israel.

La idea delirante de que precisamente evitar la acción preventiva detendrá el ciclo del terror ignora el hecho de que la motivación para llevar a cabo ataques no está relacionada con las actividades de las FDI y el Shin Bet en el terreno, sino en motivos mucho más profundos, derivados de la narrativa descrita anteriormente.

Soldados israelíes durante el operativo Rompeolas

Soldados israelíes durante el operativo Rompeolas

En segundo lugar, debemos intentar y continuar desarrollando relaciones con los países árabes según el modelo de los «Acuerdos de Abraham», porque esta es la mejor manera de ilustrar a los palestinos que el concepto de luchar contra Israel hasta que desaparezca es arcaico y fútil. En la primera etapa, el reconocimiento de esto puede aumentar la frustración palestina y alentar los ataques (como describió Lapid en su discurso sobre los eventos de la «Cumbre de Negev»), pero con el tiempo el reconocimiento de la inutilidad de los ataques y la negación del reconocimiento de Israel como estado judío es vital para una autocrítica palestina capaz de promover otras percepciones en favor de la paz.

En tercer lugar, debemos fortalecer los elementos del sistema palestino que estén dispuestos a dar prioridad a la mejora de la calidad de vida por encima del compromiso de lucha y hacerlo directamente con ellos y no a través de la Autoridad Palestina o Hamás. Aumentar el número de permisos de trabajo en Israel y dar a los palestinos la oportunidad de volar desde el Aeropuerto Ramón son ejemplos positivos de esta dirección de acción.

En cuarto lugar, debemos seguir exigiendo a los palestinos que dejen de incitar y pagar salarios a los terroristas encarcelados en Israel y dejar claro que la solución del conflicto está condicionada a aceptar a Israel como Estado nación del pueblo judío. Sobre todo debemos entender que la lucha aún es larga y estar preparados en términos de seguridad, política y mentalmente para su continuación y no dejarnos atrapar por delirios y visiones falsas que amenazan con socavar la conciencia necesaria para esta lucha.

***General de brigada. (res.) Yossi Kuperwasser es Director del Proyecto sobre Desarrollos Regionales en Medio Oriente en el Centro de Jerusalén. Anteriormente fue Director General del Ministerio de Asuntos Estratégicos de Israel y jefe de la División de Investigación de la Inteligencia Militar de las FDI.

Fuente: JCPA
Traducción: Gastón Saidman

 
Comentarios

Israel (y por extension el mundo en el que vivimos) precisa antes de estadístas con sentido de la historia , del compromiso adquirido, y probada capacidad de decision, que de «tecnócratas» condescendientes, preocupados mas por su imágen internacional, que por hacer valer los derechos del pueblo al que dicen representar …la hora grave que vive la humanidad en su conjunto, asi lo exige, dejando atras las parafádas interminables y huecas a las que nos tienen acostumbrados, que a nada práctico conducen ya, si es que en algun momento pudieran en verdad tener alguna utilidad …

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.