Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| miércoles diciembre 7, 2022

Una peligrosa nueva generación de militantes está surgiendo en Cisjordania


Algo nuevo se está gestando en el norte de Cisjordania. En los últimos meses, en las ciudades de Jenin y Naplusa (Nablus), las autoridades israelíes han observado el surgimiento de formas novedosas y desconocidas de organización política armada palestina. Estas nuevas estructuras están vagamente asociadas con los movimientos políticos palestinos existentes. Representan la mayoría de edad y el surgimiento de otra generación, comprometida con una perspectiva política ampliamente islamista, sin interés ni referencia a los procesos diplomáticos, y apoyando una estrategia de insurgencia armada/ Esta incipiente reunión representa un nuevo desafío tanto para Israel como para la Autoridad Palestina con sede en Ramallah.

Junto con este surgimiento y relacionado con él, ha habido un repunte en los últimos meses de actividad por parte de personas que profesan lealtad a la organización del Estado Islámico, tanto en Cisjordania como en Israel. La última ola significativa de ataques terroristas, en el período de abril a mayo de 2022, contó con incidentes que surgieron de las áreas de Jenin-Naplusa y actos cometidos por personas vinculadas o leales al Estado Islámico.

Estos fenómenos vinculados bien pueden mostrar en líneas generales la siguiente fase del conflicto palestino-israelí. Entonces, ¿qué está pasando exactamente?

El fermento actual en Jenin y Naplusa se deriva de una combinación de factores: la pandemia y los cierres asociados exacerbaron el empobrecimiento. La Autoridad Palestina ha reducido sus actividades en la zona y su credibilidad es inexistente entre la generación más joven. Esta nueva generación, a su vez, no fue testigo de la amarga insurgencia de la Segunda Intifada en el período 2000-2004, ni de la campaña militar y de inteligencia israelí que la aplastó. El armamento prolifera y está fácilmente disponible, a menudo en manos de clanes o grupos delictivos organizados.

Todos estos factores se han combinado para producir una reunión suelta de probablemente no más de varios cientos de jóvenes en cada una de estas ciudades, que están listos para la acción violenta contra los israelíes, soldados y civiles por igual.

Las conocidas organizaciones palestinas buscan alistarse en este espacio. Hamás es tradicionalmente relativamente débil en el norte de Cisjordania. La Yihad Islámica y Fatah son los movimientos fuertemente arraigados allí.

La Yihad Islámica apoyada por Irán es particularmente prominente en Jenin. A fines de 2021, fundó el “Batallón de Jenin”, con la intención de organizar bajo su bandera a los jóvenes armados de la ciudad y el campo de refugiados. El ‘batallón’ parece no tener una jerarquía real, y reúne operativos de una variedad de organizaciones o de ninguna.

La contribución de la Yihad Islámica, presumiblemente, es financiera. Pero está buscando montar una ola, no generarla.

De manera similar, en Naplusa (Nablus), “Lion’s Den” es el nombre que se le da a la agrupación paraguas que reúne a los jóvenes militantes. Nuevamente, el dinero puede provenir de las estructuras más tradicionales: Hamás o la Yihad Islámica en Nablus. Pero el ímpetu es local y viene de abajo.

El resultado es un arco creciente de violencia. Comenzó durante el Ramadán, este año (abril-mayo). El 29 de marzo, el 7 de abril, el 29 de abril y el 5 de mayo, personas provenientes de las áreas de Nablus y Jenín lanzaron ataques terroristas mortales que en conjunto cobraron la vida de 12 israelíes. Estos ataques colocaron las áreas en cuestión en el radar de las fuerzas de seguridad israelíes.

Han seguido incursiones casi nocturnas en estas ciudades. Más de 100 palestinos han muerto y alrededor de 1.500 han sido arrestados en los enfrentamientos resultantes. Los ataques continúan con una tendencia al alza. Las cifras publicadas por Shin Bet, la agencia de seguridad interna de Israel, a fines de septiembre muestran un total de 212 ataques, como arrojar cócteles Molotov, bombas caseras y apuñalamientos, ese mes, en comparación con 172 en agosto y 113 en julio. Hubo 34 ataques con disparos en septiembre, en comparación con 23 en agosto y 15 en julio. Dos israelíes, un soldado y un civil, fueron asesinados en septiembre.

Junto y paralelo al crecimiento de los ataques que surgen de las áreas de Jenin y Naplusa, hay indicios del surgimiento de una actividad activa del Estado Islámico en Israel y Cisjordania.

Los primeros tres actos de la ola de terror que tuvo lugar durante el Ramadán no provinieron del norte de Cisjordania. Más bien, los tres, en Jerusalén, Beer Sheva y Hadera, todos dentro de línea verde israelí, fueron cometidos por personas que profesaban lealtad al Estado Islámico. Siete israelíes murieron en estos incidentes. Las autoridades israelíes acabaron la semana pasada con una célula del Estado Islámico en Nazaret que planeaba una serie de ataques.

Entonces, ¿qué significa todo esto y qué podría presagiar? No se debe descartar el deterioro a una nueva insurgencia al estilo de 2000-2004. Pero la violencia continua esporádica, en gran medida no dirigida, es igualmente probable. La política palestina está dividida y estancada. Ni la diplomacia ni la insurgencia han quebrantado al enemigo ni obtenido ganancias reales. La incipiente organización militar actual es una respuesta instintiva y desesperada a esto, carente de cualquier horizonte político, pero alimentada por una furia considerable y por una política inalterable que rechaza todo compromiso.

Jonathan Spyer es becario de redacción de Ginsburg/Milstein en el Middle East Forum y director del Middle East Center for Reporting and Analysis.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.