Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| sábado abril 13, 2024

Politólogo ruso Bavirin critica al grupo de trabajo sobre antisemitismo de Biden: ‘Biden es recordado por proteger a los judíos por dinero’


Dmitry Bavirin (Fuente: Vz.ru)

La administración Biden, en reacción al incremento del antisemitismo, ha establecido un grupo de trabajo inter-institucional. La secretaria de prensa de la Casa Blanca Karin Jean Pierre explicó la forma en que funcionará el nuevo organismo: «El presidente está estableciendo un grupo inter-institucional dirigido por el personal del Consejo de Política Nacional y el personal del Consejo de Seguridad Nacional para aumentar y coordinar mejor los esfuerzos realizados por el gobierno de los Estados Unidos para contrarrestar el antisemitismo, la islamofobia y las formas relacionadas de prejuicio y discriminación dentro de los Estados Unidos. El presidente ha encomendado al grupo inter-institucional, como primera orden del día, desarrollar una estrategia nacional para contrarrestar el antisemitismo. Esta estrategia aumentará la comprensión sobre el tema del antisemitismo y la amenaza que este representa a la comunidad judía y a todos los estadounidenses, abordar el acoso y el abuso antisemita tanto en la red como fuera de este, buscar prevenir ataques e incidentes antisemitas y alentar los esfuerzos de toda la sociedad para contrarrestar el antisemitismo y construir una nación mucho más inclusiva».[1]

El politólogo y columnista ruso Dmitry Bavirin tomó nota del anuncio y encontró extraño que Estados Unidos tuviera que hacerle frente al antiguo odio en un momento en que «la protección de decenas de nuevos géneros se encuentra en la agenda». En una columna titulada «Biden es recordado sobre el tema de la protección de los judíos por dinero», Bavirin expresó su escepticismo de que la preocupación por los judíos fuese el motivo principal. Hubo dos motivos principales. El motivo principal era evitar la deserción de los más opulentos donantes políticos judíos al Partido Republicano. El segundo motivo fue utilizar el nuevo organismo como «látigo» para limitar a las congresistas de la Cámara Ilhan Omar y Rashida Tlaib, de pensamiento izquierdista pertenecientes el Partido Demócrata, que representan una amenaza para Biden y para el núcleo político centrista de su administración.

El artículo de Bavirin puede leerse a continuación:[2]

El presidente Joe Biden, la vicepresidenta Kamala Harris y su esposo Doug Emhoff celebran la festividad judía de Rosh Hashaná (Fuente: Npr.org)
El presidente Joe Biden, la vicepresidenta Kamala Harris y su esposo Doug Emhoff celebran la festividad judía de Rosh Hashaná (Fuente: Npr.org)

El presidente de los Estados Unidos Joe Biden le encomendó al gobierno la tarea de desarrollar una estrategia nacional para combatir el antisemitismo. La acción tiene en sí un propósito político secundario. Pero, ¿cómo pudo ser que el antisemitismo se haya convertido una vez más en una amenaza interna para los Estados Unidos, tal como lo fue en la década de los años 1930?

«Un grupo inter-institucional encargado de desarrollar una estrategia nacional para combatir el antisemitismo», esto suena significativo pero también muy curioso, ya que estamos hablando de los Estados Unidos. Resulta ser que en un país donde ser una minoría «no es un error, sino una característica» y donde la protección de decenas de nuevos géneros se encuentra en la agenda, el antisemitismo más bien arcaico presenta un problema tan agudo que requiere de una estrategia nacional total.

Pero tal problema existe y la comisión de la agencia ministerial no está siendo establecida solo de pasada, sino para tratar las tareas realmente importantes que se avecinan. Es cierto que no todos tienen que ver con el antisemitismo. Con mucha más frecuencia estos están conectados con los intereses creados del irlandés Joe Biden y su Partido Demócrata.

Los judíos estadounidenses han votado por los demócratas desde la década de los años 1930, cuando el antisemitismo era un problema aún más grave. Créanlo o no, miembros plenamente respetados de la sociedad y héroes nacionales universalmente reconocidos tales como el industrial Henry Ford y el aviador Charles Lindbergh apoyaron abiertamente a Hitler y financiaron los «incitadores pogromos de los medios de comunicación».

Casi al mismo tiempo, Franklin Delano Roosevelt, que despreciaba genuinamente a Hitler pero se sentía amenazado por él, transformó el antiguo partido de hacendados racistas en un partido que defendía a las minorías. La «paleta minoritaria» no era tan heterogénea para ese entonces como lo es ahora y de ninguna manera todos estaban protegidos por los demócratas. Pero fue una apuesta consciente el atraer los votos de católicos, judíos, afroamericanos y mujeres en los estados del norte de los Estados Unidos.

La postura aislacionista de algunos republicanos también influyó: los judíos votaban por Roosevelt, entre otras razones, como alguien que estaba preparado para emprender acciones militares en contra del demoníaco Führer.

Este nexo político ha durado por mucho tiempo y ha sido electoralmente significativo para los demócratas: hasta no hace mucho, la población judía de la ciudad de Nueva York superaba en número a la de Tel Aviv. Pero en los últimos años se ha debilitado, ya que los judíos están apoyando cada vez más a los republicanos.

Si uno los percibe solo como votantes, la pérdida es soportable: la mayoría de los judíos viven en estados liberales, donde los republicanos de todos modos no pueden ganar. Pero los judíos también son importantes donantes del partido y la redistribución de los flujos de efectivo a los conservadores (los republicanos) presenta un problema verdaderamente doloroso para el Partido Demócrata.

Las raíces de este cambio varían. Estas se relacionan tanto con la política exterior (por ejemplo: el pro-israelí Trump vs. Obama, quien no era del agrado de Israel) y con el hecho de que la comunidad judía ya no está tan cohesionada como solía ser en años anteriores. Pero la razón principal es que los demócratas de hoy día, especialmente su shahada izquierdista (fanatismo religioso de izquierda) tales como los grupos «BLM, LGBT, feminismo», son, simplemente, demasiado para muchos judíos (especialmente para la generación anterior).

Lo que es aún peor, los antisemitas contra los que Biden desea combatir están atrincherados en esta extrema izquierda. Estos han adaptado la retórica anti-israelí y pro-islámica de los izquierdistas europeos.

Por lo tanto, el gobierno de Biden (siempre que continúe con la actual estrategia nacional) participará literalmente dentro del fuego amigo. Los medios de comunicación, leales a los demócratas, intentan representar a un típico estadounidense antisemita como nacionalista blanco, un idiota retrogrado al estilo «hillbilly (pueblerino)», sin embargo, los portadores típicos de esta forma de xenofobia son los de piel negra.

Este es un legado de los años 60, la era de la lucha por los derechos civiles, cuando algunos activistas de color se convirtieron al islam como la «verdadera religión africana» y reprendieron a Israel con el objetivo de obtener el reconocimiento internacional de sus enemigos en el mundo árabe.

Hoy, Kanye West, uno de los individuos de piel negra más rico, famoso e influyente del mundo, por razones que solo él mismo entiende, ha decidido convertirse en el rostro del antisemitismo estadounidense.

A comienzos de diciembre, este reveló su simpatía por Hitler y el día anterior afirmó que el Partido Comunista Chino estaba siendo controlado por judíos sionistas y que una guerra abierta entre los Estados Unidos y la República Popular China estallará en los próximos 5 años.

Sin embargo, Kanye es un individuo de color tan peculiar que está mucho más cerca de los republicanos que de los demócratas.

Pero no se puede decir lo mismo de Ilhan Omar, una inmigrante de Somalia, que se convirtió en una de las dos primeras mujeres musulmanas elegidas al Congreso estadounidense (para ser más precisos, a su cámara baja, la Cámara de Representantes). El primer musulmán, Keith Ellison, quien fue elegido en el año 2006, también es un individuo de piel negra y neófito (al estilo estadounidense) proveniente de una familia católica.

Omar, quien es considerada una de los congresistas «más progresistas» (es decir, de izquierdistas a rojos), a través de sus declaraciones ha sido responsable de algunos de los escándalos antisemitas de más alto perfil en el Capitolio en los últimos años. Pero cada vez, debido a su afiliación con el «ala progresista» de los demócratas y las mujeres de piel negra, se bajó con un simple tirón de orejas.

Sin embargo, es posible que la comisión Biden también se haya creado pensando en ella (Omar). De hecho, controlar a los radicales internos del partido, que amenazan con convertirse en la vanguardia de un Partido Demócrata transformado, es su segunda tarea más importante.

La Casa Blanca dará cobertura a personas tales como Omar ante el fuego de los republicanos, si fuese necesario. Pero el juego es mucho más tortuoso: Biden, su círculo íntimo y la mayoría de la élite del partido son demócratas moderados centristas, mientras que cuadros tales como Omar son, en el mejor de los casos, oposición interna a ellos y, en el peor de los casos, radicales peligrosos, cuyas opiniones ganan popularidad entre la juventud norteamericana.

La comisión Biden, con su actual estrategia nacional, muy seguramente será una especie de «látigo» a personajes políticos tales como Omar, su amiga Rashida Tlaib y otros radicales de piel negra. En la cosmovisión de algunos de ellos, la comunidad afroamericana ha sido estafada por la comunidad judía, pero en los entornos públicos, sus reclamos giran con mayor frecuencia en torno a las políticas anti-árabes del estado de Israel.

El uso del «látigo» también facilitará el objetivo número uno de disuadir a aquellos inversores al desarraigo judío de que cambien de partido. La política estadounidense es un espacio donde el tratar de resolver cualquier problema (a través de la creación de nuevas políticas o de otra manera) casi con seguridad tiene un doble fondo, una agenda oculta y un interés creado. Es una divertida coincidencia que los antisemitas – pasados y presentes – le atribuyan a los judíos, las mismas cualidades.


[1] Whitehouse.gov., 12 de diciembre, 2022.

[2] Vz.ru, 15 de diciembre, 2022.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.