Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| domingo mayo 26, 2024

Abdullah en el medio. ¿Por qué Jordania no se suma a los Acuerdos de Abraham?

Los jordanos tampoco expresan gratitud por los bienes esenciales que Israel proporciona actualmente, por ejemplo: agua (Israel es líder mundial en tecnología de desalinización) y energía (el 40 por ciento de la electricidad de Jordania proviene del gas israelí). Israel también coopera estrechamente con Jordania en “una amplia gama de cuestiones relacionadas con la seguridad”.


Hace algunos años, un colega y yo estuvimos en Israel, en la casa de un ex miembro de la comunidad de inteligencia que mantenía sus conexiones internacionales. Antes de ir a su cocina a hacer café, abrió una elegante lata de dátiles que, según dijo, le había regalado el día anterior, en Ammán, el rey Abdulláh II de Jordania.

En la mesa junto a las fechas había una novela de Daniel Silva que había escrito una inscripción en la portada (que me tomé la libertad de leer). La esposa del autor, Jamie Gangel, es una reportera de televisión a la que conozco, así que le envié un correo electrónico mencionándole el libro y las fechas. “Hagas lo que hagas”, respondió ella, “no seas el primero en comerte uno”.

Comí y sobreviví (como habrán supuesto), pero el intercambio sirvió como un recordatorio que, si bien Jordania e Israel coexisten pacíficamente, las tensiones permanecen debajo de la superficie.

Jonathan Schanzer, mi colega en FDD, autor de cuatro libros y cientos de artículos sobre el Medio Oriente, ha producido un nuevo informe revelador sobre las relaciones jordano-israelíes en lo que ahora es un momento crítico: “Ni aquí ni allá: Jordania y el Acuerdos de Abraham”.

Un logro importante de la administración Trump, los Acuerdos de Abraham de 2020 formalizaron relaciones normales, incluso cordiales, entre Israel y dos de sus vecinos árabes/musulmanes: los Emiratos Árabes Unidos y Bahréin. Marruecos se unió tres meses después, seguido de Sudán. El año pasado, Kosovo, de mayoría musulmana, también estableció relaciones diplomáticas con Israel.

La paz que Jordania hizo con Israel en 1994 alguna vez se consideró cálida, en relación con la paz con Egipto. Pero luego de los Acuerdos de Abraham, la paz de Jordania se ha enfriado.

Durante años, los mandarines de la política exterior como John Kerry insistieron en que no podía haber “una paz separada entre Israel y el mundo árabe” hasta que se resolviera el conflicto de larga data con los palestinos.

Si bien los signatarios del Acuerdo de Abraham simpatizan con los palestinos, entienden que quienes los lideran no están preparados para negociar una «solución de dos estados» o incluso comenzar un proceso de «normalización».

Hamás, que gobierna Gaza, está abiertamente comprometido con la yihad y el genocidio. Alguna vez, Mahmoud Abbas, presidente de la Autoridad Palestina que gobierna Cisjordania, fue visto como un pacificador, pero resultó ser un cuento de hadas.

El rey Abdullah también es lo suficientemente inteligente como para conseguir todo eso, pero se enfrenta a desafíos únicos. Se cree que es descendiente del profeta Mahoma, es un hachemita, miembro de la dinastía que durante siglos gobernó las ciudades santas de La Meca y Medina. Cuando los sauditas llegaron al poder en Arabia, decidieron que el país no era lo suficientemente grande para ambas familias reales.

En 1921, con el respaldo del Imperio Británico, el bisabuelo del actual monarca, Abdullah I, fundó el Emirato de Transjordania en las tres cuartas partes de la Palestina obligatoria al este del río Jordán. Esa entidad se convirtió en el Reino Hachemita de Jordania.

Millones de ciudadanos jordanos descienden de familias que vivían en el este de Palestina cuando estaba gobernada por el Imperio Británico o, antes de eso, por el Imperio Otomano. Otros se mudaron a Jordania, huyendo de las guerras lanzadas por los vecinos árabes de Israel, entre ellos Jordania, en 1948 y 1967. En otras palabras, millones de jordanos se identifican como palestinos.

“Si bien los funcionarios jordanos pueden no decirlo explícitamente”, escribe el Dr. Schanzer, “la animosidad que alberga la población palestina de Jordania hacia Israel tiene una influencia significativa en las políticas exteriores del reino”.

Un capítulo de la historia que los líderes israelíes rara vez discuten públicamente: cuando la primera guerra árabe-israelí se detuvo en 1949, las fuerzas jordanas habían conquistado las tierras bíblicas de Judea y Samaria (rápidamente rebautizadas como “Cisjordania”) de las que expulsaron a la población judía Incluso los judíos que vivían en el Barrio Judío de la Ciudad Vieja de Jerusalén fueron expulsados ​​y sus casas y sinagogas fueron destruidas.

Al tomar el este de Jerusalén en la guerra defensiva de 1967, el entonces ministro de Defensa, Moshe Dayan, decidió otorgar a un waqf jordano (una entidad religiosa controlada por el gobierno) la autoridad sobre los dos importantes sitios musulmanes: la Mezquita de Al-Aqsa y la Cúpula de la Roca. – que se encuentran en lo alto del Monte del Templo, el más sagrado de todos los sitios judíos. Este profundo gesto de conciliación nunca ha sido plenamente apreciado y mucho menos correspondido.

Los jordanos tampoco expresan gratitud por los bienes esenciales que Israel proporciona actualmente, por ejemplo: agua (Israel es líder mundial en tecnología de desalinización) y energía (el 40 por ciento de la electricidad de Jordania proviene del gas israelí). Israel también coopera estrechamente con Jordania en “una amplia gama de cuestiones relacionadas con la seguridad”.

El Dr. Schanzer señala que el rey Abdullah, en una conversación con el exasesor de Seguridad Nacional de EE. UU. HR McMaster en mayo pasado, “expresó su preocupación  que las fuerzas iraníes en Siria pronto podrían desestabilizar su país… Jordania también enfrenta la amenaza de las milicias respaldadas por Irán en Irak al norte. Amenazas adicionales se avecinan en el sur, con activos iraníes supuestamente operando en el Mar Rojo”.

Aunque el enemigo de su enemigo debería ser amigo de Jordania, el Dr. Schanzer espera que las relaciones con Israel se deterioren aún más. Señala el “disgusto descarado” del rey por Benjamin Netanyahu, quien ahora está formando un nuevo gobierno.

Netanyahu, por su parte, sin duda está leyendo con angustia “informes de que el líder de Hamás, Khaled Meshaal, ha estado pasando más tiempo en Jordania con la aprobación del Reino Hachemita”.

El rey de Jordania es un soberano moderado, moderno e inteligente. Pero sin el apoyo israelí, su futuro y el de su país será precario.

Y si va a haber paz entre israelíes y palestinos, Jordania deberá unirse a los estados árabes pragmáticos que abogan por un nuevo orden regional, basado en la estabilidad y la prosperidad.

Para el rey Abdullah explicar todo esto a sus súbditos, penetrando la niebla del irredentismo y el rechazo palestinos, no será fácil. Pero ese es su trabajo.

Clifford D. May es fundador y presidente de la Fundación para la Defensa de las Democracias (FDD) y columnista del Washington Times.

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.