Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| miércoles febrero 8, 2023

La guerra de la Union Europea contra Israel


La Unión Europea (UE) dice que respeta la democracia y comparte con Israel los valores de una sociedad abierta y democrática basada en el imperio de la ley. Si eso es cierto, ¿por qué no respeta la decisión de árabes e israelíes de sentarse a la mesa para negociar sus propias fronteras? ¿Por qué la UE ayuda en secreto a los palestinos a apoderarse del Área C de la Margen Occidental mediante construcciones ilegales?

Un documento confidencial filtrado, redactado por la misión de la UE en el este de Jerusalén, demuestra que los europeos están trabajando activamente con la Autoridad Palestina (AP), y en su nombre, para apoderarse del Área C, a pesar de que tanto Israel como los palestinos acordaron claramente que quedaría bajo control israelí hasta que se celebraran nuevas negociaciones.

Los Acuerdos de Oslofirmados por Israel y los palestinos, establecieron la división administrativa de la Margen Occidental en tres áreas: A, B y C. El Área A está bajo el control exclusivo de la AP; en la B, la AP ejerce el control administrativo pero comparte el control de la seguridad con Israel. La mayoría de los palestinos viven en estas dos zonas. En cuanto a la C, está controlada por Israel en exclusiva.

Los Acuerdos de Oslo se denominan provisionales porque se suponía que serían la base de unas negociaciones ulteriores entre palestinos e israelíes y el paso previo a un acuerdo de paz global. El preámbulo habla de «coexistencia pacífica, dignidad y seguridad mutuas”, y del reconocimiento de “los derechos legítimos y políticos» de ambas partes. Entre otros, el objetivo de las negociaciones israelo-palestinas era establecer una Autoridad de Autogobierno Provisional Palestina para el pueblo palestino. Los Acuerdos establecían que en 1996 se iniciarían las negociaciones sobre todo lo relativo al estatuto permanente, incluidas las fronteras.

Sin embargo, la UE ha optado por ignorar la decisión tomada por israelíes y palestinos de alcanzar un acuerdo de paz permanente y global mediante negociaciones. Así como por animar a los palestinos a infringir la ley mediante la construcción ilegal y la apropiación de tierras.

En lugar de presionar a los palestinos para que vuelvan a la mesa de negociaciones con Israel, la UE está ayudándolos a hacerse ilegalmente con el control de grandes partes del Área C, en violación directa de los Acuerdos de Oslo.

En resumen: la UE está alentando a los palestinos a que no vuelvan a la mesa de negociaciones. En su lugar, está diciéndoles que les ayudará a robar tierras como alternativa a alcanzar un acuerdo pacífico negociado con Israel.

«La Unión Europea se compromete a contribuir a la construcción de un Estado palestino dentro de las fronteras de 1967 y a movilizar para ello sus instrumentos políticos y financieros», se lee en el citado documento. «La viabilidad de la solución de los dos Estados se está viendo erosionada constantemente por la fragmentación progresiva y la anexión sigilosa [por parte de Israel] del Área C. Esto exige un enfoque de nexo reforzado, articulado y sólido que movilice los medios políticos y financieros europeos».

Según el documento,

el programa de la UE para el Área C tiene como objetivo fomentar la resiliencia de individuos, servicios e instituciones, reforzar la presencia palestina en el Área C y proteger los derechos de los palestinos que viven en el Área C. El programa contribuye a servir a las comunidades del Área C y a la presencia palestina en la misma, con el fin de preservarla como parte de un futuro Estado palestino.

El Dr. Gerald Steinberg, presidente de NGO Monitor, declaró a Jewish News Syndicate (JNS):

Desde 1980, los responsables políticos de la UE han tratado de crear un Estado palestino, y durante las dos últimas décadas han utilizado una red de ONG subcontratadas para promover este objetivo.

Como confirma este documento, el uso por parte de Europa de mantras como el apoyo a la “sociedad civil” y a los “derechos humanos” estaba diseñado para ocultar los millones de euros entregados cada año a ONG aliadas (…), particularmente en el Área C, para crear hechos sobre el terreno. Ahora que esa pretensión ha salido a la luz, las posibilidades de que se produzca un grave enfrentamiento entre Israel y Europa, también por el apoyo a las ONG, son muy elevadas.

El profesor Eugene Kontorovich, director de Derecho Internacional del Kohelet Policy Forum de Jerusalén, declaró a JNS que el documento filtrado muestra que Bruselas está tomando medidas en previsión de las políticas del nuevo Gobierno de Israel para «preservar» las tierras en el Área C.

Hay una rápida anexión de zonas que rodean ciudades judías de Judea y Samaria por parte de la AP y la UE. Esto es “tierras por paz” sin la falsa promesa de paz (…) Estas revelaciones demuestran que nadie debería sorprenderse cuando la UE condene al nuevo Gobierno por intentar salvar tierras en Yehuda y Shomron [la Margen Occidental]. Ellos [la UE y los palestinos] son los responsables del robo.

Jenny Aharon, directora de Golden Gate Public Affairs, que asesora sobre asuntos UE-Israel y trabaja con instituciones comunitarias en Bruselas, señaló que la UE está actuando en contra de su propio objetivo declarado. «Para comprender lo que ha sucedido con el documento y la reacción de Israel, es importante analizar el contexto: la UE se ha esforzado por mantenerse neutral al expresar su opinión sobre las políticas de Israel en la Margen», afirmó Aharon. Y añadió:

[La UE] Insiste en que sus posiciones se basan en el cumplimiento meticuloso del Derecho internacional, la legislación y la Carta de la UE, y también de los Acuerdos de Oslo. Sin duda, esta afirmación se ve desafiada por el documento filtrado, en el que podemos ver una UE activista que se esfuerza por ayudar a los palestinos a apoderarse del Área C, asignada a Israel según los Acuerdos de Oslo que la UE dice defender.

Aharon señaló que, mientras insistía en que Israel cumpliera los Acuerdos de Oslo y en que se estableciera un Estado palestino en el marco de un acuerdo de paz global, la UE trataba de despojarle de sus derechos según ese mismo acuerdo, que otorgó a Israel la responsabilidad sobre la seguridad, el orden público y todas las cuestiones relacionadas con dicho territorio, incluida su planificación y zonificación.

Ahora que sus intenciones han quedado al descubierto, la UE debería reconsiderar sus posiciones, dejar de enmascarar sus decisiones políticas con leyes y poner las cartas sobre la mesa para un debate honesto (…) Debería hacerlo antes de que las relaciones UE-Israel se deterioren aún más.

Una organización israelí formada por más de 16.000 exmilitares, exagentes de seguridad y expolicías calificó la revelación de que la UE está trabajando para que los palestinos tomen el control del Área C como «un acto de flagrante hostilidad y agresión».

En una carta abierta, el Foro de Defensa y Seguridad de Israel (IDSF) fustigó a la UE por su documento político confidencial:

De acuerdo con nuestra comprensión profesional de la seguridad nacional, el territorio predominante de Judea y Samaria en el Área C es un territorio estratégico clave que controla o puede amenazar la mayor parte de las infraestructuras y activos estratégicos del moderno Estado de Israel (…) La supuesta actividad clandestina de la UE para socavar el control israelí en el Área C y avanzar en el desarrollo ilegal palestino (…) constituye una amenaza clara y presente para la seguridad del Estado de Israel, y es un acto de hostilidad y agresión flagrantes.

El fundador y director del IDSF, general de brigada (res.) Amir Avivi, dijo que la actividad de la UE socava los Acuerdos de Oslo, que establecieron el control de Israel sobre el Área C:

Estas zonas son cruciales para la supervivencia de Israel a largo plazo. Es una cuestión existencial. Somos los únicos que podemos definir lo que necesitamos en materia de seguridad nacional y de las aspiraciones nacionales judías. Ningún país europeo puede decidir por nosotros lo que necesitamos, y menos ir en contra de un acuerdo al que todo el mundo debería adherirse.

Un grupo de 40 miembros de la Knéset (Parlamento israelí) expresó igualmente su preocupación por las políticas y acciones de la UE, a la que pidieron que detuviera inmediatamente «las actividades ilegales de construcción en territorio soberano de Israel».

Dirigiéndose a los dirigentes de la UE, esos miembros de la Knéset escribieron:

Ayer tuvimos conocimiento de un documento político oficial de la Unión Europea cuya gravedad no puede exagerarse y que no deja lugar a dudas sobre la parcialidad y animosidad de la UE hacia el Estado de Israel y el pueblo judío. El documento ignora por completo la afinidad histórica de nuestro pueblo con nuestra patria, así como los acuerdos políticos y el estatus del Estado de Israel en el Área C, y pretende establecer las de 1949 como las fronteras permanentes de Israel, con estatus definitivo, ignorando por completo a las comunidades judías de la zona.

La política de la UE de financiar y fomentar la apropiación palestina de tierras está empezando a dar sus frutos. Un informe publicado por la ONG israelí Regavim, que actúa para impedir la apropiación ilegal de tierras estatales israelíes, ha revelado que en 2022 la construcción ilegal palestina en el Área C aumentó un 80%. El informe documenta 5.535 nuevas estructuras ilegales construidas en 2022, frente a 3.076 estructuras en 2021.

El apoyo de la UE a los esfuerzos palestinos por apoderarse del Área C está socavando de hecho las perspectivas de que haya un acuerdo pacífico entre los palestinos e Israel. La UE no sólo ha dañado toda posibilidad de un acuerdo negociado, sino que ha respaldado de forma engañosa el intento palestino de imponer  a Israel una solución, en lugar de alcanzarla mediante negociaciones –como acordaron ambas partes–.

Es hora de decir a la UE que se ocupe de sus propios asuntos y ponga fin a su intromisión antidemocrática en los asuntos de otros países.

© Versión original (en inglés): Gatestone Institute
© Versión en español: Revista El Medio

 
Comentarios

Las politicas llevadas a cabo por la U.E respecto a Israel, evidencian en su conjunto, una clara animosidad hacia ese pais, que ni las declaraciones de áltos mandatários de la Union, ni el intercambio comercial con Israel, logran disipar …la U.E se ha por asi decirlo, erigido en juez y parte del conflicto que los árabes mantienen con Israel, y su doble juego, no engaña ya a casi nadie, a estas alturas del relato …
No contenta con ejercer de mecenas dadivoso hacia los mandatários palestinos, todos ellos implicados en casos de nepotismo y corrupcion, asi como partidarios del terrorismos callejero, que ademas incentivan y financian, la U.E se atreve a dictárle a Israel, lecciones de democracia y de humanismo , en un tóno moralizador, que produciriá bochorno si no resultasede por si indignante y fuera de lugar …la ausencia de una accion politica conjunta y reconocible, en el ambito internacional, lleva a la U.E a este tipo de dislátes, alejados por completo de la idea que uno se hace del ejercicio diplomático, y de la mesura requerible que el tal implica …
Bien harian pues, los dirigentes de la U.E, de reconsiderar su errática postura en relacion a Israel, de aparcar sus filias y fóbias a la hora de ejercer la politica , de tomar decisiones de largo alcance, y en definitiva que caer en la cuenta, del potencial que atesora Israel, del cual se podrián beneficiar mas aún, si cambíaran drasticamente su percepcion de ese pais, y reconocieran en el, los valores democráticos que dicen abanderar …

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.