Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| miércoles febrero 8, 2023

Los medios judíos globales se reunieron en Israel

Asistieron personas de lugares tan diversos como Israel, Estados Unidos, Canadá, Italia, Francia, Hungría, Polonia, Turquía, Georgia, Panamá, Argentina, Sudáfrica y Sri Lanka.


En la Knesset/  Foto: GPO

La formación del gobierno de coalición de derecha religiosa de Benjamin Netanyahu dominó las discusiones en la quinta Cumbre Mundial de Medios Judíos en Israel, a la que tuve la suerte de asistir en diciembre.

Celebrada bajo el nombre de “Una nación, un destino”, la reunión fue una oportunidad para reunirse con representantes de organizaciones de medios judíos de todo el mundo para compartir ideas y experiencias, así como para escuchar a políticos israelíes, funcionarios del gobierno y otras personas que integran el tapiz de la sociedad israelí.

Asistieron periodistas, editores, autores y locutores de lugares tan diversos como Israel, Estados Unidos, Canadá, Italia, Francia, Hungría, Polonia, Turquía, Georgia, Panamá, Argentina, Sudáfrica y Sri Lanka.

Lo que fue particularmente revelador fue escuchar las diversas experiencias de los participantes sobre ser judíos en sus países de origen. Fue fascinante escuchar sobre sus comunidades y cómo es la vida judía.

Como era de esperar, el antisemitismo ocupaba un lugar destacado en la agenda y las muchas discusiones sobre este tema me hicieron dar cuenta de lo afortunados que somos en Australia. Aunque no somos inmunes al flagelo, es un problema mucho más grave en lugares como el Reino Unido, gran parte de Europa e incluso Canadá, donde abogar por Israel durante la guerra de mayo de 2021 con Hamas resultó en la amenaza de muerte de un participante de la cumbre 

Lo que quedó claro desde el principio fue la gran diversidad de opiniones entre los participantes, incluso sobre el nuevo gobierno israelí (estuvimos allí la semana en que Netanyahu le dijo oficialmente al presidente Issac Herzog que tenía los números). Muchos compartieron preocupaciones sobre lo que podría significar para la democracia israelí y las relaciones con la diáspora. Algunos postularon que el gobierno entrante debería ser juzgado por lo que hace y no por declaraciones pasadas de sus miembros. Otros expresaron su apoyo a Netanyahu y al gobierno. No todos estuvimos de acuerdo, pero el debate fue sólido, respetuoso y esclarecedor.

Asistentes a una mesa redonda en el Ministerio de Relaciones Exteriores de Israel. Foto: GPO

Estar en Israel mientras el país atravesaba un período de limbo político en el contexto de las negociaciones de la coalición, fue interesante y alentador ver que la vibrante sociedad de Israel continuaba con normalidad.

Sigue siendo un país extraordinario. Las calles estaban llenas de autos y peatones que realizaban sus actividades diarias. Las familias se divirtieron en la playa durante un clima inusualmente cálido; Los famosos bares de Tel Aviv estaban llenos. En Jerusalén, el shuk de Machane Yehuda estaba bullicioso, mientras personas de todas las religiones se mezclaban en la plaza más allá de la Puerta de Jaffa de la Ciudad Vieja.

Dondequiera que miraba, veía construcciones a medida que el Estado judío construye para el futuro. También probé personalmente los frutos de los Acuerdos de Abraham; volar a través de Abu Dhabi, sobre Arabia Saudita para llegar al aeropuerto Ben Gurion, fue una experiencia novedosa en sí misma.

Los participantes de la cumbre fueron testigos de un ejemplo conmovedor de cómo Israel está ayudando a los judíos necesitados en todo el mundo. Durante el evento de gala de la noche de apertura, Julia Rabenko y su hijo Kirill, que huyeron a Israel desde la ciudad de Cherkasy, en el centro de Ucrania, con solo una bolsa en medio de la invasión rusa, encendieron la menorá para dar la bienvenida a la segunda noche de Janucá.

Julia Rabenko y su hijo Kirill, que huyó de Ucrania, encendieron la menorá para dar la bienvenida a la segunda noche de Janucá. Mirando está el ex ministro de la Diáspora, Nachman Shai. Foto: GPO

También probamos los desafíos de seguridad de Israel, recorriendo el sur, donde 60.000 israelíes en la Franja de Gaza (un radio de siete kilómetros alrededor de la Franja) viven bajo la amenaza constante de los cohetes de Hamás y la Yihad Islámica Palestina.

En la base del ejército de Tze’elim, vimos un modelo de ciudad de Gaza a escala real especialmente diseñado donde los oficiales de las Fuerzas de Defensa de Israel entrenan para el combate urbano (y donde se filmaron escenas para el programa de televisión Fauda) y caminamos a través de una réplica del túnel de Hamás. .

El coronel Bentzi Gruber, que ha servido en seis guerras, le dijo al grupo que lucha cada noche mientras duerme.

“Cuando llegas a casa del campo, traes todo contigo”, explicó. “Estará sobre tus hombros y en tu alma por el resto de tu vida”.

Coronel Bentzi Gruber en la ciudad modelo de Gaza. Foto: Gareth Narunsky

A solo dos kilómetros de la frontera con Gaza, visitamos el kibbutz Nirim. Allí escuchamos a Adele Raemer, residente desde hace mucho tiempo, que ha vivido todos los conflictos recientes de Hamas en Israel, excepto la Operación Plomo Fundido de 2008-09; ella también mantiene contacto con personas en Gaza.

“La gente de Gaza no es mi enemigo, Hamas es mi enemigo”, dijo.

Fue aleccionador estar en el mismo lugar donde dos residentes de Nirim fueron asesinados por un mortero de Hamas en 2014. Mientras caminábamos por el kibutz, vi a varios niños jugando. Algunos parecían tener más o menos la misma edad que mi propio hijo y pensé en lo afortunado que es, aquí en Australia, que nunca tenga que preocuparse por lo que estos niños inevitablemente soportarán, quizás repetidamente.

Pero los desafíos de Israel también están dentro. A pesar de su notable historia, no está exenta de divisiones: secular versus religioso, derecha versus izquierda.

El diputado laborista Gilad Kariv se dirige al grupo de medios en la Knesset. Foto: Gareth Narunsky

Esto se ilustró durante una visita a la Knesset, donde el grupo escuchó a representantes de cuatro partidos políticos israelíes diferentes. Todos dieron diferentes puntos de vista que se esperaba. Pero el representante de Agudat Israel, Yitzhak Pindrus, se negó incluso a entrar en la sala hasta que el orador anterior, el diputado laborista Gilad Kariv, que es un rabino reformista ordenado, se hubo ido.

Gran parte del debate en torno al nuevo gobierno israelí se ha centrado en las posibles divisiones que podría crear con la diáspora. Pero, de hecho, a pesar de la profunda afinidad que muchos de nosotros en todo el mundo tenemos con el estado judío, ya existen algunas divisiones entre los judíos israelíes y mundiales.

Resumiendo nuestras diferencias, el entonces Ministro de Asuntos de la Diáspora, Nachman Shai, ilustró en su discurso de apertura de la cumbre que la solidaridad que sentimos con Israel no es necesariamente recíproca.

“La mayoría de los israelíes tienen poca o ninguna comprensión de lo que es ser parte de la diáspora”, explicó. “No entienden que son el ‘otro’, no entienden que tienen que explicar su judaísmo o que tienen que defenderlo. Tienen poca idea de lo que enfrenta la judería global”.

El exministro de la diáspora Nachman Shai, el presidente de la Agencia Judía Doron Almog y el corresponsal político del Times of Israel Tal Schneider discuten las relaciones entre Israel y la diáspora. Foto: Gareth Narunsky

Con gran parte de los tres días y medio centrados en las relaciones entre Israel y la diáspora, incluido un panel de discusión con Shai y el recién nombrado presidente de la Agencia Judía, Doron Almog, esperamos que esta cumbre sea un comienzo para tratar de abordar algunas de esas diferencias para que que todos podamos unirnos, conectarnos y abogar de manera efectiva y veraz en nombre de Israel en los tiempos difíciles que se avecinan.

Un milagro sorprendente, diverso y defectuoso, el Israel democrático sigue siendo la patria del pueblo judío y depende de todos nosotros seguir contando su historia.

Sé que regresé a casa con una inspiración e ímpetu renovados para desempeñar mi papel al hacerlo.

Gareth Narunsky es el editor nacional de The AJN . La Cumbre de Medios Judíos fue organizada por la Oficina de Prensa del Gobierno de Israel con los Ministerios de Asuntos Exteriores y de la Diáspora.

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

Porisrael y Dori Lustron estuvieron presentes en la Cumbre

https://www.australianjewishnews.com/global-jewish-media-come-together-in-israel/

 

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.