Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| lunes enero 30, 2023

La Guarida del León: un llamado de atención ante los desafíos inminentes

Israel no puede seguir escondiendo el problema palestino debajo de la alfombra. El enfoque basado principalmente en el uso creciente de la fuerza se ha agotado. Se precisan múltiples esfuerzos para nuevos escenarios.


El crecimiento del grupo de resistencia La Guarida del León (Lion’s Den) en Cisjordania, que atrae a jóvenes palestinos y es aparentemente responsable de la mayoría de los ataques con disparos en las últimas semanas, representa otra señal para Israel de que no puede esconder el problema palestino debajo de la alfombra.

El enfoque israelí que se basa principalmente en el creciente uso de la fuerza se ha agotado. Ahora se necesitan nuevos esfuerzos de múltiples tipos, junto con los preparativos para los escenarios que puedan derivarse de la nueva situación.

 

El fenómeno de la Guardia del León es otra señal para Israel de que no podrá «contener» los territorios palestinos para siempre, y otra expresión del debilitamiento de la Autoridad Palestina a medida que se acerca el día después de Abbas. Varios escenarios podrían resultar de la situación actual: (1) una iniciativa de base radical que lleve al pueblo palestino a la acción que cambiaría el liderazgo y las reglas del juego actuales; (2) la toma de control por parte de Hamas de la dinámica de la situación, lo que llevaría a mayor terrorismo y caos en Cisjordania; (3) presión internacional sobre Israel para que permita elecciones para el Consejo Legislativo Palestino y la presidencia de la Autoridad Palestina (AP). Una nueva operación militar bajo la apariencia de la Operación Escudo Defensivo II acelerará el debilitamiento de la AP, la hará irrelevante para cualquier acuerdo político, dañará la poca efectividad que aún le queda a la actividad de los aparatos de seguridad palestinos y alentará el surgimiento de otros grupos de jóvenes palestinos que están listos para luchar contra Israel, mientras conducen a uno de dichos escenarios. ¿Está el liderazgo israelí, más allá de las afiliaciones partidarias, pensando en este tema y está preparado para abordarlo de manera efectiva?

La actividad reciente en el área de Nablus está vinculada a una asociación de elementos terroristas, incluidos docenas de activistas armados que no están afiliados a Hamas, Fatah/Brigadas de los Mártires de al Aqsa o Yihad Islámica Palestina. La mayoría de sus miembros son jóvenes palestinos, algunos ex miembros de Fatah, Tanzim, Hamas y la Yihad Islámica, y algunos son hijos de padres que sirven en los aparatos de seguridad de la Autoridad Palestina. La mayoría de los tiroteos en Cisjordania en las últimas semanas se atribuyen a este grupo, que es el principal responsable de la escalada del terror en la zona. En septiembre se produjeron más de 34 incidentes con disparos en Cisjordania, el número más alto en más de una década, e incluyeron disparos desde lejos contra asentamientos, disparos contra vehículos en las carreteras, disparos contra posiciones y bases de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) y, sobre todo, enfrentamientos con fuego real con las fuerzas de las FDI operando en ciudades y pueblos palestinos. La mayor parte de la actividad de la organización se concentra en Cisjordania, aunque en al menos en un caso se encontró un vínculo con un terrorista que llegó a Jaffa [Yafo], armado con un arma improvisada y artefactos explosivos, y gracias a la suerte y el estado de alerta, fue detenido por las fuerzas seguridad antes de que pudiera ejecutar su plan.

 

Los principales motivos que impulsan la nueva dinámica organizativa son los acontecimientos sobre el terreno: la acción decidida de las FDI y el Servicio de Seguridad General (Shabak) en el norte de Cisjordania en el marco de la Operación Rompeolas; la debilidad de la Autoridad Palestina; y las crecientes luchas internas entre los palestinos a medida que se acerca el día después de Abbas. Estos se ven agravados por la impotencia y la falta de motivación por parte de los aparatos de seguridad palestinos para prevenir ataques; la grave situación económica de los jóvenes palestinos que no trabajan en Israel; y la fácil disponibilidad y amplia distribución de armas y municiones. El grupo se ha denominado a sí mismo la Guarida del León (Arin al-Usud) y ha adoptado nuevos símbolos: un uniforme negro, un logotipo que representa dos rifles M-16 cruzados sobre la Cúpula de la Roca y cintas rojas en las solapas (para indicar que, a diferencia de los aparatos de seguridad, sus armas no están dirigidas contra su propio pueblo). Su propósito declarado abiertamente, «Seguir los pasos de los mártires», es confrontar a las fuerzas de las FDI que operan en ciudades y pueblos palestinos, perturbar la vida de los residentes de los asentamientos y su acceso a la Tumba de José para orar, y despertar al público palestino a un amplio levantamiento popular.

 

El grupo es muy activo en las redes sociales, realizando campañas particularmente en Tik-Tok, así como documentando enfrentamientos y publicando videos en las redes en tiempo real, llamando al pueblo palestino a participar en la defensa de [la mezquita de] al Aqsa, y también llamando a huelgas y manifestaciones contra la Autoridad Palestina. Por ejemplo, el llamado en las redes sociales a una huelga general, luego del ataque en el cruce del campo de refugiados de Shuafat, atrajo a cientos de activistas de Jerusalén Este a unirse a estallidos violentos en las calles, así como a huelgas en la mayoría de las universidades dentro del territorio de la AP y una huelga comercial en ciudades palestinas. Aunque La Guardia del León no está afiliada a ninguna de las organizaciones o movimientos existentes, está equipada con armas ingresadas de contrabando y producidas localmente, y aparentemente está respaldada por fondos de Hamas y la Yihad Islámica.

Más de una decena de activistas de La Guarida del León murieron en enfrentamientos con las fuerzas de las FDI, incluido Mohammad al Azizi, originalmente un activista de Fatah quien se convirtió en un agente independiente y fue la fuerza impulsora detrás de la organización, junto con Ibrahim al Nabulsi. Al Azizi fue ultimado el 24 de julio de 2022 en la casa de su familia. Al Nabulsi también fue abatido posteriormente, y la responsabilidad del grupo fue asumida por Musab a-Shtayyeh, quien también era buscado por la Autoridad Palestina (AP) por recibir ayuda en forma de dinero y armas de Hamás. El 19 de septiembre fue arrestado por los aparatos de la AP por cargos de posesión de armas, delitos fiscales, recepción de pagos ilegales y daños a la seguridad de la AP. A pesar de las protestas que estallaron con su arresto, la Autoridad Palestina continúa reteniendo a a-Shtayyeh. El presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, que todavía se aferra a su visión de “una sola autoridad, un solo ejército y una sola ley”, dio instrucciones de desmantelar La Guarida del León, aparentemente utilizando el método familiar de incorporar a sus activistas a los mecanismos de la Autoridad Palestina. Al menos 20 miembros del grupo o sus familiares están detenidos por la Autoridad Palestina y sujetos a esfuerzos para persuadirlos de que abandonen el grupo y acepten trabajos en la Autoridad Palestina o sus aparatos, con promesas de inmunidad contra el arresto israelí.

 

¿A dónde va todo esto?

El grupo La Guardia del León es una especie de joven corriente revolucionaria militante, que se opone a la línea política del presidente Abbas, en particular a la coordinación de seguridad con Israel y al gobierno corrupto de la Autoridad Palestina. En la actualidad, el grupo se centra en los enfrentamientos con las FDI y la población de los asentamientos, pero más adelante podría presentar una clara oposición a la dirección de la Autoridad Palestina. El grupo también cuenta con el apoyo de las bases de Fatah, particularmente de aquellos que se oponen al presidente Abbas y sus aliados, Hussein al-Sheikh y Majid Faraj. Por lo tanto, es difícil afirmar de manera inequívoca que el grupo La Guarida del León es una organización aislada que pronto se desintegrará. Podría ser la primera señal de una serie de grupos locales independientes de terroristas, no aliados con ninguna organización, que emergerán y operarán en Cisjordania y Jerusalén Este, donde grupos de jóvenes palestinos ya están activos, monitoreando [la mezquita de] al Aqsa pero también avivando la violencia en los barrios árabes, como ocurrió durante la semana de Sucot.

 

Para Israel es conveniente trabajar con la Autoridad Palestina en su formato actual -y la diferenciación política palestina interna ayuda a perpetuar este enfoque- en gran medida porque la principal responsabilidad de gestionar la vida de la población palestina no recae sobre hombros israelíes. Además, otorga a Israel libertad para realizar operaciones militares y de seguridad en los territorios de la Autoridad Palestina. La mayoría del público israelí apoya la opinión de que no hay socio palestino en un programa político que trabaje para llegar a un acuerdo, y que “siempre viviremos con la espada”. El público palestino también vive con la sensación generalizada de que no hay salida, ninguna forma de garantizar un mejor futuro nacional y ningún liderazgo creíble. Esto crea un vacío que genera grupos de jóvenes militantes palestinos que pueden atraer a otros jóvenes para que se unan a ellos. Su propósito es luchar contra la ocupación, con el intento de provocar una protesta popular. Estos grupos de jóvenes no solo están cobrando un precio al atacar a los soldados y ciudadanos israelíes, sino que también están debilitando aún más a la Autoridad Palestina y socavando su capacidad para imponer la ley, el orden y la estabilidad en sus territorios.

 

En una entrevista con Ynet el 13 de octubre, después de los graves incidentes violentos, el ministro de Defensa, Benny Gantz, dijo que “este es un momento muy delicado”, pero insistió en que Israel no ha “perdido el control… Estamos utilizando todos los medios a nuestro alcance. y ganar ventaja donde sea posible. Estamos realizando acciones ofensivas en Nablus, Yenín y donde sea necesario”. Agregó: “En última instancia, capturaremos a estos terroristas. Estamos hablando de un grupo de unos 30 activistas. Tenemos que saber cómo hacerles daño, y les atacaremos. Esta pandilla llegará a su fin de una forma u otra y espero que sea lo más pronto posible”. Al mismo tiempo, se retiraron los permisos de entrada a Israel a 164 familiares de activistas de La Guarida del León, según un informe del Coordinador de Actividades Gubernamentales en los Territorios [COGAT].

Hay algunos en Israel que creen que este es el momento para una Operación Escudo Defensivo II. Pero ¿cuál sería el propósito de tal operación, si Israel no tiene un objetivo político que busque avanzar? ¿Cuál es el sentido de apoyar la idea de dos estados declarada por el primer ministro Yair Lapid desde el podio en las Naciones Unidas, sin acciones en el mismo espíritu? No es posible decidir las aspiraciones étnicas, religiosas y nacionales solo por la fuerza. Hasta ahora, el único logro de Israel es la ausencia de motivación entre el público palestino para alistarse en una lucha popular violenta, creciente y de amplia base. El público palestino está cansado del liderazgo de la Autoridad Palestina y desilusionado de él, e incluso si ven la existencia misma de las instituciones de la Autoridad Palestina como un logro nacional importante, anhelan un cambio real en el liderazgo y su conducta.

 

La Guarida del León es otra señal para Israel de que no podrá “contener” los territorios palestinos para siempre, y de una etapa más en el debilitamiento de la Autoridad Palestina a medida que se acerca el día después de Abbas. Una serie de escenarios podrían resultar de la situación actual: (1) una iniciativa popular radical que atraiga el apoyo público para la acción que cambiará el liderazgo y las reglas del juego actuales; (2) la toma de control por parte de Hamas de la dinámica de la situación, lo que llevaría a un mayor terrorismo y caos en Cisjordania; (3) la presión internacional sobre Israel para que permita elecciones para el Consejo Legislativo Palestino y la presidencia de la Autoridad Palestina como la única forma de preservar la Autoridad Palestina. Una segunda Operación Escudo Defensivo acelerará el debilitamiento de la Autoridad Palestina, la hará irrelevante para cualquier arreglo político, dañará la poca efectividad que aún queda en la acción de los aparatos de seguridad palestinos, alentará el surgimiento de otros grupos de jóvenes palestinos dispuestos a sacrificarse en la lucha contra Israel, mientras conduce a uno de los escenarios descritos. ¿Está Israel, el público y el liderazgo, más allá de las afiliaciones partidarias, listo para esto, e incluso pensando en esta cuestión?

Traduccion: Aurora

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.