Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| miércoles febrero 8, 2023

Para el embajador de Israel en Azerbaiyán, las amenazas de muerte iraníes son parte de su trabajo

Cuando comenzó en 2019, George Deek fue el primer árabe cristiano en representar al estado judío. Ahora su país anfitrión será el primer estado chiíta en abrir una embajada en Israel.The


El embajador de Israel en Azerbaiyán, George Deek, segundo desde la derecha, con el embajador estadounidense en Azerbaiyán, Lee Litzenberger, en el centro a la izquierda, en la inauguración de un proyecto agrícola en Azerbaiyán construido junto con Israel. (Cortesía)

BAKU, Azerbaiyán — En una era en la que la guerra en la sombra entre Jerusalén y Teherán corre el riesgo de salir de las sombras, el vecino del norte de Irán, Azerbaiyán, está mejorando sus relaciones con el Estado judío.

A fines de diciembre, Azerbaiyán, que ya tiene estrechos vínculos de seguridad con Israel, anunció el nombramiento de su primer embajador en Israel, poco más de un mes después que el parlamento azerí votara para abrir una embajada en Tel Aviv en 2023. El cargo será ocupado por el Viceministro de Educación de Azerbaiyán, Mukhtar Mammadov. Azerbaiyán es el primer país musulmán chiíta en dar un paso tan definitivo.

Coincidiendo con el anuncio, el presidente de larga data de Azerbaiyán, Ilham Aliyev, declaró en una carta al primer ministro Binyamin Netanyahu: “Damos especial importancia a las relaciones entre Azerbaiyán e Israel”.

Mucha gente en ambos países dice que la apertura de la embajada azerí se ha retrasado mucho dado el alcance de las relaciones bilaterales y el firme apoyo de Israel a Azerbaiyán en su largo conflicto con su vecino y archienemigo, Armenia.

El estado judío, donde ahora viven entre 50.000 y 70.000 exjudíos azeríes, también sigue siendo uno de los principales proveedores de armas a Azerbaiyán. No es ningún secreto que Israel, por medio de drones e inteligencia artificial, está ayudando a desminar la región de Karabaj, donde los armenios plantaron aproximadamente 1 millón de minas antes de la guerra de 2020.

Atrapado entre Rusia y Georgia al norte e Irán al sur, con Armenia al oeste y el Mar Caspio al este, Azerbaiyán se encuentra en una región compleja con una historia profundamente arraigada. Es el hogar de 10 millones de personas, incluidos entre 8000 y 20 000 judíos, lo que la convierte en una de las comunidades judías más grandes del mundo musulmán. (Los números exactos de la comunidad judía son difíciles de precisar, ya que muchos judíos azeríes viven en el extranjero en Rusia o Israel a tiempo parcial).

Presidente de Azerbaiyán: "Los comentarios de Biden sobre las  reivindicaciones armenias son un error histórico"

El presidente de Azerbaiyán, Ilham Aliyev. (Crédito obligatorio: Presidencia de Azerbaiyán)

A diferencia de sus contrapartes en otras comunidades de la Diáspora, los judíos en el país secular rico en petróleo nunca han experimentado hostilidad o persecución. Hoy continúan viviendo sin temor al antisemitismo o amenazas a su seguridad, como se refleja en la ausencia total de medidas de seguridad en sus sinagogas, escuelas diurnas y otras instituciones comunitarias. Los líderes judíos locales insisten en que tal protección es innecesaria en la ex república soviética.

Pero el país también enfrenta duras críticas en el escenario mundial por su falta de libertades democráticas, en medio de acusaciones de abusos desenfrenados de los derechos humanos y censura de los medios. La autoritaria familia Aliyev ha dirigido el país desde 1993, y el actual presidente Ilham Aliyev sucedió a su padre Heydar Aliyev después de la muerte de este último en 2003 en unas elecciones consideradas fraudulentas.

Azerbaiyán ocupa el puesto 9/100 en un índice de democracia de Freedom House , 10 lugares por debajo de Rusia, que ocupa el puesto 19/100 en el mismo índice, y Reporteros sin Fronteras coloca al país casi al final de su lista de libertad de prensa, en 154/180 , justo un punto por encima de Rusia.

En casa, Israel es criticado por su comunidad armenia de 5.000 a 6.000 miembros por su estrecha relación con Azerbaiyán, así como por su negativa a reconocer oficialmente el genocidio armenio perpetrado por los turcos en 1915-1916.

Aún así, el embajador de Israel en Azerbaiyán, George Deek, acogió calurosamente la decisión de su país anfitrión de mejorar las relaciones diplomáticas con Jerusalén, especialmente en un momento en que los lazos comerciales, turísticos, culturales y científicos bilaterales están creciendo. Significativamente, durante muchos años, Bakú ha suministrado a Israel aproximadamente el 40% de sus necesidades de petróleo.

El embajador de Israel en Azerbaiyán, George Deek, es entrevistado por un periodista azerí en su oficina de la embajada de Israel en Bakú, febrero de 2022. (Cortesía)

Cuando comenzó en su puesto actual en 2019, Deek, que ahora tiene 38 años, era el embajador cristiano árabe más joven de Israel y el primero. Al señalar que él es el diplomático israelí más cercano a Teherán, Deek se enorgullece de la posición positiva de Israel en Azerbaiyán, y cita una encuesta encargada por su embajada la primavera pasada que muestra que más del 70 % de los encuestados dijeron que tenían una visión muy o algo favorable de Israel.

Pero la proximidad a Teherán conlleva sus peligros: el verano pasado, el embajador de Irán en Bakú amenazó públicamente con “enterrar” al embajador israelí.

Nacido en Jaffa, Deek era abogado en Tel Aviv especializado en derecho internacional antes de unirse al servicio exterior de Israel en 2008. Ha sido una voz que defiende a Israel en el extranjero en hebreo, árabe e inglés, comenzando con su primer puesto en el extranjero como subjefe de misión para Nigeria de 2009 a 2012. Luego se desempeñó como embajador adjunto en Noruega de 2012 a 2015, y luego fue asesor del director general del Ministerio de Relaciones Exteriores de Israel.

Hablando en su oficina del séptimo piso en la embajada de Israel situada junto al Hotel Hyatt Regency en Bakú, Deek le dijo a The Times of Israel que la importancia de su misión diplomática va más allá de su valor simbólico.

“Si no tienes una embajada sobre el terreno, limita lo que puedes lograr y el nivel de compromiso”, dijo Deek.

La siguiente entrevista ha sido editada para mayor claridad y extensión.

El embajador de Israel en Azerbaiyán, George Deek, segundo desde la derecha, con el embajador estadounidense en Azerbaiyán, Lee Litzenberger, en el centro a la izquierda, en la inauguración de un proyecto agrícola en Azerbaiyán construido junto con Israel. (Cortesía)

The Times of Israel: Cuando te encuentras con azeríes y descubren que eres un árabe cristiano, ¿Qué tipo de reacciones obtienes?

George Deek: Naturalmente, es sorprendente y confuso para la mayoría de los azeríes. La sensación de sorpresa es excelente para ayudarme a explicar sobre la diversidad de la sociedad israelí. Pero, francamente, en este punto, he dejado de corregirlos porque cansa.  Es divertido cuando el 24 de diciembre todavía me desean un Feliz Hanukkah en lugar de una Feliz Navidad.

Como cristiano israelí, ¿Cuál es su perspectiva sobre la comunidad armenia, que consiste principalmente en otros cristianos israelíes, y los desafíos que enfrentan en Israel, tanto en relación con el vínculo  Jerusalén-Bakú como con otros problemas no relacionados?

Siento una profunda simpatía por la comunidad armenia en Israel, y específicamente en Jaffa, donde crecí. Compartimos la misma fe y muchas tradiciones culturales. Muchos de mis amigos de la escuela y de los movimientos juveniles son armenios. Tuve maestros armenios que me influenciaron inmensamente, y los considero amigos cercanos.

Como árabe e israelí, siempre me siento profundamente frustrado cuando veo que otros tratan el conflicto árabe-israelí como un juego de suma cero, en el que hay que elegir bando. Sé de primera mano que aquí hay gente real con vidas reales, no es un juego. Por esa razón, también me entristece mucho que se aplique ese enfoque al conflicto en el sur del Cáucaso. No es un juego de suma cero, y querer mejores relaciones entre Israel y Azerbaiyán no está dirigido contra nadie. Por el contrario, deseamos ver el día en que los niños armenios y azerbaiyanos vuelvan a disfrutar de la paz y la prosperidad viviendo juntos como buenos vecinos.

El embajador de Israel en Azerbaiyán, George Deek, habla con los residentes del barrio residencial de la ciudad de Ganja que fue alcanzado por misiles armenios, octubre de 2020. (Cortesía de la Embajada de Israel en Bakú)

¿Cómo reaccionaron los azeríes ante el anuncio de abrir una embajada en Israel?

La reacción pública en Azerbaiyán a una decisión tan histórica ha sido extremadamente positiva, como se esperaba. Figuras políticas de alto nivel en el país me dijeron que es la primera vez que ven reacciones tan emocionales ante la decisión de abrir una embajada. Según una encuesta, una abrumadora mayoría de las personas, el 80% para ser exactos, apoyó la resolución de la Asamblea Nacional. Creo que los azeríes también sintieron que se había retrasado mucho.

¿Han cambiado los lazos bilaterales entre israelíes y azeríes en los últimos cinco años?

Nuestras relaciones han evolucionado de ser de gobierno a gobierno a ser de pueblo a pueblo. Si en el pasado, la mayoría de nuestras relaciones eran encubiertas y enfocadas en seguridad o energía, en los últimos años hemos diversificado completamente nuestras relaciones. En 2016, solo 10.000 turistas israelíes visitaron Azerbaiyán, mientras que en 2019 ese número aumentó a 50.000. Así que la tendencia era clara hasta que la pandemia la detuvo. Hoy, los turistas están comenzando a regresar en grandes cantidades con más vuelos programados entre Israel y Azerbaiyán planeados para los próximos meses, y vemos un aumento similar en los asuntos comerciales y económicos, en las artes y la cultura, y en la esfera académica.

Desde su punto de vista, ¿Cómo explica la ausencia de antisemitismo en Azerbaiyán?

Los azerbaiyanos han vivido en su mayoría bajo las grandes potencias, como Rusia, los imperios persas y otros. Para que sepan lo que significa ser una minoría, ser diferente. Por lo tanto, creo que es más fácil para ellos ponerse en el lugar de las minorías. Tienen una mentalidad minoritaria, y eso es algo muy bueno. Esto se suma a una historia ya bien establecida de buenas relaciones con la comunidad judía aquí que ha creado un terreno fértil para la tolerancia mutua y la coexistencia amistosa.

George Deek y su esposa Anna, en el centro a la izquierda, aprenden a cocinar comida tradicional azerbaiyana durante la festividad de Novruz, en Bakú, marzo de 2021. (Cortesía)

¿Cree que la mayoría de los israelíes conocen el historial de Azerbaiyán con respecto a sus ciudadanos judíos?

Seguro espero eso. Siempre solía decirles a mis homólogos azerbaiyanos que, en ausencia de una embajada en Israel, no hay nadie para contar su historia allí y explicar de qué se trata Azerbaiyán. Con suerte, eso cambiará ahora con la decisión de abrir la embajada. Finalmente tendrán una representación y una voz en Israel.

La mayoría de los no judíos azeríes hacen poca o ninguna distinción entre judíos e israelíes. ¿Cómo se manifiesta eso en la sociedad azerí?

Los azerbaiyanos entienden que Israel es el estado judío, por lo que, naturalmente, para ellos cada judío tiene un hogar allí y un sentido de pertenencia allí. Creo que debido a que el antisionismo al estilo occidental afortunadamente no ha llegado a Azerbaiyán, no tienen la urgencia de diferenciar entre el estado judío y el pueblo judío. Eso suele ser algo que se usa como herramienta para aquellos que dicen: «No tengo ningún problema con los judíos, tengo un problema con el estado judío». No digo que no deban diferenciar entre judíos e Israel por cuestión de precisión, sino que no había necesidad práctica de hacerlo porque aquí no hay ni antisemitismo ni antisionismo.

Ayuda humanitaria israelí a sobrevivientes azeríes en la ciudad de Ganja después de que fue alcanzada por misiles armenios, octubre de 2020. (Cortesía de la Embajada de Israel en Bakú)

Durante la guerra de 2020 entre Azerbaiyán y Armenia, visitó un barrio residencial en la ciudad de Ganja, a cuatro horas en auto desde Bakú, poco después que fuera atacado por misiles armenios, lo que lo convirtió en el primer diplomático extranjero en llegar allí para brindar apoyo. ¿Qué te impulsó a llegar a tales extremos?

Como israelí, sé lo que significa vivir como un civil tratando de llevar una vida normal con el temor que te caigan cohetes en la cabeza o lastimen a tu familia y seres queridos. Entonces, instintivamente quería ir allí. Incluso antes de ese ataque, involucré a nuestro gobierno y conseguí que donaran suministros y equipos humanitarios para los sobrevivientes que perdieron sus hogares en ataques anteriores con misiles armenios.

¿Fue ese ataque en particular lo que te decidió, o ya habías decidido ir?

De hecho, tomé mi decisión un día antes  que el gran ataque con misiles golpeara la ciudad el 17 de octubre de 2020. Cayó en medio de un vecindario residencial allí, matando a muchos civiles e hiriendo a otros. No quería simplemente enviar suministros y equipos humanitarios a los residentes desde lejos. Quería conocer a la gente en persona y decirles lo mucho que sentimos por ellos en esos días difíciles y expresar nuestras condolencias por las víctimas.

El embajador israelí en Azerbaiyán, George Deek, habla con los medios azeríes en un barrio residencial de la ciudad de Ganja después de que fue alcanzado por misiles armenios, octubre de 2020. (Cortesía de la Embajada de Israel en Bakú)

¿Estaba preocupado por su seguridad dado que la guerra todavía estaba en su apogeo?

Por supuesto, tenía miedo. En nuestro camino a Ganja, escuchamos informes de más misiles lanzados [desde Armenia]. Tenga en cuenta que a donde íbamos, no había refugios antibombas, ningún lugar donde esconderse. Pero una vez que tomé la decisión de ir allí, nada más importó. Todo lo que podía ver era a la gente y su dolor. Hablando con ellos en el lugar de la destrucción, en los refugios temporales, en las calles, escuché historias que me hicieron temblar. Pero también vi esperanza, que las casas que fueron destruidas fueran reconstruidas y aquellos cuyas vidas fueron destrozadas estaban decididos a recuperarse. Esa fuerza, esa esperanza, me dio el poder y la energía para seguir adelante.

¿Cómo respondieron los Azeries?

Las reacciones fueron increíbles. No lo vi venir. Hasta el día de hoy, la gente todavía se refiere a mi visita como un momento decisivo en las relaciones entre nuestros dos países, porque Israel demostró que estábamos allí con Azerbaiyán en un momento de necesidad. Para ellos, era la prueba de una verdadera amistad. Fue un momento clave en mi carrera diplomática. La foto mía colocando las rosas rojas en los restos de los edificios que habían sido destruidos en el ataque con misiles se volvió icónica e incluso apareció en videos de canciones escritas sobre la guerra. Para mí, siempre será inolvidable.

El embajador israelí en Azerbaiyán, George Deek, coloca flores cerca de los edificios destruidos en la ciudad de Ganja después de que fue alcanzada por misiles armenios, octubre de 2020. (Cortesía de la Embajada de Israel en Bakú)

A fines de julio, se informó ampliamente en los medios de comunicación que su homólogo iraní en Bakú lo denunció públicamente como un “sionista malvado” y amenazó (enlace en hebreo) con “enterrarlo” después que publicara una foto suya en Twitter leyendo un libro titulado «Cuentos misteriosos de Tabriz». ¿Tuvieron sus amenazas algún impacto en ti?

Irán ha demostrado que es el país patrocinador número uno del terrorismo. Han intentado sin descanso atacar a los israelíes, directamente o a través de representantes. En los últimos meses lo hemos visto en Turquía y en Georgia. En el pasado, se publicaron informes sobre atentados contra embajadores y diplomáticos israelíes, incluso en Bakú. El punto es que ese es el tipo de régimen que son, eso es lo que hacen. Como embajador israelí, tengo una tarea y una misión, y ninguna amenaza me desviará de eso. También tengo que felicitar al gobierno de Azerbaiyán por tomar muy en serio estas y otras amenazas.

El escritor formó parte de una delegación de periodistas canadienses que fueron invitados a Azerbaiyán por el grupo de defensa con sede en Toronto, la Red de Canadienses Azerbaiyanos.

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

https://www.timesofisrael.com/for-israels-ambassador-to-azerbaijan-iranian-death-threats-are-all-in-a-days-work/

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.