Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| sábado abril 13, 2024

El discurso de odio palestino que incita a los jóvenes, es el motor detrás de los atentados

Recordemos varios ejemplos trágicos


Lejos estoy de considerar a todos los palestinos como terroristas y de ver en cada uno de ellos un asesino. Por todos aquellos a los que conozco personalmente y tengo claro que quieren para sus hijos una vida normal, sana y feliz como yo quiero para los míos. Pero hace ya mucho que lamentablemente tampoco tengo dudas de otra cosa: que los moderados, llamémosles la gente normal, no es  la que da el tono. No es esa la voz que se impone. Y la era de las redes que multiplican los mensajes de odio, es un catalizador letal.

Esto es cierto en todos los atentados, perpetrados por bestias salvajes que no tienen reparos en asesinar civiles – hombres, mujeres y niños – a balazos, hachazos, a puñaladas o embistiéndolas con un auto en marcha. Pero es especialmente notorio cuando de niños y jovencitos se trata, palestinos que tienen toda la vida por delante pero la arruinan porque prefieren morir matando, porque eso es lo que les enseña la incitación al odio a la que están expuestos en las redes.

Este sábado, fue el turno de Muhamad Aliut, un palestino de tan solo 13 años, que hirió a dos hombres de bala en Jerusalem, fue baleado luego él mismo y trasladado a un hospital a recibir atención médica.

 

Las redes palestinas se vanagloriaron de su joven edad, presentándolo como un héroe especial. Según informó la radio israelí, en su casa fue hallado un cuaderno en el que había dejado un mensaje escrito: “Mamá, estarás orgullosa de mi”.

¿Orgullosa?

¿Qué le enseñó esa madre que él considera que cuando se entere que trató de matar judíos se sentirá orgullosa?

Sin ir más lejos, el padre de Hair Aklam que mató este viernes a 7 civiles en Jerusalem, dijo estar feliz “como en el día de su boda” por la muerte de su hijo,  afirmando a “Al Jazeera” que “él quería morir como mártir”.

Padre e hijo

 

La incitación envenena las mentes de todos. Cabe suponer que los adultos tienen más criterio y más de uno decidirá “no, mejor no salir a matar”. Con los jóvenes es más problemático. Las redes, que ya mencionamos, son claves en este tema, pero también antes de ellas se difundía mensajes de apoyo al terrorismo, basados en las mentiras sobre la ilegitimidad de Israel y con un relato histórico absolutamente distorsionado.

Recordamos el caso del atentado suicida en marzo del 2002 a la entrada del supermercado del barrio Kiryat Yovel de Jerusalem. Ayat el-Ahras, terrorista de Hamas de 18 años, detonó allí una carga explosiva que llevaba debajo de su ropa,matando a 2 personas y dejando a 30 heridas. Asesinó así al guardia Jaim Smadar que sospechó de ella e intentó enfrentarla- con lo cual sin duda salvó vidas ya que alcanzó a advertir a la gente que se aleje del lugar-  y a Rajel Levi, casi tan jovencita como su victimaria.

Y el caso de  Ahmed Manasra y su primo Hassan, ambos de 15 años, que en octubre del 2015 acuchillaron a un guardia en Pisgat Zeev, al noreste de Jerusalem y cuando este logró huir, se encaminaron con sus armas blancas hacia un negocio de golosinas apuñalando varias veces a Naor Ben Ezra, unos años menor que ellos, que meses después logró recuperarse. Uno de los atacantes murió atropellado por un coche cuyo conductor vio lo que estaba pasando y trató de frenar a los terroristas. Ahmed fue baleado, recibió atención médica en el hospital Hadassah, se recuperó y está hasta ahora en prisión.  La Autoridad Palestina lanzó en varias ocasiones campañas para su liberación, presentándolo como un menor víctima de la ocupación israelí, olvidando el pequeño detalle que había apuñalado a civiles en sangre fría, casi logrando matar a uno de ellos, prácticamente un niño.

Los primos Manasra persiguiendo a un judío, con los cuchillos en la mano, en una filmación captada por cámaras de seguridad de la Policía israelí

 

Unos meses más tarde, en junio del 2016, MUhamad Tarayra de 17 años entró a una casa en la zona de Givat Harsina en Hebron y mató a cuchilladas a la niña Yafa Halel Ariel, menor que él, mientras dormía.

 

Muhamad Tarayra

 

Su madre declaró: «Mi hijo es un héroe».

Hace pocos mesess, también en el norte de Jerusalem, cerca de la vía central conocida como la carretera número 1, un palestino de 16 años, de la aldea Anata aledaña a Jerusalem, acuchilló a un hombre, siendo luego baleado él cuando se intentaba esconder en una cancha de fútbol entre varios niños. Una vida perdida sin sentido ninguno.

Y tantos, tantos más….jóvenes con la vida arruinada por el odio que les inculcan por el cual arruinan la vida de familias enteras al asesinar. Hoy en día, lo que circula en las redes, la terrible incitación, demonización de Israel y presentación de los terroristas como héroes , todo eso les envenena la mente. Y no menos clave es a nuestro criterio el hecho que las autoridades palestinas abrazan a los terroristas. No los condenan ni tratan de detenerlos. Los presentan como héroes cuya acción debe ser emulada.

Es por eso que ha habido también casos de terroristas que salieron a atacar y que luego se supo que lo hicieron para tratar de evadir un problema familiar o social, sabiendo que al matar judíos “se llenarían de gloria”. Ese es el problema de fondo, el mensaje central.

 
Comentarios

la inoculacion de ese ódio está en el origen de atentados y agresiones como las perpretradas por jovenes islamistas, previamente adoctrinados a tal fin …combartírlos exige tambien combatir el entorno que les condiciona a cometer táles crímenes …erradicar esas madrasas donde se «educa» en la mentira y el ódio, ésos imanes, que incitan a la «yihad» a mentes escasamente estructuradas …se tráta de un desafio considerable, en esta carrera de fondo que somos llamados a librar al yihadismo

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.