Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| jueves julio 18, 2024

Señor Netanyahu, no realice los sueños de sus enemigos

El filántropo judío francés Maurice Levy publicó un artículo de opinión en Le Monde. Le pide al primer ministro israelí que "no sea el primer ministro divisivo, el que fracturará la comunidad judía en todo el mundo y creará divisiones irreparables entre sus conciudadanos".


«La reforma del sistema judicial propuesta por el gobierno expone al Estado de Israel a una fractura de la comunidad nacional, así como de la diáspora y al debilitamiento de sus posiciones diplomáticas y económicas, es alarmante», dice en un artículo publicado en «Le Monde» el presidente del consejo de supervisión del Grupo Publicis.
Desde la creación de Israel en 1948, la diáspora ha apoyado con todas sus fuerzas a este Estado nacido sobre las cenizas de millones de judíos y construido con la sangre y el sudor de millones de otros, convencidos de que sólo su construcción les permitiría ser libres. Libre de ser judíos en toda su diversidad: observante o secular. Acompañados por inmigrantes de todo el mundo, impulsados por la misma convicción o huyendo de la bestia sucia que es el antisemitismo, todos estos ciudadanos se han comprometido de manera decidida con este estado frágil, pero fuerte en su gente, su deseo de vivir y la solidaridad de la diáspora. ¿Su sueño? Construir un Estado con valores ejemplares: democrático, justicia social, compartir y valentía.

El primer ministro fundador de Israel, David Ben Gurion.

El primer ministro fundador de Israel, David Ben Gurion.
(David Rubinger)
E Israel ha sido ejemplar en más de un sentido: la valentía de los campesinos-soldados, la resistencia de un pueblo que ya no se dejaba humillar, ni siquiera aniquilar, el genio militar que les permitía salir victoriosos de guerras impuestas en las que la superioridad numérica de sus enemigos les hacía temer lo peor. Pero también el kibutz, la ingeniería agrícola, las ciencias, la investigación, la cultura, la generosidad de sus programas sociales, a pesar del estado empobrecido del país, y, mucho más tarde, la «nación start-up».
¿Significa esto que el Estado de Israel es perfecto?No, todavía hay demasiadas injusticias, demasiadas dificultades y, sobre todo, los intentos de paz no han tenido éxito. El destino de los palestinos sigue siendo un problema para el que sólo se puede encontrar una solución en el respeto y la dignidad de todos. La seguridad del Estado y sus ciudadanos sigue siendo una preocupación importante: todavía hay vecinos que quieren abiertamente la destrucción del Estado de Israel. Nunca debemos olvidarlo. Su economía, brillante aunque tiene pocos recursos naturales, está impulsada por el trabajo duro y el genio de los israelíes. Sus logros son admirables, tanto en el campo de la educación, con sus universidades excepcionales, abiertas a todos, como en el crisol de formación e integración que es la FDI.

Dos riesgos principales

A pesar de sus deficiencias, el Estado de Israel se ha elevado a un nivel ejemplar en comparación con muchos otros países, incluso entre las democracias occidentales, y esto a pesar de un ambiente hostil y duro, una vida de limitaciones impuestas por el terrorismo diario. Dos grandes valores han servido como pilares para la construcción del Estado de Israel: la unidad, a pesar de las divisiones (¿No dicen que si pones a dos judíos a debatir, tendrías al menos tres opiniones?), y una democracia impecable. Aunque a veces complicada por el sistema de listas, esta democracia ha elevado a un dogma, respetado tanto como las Tablas de la Ley, la separación de poderes: el legislativo, el ejecutivo, el judicial, por no hablar del cuarto poder, la prensa, cuya libertad de crítica es impresionante. Es por eso que todos los primeros ministros israelíes, incluido Benjamin Netanyahu, han levantado la bandera de esta democracia, la única en la región.

Manifestación masiva contra la reforma judicial en Tel Aviv.

Manifestación contra la reforma judicial en Tel Aviv. El derecho a manifestarse es sagrado en Israel.
(Reuters)
Hoy, el Estado de Israel corre dos riesgos importantes, con daños incalculables si la reforma del sistema judicial propuesta por el gobierno se aprobara tal como está. Por un lado, una fractura dentro de la comunidad nacional, pero también dentro de la diáspora, y por otro lado, un debilitamiento de sus posiciones diplomáticas y económicas.
¿La fractura? La palabra no es demasiado fuerte. Las incesantes manifestaciones, que reúnen a todas las categorías sociales, que continúan sin cesar en Israel, ya son un reflejo de las rupturas, las divisiones y, sí, las fracturas dentro de un pueblo que tiene tantas otras batallas que librar. Dentro de la diáspora, hay puntos de vista opuestos que son difíciles de reconciliar durante las discusiones, bastante acaloradas.
Los peligros a los que se enfrenta el Estado de Israel son grandes: la paz está progresando, pero todavía no hay una solución duradera con los palestinos, que deberían ser los primeros interlocutores, y el terrorismo está presente, a diario, así como el ideal de destrucción que anima a otros vecinos. Y no faltan divisiones internas. Por lo tanto, la unidad interna y la solidaridad con la diáspora deben ser un tesoro a preservar, tan precioso como los más de cinco mil años de historia de este pueblo.

Capital considerable

¿Debilitamiento? En primer lugar, es una cuestión de imagen, y espero que me perdonen por esta observación personal: sé lo difícil que es construir una imagen y lo rápido que puede dañarse. Los valores de la democracia y la justicia están unidos a Israel, forman un escudo tan poderoso como el de David. Permiten que este Estado, tan polémico, tan atacado, sea admirado por su capacidad de integración, tolerancia, apertura a los demás y (a veces excesivo) rigor en el respeto de cada poder. Este es un capital considerable que Israel posee.
Siempre me he abstenido de discutir públicamente las políticas del Estado de Israel, un país que amo en su rica diversidad, que apoyo para su supervivencia, para la paz con sus vecinos; un país que también apoyo en sus diversas actividades de enseñanza e investigación y en sus nobles luchas, particularmente contra el antisemitismo y todas las formas de racismo y odio.
Hoy digo: Sr. Netanyahu, aunque muchos encuentran sus acciones controvertidas, usted ha logrado mucho por Israel, su seguridad, su modernidad, su economía en particular. No sea el primer ministro divisivo, el que fracturará a la comunidad judía en todo el mundo y creará divisiones irreparables entre tus conciudadanos. No sea el que dañará, o incluso destruirá, una parte de la imagen de Israel hasta el punto de perjudicar su diplomacia y su economía. No sea el primer ministro que hará realidad el sueño de sus enemigos: debilitar las posiciones diplomáticas de Israel. Levántese contra esta ley y pasará a la historia israelí como el hombre de los «Acuerdos Abrahámicos» y el hombre que preservó el tesoro que es la democracia israelí.
(*) Maurice Lévy es presidente del Consejo de Supervisión del Grupo Publicis, presidente de la Junta de Gobernadores del Centro Peres para la Paz (Tel Aviv-Jaffa) y director del Instituto Weizmann de Ciencia (Israel).
 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.