Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| domingo abril 21, 2024

¿Cómo explicarían nuestros diplomáticos israelíes la reforma judicial a sus pares en el extranjero?

Si la reforma judicial llegara a aprobarse, a los diplomáticos israelíes les resultaría muy difícil responder a las preguntas estadounidenses sobre cómo se manifiesta la separación de poderes en el Estado judío y cómo es exactamente que nuestros valores democráticos compartidos no son una reliquia del pasado


En mis 21 años en el Ministerio de Relaciones Exteriores, encabecé misiones diplomáticas en algunos lugares difíciles. Como primer embajador de Israel en los estados bálticos, a saber, Letonia, Lituania y Estonia, tuve que lidiar con su pasado, que incluía la cooperación con los nazis.
En Sudáfrica, escuché mucho sobre nuestro llamado apartheid. Hubo varios casos en los que los funcionarios se negaron a hablar conmigo y recibí mi parte de críticas.
Pero a pesar de todos los roles desafiantes, me gustaría discutir uno un poco más ligero, cuando serví como enlace del Congreso en Washington y tratar de imaginar, y si me permiten, qué está pasando con la persona que actualmente ocupa ese rol.
Yo era una joven diplomática subalterna, pero se me abrieron casi todas las puertas, incluidas aquellas que rara vez se toman el tiempo de reunirse con diplomáticos, por una sencilla razón: representé a Israel, el faro de la democracia en un paisaje autocrático de Oriente Medio.
Tenía sus ventajas, una de las cuales era miles de millones en ayuda exterior anual, armamento de primera clase y apoyo en el desarrollo de importantes contramedidas balísticas como el sistema de defensa antimisiles Iron Dome. También estaba la cuestión del veto estadounidense a las duras resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU contra Israel.

Ministro de Justicia Yariv Levin, Primer Ministro Benjamin Netanyahu

Ministro de Justicia Yariv Levin, Primer Ministro Benjamin Netanyahu
No soy tan ingenua como para pensar que los valores democráticos compartidos son la única razón de esta generosidad. Los intereses y los grupos de presión también forman parte de esto.
Aún así, los valores son permanentes, pero no sabremos cuán sustanciales son hasta que se marchiten y desaparezcan. Solo puedo imaginar los desafíos que mi reemplazo debe enfrentar en los días en que las consideraciones de reforma judicial arrojan arena en los engranajes de la alianza israelí-estadounidense.
Sí, en los estados, los senadores confirman las nominaciones a la Corte Suprema con una mayoría simple, pero primero deben ser nominados por el presidente. Hay una completa separación de poderes.
¿Qué podría decirle mi sucesor a un legislador estadounidense cuando le señala el hecho que la coalición nombra, promueve y, si es necesario, despide a los jueces? ¿Cómo responderá a la pregunta de quién garantiza la independencia judicial? ¿Cómo explicará lo que impide que el gobierno actúe por capricho, comprometiendo potencialmente la administración equitativa de justicia ante la ley?
Desde 1789, la Constitución de los EE. UU. ha tenido solo 27 enmiendas confirmadas de miles de peticiones presentadas. La enmienda que limita a un presidente a no más de dos mandatos tomó cuatro años de debate para completarse. Dicho esto, solo un presidente, Franklin Delano Roosevelt, sirvió más de dos mandatos antes de eso.
Solo tenemos Leyes Básicas, que es nuestro equivalente más cercano a una constitución. Dicho esto, hemos sido testigos de la facilidad con que se modifican cuando surge la necesidad política correspondiente, por lo que nos lleva a otra pregunta: ¿Cuáles son los principios rectores de Israel?
En mi época, se dedicaba mucho tiempo a visitar a los líderes en el Capitolio. El primer ministro, el ministro de defensa y el ministro de relaciones exteriores. Todos ellos tuvieron su visita anual. Cuando llegaron, pidieron consultar con legisladores de ideas afines, para ayudar a profundizar la cooperación bilateral.
Por el momento, eso no está sucediendo y mi sucesor no tiene que lidiar con esos problemas de programación, y es una pena.
Deseo de todo corazón que esa tarea sea necesaria una vez más y que los representantes israelíes tengan las respuestas adecuadas a las preguntas fundamentales planteadas por sus homólogos estadounidenses.

טובה הרצל

Tova Hertzl

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.