Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| jueves febrero 22, 2024

Debemos Insistir en la Verdad

El 10 de julio de 1941, en la ciudad polaca de Jedwabne, los polacos asesinaron a sus vecinos judíos: más de 1600 hombres, mujeres y niños.


Foto: Adam Jones, Ph. D. Wikimedia Commons CC BY-SA 3.0

Los condujeron por las calles, abusaron de ellos, los golpearon, violaron a sus mujeres y los metieron a la fuerza en un gran granero.

Posteriormente, los polacos prendieron fuego al granero y los judíos, sus vecinos, fueron quemados vivos.

Sólo siete sobrevivieron.

Así es como se describe la masacre de los judíos de Jedwabne por parte de sus vecinos polacos en «Vecinos«, el importante libro del investigador Jan T. Gross, publicado en 2001 y traducido al hebreo.

Los judíos de este pueblo habían vivido durante mucho tiempo en el vecindario con sus futuros asesinos, los conocían por sus nombres y conocían a sus familias.

Sus hijos estudiaban con ellos en la misma clase en la escuela; sus padres compraban en sus tiendas y utilizaban sus servicios.

Pero estas relaciones de vecindad no protegieron a Gitele Nadolny, la joven hija del maestro judío del pueblo y una de las víctimas de la terrible masacre, quien fue brutalmente violada y asesinada y su cuerpo mutilado por sus vecinos polacos.

La masacre de los judíos de Jedwabne es uno de los mayores escándalos públicos de la Polonia posterior a la Segunda Guerra Mundial.

Durante muchas décadas se dijo que los judíos del pueblo fueron asesinados por los alemanes, y así quedó escrito en el monumento en el lugar de la masacre.

Solo a principios de la década de 2000, gracias al libro de Gross, el gobierno polaco admitió oficialmente que los asesinos no fueron alemanes, sino polacos, los vecinos de las víctimas judías.

Qué fácil y sencillo es borrar el pasado.

Qué rápido una terrible mancha puede ser borrada, distorsionada, pintada en otros colores desvaídos, grises, brumosos que desdibujan la terrible mancha.

Sobre todo, no lo pintes en blanco y negro.

Y la pauta principal: hacer todo para que la mente descanse un poco, para que se aquiete, para resolver el molesto malestar, para reducir la terrible disonancia entre la verdad y la mentira, entre la realidad y la ficción.

Los gobiernos de Israel y Polonia firmaron recientemente un acuerdo para reanudar los viajes de estudiantes de secundaria israelíes a Polonia.

Una de las condiciones del acuerdo para la renovación de los viajes es la visita a uno de los varios sitios del patrimonio nacional polaco que cuentan la historia de las víctimas polacas durante la guerra que fueron asesinadas por los alemanes, algunas también por intentar salvar a los judíos de la muerte.

No se discute ni se discutirá que hubo polacos que fueron asesinados por los alemanes durante el Holocausto por el crimen de esconder judíos.

Este era el castigo para aquellos que arriesgaban sus vidas para salvar un alma de Israel.

Pero estos fueron solo unos pocos.

Muchos más polacos colaboraron, robaron propiedades, chantajearon, golpearon, humillaron, violaron y quemaron vivos a los judíos.

Visitar sitios que cuenten solo la mitad de la verdad y se abstengan de relatar este terrible hecho también constituye una rendición y una cooperación con la horrible distorsión del pasado.

El Estado de Israel no debe colaborar con eso.

El precio será insoportablemente alto.

Y ya es lo suficientemente pesado.

En memoria de 1.600 judíos de Jedwabne: hombres, mujeres y niños que fueron quemados vivos.

Y en memoria de los seis millones.

Fuente: INSS The Institute for National Security Studies

Traducido por Aurora

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.