Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| viernes mayo 24, 2024

La operación que demostró que Israel puede unir, disuadir y mantener la legitimidad

Los adversarios de Israel en la región se equivocaron al pensar que la agitación interna haría vulnerable al país. La operación "Escudo y Flecha" demostró lo contrario: las FDI y el Shin Bet mostraron mejores capacidades, restablecieron la disuasión y preservaron la legitimidad, pero la prevención del lanzamiento de cohetes sigue siendo un problema importante


La «Operación Escudo y Flecha» tenía como primer objetivo conseguir que los mandos de la Jihad Islámica del Líbano pensaran dos veces antes de dar instrucciones a su gente en Gaza para que lanzaran cohetes hacia territorio israelí, ya fuera en respuesta a los desórdenes en la mezquita de Al-Aqsa, a un preso en huelga de hambre o simplemente para intentar imponer el terror a los ciudadanos israelíes y ver cómo los canales de noticias de televisión retransmitían a civiles corriendo frenéticamente hacia zonas protegidas.

 

Israel puede afirmar sin temor a equivocarse que la operación ha logrado este objetivo. Aún más, el plan israelí ha logrado mucho en relación con los operativos de la Jihad Islámica, y no sólo hacia ellos directamente.

El jefe de Estado Mayor Herzi Halevi y el director del Shin Bet, Ronen Bar.

El jefe de Estado Mayor Herzi Halevi y el director del Shin Bet, Ronen Bar.
(Portavoz de las FDI)
Los militantes de Hezbollah y Hamás han sido testigos de cómo la dirección de inteligencia de Israel identifica y apunta a operativos de alto rango, golpeándolos uno tras otro, incluso durante el combate, a pesar de sus intentos de permanecer ocultos. Todo esto se logró mientras Israel mantenía la legitimidad internacional y pública para continuar su operación, ya que demostró que hace todo lo posible para evitar dañar a civiles no implicados.
Tras la capacidad de Israel para mantener una disuasión eficaz, el segundo logro más significativo de las Fuerzas de Defensa de Israel y el Shin Bet fue la preservación de la legitimidad. Evidentemente, el gobierno estadounidense se abstuvo de exigir a Israel el cese de la operación durante tres días. Incluso cuando Estados Unidos levantó la cabeza, lo hizo en forma de petición cortés y no de ultimátum contundente, que era la táctica habitual durante la época del ex presidente Barack Obama.
No es que la administración demócrata dirigida por el presidente Joe Biden haya suavizado su enfoque humanitario, sino que Israel ha demostrado que actúa en defensa propia y, por tanto, se ve obligado a actuar agresivamente contra una organización terrorista que opera deliberadamente desde el interior de una población civil. Los ataques contra no combatientes sólo se llevaron a cabo cuando Israel determinó que las personas contra las que iban dirigidos suponían un peligro inmediato para el bienestar miles de israelíes.

Secuelas de un ataque israelí contra una vivienda en la ciudad de Gaza.

Secuelas de un ataque israelí contra una vivienda en la ciudad de Gaza.
(AFP)
Los acontecimientos de Gaza fueron un poderoso ejemplo para todos los adversarios regionales
Los logros israelíes se dejaron sentir no sólo en Gaza, sino también en Irán, Beirut e incluso Yemen. Tanto los adversarios como los aliados del país han aprendido una importante lección de la resistencia civil en Israel, incluso durante un periodo de división social y política sin precedentes.
Otro valioso activo israelí revelado es su enorme salto en las capacidades de recopilación de inteligencia, concretamente en la identificación y selección de las entidades operativas responsables del lanzamiento de cohetes.
La perfecta colaboración entre las FDI, el Shin Bet, la Fuerza Aérea y diversas unidades terrestres es un componente adicional de las mejores capacidades de Israel. Aún más dignas de mención son las capacidades de mando y control que permiten una respuesta rápida en cuestión de minutos.
Esta estrategia fue empleada por el anterior jefe de Estado Mayor, Aviv Kochavi, que finalizó su servicio a principios de este año y Herzi Halevi, quien hoy ocupa ese cargo, ambos trabajaron junto al del Mando Sur, Eliezer Toledano, y el director del Shin Bet, Ronen Bar, demostrando que este enfoque es eficaz y ejecutable.

La nueva "Unidad Gaza" mostró buenos resultados durante la ronda de combates.

La nueva «Unidad Gaza» mostró buenos resultados durante la ronda de combates.
(Portavoz de las FDI)
La unidad operativa del Shin Bet demostró unas capacidades que rara vez se han visto en los últimos años y que ahora se han convertido en la norma y la Fuerza Aérea demostró su capacidad para planificar y ejecutar con la máxima precisión, evitando en la medida de lo posible daños y bajas a civiles.
Potencialmente el «MVP» de la reciente operación es el sistema «Fire Canopy», cuyas impresionantes capacidades para apuntar a los lanzadores de misiles y equipos de mortero de la Jihad Islámica, demostraron ser extremadamente exitosas y representan un avance significativo desde las últimas operaciones de Israel.
Es la primera vez que la Jihad Islámica no consigue alcanzar un objetivo en territorio israelí sin utilizar cohetes. Este logro no sólo se atribuye a la capacidad ofensiva de las FDI y el Shin Bet, sino también al sistema de defensa militar y civil bien preparado antes de la operación, y a los ciudadanos israelíes que mostraron una notable resistencia.
Los logros del sistema de defensa antimisiles Cúpula de Hierro no son nada nuevo, y también merecen un reconocimiento. Sin embargo, se recordó a Israel que incluso cuando la Cúpula de Hierro alcanza una tasa de éxito superior al 90% en la interceptación de cohetes, los proyectiles de mortero siguen consiguiendo impactar e infligir daños. Es importante señalar que en posibles enfrentamientos con Hamás, Hezbollah e Irán, sufriríamos pérdidas mucho mayores que en esta ocasión, en la que la Jihad Islámica fue tomada por sorpresa y probablemente disponía de menos capacidades.
Hablando de «la convergencia de frentes» sobre la que han estado advirtiendo los responsables del sistema de seguridad y Benjamin Netanyahu – tal situación no se presentó esta vez, por lo que es posible que estemos exagerando en cuanto al nivel de peligro que supone este fenómeno-, los dirigentes de Hamás, Hezbollah e incluso Irán no están dispuestos a entrar en enfrentamientos directos con Israel, a pesar de su supuesta unidad.

Cohetes lanzados desde Gaza contra Israel durante la Operación Escudo y Flecha.

Cohetes lanzados desde Gaza contra Israel durante la Operación Escudo y Flecha.
(AFP)
Hacen declaraciones verbalmente agresivas, se jactan, se aconsejan mutuamente y coordinan conversaciones, pero se abstienen de intervenir realmente, lo que les supondría un alto costo.
Sin embargo, no es del todo cierto afirmar que Hamás no participó en los combates de Gaza, ya que dio permiso explícito a la Jihad para actuar e incluso proporcionó cierta ayuda operativa, aunque no en gran medida.
Esto no escapó a la atención del gobierno israelí y su sistema de seguridad, pero basándose en consideraciones tácticas y estratégicas, optaron por centrarse en la Jihad. Con esto, Israel consiguió restablecer la disuasión en toda la región de Medio Oriente sin pagar un alto precio. Todo es cuestión de análisis costo-beneficio, y la diferenciación parcial entre la Jihad Islámica y Hamás permitió a Israel lograr la recuperación de la disuasión con costes relativamente bajos y sin sufrir bajas significativas.
En general un éxito, con un inconveniente

La Operación Escudo y Flecha fue, en mi opinión, un éxito principalmente porque nos reafirmó a todos que, en tiempos de amenazas a la seguridad nacional y personal, sabemos cómo unirnos y defendernos.

Ali Jamenei de Irán y Hassan Nasrallah de Hezbollah.

Ali Jamenei de Irán y Hassan Nasrallah de Hezbollah.
(Captura de Pantalla)
Estas características no sólo las muestran los pilotos de la Fuerza Aérea, el personal de Inteligencia Militar y el Shin Bet, sino también los civiles en el frente interno, que demostraron tanto autodisciplina como alta moral, y saben cómo apoyar práctica y verbalmente a las FDI y al Shin Bet.
Esto es muy alentador, y también lo es que el sistema de seguridad, bajo la dirección del ministro de Defensa Yoav Gallant y el jefe del Estado Mayor, Herzi Halevi, junto con el primer ministro, conseguirán abstenerse de responder a los provocadores ultimátums de Itamar Ben-Gvir y sus socios. En su lugar, prepararon meticulosa y silenciosamente la operación en todos sus aspectos militares y civiles, y luego la llevaron a cabo con calma y eficacia.
Sólo había un inconveniente: se trataba simplemente de una mini-operación.
Las FDI, el Shin Bet y el Mossad deben ser capaces de enfrentarse a Irán con la misma eficacia operativa y de inteligencia, y de mantenerse fuerte cuando son atacados desde todas las direcciones.
Esto aún está por verse, y también hay que recordar que las FDI no consiguen suprimir el fuego ofensivo de cohetes y morteros mediante la acción.
En mi opinión, los próximos uno o dos años deberían centrarse en un avance significativo en la supresión de los ataques con cohetes y morteros. Sólo un salto sustancial en este campo aliviará realmente el sufrimiento de la población civil y acortará las operaciones militares.
Ron Ben Yishai es un periodista experto Premio Israel, especializado en temas militares
 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.