Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| lunes mayo 27, 2024

Recordamos nuestra entrevista al recién fallecido escritor cubano Carlos Alberto Montaner

Parte 1 y 2


A los 80 años de edad, cuando aún tenía mucho para luchar con su pluma y su intelecto, falleció en su casa en Madrid el escritor cubano Carlos Alberto Montaner, radicado en España desde 1970. Gran opositor del régimen castrista, defensor de la democracia y furibundo crítico de las dictaduras, Montaner fue además un gran amigo de Israel.

 

Tuvimos el privilegio de entrevistarlo años atrás, luego de una conferencia magistral que dictó en la universidad de Tel Aviv.

 

Físicamente ya no está con nosotros, pero su obra escrita perdurará en libros y columnas periodísticas leídas por millones tanto en español como en su traducción al inglés. Aquí, deseamos aportar un homenaje a su memoria, reproduciendo aquella entrevista que le realizamos, cuando su cuarta visita a Israel.

Lo haremos en dos partes, por su extensión.

 

 

P: Carlos Alberto, comencemos por tu impresión de Israel en ésta tu cuarta visita al país. Puedes comparar.

R: Comenzaría por un matiz interesante, que sale de la visita a una fábrica de paneles para generar energía eléctrica sobre la base del sol. Era una instalación pequeña, con una buena tecnología pero pequeña. Pero la actitud de los gerentes era como si fueran los jefes de la General Electric. O sea , no hay fronteras. El mundo entero es un mercado.

Oyéndolos hablar, recordaba que algo que caracteriza a la sociedad israelí es algo a lo que precisamente sus adversarios le han obligado a tener: una actitud muy abierta al mundo. Siempre se ha dicho algo que es falso, que ésta es una sociedad cerrada. Pero eso no es cierto. Al contrario. Es una de las sociedades más abiertas del mundo porque ha estado en contacto con todas las corrientes. Y precisamente la necesidad de hacer transacciones económicas, ha generado una mentalidad  de un grupo humano que es el mejor preparado para la globalización que existe en el planeta.

No me refiero al país, sino a un grupo, a una etnia, que no le teme a esos 6.000 millones de personas que hay en el mundo sino que al contrario, los ve como una oportunidad.

 

P: ¿Cómo explicarías tú  el éxito de Israel como emprendimiento de gran alcance?

R: Yo creo que el éxito de Israel  es que ha hecho lo que hacen las 30 naciones más exitosas del mundo. La existencia del Estado de Derecho que funciona, una economía abierta basada en el mercado, un sistema democrático, un Poder Judicial que creo que es la espina dorsal del sistema . Si hay algo innato en las personas es la necesidad de justicia, que es lo que falta en América Latina , en todo sentido, no sólo la justicia de los tribunales sino porque la sociedad es injusta.

 

P:  ¿Hay alguna diferencia entre el Israel  que ves aquí y el de las lecturas y relatos históricos? 

R:  Claro, a veces si…Te comento por ejemplo que yo no conocía Tel Aviv. Me encanta encontrar una sociedad totalmente secularizada, una ciudad intercambiable con cualquier gran ciudad del mundo, abierta, divertida..Yo diría que muy habitable,  según mi impresión . Es el otro Israel que la gente no conoce. Israel, como tiene que ser, se va alejando cada vez más de sus raíces históricas y se convirtiendo en lo que tiene que ser , una nación moderna del siglo XXI, lo será del XXII y esperemos que para siempre.  Y eso significa precisamente profundizar todas esas tendencias hacia la modernidad y el desarrollo, que tienen muy poco que ver con la tradición….

Uno de los rasgos que distinguen a las sociedades exitosas es que lo más importante no es el pasado sino el futuro. Uno de los problemas  que tenemos en América Latina-o que tienen también todos los países árabes- es que viven en el pasado, del pasado o resolviendo agravios del pasado, sin darse cuenta que la vida  no es ni siquiera lo que está ocurriendo ahora sino lo que va a ocurrir dentro de un minuto. Los países que funcionan son los que ven hacia adelante.

 

“NO POR EL REY DAVID…”

P: El ver la realidad de Israel  ¿destartala totalmente los preconceptos?

R: Yo creo que en el caso mio es muy positivo. Yo no tengo una formación religiosa. Mi admiración es realmente por lo que han hecho los israelíes, por esta sociedad, no por las batallas que ganó David, que me tienen sin cuidado. Me parece muy importante, dentro de la historia del desarrollo del pensamiento occidental y todo eso, pero realmente lo que es notable es  lo que ha ocurrido aquí. A mi lo que me impresiona es el Israel del desarrollo tecnológico, científico, el de los hospitales…

 

P: Lo has visto en la práctica….

R: Así es. Me pasó la primera vez que vine a Israel, como periodista, cuando la matanza del aeropuerto, cuando aquellos locos asesinaron a mucha gente en Lod, el 30 de mayo de 1972. Llegué unas horas después al hospital Tel Hashomer y vi cómo cinco equipos de cirugía trabajaron y lograron salvar a mucha gente que se habría muerto quizás en cualquier hospital del mundo. ¡¿Cómo no tener admiración por lo que estaban haciendo?! Claro, lo que más saben es cirugía de guerra porque han tenido que hacerlas todas…Para mi lo importante es lo que está pasando. He utilizado alguna vez como argumento para defender a Israel, el peso de Israel en lo que es la configuración del mundo occidental. Pero eso es un debate ideológico demasiado abstracto. Hay que defender a este pequeño país por lo que ha hecho, además recordando que lo ha hecho en democracia, en libertad, con las mayores contradicciones dentro de su propia sociedad ..Los israelíes se quejan de todo.

 

P: Deporte nacional.

R: Si, es el deporte nacional, decir que ésto no funciona y que ésto anda mal, ¡¿pero cómo que no funciona?! Los españoles  tienen un chiste muy brutal: “¿Cómo está tu mujer? …”Bueno …¿comparada con quién?”.Esto es igual. Hay que comparar a Israel con los demás países del mundo. El que este país no haya dado un solo bandazo en la constitución de un Estado de Derecho, es impresionante.  Donde jamás se dio, es sólo en Estados Unidos y en el Estado de Israel. EEUU  constituyeron un país, empezaron a funcionar y siempre fueron estando un poco mejor, siempre avanzando, hasta la guerra civil de 1861. Israel es una experiencia parecida, que desde 1948 es una experiencia ascendente, un país donde la gente está cada vez un poco mejor. ¿Eso no es una cosa admirable? ¡Es extraordinario!

BUENAS Y “MALAS” RAZONES PARA ADMIRAR…

 

P: Tú viniste pues en ese primer viaje como periodista, pero no llegabas a un lugar que te resultaba desconocido…

R: En absoluto. Es que yo ya tenía una predisposición …Yo crecí admirando a Israel por las malas razones, las heroicas, el Israel heroico que se había enfrentado a los ingleses…Bueno, no es que sean las malas razones, pero no eran las importantes, porque el heroísmo finalmente puede ser un exceso de testosterona , el defecto de una glándula, un problema hormonal más que otra cosa. Pero así crecí. En un pequeño país como Cuba, Israel era de alguna manera algo ejemplar..Y yo viví bajo el influjo de lo que fue la imagen de Israel hasta 1967, muy positiva. Pero a mi me duró.

Y luego lo sustituí por la otra admiración, la racional, por ver lo que habían hecho con este país….porque podían haber hecho un desastre . Un país que llega y constituye la autoridad, como sucedió aquí en 1948, en medio de las convulsiones y las guerras, era un país que podía muy fácilmente desviarse de la senda democrática, porque aquí era muy fácil  encontrar razones para establecer un gobierno de mano fuerte.

 

P: Y más que nada tomando en cuenta que aquí, los principales Generales a menudo pasaron-y siguen pasando-de la carrera militar a la política…pero con cultura cívica…

R: Con cultura cívica y subordinados. O sea que aquí, ese ejército  monstruosamente desproporcionado al tamaño del Estado, se haya mantenido subordinado a la autoridad civil, es impresionante.

EL ISRAEL CRITICADO

P: A pesar de todo ésto que mencionas, sabemos que en España, donde vives, Israel es visto con ojos muy críticos.  Se distorsiona totalmente la situación en la que Israel vive y se le coloca en el banquillo de acusados, presentando a sus enemigos, grupos radicales fundamentalistas, como las víctimas.. .¿Cómo lo ves desde adentro?

R: En Europa en general se ha descartado el radicalismo leninista. Eso ya no es una proposición seria. Casi  nadie ya cree en eso. Inclusive ya ni se discute el modelo económico base sobre cómo se va a producir y cómo se va a distribuir y asignar los discursos. El tema Israel es otra cosa. Es uno de esos puntos en donde los grupos políticos utilizan la situación de Israel y sus conflictos, para fijar sus posiciones. Como ya no son marxistas y no pueden ser muy radicales, tratan de demostrar su posición izquierdista, adoptando posturas contrarias al Estado de Israel y defendiendo causas que son antidemocráticas.

 

P: Habrá quienes digan “pero Israel no es el mismo de antes, es Israel el que cambió”…Ya no es el estado socialista que era cuando se le fundó…

R: Es que incluso el proceso de cambio que vivió Israel, fue ejemplar.Es una sociedad que surge con un primer impulso socialista típico de la época, pero como es una sociedad abierta y democrática, la propia sociedad va corrigiendo el rumbo ideológico del país y el discurso político, sin necesidad de destrozar las instituciones, sino sirviéndose de ellas, que es lo importante. El poder cambiar y hacer un cambio tan fundamental como el que se hizo, una verdadera revolución desde el punto de vista de las ideas, sin violencia, sin atropellar a los demás  y siriviéndose de las estructuras institucionales que tiene el país, es magnífico. . Y lo que predicaban las cátedras universitarias en los años 30 y 40 es distinto a lo que predican hoy en día, y lo que dicen los periódicos es distinto  y lo que sostienen los políticos es diferente y todo eso se ha podido hacer sin necesidad de que se produzca una matanza o haya represiones o la imposición arbitraria  de un caudillo que viene a hacer el cambio.

El cambio lo ha hecho la propia sociedad israelí. Y ese es un ejemplo del que tienen que estar orgullosos los israelíes. Porque esa sí que es una revolución. Revolución se ha hecho aquí, y no las matanzas  periódicas o las estupideces que se hacen en el Tercer Mundo.

Y hay algo más importante que todo ésto:no hay un diseño previsto. En las sociedades con diseño previsto, con un tipo o un grupo de personas diciendo “el destino glorioso de la humanidad es éste..”, ahí estamos liquidados y acabamos en los campos de concentración y en los calabozos. Lo que queremos es instituciones abiertas que con sus millones de decisiones vayan poco a poco moviéndose en dirección al cambio. Y ésto es lo que vemos precisamente en Israel.

Carlos Alberto Montaner y su amistad por convicción con Israel

Segunda parte de la entrevista

Recordamos nuestra entrevista al recién fallecido escritor cubano Carlos Alberto Montaner

 

Días atrás publicamos la primera parte de una entrevista que realizamos años atrás al destacado escritor y periodista cubano radicado en Madrid, lamentablemente fallecido tras padecer una dura enfermedad.

Hoy publicamos la segunda y última entrega de aquel diálogo apasionante, que tuvimos con él durante una de sus visitas a Israel , tras brindar una conferencia en la Universidad de Tel Aviv.

 

COMPARACIONES

P: Tú hiciste mención antes a la imagen que tenía Israel, inclusive en Cuba, y al hecho que tú la mantuviste, aunque sabemos que en muchos círculos, esa imagen cambió, especialmente después de la Guerra de los Seis Días en 1967. ¿Queda neutralizado todo lo positivo de Israel por el hecho que a partir de esa fecha controla de hecho a otro pueblo? Y lo pregunto aunque para Israel, esa fue una guerra clara de autodefensa…

R: Yo creo que Israel tuvo que tomar decisiones muy serias, tuvo que defenderse. Como parte de ese conflicto ocupó territorios. ¿Descalifica eso a la sociedad israelí o al Estado de Israel?   Yo no creo que en modo alguno descalifique al Estado de Israel, algo que es producto de conflictos bélicos que en muchos casos Israel no provocó, sino que reaccionó a ataques o ante peligros. Así pasó en el 48. Es verdad que en 1956 sí hay una participación del Estado de Israel  en el ataque a Egipto junto con los ingleses. Pero no en el 1973. Y en 1967 no hubo más remedio que disparar el primer tiro porque si no  hubiera sido víctima de una agresión terrible.

Pero una sociedad que está dispuesta incluso- creo que  en porcentajes muy altos- a compartir la soberanía de Jerusalem, es una sociedad  que está dispuesta a hacer unas concesiones que yo no conozco en ningún otro país en el mundo.Si a los chilenos les piden que devuelvan los  territorios conquistados en la guerra del Pacífico, o a los argentinos que les devuelvan a Chile los 300.000 kilómetros del que en ese mismo período se apoderaron, o a los brasileros que devuelvan las provincias bolivianas que cambiaron por un caballo a un dictador boliviano….no sé si estarían dispuestos a devolverlos. O a Estados Unidos , que devuelva la mitad del territorio que le arrebataron a México en la guerra del 47-46.

Yo creo que el comportamiento del Estado de Israel es bastante más generoso que el comportamiento convencional de los pueblos que yo conozco. Yo sé que cuando Marruecos le pide a España que devuelva Ceuta y Melilla, España saca el sable e inmediatamente sube a caballo y empieza a hablar de nacionalismo y patriotismo.

Yo sé que en toda circunstancia, los países van a decir que la situación es distinta..Es distinta porque no les toca a ellos.Yo creo que el grado de racionalidad y de búsqueda de consenso al que está dispuesto Israel, a mi me parece casi asombroso.

 

ESPAÑA E ISRAEL

P: Carlos Alberto, yo te escucho y me pregunto si tú y Pilar Rahola son locos sueltos que andan defendiendo analíticamente –no ciegamente- a Israel, desde España, o si es un error creer que allí salen tantas críticas. En otras palabras ¿en España se comprende a Israel más de lo que solemos creer?

R: Yo me muevo en un círculo de gente donde predomina la admiración por Israel, aunque no sean judíos.Sé que es un grupo minoritario. Pero en mi caso es así. Gente que tiene admiración no por una cuestión religiosa.Además, por razones casi de afinidad no son gente religiosa sino casi todos agnósticos, pero con voluntad de tratar de entender las cosas y de no dejarse llevar por las consignas. Y de no someterse al chantaje de las etiquetas, que si uno tiene que mostrar que tiene un corazón de izquierda, tiene que suscribirse  a tal o cual actitud . Eso no.

Yo formo parte de un grupo que defiende de alguna manera bastante militante la idea de que la transformación de los pueblos pasa por los valores y los principios, que no es cuestión de copiar modelos. Yo empecé a ver a Israel siempre desde esa perspectiva, que lo que había ocurrido aquí era consecuencia de valores fundamentales que compartía un número importante de personas radicadas en este territorio. Y eso lo veía con admiración.

O sea que venía conmigo una visión que contribuía  a explicar racionalmente lo que había pasado y a verlo con admiración, que me imagino que es también lo que le pasa a Pilar Rahola desde otra perspectiva, en el caso de ella muy interesante porque es una mujer de izquierda . Recupera una idea que fue de la izquierda en una época, la necesidad de luchar por la justicia y el progreso, cosas que ve en Israel.

A los adversarios les es más fácil rebatirme porque yo soy un exilado cubano y padezco otros estereotipos. El exilado cubano tiene el estereotipo de que es un tipo más o menos monstruoso, partidario de Batista, un hombre muy rico que se escapó. En nuestro caso nada de eso es verdad porque eramos una familia de clase media y eramos anti-Batistianos, pero no importa, el estereotipo ahí está.

 

“SIEMPRE HUBO ALGUIEN ANTES”

P: ¿Cómo distinguirías tú a quien discrepa legítimamente con Israel, del enemigo que con sus críticas está quitando legitimidad a Israel? Y claro está que a menudo, oimos el argumento de que las críticas no son disfraz de antisemitismo sino de “antisionismo”…

R: Yo me temo que muchas veces el anti israelismo esconde el antisemitismo. Es una manera de disfrazar algo viejo…es muy incómodo ser antisemita pero es más fácil ser anti israelí. ¿Y qué pretende el antisionista? ¿Desmantelar el Estado de Israel, destruir ésto? Eso es tan estúpido  como ser antinorteamericano porque los norteamericanos construyeron sobre las praderas de los indígenes cherokíes…Y si, es verdad ¿pero entonces qué quieren? ¿Destruir  Estados Unidos? Siempre hubo alguien antes…Son disfraces de la irracionalidad.
Cuando tengo oportunidad, con la gente que dice todas esas cosas, les respondo con preguntas sobre sus propios países. Cuando me encuentro con un español  anti sionista y anti israelí, le pregunto si cancelaría el idioma castellano porque fue una imposición de los Romanos, que es una derivación del latín..Y ¿adónde vamos a llegar? A los iberos? Pero los iberos se montaron sobre los celtas. ¿Dónde empieza la historia, la legitimidad histórica?

Lo mismo cuando hablo con gente de América Latina, cuando hay que defenderse frente al discurso de los indigenistas, de los anti españoles, que finalmente es el discurso de la irracionalidad.  Israel es lo que está, existe, es una democracia en la que viven 7 millones de personas. Vive  en una zona del mundo donde no existe la libertad y los derechos humanos son muy precarios y donde los niveles de vida son infrahumanos en muchos casos, y aquí es un oasis. ¿Vamos a destruirlo en nombre de abstracciones? ¿Qué sentido tiene eso? Aquí el tema no es defender la idea del pueblo milenario, sino la experiencia concreta de Israel, de este milagro que ha surgido en este arenal imposible. Eso es lo que hay que defender.

 

 

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.