Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| martes junio 18, 2024

Crecientes tensiones entre Estados Unidos e Irán en el Golfo – significados y consecuencias


En el contexto de los informes sobre un acuerdo de intercambio de prisioneros y la posibilidad de avances en el campo nuclear, aumentan las tensiones entre Teherán y Washington en torno al Estrecho de Ormuz y el Golfo, y como parte de esto, los refuerzos militares estadounidenses. ¿Qué incluye esta tensión, de qué debe desconfiar Israel? ¿Hay alguna oportunidad que deba aprovechar?

Dos procesos paralelos y contradictorios están actualmente en marcha entre Irán y Estados Unidos. A través de la mediación de Qatar y Omán, las partes llegaron a un acuerdo de intercambio de prisioneros a cambio del compromiso de aproximadamente 10 mil millones de dólares, que serán depositados en un banco de Qatar para uso humanitario de Irán, y al mismo tiempo Estados Unidos aumentará significativamente sus fuerzas en el Estrecho de Ormuz y sus alrededores, y hay barcos y miles de Marines, así como aviones de ataque, incluidos los que llevan bombas penetrantes Bunkers. Irán, por su parte, está mostrando las capacidades de nuevos misiles, lanzando amenazas implícitas hacia los países del Golfo, y según fuentes estadounidenses, Irán y Rusia están fomentando conjuntamente los ataques de las milicias chiítas en Siria con el objetivo de provocar la retirada de los estadounidenses. En el fondo, el programa nuclear iraní avanza, incluso si las partes pueden haber acordado una cierta contención de los niveles de enriquecimiento de uranio por parte de Irán, y en octubre se espera que todas las restricciones a la compra y venta de equipos de misiles de y a Irán se eliminen.

En las últimas semanas, la tensión en el Golfo, que se evidencia desde hace varios meses, entre Irán y Estados Unidos ha aumentado considerablemente. La administración estadounidense ha adoptado una determinación excesiva contra el contrabando de petróleo de Irán, que en los últimos meses ha logrado exportar aproximadamente 1,3 millones de barriles diarios eludiendo descaradamente las sanciones que se le imponen. Como parte de este esfuerzo, los barcos de la Quinta Flota detuvieron a varios petroleros sospechosos de ser parte de la red de contrabando iraní. En respuesta a estas acciones y en un intento por disuadir a Estados Unidos de detener más petroleros, los iraníes arrestaron a varios petroleros y los acusaron de desobedecer las leyes internacionales de navegación.

Estos avances son parte de una confrontación estadounidense en curso con la conducta iraní en el Golfo, dentro del marco del cual se estableció una coalición de 11 naciones bajo el liderazgo estadounidense con el objetivo de proteger el comercio y el transporte marítimo en esta región. En un paso demostrativo de cooperación, un acorazado estadounidense con el comandante de la Quinta Flota estadounidense y sus homólogos franceses y británicos pasó por el Estrecho de Ormuz en mayo. Anteriormente, en abril, el Pentágono anunció que se había lanzado un submarino nuclear al Golfo, en un mensaje público destinado a dejar en claro a Teherán que Washington está preparado para responder si se daña la libertad de navegación en el Golfo o si los estadounidenses en Siria y Irak está perjudicado.

Estrecho de Ormuz

Como parte de otro refuerzo decidido por la administración estadounidense, en su camino hacia el Golfo se encuentran el buque de asalto anfibio USS Bataan y el buque de desembarco USS Carter Hall, con miles de infantes de marina a bordo. También se trasladaron a la zona aviones F-16 y F-35. Según un informe de la agencia AP, el ejército estadounidense está considerando la posibilidad de dar otro paso inusual: colocar soldados armados en petroleros y barcos mercantes civiles que flotan en las aguas del Golfo para evitar que las fuerzas iraníes se apoderen de ellos. La decisión de hacerlo, que Washington no ha tomado durante décadas, estará condicionada al consentimiento del país bajo cuya bandera navega el barco, así como al país de ciudadanía de su propietario. Esta complejidad puede impedir la realización de la idea, pero la administración aclaró a través de varios oradores su determinación de garantizar el libre paso dentro y alrededor del estrecho. Una reunión reciente entre el comandante de las fuerzas navales de la Quinta Flota de EE. UU. y el secretario general del Consejo de Cooperación del Golfo aparentemente también se trató este tema.

A six-container Fath-360 Launcher (Wikipedia)

En respuesta a estos movimientos estadounidenses, la Armada de la Guardia Revolucionaria realizó un ejercicio sorpresa en las tres islas, sobre el cual continúa el debate entre Irán y los Emiratos Árabes Unidos, en el que unidades operativas en barcos armados con misiles, drones y diversos dispositivos electrónicos tomaron parte. Irán incluso anunció que dos tipos de misiles fueron expuestos en el ejercicio Nuevo: el misil de crucero “Kadir” y el misil balístico “Fateh 360”, que según los iraníes están equipados con capacidades de inteligencia artificial. Estas medidas, que pretenden transmitir un mensaje amenazante a Washington, también irán acompañadas de un intento de abrir una brecha entre Estados Unidos y los estados del Golfo, cuando se enviaron declaraciones de que las partes en la región pueden conducir sus intereses sin la participación de partes extranjeras. La política americana en el Golfo cobra una nueva importancia en Teherán ante el diálogo en curso entre Estados Unidos y Arabia Saudí sobre un posible acuerdo de defensa entre ambos, la exigencia saudí al Gobierno de que se le permita mantener un ciclo de combustible nuclear en el territorio del país, así como la posibilidad de normalización con Israel. Irán ya ha señalado esta posibilidad de que el establecimiento de relaciones entre Israel y Arabia Saudita no contribuya a la estabilidad y seguridad en el Golfo, un claro indicio de disgusto y una amenaza para Riad.

El Golfo no es el único centro de tensión entre Estados Unidos e Irán en la región de Medio Oriente. Incluso en Siria, las partes están al borde de un posible conflicto. Recientemente, altos funcionarios estadounidenses afirmaron que Irán está trabajando en cooperación con Rusia y de acuerdo con un plan sistemático, cuyo propósito es lograr la retirada de las fuerzas estadounidenses de Siria. En este marco, aumentaron las fricciones entre las milicias chiítas que operan en Siria y las fuerzas estadounidenses ubicadas en la zona de al-Tanf. En uno de los ataques, que se llevó a cabo en abril con un dron de ataque, un trabajador de la sociedad civil estadounidense murió y cinco soldados resultaron heridos. En la respuesta estadounidense contra las milicias pro iraníes en Siria, también murieron iraníes. Más tarde, En la primera decisión dramática de este tipo, el Pentágono decidió enviar a la zona un escuadrón de aviones A-10 Armados con bombas GBU-39/B, el Comandante de la Fuerza Aérea del Comando Central de EE. UU. (CENTCOM) aclaró que se trata de un cincuenta por ciento de aumento en el número de aviones de ataque estadounidenses en la región.

Las tensiones entre Estados Unidos e Irán aumentan al mismo tiempo que se han renovado los esfuerzos en los últimos meses, principalmente a través de la mediación de Omán y Qatar, para retomar las conversaciones entre los países tanto en el tema del intercambio de prisioneros como en el tema nuclear. Luego de un año de estancamiento, ya que las conversaciones se detuvieron en agosto de 2022, diversos informes indicaron un acercamiento entre las partes. De hecho, estos días se anunció que ambas partes habían acordado un intercambio de prisioneros, cuando a cambio Washington acordó descongelar los fondos iraníes retenidos en Corea del Sur. Esto, además de los que se descongelaron recientemente de Irak por un monto aproximado de 10 mil millones de dólares que Washington sostiene que se destinarán únicamente a necesidades humanitarias. No se ha informado de ningún acuerdo en las discusiones en curso sobre el tema nuclear, pero las pistas filtradas apuntan a la posibilidad de acuerdos que incluirían un compromiso iraní de no enriquecer uranio por encima del 60 por ciento y es posible que ni siquiera acumulen cantidades adicionales a este nivel de enriquecimiento, aunque sin retractarse de lo logrado hasta ahora. El informe de la OIEA, que debería publicarse a fines de agosto antes del foro de gobernadores que se reunirá en septiembre, aclarará el panorama sobre este tema.

La continuación de las negociaciones sobre el tema nuclear a través de mediadores junto con la escalada regional ha creado una situación única en la que ambas partes están tratando de separar el discurso entre estos temas. Sin embargo, incluso si las partes llegan a acuerdos temporales, su capacidad para preservarlos y, especialmente, para aprovecharlos como plataforma para promover acuerdos más amplios, es extremadamente baja.

Y en cuanto a Israel, se ha demostrado una vez más que la capacidad de Israel para influir en la existencia o no de negociaciones sobre el tema nuclear y otros temas es irrelevante. Sin embargo, el hecho de que gran parte del compromiso internacional en el contexto iraní se centre actualmente en temas que incluyen la ayuda iraní a Rusia en la guerra en Ucrania, la provocación del libre comercio en las rutas de navegación en el Golfo y los conflictos esporádicos en Siria, permite a Israel ilustrar mejor el peligro que la actividad iraní representa para la estabilidad internacional. En este momento, y especialmente en preparación para la expiración de las prohibiciones (según la resolución 2231 de Moabit) el próximo octubre en relación con las actividades de Irán en el campo de los misiles y con respecto a la compraventa de armas nucleares, es deseable que Israel invierta esfuerzos para convencer a los países del campo occidental de garantizar la continuación de las sanciones a las empresas y personas iraníes y, por supuesto, a las ventas relacionadas con misiles.

Sobre los autores:

Danny Sitrinowitz

Danny (Dennis) Sitrinowitz es investigador asociado en el Programa de Irán del Instituto de Estudios de Seguridad Nacional. Sitrinowitz se desempeñó durante 25 años en diversos puestos de mando en las principales unidades de recolección e investigación de la AMAN en las delegaciones de AMAN en la Embajada de Israel en Washington.

Sima Shaine

Sima Shaine es directora del programa de Irán en el Instituto de Estudios de Seguridad Nacional. Se retiró de la Oficina de Asuntos Estratégicos donde se desempeñó como Directora General Adjunta y responsable del caso iraní (2009 – 2015) Como parte de su cargo, participó en las conversaciones diplomáticas que se llevaron a cabo sobre el tema en los últimos años. Antes de eso, Sima se desempeñó como Jefe Adjunto de la Asamblea Nacional para Asuntos Estratégicos (2008 – 2009). La mayor parte de los años profesionales de Sima Shein transcurrieron en la comunidad de inteligencia -AMAN y Mossad- y en su último cargo fue jefa de la división de investigación en la división de inteligencia del Mossad (2003 – 2007).En este rol fue responsable, entre otros cosas, para formular las evaluaciones periódicas y anuales de inteligencia, sobre temas regionales e internacionales. Sima tiene una maestría en ciencias políticas y estudios de seguridad, una licenciatura en estudios del Medio Oriente y también se graduó del National Security College.

 

Traduccion Gaston Saidman  cidipinfo.com

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.