Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| miércoles abril 17, 2024

La lucha por la Zona C en los acuerdos con la Autoridad Palestina

Traduccion Gaston Saidman/cidipinfo


Hay una lucha por el control del Área C (60 por ciento de Judea y Samaria). Los palestinos están interesados ​​en apoderarse de territorios en el camino hacia un estado palestino. En cambio, el gobierno israelí trabaja para expulsar a los palestinos del territorio y preparar su anexión. La normalización entre Israel y Arabia Saudita es una oportunidad para cambiar el enfoque de una lucha: regular el control del Área C y frenar la formación de una peligrosa realidad de “un estado”.

Israel y la Autoridad Palestina están luchando por el control del Área C, que es aproximadamente el sesenta por ciento del territorio de Judea y Samaria (Cisjordania). En opinión de la Autoridad Palestina, el Área C pretende ser una parte central y esencial del futuro estado palestino (áreas agrícolas, acceso a Jordania, recursos naturales, áreas para infraestructura y construcción residencial). Por otro lado, el objetivo del actual gobierno israelí es establecer el control de Israel sobre toda el Área C, expandir en gran medida los asentamientos israelíes y preparar las condiciones para la aplicación de la soberanía israelí en el área.

El Área C con los asentamientos y puestos de control militares israelíes, donde el acceso a palestinos está restringido o completamente vedado.
(Wikipedia)

Desde un punto de vista estratégico, para preservar el Estado de Israel – judío, democrático, seguro y próspero – es esencial evitar la formación de una realidad de ‘un solo estado’. Por eso es fundamental implementar medidas de separación -política, geográfica y demográfica- de los palestinos. El “paquete palestino”, que surgió en las conversaciones para establecer la normalización entre Israel y Arabia Saudita, es una oportunidad para que Israel cambie su enfoque hacia el Área C de una toma de control unilateral a marcarla como un área de acuerdo con los palestinos. Autoridad y el mundo árabe. Esta es también una oportunidad para movilizar la ayuda saudí y del Golfo para proyectos económicos y de infraestructura, lo que fortalecerá el estatus de la Autoridad Palestina como socio relevante en los acuerdos y también ayudará a dar forma a la separación entre Israel y los palestinos.

Situación actual

El Área C, que constituye el 60 por ciento de los territorios de Judea y Samaria, es producto de los Acuerdos de Oslo y está bajo el control civil y de seguridad del Estado de Israel. El asentamiento judío en el área incluye medio millón de colonos, se distribuye en más de 150 puntos de asentamiento, incluidos puestos de avanzada ilegales, y ocupa el 4,5 por ciento del área. Por otro lado, en el Área C, más de doscientos mil residentes palestinos viven en más de 530 asentamientos. Los palestinos poseen una cuarta parte del territorio: el cinco por ciento para instituciones y residencias y alrededor del 20 por ciento para actividades agrícolas y de pastoreo. Las tierras estatales y las tierras topográficas constituyen alrededor del 60 por ciento del área.

Los gobiernos israelíes ven el Área C como un espacio esencial para el asentamiento y la seguridad de los judíos, y también como un activo en futuras negociaciones. En contraste, los palestinos ven el Área C como un espacio necesario para el establecimiento de un estado palestino continuo y sostenible.

El enfoque palestino

Dimensión del área

En opinión de la Autoridad Palestina, el Área C pretende ser una parte central y esencial del estado palestino para crear continuidad territorial y, en virtud de ser inclusivo de espacios agrícolas, recursos naturales, áreas para infraestructura, la expansión de zonas rurales y construcción urbana.

El objetivo principal de la Autoridad Palestina es calificar las condiciones para apoderarse de la mayor parte del Área C. En este marco, la Autoridad se esfuerza por crear secuencias territoriales habitadas por palestinos entre regiones; crear un dominio absoluto alrededor del asentamiento judío para evitar su expansión; Para controlar las principales arterias de transporte y el acceso directo al Reino de Jordania. Con este fin, la Autoridad Palestina estableció una oficina gubernamental que supervisa la actividad en el campo, mapea las necesidades palestinas y prepara planes.

A partir de 2009, la Autoridad Palestina formuló el ‘Plan Fiad’, dirigido por el entonces Primer Ministro de la Autoridad Palestina, basado en el concepto de que el Estado palestino debe establecerse de abajo hacia arriba. Posteriormente, se elaboró ​​un plan conocido como “Campaña en el Área C”. Este plan tiene como objetivo someter la mayor parte del Área C a la soberanía palestina. El programa está financiado por un presupuesto extranjero e incluso está incorporado en la decisión de la Unión Europea según la cual los palestinos pueden operar en el Área C no solo por razones humanitarias y económicas, sino también para promover el orden político y en respuesta a las medidas de expansión de asentamientos de Israel.

La intención palestina de apoderarse del Área C incluye registrar la propiedad palestina de bienes inmuebles. Según un informe del Ministerio de Inteligencia, en los últimos años la Autoridad Palestina ha estado poniendo mucho empeño en el registro de tierras, aprovechando un vacío legal creado en la zona porque Israel congeló el proceso de asentamiento de tierras en 1968 por razones legales y ahorrando recursos legalmente (principalmente edificios públicos) y logró que se aprobaran 113 asentamientos no autorizados. Tras la retirada israelí del norte de Samaria (2005), hubo un aumento significativo en el alcance de la construcción palestina en el norte de Samaria y el alcance de los territorios ocupados expandido en un 150 por ciento. Las acciones de la Autoridad Palestina en la zona reciben respaldo europeo, cuando los palestinos trabajan con fondos europeos, para el registro del tabú palestino y la regulación de la tierra. En el fondo, el compromiso de los palestinos es evidente que la población se apodere del Área C, lo que se refleja en el uso de las áreas agrícolas y de pastoreo.

Dimensión económica

En un estudio especial publicado por el Banco Mundial, se evaluó el potencial económico del Área C que podría generar una adición significativa al PIB de la Autoridad Palestina:

  1. Agricultura: el acceso a tierras fértiles y agua de riego dará a los palestinos unos 326,000 dunams agrícolas. El aumento de la producción agrícola estimado en 740 millones de dólares (siete por ciento del PIB palestino) El desarrollo de la agricultura en cooperación y acuerdo con Israel permitirá mejorar las condiciones del suelo y reducir la contaminación.
  2. Extracción de minerales en el norte del Mar Muerto – con la ayuda internacional puede generar 918 millones de dólares para la economía palestina.
  3. Explotación de canteras y minería: la industria de exportación más grande de la Autoridad Palestina. La concesión de permisos para explotación de canteras y minería en coordinación entre la Autoridad Palestina e Israel podría duplicar el PIB y sumar 241 millones de dólares. Hoy estas operaciones se realizan sin permiso y causan daños ambientales.
  4. Construcción: la aprobación de solo unos pocos porcentajes de la construcción por parte de Israel provoca hacinamiento y un aumento en los precios de la vivienda. Cambiar la política y ampliar los permisos de construcción generará una ganancia de aproximadamente 239 millones de dólares.
  5. Turismo: no hay aprobación para inversiones y acceso a sitios turísticos en el Área C, en particular en el norte del Mar Muerto, que es un destino turístico intra-palestino. El desarrollo hotelero y turístico puede agregar $126 millones.
  6. Telecomunicaciones: la comunicación celular e Internet están rezagadas debido a la falta de despliegue de líneas y fibras. Un cambio de política puede reflejarse en una posible adición de $48 millones.
  7. El Valle del Jordán: se pueden desarrollar centros urbanos y agrícolas en el área para el suministro de alimentos. Esta área también tiene potencial en los campos de la energía, la infraestructura y la industria.

La contribución global a la economía palestina de la explotación del potencial económico en el Área C se estima en una adición de aproximadamente el 35 por ciento al PIB, y significa 3.400 millones de dólares para el presupuesto palestino. Este desarrollo también puede conducir a beneficios indirectos: reducción del desempleo , promover la independencia económica palestina, reducir la deuda de la Autoridad Palestina, aumentar las externalidades de las inversiones y mejorar el transporte y la gobernanza.

El enfoque israelí

En opinión de Israel, el Área C está destinada a los asentamientos israelíes en Judea y Samaria (todos los asentamientos y puestos de avanzada están en el Área C). El territorio incluye las áreas de seguridad occidental y oriental, las bases de las FDI, así como sitios y ejes estratégicos vitales. Sin embargo, los intereses israelíes, especialmente los relacionados con los asentamientos y el futuro de los territorios, son controvertidos y reflejan diferentes enfoques en la sociedad israelí.

El 37º gobierno de Israel, compuesto íntegramente por partidos y facciones pertenecientes a la derecha del mapa político, está realizando una revolución conceptual en cuanto a la forma en que el Estado controla los territorios de Judea y Samaria, con énfasis en el Área C. El objetivo de este gobierno debe establecer el control de Israel sobre toda el Área C, preparar las condiciones para su anexión al Estado de Israel y frustrar cualquier posibilidad de un futuro asentamiento basado en la idea de dos estados. Otro aspecto de este golpe es la adopción de la estrategia del ministro en el Ministerio de Defensa, Bezalel Smotrich, para decidir las aspiraciones nacionales de los palestinos. El primer paso hacia la meta debería ser empujarlos fuera del Área C.

Durante cincuenta y cinco años, el concepto de control israelí en Judea y Samaria se basó en tres pilares: (1) establecer una seguridad tranquila el mayor tiempo posible, a través de una campaña continua contra las infraestructuras terroristas y la libertad operativa de acción de las FDI en todo la región; (2) ganar tiempo hasta que maduren las condiciones para un arreglo político, teniendo también en cuenta las necesidades de la población palestina; (3) una promesa a la comunidad internacional de que los territorios de Judea y Samaria (Cisjordania) son territorios en disputa, y hasta los acuerdos de que para su futuro Israel los mantiene en una actitud beligerante (de acuerdo con el derecho internacional), es decir, temporalmente La revolución perceptiva que lidera el gobierno actual está luchando por cada pedazo de tierra en el Área C – la expansión de los asentamientos; el establecimiento de puestos de avanzada no autorizados y luego su formación; el establecimiento de granjas agrícolas; la expansión de los terrenos, la agricultura y el empleo para los colonos; la demolición masiva de construcciones palestinas ilegales y el rechazo del 98 por ciento de las solicitudes de construcción palestina ; supresión de la actividad Un agricultor palestino del Área C; el fortalecimiento de los componentes permanentes del control israelí en Judea y Samaria (entre otras cosas, la transferencia de poderes del Ministerio de Defensa y el comandante militar al Ministro Bezalel Smotrich y elementos civiles subordinados. Todos ellos están destinados a crear las condiciones para la aplicación de la soberanía sobre el Área C.

Seguridad

El enfoque de seguridad israelí ve el Área C como un intermediario de seguridad para la defensa de la patria del Estado de Israel: áreas de defensa y mantenimiento para interceptar terroristas mientras organizan y lanzan sus ataques, realizando una campaña continua para desmantelar la infraestructura terrorista y prevenir la introducción de armas y capacidades militares hostiles en la zona. Al mismo tiempo, se requiere que el establecimiento de seguridad, especialmente las FDI y el Shin Bet, protejan el asentamiento israelí en Judea y Samaria. El territorio incluye tres áreas que se definen como áreas de interés vital: un área de seguridad oriental, el Valle del Jordán, que es un amortiguador en caso de que Jordania cambie su actitud hacia Israel, o para un escenario en el que elementos hostiles tomen el control y se preparen un nuevo frente oriental y pueda rodear Jerusalén, que es la base para la protección espacial de la capital de Israel y las vías de acceso a la misma; Zona de seguridad occidental: el área que domina topográficamente el núcleo del Estado de Israel y sus sitios estratégicos. Esta área está delimitada en gran medida por la barrera de seguridad (la cerca de seguridad) y en realidad define una profundidad estratégica para reducir las amenazas a la seguridad y el terrorismo en el corazón del país. Es cierto que en Israel hay un debate público y profesional sobre la contribución del asentamiento israelí, que se encuentra en el corazón del territorio palestino, a la seguridad general del Estado y sus ciudadanos. , o siendo una carga para la seguridad- requiere la asignación de un amplio orden de fuerzas para proteger los asentamientos y los ejes, fuerzas que faltan para cumplir otras tareas de fricciones constantes y crecientes con la población palestina, lo que aumenta la motivación al terrorismo que, en última instancia, daña la seguridad.

La cerca de seguridad

El asentamiento

La política de asentamientos y puestos de avanzada se esfuerza por lograr la continuidad de los asentamientos israelíes y la creación de un amortiguador entre las áreas palestinas para frustrar el establecimiento de un estado y, en el futuro, diseñar enclaves separados (cantones), que estarán contenidos dentro de un área bajo soberanía israelí.

De acuerdo con el enfoque que guía a los colonos ideológicos y sus partidarios en el público y el gobierno (principalmente aquellos asociados con el sionismo religioso radical), la mitzvot de colonizar toda Eretz Israel es igual a todas las demás mitzvot juntas. Según ellos, el asentamiento obliga a las FDI a proteger los asentamientos y su vitalidad, ya que esto impide que los palestinos tomen el control de las áreas abiertas y refuerza el control israelí sobre ellas. Para suprimir la presencia y la actividad palestina en el Área C, las granjas agrícolas son se establecen y se toman grandes áreas de pastoreo.Por otro lado, hay quienes se oponen a la política de asentamientos porque frustra un futuro acuerdo político, aumenta las fricciones con la población palestina y perjudica su desarrollo, inflama las críticas internacionales contra Israel, y lleva las fuerzas de las FDI al límite, lo que requiere la inversión de grandes fuerzas militares y esfuerzos para proteger los asentamientos y las carreteras que conducen a ellos.

La cuestión de la aplicación de la soberanía / la anexión de territorios C

Este tema también está en el centro de una profunda controversia en la sociedad israelí. Han surgido varias ideas en torno a este tema: (1) aplicar la soberanía en el Valle del Jordán, lo que definiría la frontera oriental de Israel y evitaría el ‘derecho de retorno’ palestino a través de la frontera oriental; (2) la aplicación de la soberanía/anexión de las áreas de asentamiento únicamente (área edificada o áreas jurisdiccionales); (3) anexar los bloques de asentamiento de acuerdo con la ruta del obstáculo de seguridad; (4) anexar todas las áreas C; (5) Anexión de la mitad de las áreas C, según lo expresado en el “Plan del Siglo” del presidente de los Estados Unidos Donald Trump (2020).

La idea principal que está impulsando el actual gobierno es la preparación de las condiciones para la anexión (algunos llaman a los pasos que se están dando en el territorio “anexión de reptiles”) y esto se refleja en una serie de movimientos, en el centro de los cuales están: la transferencia de los poderes de la Administración Civil al Ministro del Ministerio de Defensa (Ministro Bezalel Smotrich), y la expansión de la empresa de asentamientos a través de la “regulación del asentamiento joven”, es decir, el reconocimiento legal de los puestos de avanzada ilegales. El ministro Smotrich, a quien se transfirieron los poderes civiles en Judea y Samaria, enfatizó como parte del documento “Plan de decisión” que publicó, que la tarea es “grabar en la conciencia de los árabes y del mundo entero que no hay posibilidad de establecer un estado árabe en la Tierra de Israel”. También cree que se deben presentar dos opciones a los palestinos: emigrar a los países árabes o rendirse bajo el dominio israelí en cantones autónomos como residentes.

En una discusión en el Comité de Asuntos Exteriores y Defensa, el Ministro Smotrich reveló que el gobierno está trabajando en un cambio de política bajo el cual también trabajarán para hacer cumplir la construcción en las Áreas A y B, y que dentro de la Dirección de Asentamientos del Ministerio de Defensa, que está subordinado a él, se está trabajando para mejorar el sistema de aplicación. Esto, a través del establecimiento de una unidad táctica de gendarmeria para la aplicación en Judea y Samaria. El ministro Smotrich incluso reveló la intención de forestar tierras estatales en la región por parte de KKL, asignar cientos de miles de dunams para la agricultura y regular la legalidad de más de 50 fincas agrícolas.

La implementación de la política del gobierno israelí con respecto al Área C significa caer en la realidad de ‘un estado’: la anexión de facto del área para frustrar cualquier posibilidad de un acuerdo político con los palestinos y hacer realidad la visión de la separación de ellos. Los procesos de anexión progresiva ya están conduciendo al debilitamiento de la Autoridad Palestina y al daño de su capacidad para cumplir su papel en la gestión de las vidas de los palestinos en Cisjordania. La anexión conducirá a un mayor debilitamiento de la Autoridad Palestina e incluso a su desintegración final y arrastrará a Israel a asumir la plena responsabilidad de la vida cotidiana de cerca de tres millones de palestinos que viven en Judea y Samaria. Además, la anexión y la conducta unilateral y el tratamiento de la situación actual como una situación ‘permanente’ y no ‘temporal’, colocará a Israel en una posición problemática frente a las críticas internacionales y la clasificación como estado de apartheid. La asimilación de los palestinos en Israel en una atmósfera de conflicto continuo y no como parte de un orden político común ampliará las fricciones negativas, exacerbará los desafíos de identidad, implicará luchas por motivos religiosos y nacionales, así como una escalada del crimen, el terrorismo y protestas violentas, y exacerbará los desafíos de gobernabilidad. En una visión a largo plazo, el equilibrio demográfico israelí-palestino socavará la base de la misión de Israel -un estado judío y democrático- y conducirá a su transformación en un ‘estado único’ con ‘supremacía judía’ o un ‘estado de todos los ciudadanos’.

Resumen

Desde un punto de vista estratégico, la preservación de un estado de Israel judío, democrático, seguro y próspero requiere frenar las tendencias de mezcla de población en Judea y Samaria y el deslizamiento hacia la realidad de ‘un estado’. Con este fin, se deben crear las condiciones para una separación política, geográfica y demográfica de los palestinos y, al mismo tiempo, para estabilizar una Autoridad Palestina responsable, estable y que funcione de manera efectiva que coopere con Israel.

Para avanzar en los objetivos de separación de los palestinos y detener el deslizamiento hacia la realidad de ‘un estado’, Israel debe, ante todo, cambiar su enfoque hacia el Área C de una toma de control unilateral a marcarla como un área de Acuerdos con la Autoridad Palestina. Se propone asignar hasta el 25 por ciento del Área C para el desarrollo de infraestructura y proyectos económicos para alentar la economía palestina, crear continuidad en el transporte y transferir áreas habitadas, que penetraron desde los límites de las Áreas A/B al Área C, al control palestino (más de 200.000 palestinos viven y residen en el Área C). Como parte de la asignación de áreas para desarrollo, se establecerá un comité dedicado, con la participación de partes internacionales, para iniciar proyectos en el Área C. En la primera etapa, los poderes de Zonificación y Planificación en estas áreas no se transferirán a los palestinos, pero solo más tarde, después del inicio de los trabajos en los proyectos, la prueba de ejecución y la asunción de la responsabilidad palestina. En cuanto a los asentamientos, no se recomienda evacuarlos, sino suspender la política de asentamientos actual: se deben eliminar todos los puestos de avanzada ilegales y las granjas agrícolas no autorizadas, y se debe priorizar la construcción y el desarrollo en los bloques de asentamientos al oeste de la ruta de la barrera de seguridad. Asentamientos aislados en el corazón del territorio palestino, su expansión debe ser detenida, excepto por las necesidades de reproducción natural, y la política del Ministro Smotrich de trasladar allí a otro medio millón de colonos debe ser frustrada.

Como parte de las conversaciones hacia el establecimiento de la normalización entre Israel y Arabia Saudita, surgió la necesidad de un “paquete palestino”, es decir, permutaciones por parte de Israel sobre el tema palestino, que el príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohammed bin Salman, y el presidente de la Estados Unidos, Joe Biden, podría registrar como un logro que contribuiría a la realización de la idea de dos estados. En este contexto, el príncipe heredero saudí bin Salman dijo, en un discurso ante la conferencia de los estados de la Liga Árabe celebrada en Riad en mayo de 2023, que “la cuestión palestina está en lo más alto de la agenda del reino” al tiempo que mencionó la iniciativa árabe para la paz. En su artículo publicado en el New York Times, Thomas Friedman se refirió a la consideración específica que exigen los saudíes dentro del acuerdo tripartito con Estados Unidos: una promesa oficial de no anexar los territorios; Detener la construcción de nuevos asentamientos o la expansión de los asentamientos más allá de los bloques existentes; Una promesa de no asentar más puestos de avanzada ilegales, así como de transferir parte del Área C, que está bajo control total israelí, a las Áreas A y B, que están bajo control palestino. Israel tiene interés en promover un acuerdo de normalización con el reino debido a su importancia estratégica, económica, religiosa y política, y también frente al eje iraní. La reciente voluntad de la Autoridad Palestina de participar en el juego político y no quedarse atrás también alienta a pensar en la dirección de promover proyectos económicos y de infraestructura en el Área C. A continuación se presentan varios proyectos posibles:

*Mejorar y agilizar el control conjunto de cruces – mejorando el nivel de servicio e infraestructura. Especial énfasis en la transición de Allenby a Jordania, y la integración de la Autoridad Palestina en su funcionamiento.

*Establecimiento de un aeropuerto conjunto en el valle de Horkania para pasajeros palestinos, israelíes y peregrinos fomentará más inversiones en la región. Establecimiento de puertos terrestres en Tarqumiyah y el área de Shaar Ephraim, para inspeccionar mercancías para exportación e importación a la Autoridad Palestina.

*Electricidad: conexión al suministro de gas desde Israel y, al mismo tiempo, el establecimiento de centrales eléctricas palestinas con inversión privada para cubrir las brechas en el consumo de electricidad. Además, el establecimiento de instalaciones para la producción de energía verde -albaricoques y maroch- (campos solares en el desierto de Judea) con conexión a la red de distribución, con el objetivo de reducir la dependencia energética palestina de Israel.

*Agua – renovación de la actividad del Comité Mixto del Agua. Asignación de terrenos en la costa mediterránea con fondos sauditas o internacionales para el establecimiento de una planta desalinizadora para los palestinos; Establecimiento de instalaciones para la depuración de aguas residuales palestinas en Judea y Samaria, así como de canalizaciones adecuadas, para la reutilización del agua en beneficio de la agricultura.

*El desarrollo del Valle del Jordán como espacio económico común para Israel, la Autoridad Palestina y Jordania, y su conexión con otros países árabes. Compartir los Golfos permitirá la promoción de grandes proyectos transfronterizos (como un corredor de infraestructura desde el Golfo Arábigo hasta el Mar Mediterráneo).

*Conectando la autoridad a la arquitectura regional multilateral. (Agua para energía entre Israel, Jordania y Emiratos; proyectos conjuntos en los campos de tecnología, turismo, empleo y transporte).

*Establecimiento de granjas agrícolas para promover la comercialización palestina de frutas y verduras, al tiempo que se previene la contaminación del agua del acuífero.

*Medio ambiente – detener los procesos de contaminación del aire, el agua y el suelo (se prohíbe la descarga de aguas residuales en cauces y arroyos, la contaminación de suelos y acuíferos con aguas residuales no recicladas, la quema de materiales contaminantes y la dispersión de desechos electrónicos).

*La crisis climática: promover proyectos conjuntos que sirvan a los intereses multilaterales, con la ayuda de tecnologías israelíes.

La promoción de estos proyectos, algunos o todos ellos, fortalecerá la posición de la Autoridad Palestina en el ámbito interno y regional como actor relevante y también ayudará a la integración del Estado de Israel en la región. Además, los movimientos en esta dirección serán útiles para mitigar el creciente conflicto entre Israel y Palestina.

“Las opiniones expresadas en las publicaciones del Instituto de Estudios de Seguridad Nacional o CIDIP son responsabilidad exclusiva de los autores.”

Sobre los autores:

Brigadier (Res.) Udi Dekal

El Brigadier (res.) Udi Dekal se incorporó al Instituto de Estudios de Seguridad Nacional en 2012 como investigador. Fue director del instituto durante unos diez años y actualmente dirige los programas para el ámbito palestino. Se desempeñó como jefe de la Dirección de Negociaciones con los Palestinos, bajo el Primer Ministro Olmert, como parte del proceso de Annapolis. Dekal ocupó una larga serie de cargos en las FDI en los campos de inteligencia, cooperación militar internacional y planificación estratégica. Fue el jefe de la división estratégica en la división de planificación del Cuartel General. Antes de eso, fue jefe de la división de relaciones exteriores y comandante de la unidad de enlace para extranjeros en el ala de operaciones y jefe del departamento de investigación en la división de inteligencia de la Fuerza Aérea. Dekel encabezó el comité tripartito de Israel ante la ONU y Líbano tras la Segunda Guerra del Líbano y jefe de los comités militares con Egipto y Jordania, así como de los grupos de trabajo de coordinación estratégico-operativa con EE.UU. Participó en el comité de actualización del concepto de seguridad (2006) y coordinó la formulación de la estrategia de las FDI.

Ram Cohen

Es el coordinador del programa “Relaciones israelo-palestinas” y del proyecto “Prevención del deslizamiento hacia la realidad de un estado” en el Instituto de Estudios de Seguridad Nacional. Se desempeñó como oficial de inteligencia en el campo de la investigación, incluida la investigación político-palestina. Ram se graduó de la Universidad Hebrea con una licenciatura en ciencias políticas y relaciones internacionales con honores de decano, así como una maestría en relaciones internacionales con especialización en seguridad y diplomacia. Ocupó una serie de cargos en el sector público: en la Knesset en la oficina de Yitzhak Herzog y Avi Dichter, en el Portavoz del Primer Ministro y en la División Internacional de la Autoridad de Innovación. En su último cargo, como gerente de proyectos, lideró la fusión entre Philips y la empresa de alta tecnología Algotech.

Noy Shalev

Es asistente de investigación en el programa de relaciones israelí-palestinas en el Instituto de Estudios de Seguridad Nacional. Noy es estudiante de licenciatura en Ciencias Políticas y Medio Oriente e Islam en la Universidad de Haifa.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.