Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| miércoles abril 17, 2024

¿Cómo desafían los BRICS el orden internacional imperante?

Mientras se lleva a cabo la 15ª cumbre BRICS la próxima semana, el Consejo de Geoestrategia pide a seis expertos estratégicos que expliquen cómo el grupo desafía el orden internacional imperante.


Los lideres del BRICS

Malte Brosig, Universidad de Witwatersrand

Después del revuelo de las potencias en ascenso a principios del milenio, el grupo BRICS experimentó una fase de menores tasas de crecimiento y desafíos internos. Esto cambió las opiniones sobre las perspectivas de que el grupo tenga un impacto en el orden global. De hecho, ni el Banco Mundial, ni el Fondo Monetario Internacional ni el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas llevaron a cabo reformas sustanciales. Sin embargo, los BRICS, que en su mayoría no fueron reconocidos por los comentaristas internacionales, se convirtieron en un sólido marco de cooperación con alrededor de 130 reuniones al año que solidificaron la cooperación entre sus miembros. Los BRICS aportan valor ante todo a sus miembros.

Con la invasión rusa a gran escala de Ucrania, el grupo ha sido puesto a prueba. ¿Vale la pena el papel en el que están escritas las floridas declaraciones que hacen referencia a la no intervención y a la integridad territorial? En cualquier caso, la guerra demuestra una vez más cómo los BRICS están intentando activamente dar forma al orden internacional. Ningún miembro del BRICS criticó abiertamente a Rusia por su comportamiento, lo que se acerca a aceptar tácitamente la acción de Rusia. Los miembros del BRICS tampoco han seguido las sanciones ni los intentos occidentales de aislar a Rusia. La narrativa de una Rusia expansionista no está exenta de oposición en los países BRICS. En cambio, las sanciones occidentales alertaron a los miembros del BRICS sobre sus propias vulnerabilidades. Las discusiones sobre la desdolarización y la ampliación del grupo han cobrado fuerza.

Klaus Dodds, Universidad Real Holloway

La invasión rusa a gran escala de Ucrania sacó a la luz tensiones preexistentes con la gobernanza del Ártico. Rusia ya había girado hacia la República Popular China (RPC), India y otros en busca de inversiones esenciales, transferencia de tecnología y participación de mercado luego de las sanciones que se le impusieron después de 2014. Y hoy, para permitir el desarrollo de su vasto norte, Rusia sigue dependiendo de socios externos.

La agresión de Rusia contra Ucrania en 2022 provocó que los restantes estados árticos (Canadá, Dinamarca/Groenlandia, Finlandia, Islandia, Noruega, Suecia y Estados Unidos) suspendieran la colaboración bajo los auspicios del Consejo Ártico, coincidentemente en el momento en que Rusia fue su presidencia. La mitad de la región ártica es rusa y, sin la participación de Rusia, otros, en particular la República Popular China , han argumentado que el Consejo Ártico no es legítimo. 

Los países BRICS han demostrado a Rusia su valía en lo que respecta al Ártico. La República Popular China invierte fuertemente en proyectos energéticos en el Ártico ubicados en Rusia; India es el mayor comprador de petróleo ruso; Brasil se ha mostrado ambivalente acerca de la agresión de Putin (y expresó interés en convertirse en observador del Consejo Ártico), mientras que Sudáfrica se mantiene oficialmente «neutral» y continúa colaborando con Rusia en asuntos antárticos. Un área obvia de interés para Rusia si se restableciera la colaboración dentro del Consejo Ártico sería ampliar el grupo de estados observadores, tal vez para incluir a todas las naciones BRICS .

Mark Galeotti, Consejo de Geoestrategia

En muchos sentidos, la idea general de los BRICS –en la medida en que tienen algún principio organizativo real– es que son personas de afuera que quieren ser de adentro, y si no pueden tener un asiento en la mesa superior existente, establecerán el suyo propio. Sin embargo, es una señal de las limitaciones de los ‘BRICS’ como concepto que entre los cinco miembros existan tres perspectivas alternativas. Rusia es una potencia en decadencia que quiere recuperar su antiguo estatus. La República Popular China es una aspirante a nueva potencia hegemónica que busca crear un nuevo orden. A los otros tres les gustaría estar en esa mesa superior y ver esto más como un paso intermedio.

Así pues, los BRICS no cuestionan tanto el status quo como reflejan sus limitaciones. Las naciones surgen y declinan, y mientras el «orden internacional» parezca cómodo, con forma occidental y diseñado para mantener alejados a los intrusos, entonces, por definición, será cuestionado. Sin embargo, la mayoría de los países BRICS no quieren que se destruya, sólo quieren que se proteja su lugar en él y sus propios intereses.

George Magnus, Centro China, Universidad de Oxford

La reunión de los BRICS en Johannesburgo la próxima semana reunirá a un grupo dispar de países actuales y potenciales que no tienen prácticamente nada en común económicamente. Pero muchos tienen una aversión política declarada o teórica al dólar estadounidense. Se espera que discutan la profundización del uso de sus monedas en el comercio y posiblemente la creación de una moneda común de los BRICS. Sin embargo, lo que parece ser una amenaza potencial para el sistema monetario global basado en el dólar estadounidense es todo retórica política y carece de sustancia .

BRICS trata sobre la República Popular China, que representa abrumadoramente la proporción de la población mundial, el Producto Interno Bruto y el comercio de los BRICS. De hecho, los BRICS en su conjunto no podrían parecerse menos a un área monetaria óptima en la que los mercados y las regulaciones se integran, algo que los economistas consideran esencial para una moneda conjunta o común. Con miembros adicionales, los BRICS se volverían más diversos pero también más disfuncionales como bloque económico.

Algunos han sugerido que una moneda BRICS podría estar respaldada por oro y usarse ampliamente para el comercio. Pero lo que importa no es la moneda en la que se pagan las facturas de los expatriados y las importaciones, sino aquella en la que se acumulan los saldos resultantesEsto requiere que alguien tenga mercados de capital amplios y profundos, confianza, estado de derecho, una moneda libremente convertible y reservas mancomunadas. Ciertamente no es la República Popular China, y el resto se descalifica por diversas razones. Al final, todos necesitan dólares estadounidenses y acceso a los mercados de capital estadounidenses, independientemente de las políticas o sanciones.

Jagannath Panda, Centro de Estocolmo para Asuntos del Sur de Asia y del Indo-Pacífico

Los BRICS, como grupo de economías emergentes que representan más del 40% de la población mundial por su propia existencia, desafían los sistemas de gobernanza económica y política liderados por las naciones occidentales. Como el orden existente carece de representación diversa, los BRICS sirven como una plataforma económica y de gobernanza alternativa que busca generar impulso hacia un orden multipolar más equitativo. Sin embargo, este poderoso simbolismo político no se ha traducido en logros acordes con las ambiciones del grupo. Aunque establecer una institución financiera de desarrollo multilateral (a saber, el Nuevo Banco de Desarrollo (NDB)), fusionar al mundo emergente en una identidad política distinta y buscar desarrollar formas alternativas de cooperación económica son resultados ciertamente loables.

A medida que las líneas de batalla entre Estados Unidos, sus aliados y socios, y la República Popular China/Rusia se han endurecido como resultado de la guerra de agresión de Putin contra Ucrania, ha habido un interés creciente por parte de personas externas que desean unirse a la Organización de Cooperación de Shanghai (OCS), dominada por la República Popular China. ) y BRICS. Cuando más de 40 países expresan interés en unirse a un foro como los BRICS, el mundo debe tomar nota. Sin embargo, es preocupante que en estos foros, debido al actual estatus de paria de Rusia, la influencia de la República Popular China haya aumentado. Sin embargo, la disonancia interna, especialmente debido al claro objetivo de la RPC de expandir su influencia geopolítica en el mundo no occidental y el rechazo de la India a un BRICS dominado por la RPC, dificultará la expansión, especialmente la indiscriminada.

Sin embargo, la expansión propuesta de los BRICS no perderá su brillo por el momento. En primer lugar, esto se debe a que el poder geoeconómico de una expansión bien pensada sería significativo, aun cuando los planes para crear un sistema monetario más justo tal vez no sean factibles en este momento. En segundo lugar, las implicaciones políticas de los BRICS como foro multipolar, mejor representado y basado en el consenso no pueden dejarse de lado fácilmente.

Eerishika Pankaj, Organización para la Investigación sobre China y Asia

Los BRICS presentan un desafío notable al orden internacional establecido, ya que sus miembros buscan vías y mecanismos de diplomacia y finanzas internacionales alternativos a los establecidos. Hay cuatro formas clave en que los países BRICS hacen esto.

En primer lugar, los BRICS buscan un alineamiento geopolítico abogando por un mundo multipolar y utilizan la diplomacia cultural y la proyección del poder blando en su afán por volverse más influyentes. En segundo lugar, las estructuras de poder tradicionales dentro de las instituciones financieras internacionales también se ven cuestionadas a través, por ejemplo, del establecimiento del NBD. Además, aunque ningún miembro del BRICS está intentando exportar su sistema interno, la exhibición de diversas trayectorias de desarrollo, como el capitalismo liderado por el Estado de la República Popular China, desafía el atractivo de los modelos democrático-liberales. Finalmente, los BRICS defienden reformas que cuestionan la legitimidad de las instituciones globales, como el G7, que han mantenido durante mucho tiempo el status quo.

La pregunta, sin embargo, es si un grupo de naciones emergentes que comparten una preferencia por un marco global multipolar y algunas quejas sobre el orden internacional prevaleciente es suficiente para establecer a los BRICS como un bloque geopolítico coherente y pertinente. Las naciones BRICS son una composición heterogénea, marcada por diversos contextos culturales y de civilización. En consecuencia, la suposición de que los BRICS podrían transformar el orden internacional enfrenta desafíos, particularmente dadas las anticipaciones divergentes que albergan los miembros de los BRICS sobre cómo sería exactamente este nuevo mundo. Por ejemplo, India y la República Popular China tienen intereses y visiones contradictorios sobre el futuro de Asia y, por extensión, el orden global más amplio. Por lo tanto,  los BRICS presentan un foro para desafiar el orden prevaleciente

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

https://www.geostrategy.org.uk/britains-world/how-does-brics-challenge-the-prevailing-international-order/

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.