Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| miércoles abril 17, 2024

Palestina: los niños terroristas y sus misiones suicidas


Los palestinos deben rendir cuentas de por qué mientras distintos gobiernos de países y organismos internacionales envían millones de dólares en concepto de ayuda humanitaria, la radicalización terrorista en menores de edad aumenta de forma considerable y se convierte en el primer insumo del terrorismo palestino en su guerra contra Israel.

Un adolescente palestino fue neutralizado el miércoles en la estación de tranvía Shivtei de Jerusalén tras atacar con un cuchillo a un civil israelí. El atacante de tan solo 14 años era originario de Beit Hanina, el sector mayoritariamente árabe de Jerusalén Este y murió instantáneamente. Israel en tan sólo 24 horas sufrió cuatro ataques terroristas consecutivos que fueron dirigidos hacia su población civil.

Aunque existen también los escépticos, el terrorismo palestino es una de las aristas inconclusas en el conflicto palestino-israelí que más se ha agravado en los últimos tiempos y aquí es muy poca la culpa que se pueda cargar sobre el estado de Israel. Desde 1995, la educación (como también su desviación hacia el adoctrinamiento) es exclusiva responsabilidad, en primera instancia, de la Autoridad Palestina en los territorios de Judea y Samaria o de la agrupación terrorista Hamas en la Franja de Gaza.

También hay que cargar su importante cuota de responsabilidad sobre un organismo casi de prerrogativa como es la UNRWA, la agencia de la ONU para refugiados palestinos, que delante de sus ojos ha visto cómo en las escuelas que han levantado en los territorios se ha distribuido material alentando el antisemitismo y la judeofobia. Durante tanto tiempo se ha confundido a la víctima con el victimario que hoy ya es muy difícil volver atrás.

El uso de los niños por parte del terrorismo no es nuevo y hay ejemplos a lo largo de la historia que los ubican como casos de radicalización en menores de edad e insumos necesarios en una guerra que los palestinos quieren y probablemente necesiten enquistar en el tiempo. El ecosistema político del Oriente Medio ya les es a los palestinos totalmente adverso desde que los países del Golfo y otros de mayoría musulmana fuera de la región han empezado a olvidar a la causa palestina como la piedra en el zapato de sus políticas exteriores. Es por esto por lo que el terrorismo, que no es más que la planificación de la violencia contra la población civil para causar terror, es la cara de la frustración e impotencia palestino de no poder haber evitado que Israel renaciera en 1948 y se haya consolidado como uno de los países más importantes del mundo frente a la adversidad.

El uso de los niños en el terrorismo palestino

         Casos como el del adolescente abatido en Jerusalén también se han replicado en los últimos veinte años y se catalogan como los adolescentes que actúan para una misión suicida. Un tercio de los atacantes de la intifada de los cuchillos en 2016 eran adolescentes provenientes de Judea y Samaria, territorio bajo control de la Autoridad Palestina y Al Fatah desde los Acuerdos de Oslo entre 1993 y 1995. Si los niños nacen, se crían y se educan en el odio no es culpa de Israel, sino de los líderes palestinos y de la indulgencia de los organismos internacionales.

Un bebé de tan solo unos meses fue envuelto en un cinturón explosivo y le fue colocada una insignia de Hamas en Hebron, dando a conocer al mundo en el 2002 una imagen inédita que resumía a los niños bomba: en los territorios bajo control palestino prolifera un odio visceral que se hereda y se transmite como si fuera una enfermedad hereditaria. El odio a Israel acompaña al parto a las mujeres palestinas que, acorde al mundo islámico, parecieran estar sólo dispuestas a dar a luz para aportar soldados a la guerra santa.

Con tan sólo 13 años, otra adolescente palestina llamada Ruqaya Abu Eid fue abatida en 2016 tras intentar asesinar con un cuchillo a un guardia de un puesto de control israelí. Pocos días atrás ocurrió algo similar con Morad Bader Adais, de tan sólo 15 años, asesinó a una mujer frente a la presencia de sus hijos y un joven palestino hirió con gravedad a una embarazada israelí en Tekoa.

En octubre también de 2016 dos primos, Ahmed Manasra de 13 años y Hassan de 15, apuñalaron a dos adolescentes israelíes en Pisgat Zeev lo que terminó valiendo la detención de Manasra y el abatimiendo de Hassan.

Las misiones suicidas son cometidas también por niños que reciben el nombre en árabe de Ashbal Al Quds (los niños de Jerusalén) haciendo así realidad una fatal premonición e idea de Yassir Arafat, uno de los exponentes del terrorismo internacional, quien había dicho en los años noventa que su legado estaba en que los niños palestinos levantaran la bandera palestina en Jerusalén, la capital de Israel. En ellos continúa incidiendo una pornografía terrorista amplificada en redes sociales y que acusa a los judíos de ser responsables de todos los males.

“No hay control en los millones de dólares que los palestinos reciben”

         A pesar de los millones de euros que las autoridades palestinas han recibido durante años por medio del programa PEGASE (donde participan los estados miembros de la Unión Europea y la Comisión Europea), la incitación al odio contra Israel en el sistema educativo palestino continúa generando la base ideológica para que se repliquen los atentados en el territorio israelí.

La mayoría de esas escuelas siguen los programas de la Autoridad Palestina y su brazo armado, Al Fatah, donde la narrativa de la Nakba y la negación de la existencia de Israel son elementos indispensables. Allí se niegan los Acuerdos de Oslo, los procesos de paz con otros estados como Egipto y Jordania y la normalización con los países de mayoría musulmana. Las escuelas palestinas son la alegoría de la caverna de Platón donde las sombras que se proyectan al interior son el antisemitismo, la judeofobia y la negación a la existencia de Israel.

            Nadie en ningún organismo internacional ni en ningún país miembro de la Unión Europea que aporta al programa PEGASE de ayuda humanitaria a los palestinos puede afirmar que esos millones de euros que han ingresado a las arcas palestinas no son quienes hoy financian la maquinaria terrorista que golpea ya de forma repetitiva en cada Shabbat.

Confundir a la víctima con el victimario durante tanto tiempo ha creado un monstruo que será muy difícil de extirpar. Europa continúa financiando a un monstruo que también irá por los europeos.

        

Difusion Porisrael.org

 
Comentarios

Acá hay por lo menos dos conceptos equivocados uno es que los Neo palestinos tengan que rendir cuentas todos sabemos en que gastan la plata y se la dan igual así que la responsabilidad de quien se la da porque ellos no van a cambiar porque está dentro de su ideología y porque le va bien así en su modo y la otra es que no son palestinos mientras haya gente que les dé una entidad equivocada van a seguir

Acá hay por lo menos dos conceptos equivocados uno es que los Neo palestinos tengan que rendir cuentas todos sabemos en que gastan la plata y se la dan igual así que la responsabilidad de quien se la da porque ellos no van a cambiar porque está dentro de su ideología y porque le va bien así en su modo y la otra es que no son palestinos mientras haya gente que les dé una entidad equivocada van a seguir

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.