Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| miércoles mayo 29, 2024

¿Centro financiero o semillero terrorista? La batalla por el futuro de Jericó

A 30 años de los Acuerdos de Oslo, los comerciantes luchan por mantenerse, los turistas huyen del terrorismo y Hamás se afianza en el campamento de refugiados.


awfiq decidió tomar un camino lateral antes de conducir hacia Jericó. Nació y creció aquí; durante años tuvo negocios en la ciudad y conoce cada rincón y cada grieta. «Tenemos que hacer un desvío y entrar desde el otro lado», dice. «Desafortunadamente, Jericó no es lo que alguna vez fue. Sé que ésta es una ruta más larga, pero no hay otra manera. Lo siento», dice.
¿Se han deteriorado tanto las cosas? Sí. Nada es como antes. Recuerdo haber ido a bodas en el cercano asentamiento Vered Yericho, donde tengo amigos. Ahora sólo puedo soñar con tal cosa. Todo ha cambiado.

Jericó de noche.

Jericó de noche.
(Elisha Ben Kimon)
Jericó está tratando de proyectar negocios como de costumbre. Los carteles que promueven proyectos de vivienda exclusivos saludan a los visitantes que conducen a través de las puertas de piedra de la ciudad y los parques de diversiones gigantes iluminan el cielo nocturno, pero los residentes saben que las cosas no son normales.
En estas primeras horas de la tarde, los residentes están en las calles, comprando y comiendo. Jericó tiene vastas reservas de tierra y la construcción está en todas partes. El proyecto insignia de la ciudad se llama «The Gate to Jericho» e incluirá casi 2.500 casas individuales en venta o alquiler, cerca de un nuevo hotel que se está construyendo. Otro proyecto de vivienda de alta gama está surgiendo en la parte norte de la ciudad.
Los trabajadores de la construcción cumplirán sus tareas hasta altas horas de la noche. «Así es como se hace», nos dicen. «¿Alguna vez has intentado levantar un saco de hormigón en medio del día en Jericó en agosto? Los trabajadores de la construcción trabajan toda la noche y duermen durante el día», señalan.
Pérdidas millonarias
La batalla por el futuro de Jericó se está librando fuera de la vista del público y es más dramática de lo que parece. El tranquilo oasis del desierto, famoso por sus palmeras, se encuentra en medio de una lucha que puede afectar la seguridad a lo largo de toda la frontera oriental de Israel.

Una calle comercial de la ciudad.

Una calle comercial de la ciudad.
(Elisha Ben Kimon)
Por un lado están los residentes, en su mayoría comerciantes que dependen del turismo, y por el otro está la olla a presión que llamamos campo de refugiados, que se encuentra al sur y está afiliado al movimiento Fatah. Pero en los últimos meses Hamás ha ganado fuerza, y la financiación del terrorismo está atrayendo a los jóvenes locales que se han inspirado en los acontecimientos en el campamento de refugiados de Jenin.
Esto se siente no sólo en la atmósfera. Un escuadrón terrorista de Hamas que trabajaba desde adentro del campamento –alguna vez considerado pacífico– logró lanzar dos ataques mortales en el área.
«Lo que ha estado sucediendo en el campamento es una porquería total. Un gran desastre», dice Tawfiq mientras conduce a través de la ciudad. «Hace un par de días, los militares entraron en el campamento en un convoy. Estaba en el trabajo. Muchos soldados. Todo el mundo sabe qué hacer cuando eso sucede. Cerré mi tienda y me fui a casa. Escuché explosiones y disparos. Algunos niños fueron arrestados y se fueron. Pero nunca se sabe cuándo volverán, así que mantuve la tienda cerrada. Nadie entraría, de todos modos. Entonces, se perdió otro día de negocios», cuenta.
Ve cómo Jericó cambia ante sus propios ojos. «Mi mayor temor es que nuestra ciudad sea cerrada con barricadas. Esto nos estrangulará. Jericó no ha sido así durante 20 años. He estado aquí desde que nací. Mi padre tenía un negocio antes de 1948. Suministró gasolina a los judíos. Entonces el turismo comenzó a desarrollarse. ¿Recuerdas el casino? Ahora todo es un recuerdo lejano».

Enfrentamiento de palestinos contra las FDI en Jericó.

Enfrentamiento de palestinos contra las FDI en Jericó.
(AP)
Según funcionarios de seguridad, el turismo aumentó de 5.700, en 2021, a 118.500, en 2022, tras la pandemia de COVID. Atribuyen mucho de esto a la situación de seguridad, pero a medida que aumentaron los incidentes terroristas alrededor del campamento de refugiados, el número de turistas disminuyó considerablemente y la ciudad ya fue puesta bajo toque de queda dos veces este año.
El daño financiero es inmenso y se estima en 135 millones de shekels en los primeros seis meses de 2023. Durante las fiestas musulmanas, los bloqueos de carreteras alrededor de la ciudad, colocados allí para atrapar a un escuadrón terrorista, llevaron a grupos de turistas y árabes de Israel a cancelar visitas, con un costo estimado de 80 millones de shekels en daños. Si en el pasado decenas de miles visitaban la ciudad cada mes, ahora hay docenas en el mejor de los casos.
La Administración Civil dice que Jericó se ve afectada por el aumento de la violencia en Cisjordania, pues cada ataque terrorista resulta en bloqueos de carreteras alrededor de la ciudad.
¿Qué queda del icónico casino?
Nuestra primera parada es el Hotel Oasis, donde una vez estuvo el famoso casino construido por el millonario judío austriaco Martin Schlaff. Solía ser favorecido por los israelíes. Podría haber sido un símbolo de coexistencia, después de los Acuerdos de Oslo, pero la Segunda Intifada puso fin a eso y ahora se está desmoronando.

El casino de Jericó conoció mejores épocas.

El casino de Jericó conoció mejores épocas.
(Atta Awisat)
Desde allí nos dirigimos al ajetreado centro de la ciudad, donde el olor a carne se eleva desde los puestos de shawarma increíblemente baratos, y los compradores entran y salen corriendo de las tiendas y cafés, donde se estacionan autos de lujo, mientras que los taxis transportan pasajeros de ida y vuelta. «Puede tomar 20 minutos sólo cruzar la carretera principal», dice Tawfiq.
Hay bastantes atracciones turísticas, incluido el Museo Ruso, repartidas en tres edificios de lujo. Los parques de diversiones están cerrando por la noche y las familias que visitan están regresando a sus hoteles. «Se ve el potencial para la economía local», dice Tawfiq. «Pero cuando entran las tropas todos huyen. ¿Qué visitante de Hebrón, Ramallah o Belén se quedaría aquí?», se pregunta.
Esto captura la tensión diaria en Jericó. Por un lado, los empresarios locales tratan de desarrollar tantos proyectos económicos como sea posible y traer de vuelta a los turistas con mucho dinero. Por otro lado, hay una población joven dominante que se inclina hacia el terrorismo.
A pesar de la serie de ataques terroristas, los funcionarios de la Administración Civil dicen que están llevando a cabo docenas de acciones para separar el terrorismo de la población en general y minimizar tanto como sea posible el daño a los civiles palestinos.

Enfrentamientos entre las FDI y militantes palestinos en Jericó.

Enfrentamientos entre las FDI y militantes palestinos en Jericó.
(AFP)
«Estamos tratando de permitir el movimiento sin que haya obstáculos, especialmente hacia las áreas industriales dentro de Cisjordania. Después de todo, la mayoría trabaja en estos lugares. Durante un ataque, la principal preocupación es cómo afecta los medios de vida y el empleo de las personas», dice Abu Zalaf, coordinador y enlace del distrito.
La cuestión del empleo es fundamental. «Invertimos mucho esfuerzo para garantizar que los trabajadores de Jericó estén empleados. Porque un trabajador de Jericó que tiene un trabajo y gana dinero no se verá tentado a participar en el terrorismo», dice Abu-Zalaf.
«La gente de Jericó trabaja en hoteles en el Mar Muerto, en el parque industrial Mishor Adumim, en el cruce de Allenby y, por supuesto, en la agricultura en el Valle del Jordán. No les faltan lugares para trabajar», añade.
–¿Por qué la situación en Jericó se ha vuelto crítica en este momento?
–La ciudad de Jericó había estado en calma durante 20 años y sirvió como puerta de entrada al mundo para los palestinos. Necesitan mantener la ciudad porque cualquier acto de terror y cualquier daño a la ciudad de Jericó tiene un impacto en todos los residentes de Cisjordania. Dado que los residentes de Jenin, Nablus y otras ciudades de Cisjordania pasan por Jericó, salen por el cruce de Allenby y pasan tiempo en la ciudad, también les afecta.
El radicalismo se extiende desde los campos de refugiados
Jericó, una de las ciudades más antiguas del mundo, está dividida en varias áreas distintas. La ciudad tiene dos campos de refugiados. Junto a Aqabat Jaber en la entrada sur, hay otro campo de refugiados llamado Ein al-Sultan, ubicado en la entrada norte.

Incursión de las FDI en Jericó.

Incursión de las FDI en Jericó.
(Unidad de Prensa de las FDI)
Naturalmente, estos campamentos son donde se concentra la población más pobre y vulnerable. Aquí es también donde ocurren los enfrentamientos con las fuerzas de las FDI, junto con las actividades terroristas y las incursiones del ejército.
Los visitantes del exterior, principalmente árabes israelíes y palestinos de Ramallah, Jenin, Nablus, Hebrón y Belén, que invierten dinero en la ciudad, tienden a pasar tiempo en el área de la Puerta de Jericó y en el centro de la ciudad. Aquí es donde reside la mayoría de la población normativa de la ciudad.
La política de la Autoridad Palestina también se siente fuertemente aquí. Recientemente, el líder palestino Mahmoud Abbas despidió a varios gobernadores de Cisjordania, incluido el gobernador de Jericó, Jihadi Abu-Al-Asal. «Nos sorprendió», señaló el gobernador derrocado, «nadie nos habló sobre la decisión de retirarnos, y no nos informaron con anticipación. No sabemos la razón».
Abu-Al-Asal no es muy popular en la ciudad. Los residentes lo acusan de contribuir al declive de Jericó. «Es un agitador y va junto con los mismos jóvenes en los campos de refugiados para tratar de ganar su apoyo, principalmente contra elementos criminales», dice un residente de larga data.
«Él no los pone en su lugar; No entiende que está causando daños a la ciudad. Tiene miedo de lo que los extremistas y las familias criminales en los campos de refugiados le harán, así que los ayuda», agregó.

Puesto de control de las FDI en las afueras de Jericó.

Puesto de control de las FDI en las afueras de Jericó.
(AP)
El campo de refugiados de Aqabat Jaber se ha convertido en un barómetro tanto para el terrorismo como para el comercio en la ciudad. El campamento fue establecido en 1948 y está situado al sudoeste de Jericó. Alrededor de 10.000 residentes viven allí, pertenecientes a tres clanes principales, en un área de aproximadamente 420 acres. La mayoría de los residentes del campamento viven de la agricultura o trabajan en territorio israelí.
«Para entender cuán profunda es la relación comercial entre el Valle del Jordán y la gente de Jericó y el campo de refugiados, déjenme contarles una historia –dice un funcionario de seguridad del valle–. Hay un palestino relativamente mayor que vive en Aqabat Jaber, que trabaja en el mantenimiento de una de nuestras granjas en el valle. Viene a trabajar todos los días desde el campo de refugiados hasta la fábrica. En febrero pasado, cuando las FDI entraron en el campamento de refugiados para arrestar a una célula terrorista que había llevado a cabo ataques con disparos, su hijo fue asesinado. Según las FDI, había disparado contra las fuerzas y fue parte de los disturbios en el área.»
«Una semana después de llorar a su hijo, el padre volvió a trabajar. Nos dijo que no tenía otra opción. Está enojado por la muerte de su hijo, eso está claro, pero ganarse la vida para él es indispensable. Incluso el establecimiento de seguridad entendió esto y no revocó automáticamente su permiso de trabajo.» En este caso, después de que se confirmó que cumplía con todos los criterios, se conservó su permiso de trabajo.
Una de las principales razones del aumento de la tensión de seguridad en Jericó es la actividad de Hamas en el campo de refugiados, que aparentemente está controlado por Fatah.
«Una semana después de llorar a su hijo, el padre volvió a trabajar. Nos dijo que no tenía otra opción. Está enojado por la muerte de su hijo, eso está claro, pero ganarse la vida para él es indispensable»
«La calma engañosa que existió aquí durante años ahora está explotando en nuestras caras», admite un alto funcionario de seguridad. «Las FDI están invirtiendo recursos significativos en la lucha contra el terrorismo en Nablus y Jenin, y es cierto, muchos ataques se originan desde allí. Pero es importante entender que en el momento en que hay un ataque en Huwara, todo Nablus y las aldeas circundantes se encierran, y luego el terrorismo se filtra aquí. Es muy simple. Se dan cuenta de que hay menos fuerzas aquí, que ésta es un área tranquila que no está bajo un escrutinio minucioso, y eligen atacar».
«Esta ha sido la realidad durante el año pasado. El único espacio disponible para que los terroristas se muevan es aquí, en el Valle del Jordán, en las aldeas circundantes y en los campos de refugiados. Toda el área está sufriendo una incitación muy grande y lo estamos viendo», añade.

Militantes palestinos en Jericó se enfrentan a fuerzas de las FDI.

Militantes palestinos en Jericó se enfrentan a fuerzas de las FDI.
(Reuters)
Un año de violencia
«En los últimos 20 años, en realidad desde la Operación Escudo Defensivo, Jericó ha estado aislada de todo lo que sucede en Cisjordania», explica el teniente coronel Salim Khayr, de 35 años, comandante del Batallón de Leones del Valle del Jordán, quien anteriormente se desempeñó como comandante adjunto del valle. «Solíamos experimentar escaladas en Cisjordania, pero no afectaban a Jericó. En el último año, ha habido una escalada. Los terroristas y las células han comenzado a operar dentro del campamento de refugiados de Aqabat Jaber, lo que ha provocado ataques. Desde un área que estaba tranquila, ahora recibimos mucha información sobre personas con malas intenciones que quieren hacer daño».
–¿Qué significa esto para sus operaciones en el campo?
–Casi todas las noches, opero en Aqabat Jaber: arrestos, recolección de armas, actividades que no llevamos a cabo con la misma intensidad en años anteriores. Es otra área que ha despertado al terrorismo.
–¿Por qué ahora? ¿Qué pasó?
–Es una combinación de varios factores, pero principalmente la falta de gobierno por parte de la Autoridad Palestina. Incluso el gobernador de Jericó, que recientemente fue despedido por la AP, fue un factor incitante. En cualquier lugar donde haya una falta de gobernanza de la Autoridad Palestina, hay terrorismo.

Así quedó el auto tras el atentado que sufrió la familia Dee.

Así quedó el auto tras el atentado que sufrió la familia Dee.
(Yair Sagi)
En el último año, el Valle del Jordán se ha convertido en un punto focal para actividades terroristas que no han ocurrido allí durante años. En un ataque a tiros en Hamra Junction en abril pasado, dos terroristas emboscaron el automóvil de Lucy Dee, de 48 años, y sus hijas Maia, de 20 años, y Rina, de 15. Los terroristas maniobraron su vehículo para estar cerca del automóvil de las niñas y abrieron fuego contra ellas. Rina y Maia murieron instantáneamente. Lucy resultó gravemente herida, fue llevada al hospital y luego declarada muerta. El ataque sacudió a todo el país.
Un mes después del ataque, las FDI y las fuerzas especiales de la Policía Fronteriza eliminaron a los dos terroristas, que se escondían en un apartamento en la casbah de Nablus. Los terroristas no venían de Jericó, sino que optaron por atacar una zona considerada tranquila.
«Este es un ataque que es enteramente el resultado del terror que se extiende desde las áreas de Jenin y Nablus hasta el Valle del Jordán», dice un alto funcionario de seguridad preocupado. «Desde el puesto de control de Beqa’ot (cerca de Hamra en el valle del Jordán) hasta el centro de Nablus hay siete minutos en coche. Es más fácil para ellos atacar aquí. Tales incidentes encienden el área e incitan a los jóvenes en los campos de refugiados».
En lo que respecta al Comando Central, las luces de advertencia comenzaron a parpadear mucho antes. «En los últimos dos años, desde la Operación Guardián de los Muros, estamos en un estado de escalada y una ola de terror. Hamas y la Jihad Islámica ya han dicho docenas de veces que tienen la intención de encender toda Cisjordania, mientras que al mismo tiempo mantienen Gaza en calma. Es muy conveniente para ellos, la paz en Gaza y la resistencia en Cisjordania», explica un alto funcionario del Comando Central. «Luego comenzamos a experimentar el fenómeno de varios lugares donde la autoridad de la Autoridad Palestina se ha erosionado», añade.
–¿Por ejemplo?
–El campamento de refugiados de Jenin, la guarida de los Leones en Nablus y algunos casos más. Es como una plaga que se está extendiendo, especialmente en los campos de refugiados que se inspiran en el campo de refugiados de Jenin, que se ha convertido en un símbolo de la nueva resistencia armada de la juventud frustrada.

Una plaza de la ciudad, de noche.

Una plaza de la ciudad, de noche.
(Elisha Ben Kimon)
–Y, sin embargo, Jericó está un poco bajo el radar.
–En este contexto, el campo de refugiados de Aqbat Jaber y la ciudad de Jericó se encuentran entre los lugares más tranquilos del sector del Comando Central. Hasta que comenzaron los acontecimientos nadie sabía que existía un lugar como Aqbat Jaber. Además, a principios de 2022, comenzamos algo increíble en Jericó y aprobamos la entrada de autobuses con visitantes israelíes sin ninguna seguridad. Fue en coordinación con el aparato de seguridad palestino. Para nosotros, esto fue algo increíble.
–¿Y entonces qué pasó?
–Las luces de advertencia comenzaron a encenderse para nosotros a principios de año. Ya recibimos indicios de un deseo de llevar a cabo un ataque terrorista, y comenzamos a profundizar nuestra inteligencia allí.
Esta «plaga terrorista», como se le llama en el Comando Central, fue experimentada por las FDI y el Shin Bet con dos ataques graves que terminaron con graves consecuencias, pero podrían haber terminado mucho peor.
El 28 de enero, un terrorista armado llegó a un restaurante en Almog Junction y abrió fuego contra numerosos comensales. Afortunadamente, el arma del terrorista se atascó y no hubo víctimas. El terrorista huyó inmediatamente a Aqbat Jaber.
Exactamente un mes después, Elan Ganeles, un ciudadano israelí-estadounidense, fue asesinado en un tiroteo cerca del cruce de Arava en la Ruta 90. Los terroristas también dispararon contra otros vehículos, y afortunadamente el número de víctimas no fue mayor. Después del tiroteo, las pistas nuevamente llevaron a Aqbat Jaber. Los terroristas prendieron fuego al vehículo que utilizaron para el ataque y huyeron al campo de refugiados.

Elan Ganeles, víctima del terrorismo en Jericó.

Elan Ganeles, víctima del terrorismo en Jericó.
(Ynet)
«Tuvimos advertencias, y después del primer ataque en el restaurante, nos dimos cuenta de que tenemos una célula seria de Hamas allí, y están tratando de llevar a cabo ataques», dice un funcionario de seguridad. «Sabíamos los nombres, fotos, residencias y todos los detalles de varios terroristas», agregó después.
–¿Es esto parte del intento de Hamas de encender el sector de Jericó?
–Absolutamente. Hamas está constantemente intentando, y estamos viendo esto incluso ahora, encender tantos sectores como sea posible en Cisjordania. Después del primer ataque, que fue muy severo desde nuestra perspectiva, aunque no hubo víctimas, fue un milagro dado que el terrorista entró para «rociar» a los comensales en el restaurante, tomamos medidas significativas en el área. Es una carrera contra el tiempo para ver quién tendrá éxito en atrapar a quién. ¿Llevarán a cabo un ataque o los atraparemos primero?
Plan B
En el otro lado de la «actividad significativa en el área» están los residentes. La realidad en el Valle del Jordán, los pueblos circundantes y Jericó, siempre ha sido tranquila debido a los intereses económicos compartidos. Ha habido casos ocasionales de terrorismo agrícola y robo, pero la amenaza a la seguridad nunca fue tan real como lo es hoy.

Un soldado durante un operativo en Jericó.

Un soldado durante un operativo en Jericó.
(Portavoz de las FDI)
«La próspera y exitosa agricultura en el Valle del Jordán no existiría sin los trabajadores palestinos», dice la fuente. «Cada respetable granja de dátiles emplea entre 150 y 200 palestinos de la zona. De hecho, desde el ataque en el que intentaron quemar un autobús lleno de reclutas en septiembre pasado, llevado a cabo por un agricultor que vive en el valle y cuyos hijos fueron empleados por israelíes en varias etapas, hemos comenzado a ver un aumento drástico en la incitación y la escalada de los ataques.»
«Estos han sido los días más difíciles para nosotros», dice el comerciante local Tawfiq. «Hay que entender, en Israel, que un bloqueo en la ciudad la destruye por completo. La ahoga. No hay nada que hacer. No hay negocio. Todo el mundo vive con miedo. No hay gente entrando y ningún lugar para salir», señala.
–¿Cómo se ve desde tu perspectiva?
–Cuando el ejército entra en Jericó, realmente no se encuentra con jóvenes lanzando piedras y cócteles molotov. No hay mucha resistencia. Ocurre principalmente en el campo de refugiados. Pero en el momento en que hay un encierro, se frustra a los jóvenes que no entienden la realidad y podrían salir y enfrentarse al ejército. Es un ciclo interminable. Cerré todos mis negocios ese mes y perdí casi 150.000 shekels. Tomará muchos meses recuperarse de eso.
Cerré todos mis negocios ese mes y perdí casi 150.000 shekels. Tomará muchos meses recuperarse de eso
Por otro lado, la fuente del Comando Central explica que la realidad no les dejó otra opción. «Hacemos todo lo posible para separar a los terroristas de la población, especialmente en una ciudad como Jericó, que es una ciudad tranquila que depende de su economía y turismo. Pero estábamos en una carrera contra el tiempo e hicimos una variedad de cosas para evitar los confinamientos», considera.
Durante el toque de queda impuesto en la ciudad, las fuerzas israelíes llevaron a cabo dos operaciones importantes para detener a células terroristas activas. Fueron asesinados o capturados. Así es como terminaron otras operaciones de arresto este año.
Sin embargo, junto con la exitosa actividad de las FDI, la ciudad experimentó un mayor declive económico. El ciclo interminable. «Fue un evento difícil aquí, para la ciudad», dice Ibrahim, un residente de Jericó que conocimos en su tienda en el centro de la ciudad.

Fuerzas de las FDI entrando en Aqabat Jaber.

Fuerzas de las FDI entrando en Aqabat Jaber.
(Reuters)
«Toda la ciudad estaba cerrada y entraron soldados. Inmediatamente pone a la ciudad en alerta, paralizándola por completo. Entiendo que las FDI entraron para capturar a quien llevó a cabo el ataque, pero uno debe entender que no se puede castigar a toda una población por ello. ¿Por qué tenemos que sufrir a causa del acto necio de un joven? Hace que la gente pierda dinero y esperanza», explicita.
Pero los ataques no se detuvieron. Justo a principios de agosto ocurrió otro ataque a tiros que resultó en «sólo» una lesión. La serie de ataques ha hecho que las personas en el valle reconsideren su enfoque, y actualmente están desarrollando planes para fortalecer las capacidades defensivas en el sector.
«Tenemos una vasta área aquí, enormes distancias entre los asentamientos, y sólo dos batallones de las FDI, que también son combatientes de la Policía Fronteriza y no han recibido entrenamiento de infantería. Están haciendo un gran trabajo, pero entendemos que tenemos que cuidarnos, por lo que estamos tratando de crear la mayor seguridad posible», explica un funcionario de seguridad en el valle.
El futuro de Jericó depende de su economía, que a su vez depende de detener el terrorismo que se origina a partir de la situación en el campo de refugiados de Aqabat Jaber. «Si la Autoridad Palestina y el aparato de seguridad hacen en Jaber lo que están haciendo o tratando de hacer en el campo de refugiados de Jenin, y evitan el próximo ataque o el próximo perpetrador, entonces la ciudad volverá a sí misma y vendrán visitantes», dice el teniente coronel Khayr.
«Esos visitantes invertirán dinero en proyectos y los turistas regresarán. Si esto no cambia, continuarán viendo bloqueos de carreteras alrededor de la ciudad y soldados de las FDI dentro de la ciudad. Estos días son una pendiente resbaladiza. Este es un momento de ajuste de cuentas para la ciudad».
 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.