Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| viernes julio 19, 2024

Una nueva política israelí sobre la Autoridad Palestina


Israel debe alentar a los elementos palestinos que no promuevan una narrativa extremista ni participen en el terrorismo.

Desde la firma de los Acuerdos de Oslo en 1993, la Autoridad Palestina ha emprendido una campaña contra Israel que ha violado repetida, sistemática e intencionalmente los compromisos de la Autoridad Palestina en virtud de los Acuerdos. La razón principal del comportamiento de la Autoridad Palestina es su lealtad a la narrativa de la lucha palestina, que incluye el objetivo de establecer un Estado palestino en todo el territorio al oeste del río Jordán. Otra razón es que los palestinos saben que Israel prefiere evitar una respuesta dura a sus violaciones, por temor a que tal respuesta socave la estabilidad de la Autoridad Palestina y su cooperación en materia de seguridad con Israel.

La postura complaciente de Israel se basó durante mucho tiempo en una combinación de ceguera deliberada y la creencia de que las concesiones reforzarían a elementos palestinos más pragmáticos. Además, Israel creía que suavizaría las críticas internacionales. Estas esperanzas fueron defraudadas.

En los últimos años, la actitud israelí ha comenzado a cambiar, aunque es demasiado pronto para decir si este cambio será sustancial. Por ejemplo, la Autoridad Palestina no sólo hace muy poco para luchar contra el terrorismo palestino, como le obligan los Acuerdos, sino que también descuida otras responsabilidades. La Autoridad Palestina no arresta a terroristas ni previene sistemáticamente ataques, ni los juzga ni los encarcela. Cuando los ataques son frustrados, la Autoridad Palestina tampoco completa el esfuerzo con investigaciones, interrogatorios e incautaciones de armas.

La Autoridad Palestina apoya el terrorismo de muchas maneras. En particular, por los enormes salarios que paga a los terroristas encarcelados en Israel y sus subvenciones mensuales a las familias de los terroristas asesinados debido a sus actividades.

El jefe de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, declara repetidamente que asigna a estos pagos la máxima prioridad. Estos pagos a terroristas, garantizados de antemano, son sin duda un incentivo para el terrorismo y convierten a la Autoridad Palestina en un socio activo en los ataques terroristas. Además, muchos de los terroristas son miembros de las fuerzas de seguridad oficiales palestinas o de la organización Fatah.

La propaganda palestina que rechaza el derecho de Israel a existir (deslegitimación), muestra a los israelíes como criaturas repugnantes (demonización) y fomenta la violencia está muy extendida en los planes de estudios de la Autoridad Palestina, en los medios de comunicación palestinos, en las declaraciones de altos funcionarios de la Autoridad Palestina y en la cultura palestina en general, con el respaldo de la Autoridad Palestina.

A pesar de sus obligaciones de Oslo de luchar contra la incitación, la Autoridad Palestina adopta una línea abiertamente antisemita. El énfasis en los últimos años está en retratar a Israel como un cruel Estado de apartheid y socavar la narrativa sionista transformándola en la narrativa palestina distorsionada e históricamente falaz. En este esfuerzo, la Autoridad Palestina coopera, entre otros, con el movimiento BDS, que busca poner fin a la existencia de Israel y reemplazarlo con un Estado palestino en toda la Tierra de Israel.

La Autoridad Palestina también se niega a evitar la actividad unilateral y la actividad internacional en general, como se le exige en virtud de los Acuerdos de Oslo. Uno de los puntos culminantes de esta campaña fue la decisión de la Autoridad Palestina de declararse Estado y su éxito en la promoción de una resolución de la Asamblea General de la ONU que la reconocía como Estado observador. Sobre la base de esa resolución, la Autoridad Palestina se unió a numerosas organizaciones internacionales, como la UNESCO, y pudo impulsar resoluciones antiisraelíes en todas ellas.

Se están construyendo en el Área C sin autorización israelí, a pesar de que los Acuerdos establecen claramente que sólo Israel puede autorizar la construcción en el área. En este esfuerzo, la Autoridad Palestina coopera con las Naciones Unidas, la Unión Europea y muchos países europeos individuales.

La Autoridad Palestina incluye a Hamás en las elecciones para las instituciones de la Autoridad Palestina, aunque Hamás no cumple las condiciones necesarias para hacerlo; ante todo, aceptar los Acuerdos de Oslo.

A la luz de todo esto, ¿por qué Israel sigue fortaleciendo a la Autoridad Palestina y a su jefe Mahmoud Abbas? La respuesta está en la adhesión de Israel, y en particular de su sistema de defensa, al status quo. Aunque a nadie le guste, y de hecho nadie lo planeó, es la realidad producida por las acciones de ambas partes y de los actores internacionales. Israel considera que no hay ningún incentivo para asumir los costos de intentar cambiar este status quo. De hecho, ni siquiera es realmente un status quo, ya que la realidad sigue cambiando. Ciertos acontecimientos probablemente acelerarán el ritmo del cambio:

  • La formación de un gobierno israelí que no se sienta obligado por el status quo.
  • La disputa por el control de la Autoridad Palestina cuando Abbas abandona el escenario.
  • La creciente presión sobre Hamás para que demuestre su compromiso con su identidad yihadista.
  • El creciente malestar palestino, alimentando el reciente aumento de ataques terroristas.

En los últimos años, reflejando los temores de una escalada, el enfoque del gobierno israelí ha combinado la lucha contra el terrorismo, la disuasión de Hamás, el refuerzo de la Autoridad Palestina y la mejora de la calidad de vida de los palestinos. Esos gobiernos estaban dispuestos a vivir con la presión diplomática que la AP ejerció contra Israel mientras buscaban fortalecer y ampliar los Acuerdos de Abraham. En la actualidad, está bastante claro que la lógica detrás de este enfoque ha fracasado.

El establishment de defensa está profundamente equivocado al justificar su defensa de la ayuda a Abbas porque se opone al terrorismo. De hecho, Abbas y la Autoridad Palestina alientan el terrorismo. Actualmente, Abbas considera que ciertos tipos de terrorismo son más costosos que beneficiosos para la lucha palestina, pero este cálculo de costo-beneficio podría cambiar. Cuando eso suceda, Abbas probablemente volverá a respaldar esas formas de terrorismo.

Israel supone que, sin su apoyo, la Autoridad Palestina podría colapsar en cualquier momento. Pero la Autoridad Palestina no corre peligro de colapsar y sigue funcionando en la esfera civil. Es cierto que una vez que Abbas abandone la escena, podría estallar el caos, lo que requeriría una toma israelí temporal del territorio de la Autoridad Palestina. Sin embargo, no está claro que los esfuerzos israelíes para impulsar a Abbas puedan evitar tal escenario. No hay garantía de una transición ordenada o de un control continuo por parte de los supuestos sucesores de Abbas.

Se percibe que la coordinación de Israel con los mecanismos de seguridad de la Autoridad Palestina contribuye a la seguridad de Israel. El establishment de defensa suele exagerar el valor de esta coordinación, ya que la Autoridad Palestina actúa sólo contra los agentes terroristas que la desafían.

Israel cree que mejorar la calidad de vida de los palestinos a través de la Autoridad Palestina reduce su inclinación a alentar y perpetrar el terrorismo. No hay base para esta creencia. De hecho, los palestinos desean una mejor calidad de vida. Sin embargo, el terrorismo no surge de sentimientos de angustia económica sino del compromiso con la narrativa del movimiento nacional palestino. La Autoridad Palestina continúa promoviendo esta narrativa y el malestar entre los jóvenes palestinos continúa a pesar de todos los esfuerzos por mejorar los niveles de vida.

La comunidad internacional, incluidos Estados Unidos, Egipto, Jordania y, hasta cierto punto, las naciones de los Acuerdos de Abraham, espera que Israel fortalezca la Autoridad Palestina. Esta política, creen, justifica relegar la cuestión palestina a los márgenes de la agenda internacional y árabe, mantiene a Hamás bajo control, promueve la calidad de vida de los palestinos y construye una infraestructura para la futura implementación de la solución de dos Estados.

En los últimos años, estos factores se han combinado con la amenaza ilusoria de un Estado binacional que obligaría a Israel a elegir entre ser un Estado judío o un Estado democrático. De hecho, Israel nunca aceptará un Estado binacional bajo ninguna circunstancia. La Autoridad Palestina no se desintegrará por su propia voluntad. Los palestinos lo consideran el logro más destacado de su lucha nacional y la infraestructura básica para el futuro Estado palestino, incluso si no les gusta su corrupción rampante y les repugna su liderazgo. También es el mayor empleador de los palestinos. Esta realidad no va a cambiar, se fortalezca o no a Abbas. Incluso si, después de su partida, la AP colapsa en una guerra civil, casi todas las facciones palestinas compartirán el objetivo de restablecerla.

Israel, entonces, se enfrenta a un dilema. Cuanto más evidentes son los atributos problemáticos de la AP y su líder, más difícil es justificar una relación continua con la AP. Sólo cabe esperar un debate franco sobre la cuestión entre el nivel político, que no quiere una escalada pero ve la panorama más amplio, y los servicios de seguridad, que están convencidos de la necesidad de centrarse en consideraciones a corto plazo.

Abbas también enfrenta un difícil dilema. No está dispuesto a conformarse con el papel que Israel, en su opinión, le asigna como jefe ejecutivo de la administración civil en Judea y Samaria. Desde su punto de vista, la misión de la Autoridad Palestina es promover los objetivos nacionales palestinos de acuerdo con la narrativa palestina, no sólo mejorar la situación en las esferas civil, económica y de seguridad.

Por lo tanto, Abbas puede optar por una escalada, especialmente si puede echarle la culpa al “gobierno extremista israelí” y así reclutar a la comunidad internacional a su lado. Su experiencia, sin embargo, le ha demostrado que es fácil incitar pero difícil prever cómo se desarrollará un conflicto. Por lo tanto, a pesar de la tentación, es probable que muestre cautela.

Al actual gobierno israelí probablemente le gustaría realizar un cambio de gran alcance en el estatus quo. Pero también reconoce los límites de su poder y se abstendrá de aplicar la ley israelí a la disputada Área C. Sin embargo, parece que tomará algunas medidas que tienen el potencial de encender pasiones y repensar la determinación de apuntalar a la AP en cualquier precio.

A diferencia de sus predecesores, el nuevo gobierno probablemente informará a Abbas que hay que pagar un precio por ceñirse a la narrativa mendaz y antisemita que él impulsa y por seguir apoyando el terrorismo.

Yossi Kuperwasser (JNS) – Brigada de las FDI. El general (res.) Yossi Kuperwasser es director del Proyecto sobre Desarrollos Regionales en Oriente Medio en el Centro de Asuntos Públicos de Jerusalén. Anteriormente se desempeñó como director general del Ministerio de Asuntos Estratégicos de Israel y jefe de la división de investigación de la Inteligencia Militar de las FDI.

Traducido por Hatzad hasheni

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.