Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| domingo junio 23, 2024

Cómo puede Israel resolver su problema de Gaza

Verano del 2023


Daños en Holon donde tres resultaron heridos por un ataque con cohetes desde Gaza. Para ganar decisivamente para Israel es necesario desarmar a Hamás y prohibir su rearme.

 

Israel ha estado viviendo en los últimos años un fenómeno peligroso al que se ha acostumbrado erróneamente, sin ningún debate real sobre su conveniencia. Hamás y la Jihad Islámica Palestina (JIP) son organizaciones terroristas palestinas comprometidas con aniquilar a Israel, controlar Gaza y amenazar con lanzar ataques en el momento que elijan si Jerusalén no actúa como exigen. Utilizan a la población civil de Gaza como escudos humanos para impedir que los israelíes ataquen su infraestructura militar.

En respuesta, Jerusalén ha definido sus objetivos respecto de Gaza como lograr los intervalos más largos posibles de calma relativa entre grandes estallidos de violencia; en otras palabras, no cuestiona la capacidad de Hamás de atacar a Israel. El gobierno israelí considera a Gaza como un Estado de facto donde Hamás es responsable del uso de la fuerza, aunque de vez en cuando, en 2019 y 2022, prefirió abordar la amenaza de la Yihad Islámica en Palestina directamente.

Jerusalén quiere que Hamás sea lo suficientemente débil como para disuadirlo de iniciar un conflicto armado, pero lo suficientemente fuerte como para imponer su voluntad sobre cualquier competidor potencial, como la Yihad Islámica en Palestina o los grupos salafistas. Los israelíes también buscan mantener a Egipto de su lado como una fuerza que puede ayudar y ayudará a garantizar la tranquilidad y la estabilidad. Jerusalén desea ayudar a la economía de Gaza porque prefiere vecinos prósperos y espera que esto haga que Hamás sea más cauteloso a la hora de iniciar hostilidades. Los israelíes también creen que la división entre Hamás en Gaza y la Autoridad Palestina en Cisjordania es beneficiosa para sus intereses.

En Gaza, Jerusalén desempeña un papel clave en el desarrollo de las reglas que determinan lo que las partes pueden y no pueden hacer. Esas reglas están diseñadas para dar a los israelíes la capacidad de disuadir ataques, defender el territorio, mantener el dominio de la inteligencia y ganar decisivamente. Estas normas garantizan a Hamás que su dominio sobre Gaza no será cuestionado y que, entre rondas de escalada, se le permitirá continuar con su fortalecimiento militar, ya que los israelíes rara vez atacan primero y las respuestas del gobierno a los ataques limitados de Hamás siempre son medidos y proporcionados.

Los defectos de tal enfoque son claros: otorga a Hamás la capacidad de desarrollar sus capacidades ofensivas, aumentar su poder político y condenar a los israelíes –especialmente a aquellos que viven dentro del alcance de la Franja de Gaza– a las persistentes amenazas de los terroristas de Hamás.

Las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) definen la victoria como el logro de su misión. En el contexto de Hamás, esto se logra infligiendo el daño necesario para garantizar un intervalo de calma renovado y relativamente largo hasta la próxima ronda. Esto facilita los escenarios en los que todos ganan, característicos de los últimos ciclos, incluida la Operación Guardián de los Muros en mayo de 2021. En esa operación, Hamás pagó un alto precio militarmente de una manera que restauró la disuasión israelí pero también logró sus objetivos estratégicos dentro del ámbito político en el  territorio palestino, es decir, posicionarse como guardián de Jerusalén y líder de los palestinos a expensas de Fatah. Pudo recuperar rápidamente sus capacidades militares y seguir amenazando a Israel.

Una definición mucho más eficaz de victoria sería librar a Israel de la amenaza de Hamás desarmándolo, prohibiendo su rearme y demostrando de manera concluyente que amenazar a Israel va indiscutiblemente en contra de sus intereses. Lograr este objetivo no será fácil, pero con la preparación adecuada puede ser factible en el momento adecuado. Éste debería ser el objetivo de Jerusalén. Debe mejorar aún más su excelente cobertura de inteligencia de los grupos terroristas en Gaza, mejorar y hacer un uso óptimo de sus capacidades operativas y emplear mejor sus activos diplomáticos y legales. Hamás es reconocido como una organización terrorista por los países cuyo apoyo necesitan los israelíes en este asunto, por lo que derrotarlo debe considerarse una legítima defensa.

Para lograr una verdadera victoria también es necesario que Jerusalén revise su modo de operación en Gaza. Los israelíes tendrán que tomar la iniciativa y negar a Hamás la capacidad de producir y desarrollar nuevas armas incluso sin la provocación de Hamás. Esto debe hacerse a gran escala y no de la manera limitada como se hace hoy. La presión económica es una opción particularmente eficaz. Los dirigentes de Hamas deberían rendir cuentas mientras inciten y amenacen a Israel y se armen para cumplir sus amenazas. Una victoria duradera también significa convencer a Hamás (y a Egipto) de que si no hay otra opción, Jerusalén podría lanzar una operación terrestre contra Hamás y alentar a los habitantes de Gaza a rebelarse.

Una estrategia para ganar

Se debe formular e implementar una estrategia proactiva y decisiva para obligar a Hamás a aceptar un nuevo conjunto de reglas que liberen a Israel de esta amenaza. Semejante estrategia dejará clara a los palestinos la fuerza y ​​la determinación de los israelíes. Debilitará la posición política de Hamás y enviará un mensaje de disuasión a Irán, Hezbolá y sus aliados. También puede ayudar al proceso diplomático al demostrar que los ataques armados y la yihad contra Israel perjudican a los palestinos, y que sus condiciones sólo mejorarán después de que acepten a Israel como Estado judío.

Jerusalén debe reevaluar su estrategia y embarcarse en una campaña de este tipo para poner fin permanentemente a las amenazas de Hamás. Debería tomar todas las medidas necesarias para implementar esta nueva estrategia lo antes posible, especialmente si Hamás vuelve a atacar.

Lo que se necesita no es sólo un cambio en las reglas del juego sino también un cambio tanto en el discurso público como en la definición de victoria de Jerusalén. Esta nueva definición debería incluir negar a Hamás la capacidad de rearmarse para que sea menos capaz de volver a involucrarse en la violencia contra Israel.

Después de años de adherirse a las reglas y después de realizar repetidamente operaciones con objetivos limitados, no será fácil para un gobierno israelí cambiar las reglas y la definición de victoria. Evitar estas difíciles decisiones perpetúa la realidad actual de «cortar el césped», según la cual cada ronda de escalada daña gravemente la infraestructura de Hamas pero no logra impedir que se rearme rápidamente con armamento más sofisticado y capaz. Mientras tanto, Jerusalén sigue mejorando sus capacidades defensivas y ofensivas para contrarrestar nuevas amenazas de Hamás y otros grupos.

El primer ministro israelí Benjamín Netanyahu (izquierda) con el presidente egipcio Abdel-Fattah el-Sisi (derecha), ONU, Nueva York, 27 de septiembre de 2018. Un cambio en la política de Jerusalén podría significar un aumento de las tensiones con Egipto y otros estados árabes.

Operando bajo el principio de preferencia revelada (es decir, juzgando los intereses de entidades e individuos por sus hechos, preferencias y decisiones en lugar de por sus posiciones declaradas), parece que el gobierno israelí prefiere la opción de «cortar el césped» a cualquier alternativa. . Esta elección también refleja la comprensión por parte de Jerusalén de sus limitaciones en el nivel diplomático, donde cualquier cambio de política podría significar mayores tensiones con la comunidad internacional, incluidos Estados Unidos, Egipto y posiblemente otros estados árabes, como Jordania y Marruecos, a pesar de su disgusto colectivo a Hamás.

La opción de «cortar el césped» parece, por tanto, el mal menor en las condiciones actuales. Sin embargo, sigue siendo problemático. Permite a Hamás desarrollar su fuerza y ​​deja a la población de Israel bajo una amenaza constante. La cuestión, entonces, es si es posible crear y adoptar mejores opciones que dejarían clara la victoria israelí, debilitarían a Hamás y disminuirían o incluso eliminarían su amenaza a los israelíes. Para que eso suceda, es necesario explorar qué cambios deben ocurrir para hacer posible un resultado diferente. Estos cambios deberán abordar las esferas militar y económica, el contexto diplomático y legal, el discurso de Jerusalén y las reglas del juego en Gaza.

Victoria militar

En el contexto militar, Israel debe lograr la capacidad de suprimir totalmente la capacidad de Hamas y otros grupos de lanzar ataques desde la Franja de Gaza. En lugar de depender principalmente de la disuasión para lograr ese objetivo, Jerusalén debería mejorar su ya bastante buena cobertura de inteligencia en Gaza para lograr un dominio continuo de la inteligencia. Las fuerzas israelíes entonces podrían frustrar la mayoría de los ataques planeados antes  que se lancen y eliminar a los agentes de Hamás en cualquier nivel. Hoy en día, Israel aún no dispone de estas capacidades avanzadas a pesar de la buena cobertura y la impresionante mejora en la producción de objetivos con antelación y en tiempo real gracias a la implementación de inteligencia interdisciplinaria.

En el aspecto operativo, Jerusalén debe mejorar aún más su sistema de defensa antimisiles (la introducción de la interceptación láser puede ayudar), pero lo que es más importante, debe ganar confianza en sí misma para operar de manera segura desde el aire, el mar y la tierra contra el infraestructura militar dentro de la Franja de Gaza, tal como lo hace en las zonas controladas por la Autoridad Palestina o en Siria. En los últimos años, los israelíes han desarrollado importantes herramientas diseñadas para acercar al país al logro de esta capacidad. El más importante de ellos es el concepto de guerra intensificada por inteligencia (LOCHAMAM en su acrónimo hebreo), que está diseñada para movilizar y poner a disposición de los soldados en el terreno todas las capacidades de la comunidad de inteligencia de una manera que sea tácticamente relevante para la batalla. en el que están comprometidos. Otra capacidad importante es la mejora de la protección proporcionada a las fuerzas terrestres. Los israelíes han logrado algunos avances en este sentido desde 2014 al desplegar vehículos de transporte de personal más nuevos y fuertemente blindados en las fuerzas terrestres y mejorar la protección antimisiles. También se ha mejorado considerablemente el uso de municiones guiadas con precisión desde tierra, aire y mar.

Para convencer a Hamás  que Israel está dispuesto a adoptar una actitud nueva, más proactiva y ofensiva, incluidas operaciones terrestres, si es necesario, las fuerzas israelíes deberían realizar más ejercicios centrados en operaciones en Gaza en los que participen tanto el ejército regular como los reservistas. Jerusalén también debería embarcarse en una campaña para impedir el fortalecimiento militar de Hamás en la línea de las operaciones actuales en Siria. El gobierno debería desplegar fuerzas en la zona como lo hace ocasionalmente en tiempos de escalada militar, llevar a cabo operaciones clandestinas y negables en Gaza y utilizar operaciones de influencia para transmitir un mensaje claro.

Armas diplomáticas y económicas

Diplomáticamente, Jerusalén puede presionar a Hamás para que reconsidere su fortalecimiento militar, del mismo modo que en el pasado los israelíes pudieron poner fin a la cooperación de Sudán con Hamás en el suministro de armas a Gaza. Hoy en día, basándose en su estrecha cooperación en materia de seguridad con Egipto, la mejora de sus relaciones con Turquía, su fuerte cooperación en materia de seguridad con algunos de los Estados del Golfo y la cooperación con Qatar y Jordania, Jerusalén puede formar un esfuerzo conjunto compuesto por todos estos actores para obligar a Hamás a reevaluar la situación. se beneficia de sus esfuerzos por armarse.

Esto puede complementar los esfuerzos en la esfera económica. Jerusalén debería condicionar cualquier flujo de dinero y asistencia económica que pueda beneficiar a Hamás, directa o indirectamente, a la disposición de la organización a poner fin a todos los esfuerzos por armarse. Esto puede ser bienvenido por muchos donantes potenciales a Gaza si va acompañado, en primer lugar, de explicaciones de las graves repercusiones de la donación sin condiciones y, en segundo lugar, de un plan para mejorar las condiciones de vida en Gaza si Hamás pone fin a todos sus esfuerzos por adquirir armas.

La completa dependencia de Hamás de fuentes extranjeras –y especialmente de Israel y Egipto– para mantener en funcionamiento la economía de Gaza es una herramienta clave a disposición de los israelíes. Su uso implica condicionar la afluencia de fondos y actividades y beneficios económicos, como la entrada de trabajadores de Gaza a Israel, a la aceptación de esta demanda justificada, que es un componente de los acuerdos de Oslo.

Estos esfuerzos tienen una base legal firme desde que Jerusalén entregó la responsabilidad de la Franja de Gaza a los palestinos en el contexto de los acuerdos de Oslo, en los que los palestinos se comprometieron a no poseer armas más allá de las acordadas. El armamento que Hamas ha acumulado hoy excede con creces lo permitido por los acuerdos.

El Cuarteto que supervisa los esfuerzos internacionales para promover la paz entre Israel y los palestinos tiene tres condiciones para aceptar a Hamas como un actor legítimo, incluida la denuncia del terrorismo y la aceptación de los acuerdos entre Israel y la Organización de Liberación de Palestina (OLP), entre ellos los acuerdos de Oslo. Obviamente, el gobierno israelí tiene justificación suficiente para negar a Hamás –una organización terrorista designada por Estados Unidos y la UE que se jacta de su éxito al armarse para matar a israelíes indiscriminadamente– la posesión de tales armas para usarlas contra los israelíes y el uso de ellas de manera que amenacen a Israel. La seguridad de Israel. Por lo tanto, Jerusalén tiene la obligación de tomar medidas duras para obligar a Hamás a desarmarse y negarle la capacidad de rearmarse.

Cambiando las reglas

Hacer avanzar estas demandas a Hamás y adoptar esta nueva política respecto de las amenazas de la Franja de Gaza, aunque justificadas y factibles, requieren que Jerusalén revise algunas de las reglas del juego y cambie el discurso sobre Gaza en la sociedad israelí. Por ejemplo, es necesario reconsiderar la norma que estipula que los israelíes no tomarán la iniciativa y se contentarán con tomar represalias. Si el gobierno de Israel quiere obligar a Hamás a desarmarse o dejar de armarse, debería poder actuar por iniciativa propia y en el momento y lugar que elija, de modo que, en lugar de una acción militar limitada contra las instalaciones de producción de armas, pueda atacar lugares vitales utilizados para la producción o el almacenamiento de armas a medida que se descubren. Según las normas actuales, Hamás puede saber de antemano cuándo sus instalaciones están en peligro y tomar las medidas necesarias para minimizar los daños, sabiendo que sólo puede esperar un ataque mínimo. Esto permite a Hamás mantener la adquisición y producción de armas entre ataques.

Una fábrica arde en Sderot tras un ataque con cohetes desde Gaza, junio de 2014. Israel debería reconsiderar la norma que estipula que no tomará la iniciativa contra Hamás y sólo tomará represalias cuando sea atacado.

La Operación Guardián de los Muros es un ejemplo notable de cuán contraproducente es esta regla. Durante varios días antes de que comenzara la operación, Hamás amenazó con lanzar cohetes e hizo los preparativos necesarios para atacar. Si Jerusalén hubiera sabido acerca de estos preparativos concretos, podría haber evitado los lanzamientos de cohetes y haber hecho que Hamás pagara un precio mucho más alto por su intención. Si los israelíes hubieran tomado la iniciativa y atacado la infraestructura de Hamás con antelación, las acciones del gobierno habrían estado dentro de los límites del derecho de los conflictos armados, no sólo porque Hamás es una organización terrorista designada sino porque estaba claro que Hamás estaba planeando atacar a Israel. . Esto está de acuerdo con el Artículo 51 de la Carta de la ONU:

Nada de lo dispuesto en la presente Carta menoscabará el derecho inherente a la legítima defensa individual o colectiva si se produce un ataque armado contra un Miembro de las Naciones Unidas.

Tal intención es causa suficiente, y el gobierno israelí está legalmente autorizado a actuar de manera preventiva contra un ataque armado planeado contra sus ciudadanos. En la operación Amanecer, los israelíes actuaron de forma perfectamente legal para frustrar un ataque planeado con antelación.

La segunda regla descrita anteriormente –la elección de los gobiernos israelíes de abstenerse de imponer sanciones a largo plazo o presionar a la economía de Gaza para impedir que Hamás se arme– también debería reconsiderarse. Como la necesidad de Hamás de proveer a los habitantes de Gaza es una de sus principales cargas, las restricciones económicas tienen un impacto inmediato en su comportamiento. En lugar de utilizarlos sólo como represalia tras los ataques contra Israel, pueden aprovecharse eficazmente para impedir que Hamás se arme. Lo mismo se aplica a las medidas económicas que Jerusalén toma contra Hamás para alentarlo a abstenerse de lanzar cohetes y a comprometerse a períodos más prolongados de tranquilidad. Estas medidas podrían y deberían estar condicionadas al compromiso de Hamás de dejar de armarse y eventualmente desarmarse.

En cuanto a la norma que concede inmunidad a las altas esferas de los dirigentes de Hamás, los israelíes deberían dejar claro que mientras Hamás siga comportándose como una organización terrorista sin separación entre las alas política y militar, y mientras se arme, sus dirigentes políticos El liderazgo es un objetivo legítimo, y no simplemente en el contexto de una confrontación de alta intensidad.

También debe reconsiderarse una norma adicional, según la cual Jerusalén permite a Hamás operar contra el país desde otras zonas sin poner en riesgo sus activos en Gaza. Este fue el caso después  que Hamás lanzara cohetes desde el Líbano hacia Israel en abril de 2023 y la respuesta israelí se centrara en la infraestructura de Hamás en Gaza. Esta norma deja a Hamás sin restricciones en Cisjordania y Jerusalén. En los últimos años, los israelíes lograron frustrar la mayoría de los ataques planeados por Hamas desde áreas controladas por la Autoridad Palestina o Jerusalén. No hay garantía de que estos éxitos continúen para siempre, por lo que es necesario disuadir a Hamas de operar en otras áreas mientras su sede esté en Gaza. El esfuerzo en curso para convencer a Turquía de que expulse de su territorio las oficinas de Hamás que supervisan las operaciones terroristas en Cisjordania y Jerusalén puede servir como ejemplo de lo que se puede hacer con respecto a Gaza. Si Hamás sabe que llevar a cabo operaciones terroristas desde zonas controladas por la Autoridad Palestina y desde Jerusalén es costoso, podría tenerlo en cuenta.

De manera similar, con respecto a la inacción ante la incitación de Hamás: Jerusalén debería tratar de exponer los mensajes de Hamás para justificar las medidas necesarias para impedir que se arme y desarme. Obviamente, no se debe permitir que una organización que pide públicamente el asesinato de ciudadanos israelíes y la destrucción del Estado de Israel se arme como lo hace Hamás. Lo mismo se aplica a la Agencia de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en el Cercano Oriente (UNRWA) que hayan apoyado abiertamente ataques contra Israel. El objetivo más amplio debería ser la disolución de la UNRWA . El gobierno israelí trata con cortesía a esta organización a pesar de sus acciones dañinas porque cree que la UNRWA contribuye a garantizar la calma entre la población de Gaza y ayuda a mejorar las condiciones de vida en la franja. Esto es comprensible como una lógica de corto plazo, pero si Jerusalén desea cambiar la situación en Gaza a largo plazo, debe adoptar una política que reconozca a la UNRWA como parte del problema y no como parte de la solución. La cuestión de los refugiados no debe tratarse de manera que perpetúe el problema, que es exactamente para lo que está diseñado la UNRWA. Como mínimo, los israelíes deben insistir en que la UNRWA elimine de sus libros de texto cualquier adoctrinamiento e incitación al odio. También debería desconectarse y condenar a todos los empleados, especialmente a los docentes, que sean miembros de Hamas. El tratamiento de los refugiados debería remitirse a la agencia responsable de proporcionar servicios a todos los demás refugiados en todo el mundo, es decir, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), que define a los refugiados de manera muy diferente y se centra en atender a las personas necesitadas más que en asuntos políticos. agitación.

Si Hamás sabe que los israelíes no intentarán desarraigarlo de Gaza, puede continuar realizando ataques contra Israel, sabiendo que el precio que pagará no será existencial.

Revisar la norma según la cual Jerusalén sigue tácitamente comprometida a no poner fin al gobierno de Hamás en Gaza es clave para cambiar la dinámica de este conflicto. Mientras Hamás sepa que los israelíes no intentarán desarraigarlo de Gaza, puede seguir armándose y realizando ataques periódicos sabiendo que el precio que pagará puede ser alto (especialmente si Jerusalén cambia las otras reglas mencionadas), pero no existencial.

La historia enseña que, aunque las potencias occidentales, incluidos Estados Unidos e Israel, intentan evitar reaccionar exageradamente ante las provocaciones enemigas, las acciones drásticas del enemigo pueden provocar una reacción dramática y decisiva. Las dos guerras de Israel en el Líbano y la operación «Escudo Defensivo» (2002) son ejemplos de esta dinámica. Aclarar esto como una de las opciones viables de Israel no sólo puede disuadir a Hamás y hacer que sea más fácil persuadirlo para que deje de armarse, sino que también puede incitar a Egipto a presionar aún más a Hamás y reforzar su control de las rutas de contrabando de armas. Egipto siempre está deseoso de evitar cualquier operación israelí decisiva que pueda socavar su propia estabilidad.

Derrocar a Hamás no requeriría necesariamente una operación terrestre. Gran parte del trabajo puede lograrse mediante capacidades de enfrentamiento, pero convencer a Hamas y Egipto de que esa opción es factible requiere la voluntad de considerar seriamente y luego prepararse para una operación terrestre. La mayor parte de esa operación podría centrarse en las zonas menos pobladas y en el corredor de Filadelfia entre Egipto y Gaza. Aún así, parte de esto puede ocurrir en vecindarios densamente poblados.

La única regla que no debería revisarse es el compromiso de Jerusalén con el derecho internacional y sus esfuerzos por minimizar los daños colaterales. Esto no es un impedimento para alcanzar las metas que debe fijar el gobierno; por el contrario, confirma que el gobierno israelí ocupa un terreno moral superior. Esto por sí solo no puede garantizar que se suavicen las críticas internacionales que provocarían tales acciones israelíes, pero es extremadamente importante que los israelíes sepan que están haciendo lo correcto.

La amenaza de Hamás

Además de todo eso, lograr el objetivo de impedir que Hamás se arme o convencerlo  que se desarme requiere un cambio en el discurso de Israel sobre las relaciones con Gaza. Primero, debe haber un entendimiento  que la amenaza de Hamas es estratégica y por lo tanto vale la pena el esfuerzo requerido para eliminarla. Aunque Hamás no representa una amenaza tan grande como Irán o Hezbollah, su disposición a usar la fuerza y ​​la frecuencia de sus ataques contra Israel son mucho mayores y, por lo tanto, lo convierten en un problema estratégico y no simplemente en una molestia. Mientras muchos israelíes consideren la amenaza de Hamas como un problema crónico de importancia limitada porque otros problemas son más exigentes, el gobierno no podrá conseguir el apoyo público necesario para tal operación. En segundo lugar, debe cambiar la actitud ante el riesgo de la vida de los soldados en una operación terrestre, como se mencionó antes, convencer a Hamás de que una operación terrestre es una amenaza viable. También debe reevaluarse la estrategia que defiende el gobierno de Hamás sobre Gaza como una ventaja para Israel en el contexto más amplio del problema palestino.

Lograr esto requiere esfuerzos sostenidos para persuadir al público mediante el uso de las estrategias descritas en este documento. La clase política de Israel debe ocuparse del asunto, al igual que las organizaciones de la sociedad civil y la población civil en general. El Proyecto Victoria de Israel (IVP) y el lobby Victoria de Israel en la Knesset, que son bipartidistas, están bien posicionados para liderar este esfuerzo. Las organizaciones de la sociedad civil como HaBitchonistim también pueden ayudar. Sin embargo, estos grupos deben complementarse con movimientos populares con una mayor participación de la sociedad civil del área alrededor de Gaza. Debido a que Israel enfrenta innumerables amenazas y desafíos, la capacidad de atención para un tema específico es de corta duración y no logra alterar permanentemente la conversación.

Conclusión

Se debe formular e implementar una estrategia proactiva y decisiva que eventualmente obligue a Hamás a aceptar un nuevo conjunto de reglas que liberen a Israel de la amenaza que representa Gaza controlada por Hamás. Semejante estrategia también dejará clara a los palestinos la fuerza y ​​la resolución de Israel, debilitará la posición política de Hamás y enviará una clara señal de disuasión a Irán, Hezbolá y sus aliados. Con el tiempo, también puede ayudar al proceso diplomático al demostrar que los ataques armados y la yihad contra Israel perjudican a los palestinos y que sus condiciones sólo mejorarán después de que acepten a Israel como Estado judío. Es hora de comenzar la discusión sobre los detalles de tal estrategia.

El general (Res) Yossi Kuperwasser es un experto en inteligencia y seguridad israelí. Anteriormente, Kuperwasser se desempeñó como jefe de la división de investigación de la división de Inteligencia Militar de las Fuerzas de Defensa de Israel y director general del Ministerio de Asuntos Estratégicos de Israel. Kuperwasser es actualmente director del Instituto de Investigación de Metodología de Inteligencia de Israel y director senior de proyectos en el Centro de Asuntos Públicos de Jerusalén, especializado en las dimensiones de seguridad del conflicto palestino-israelí.

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

https://www.meforum.org/64463/how-israel-can-solve-its-gaza-problem

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.