Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| jueves julio 18, 2024

Periodista egipcio elogia al clérigo moderado ‘Abdallah Bin Bayyah, quien se pronuncia contra la comprensión distorsionada de la yihad por parte de las organizaciones islámicas extremistas


‘Abdallah Bin Bayyah  Image: Binbayyah.net

En un artículo del 5 de junio de 2023 en el diario estatal egipcio Al-Ahram, el periodista Muhammad Hussein Abu Al-Hassan presentó y elogió el enfoque del Jeque ‘Abdallah Bin Bayyah, jefe del Consejo de la Fatwa de los EAU,[1] quien desafía la interpretación de las organizaciones islamistas de los principios y mandamientos del islam, especialmente el mandamiento de la yihad. Bin Bayyah sostiene que los extremistas utilizan su interpretación distorsionada del islam para alentar la violencia armada y así empañar la imagen de esta religión. Por lo tanto, él y el grupo de intelectuales y clérigos que encabeza buscan presentar el verdadero significado de los principios del islam, que son pacíficos y moderados.

El artículo describe la comprensión de Bin Bayyah sobre la yihad, es decir, que no se refiere principalmente a luchar en absoluto, sino a promover la paz y las buenas obras. Además, la yihad militar es responsabilidad del Estado y sólo puede llevarse a cabo basándose en la decisión de las autoridades y únicamente con el propósito de defender la vida, la patria o la religión, no con el objeto de imponer el islam a los no musulmanes. Bin Bayyah también subraya que el islam prohíbe matar a personas inocentes independientemente de su fe, ideología, raza o género y considera el asesinato de inocentes como un crimen contra la humanidad.

Abu Al-Hassan concluye afirmando que el mundo necesita urgentemente el proyecto de Bin Bayyah.

Lo siguiente son extractos traducidos del artículo de Abu Al-Hassan: [2]

‘Abdallah Bin Bayyah (Image: Binbayyah.net)

«La yihad se ha convertido en uno de los aspectos de la conexión injustificada entre el islam y la violencia que establecen el resto de los pueblos del mundo. [Esta conexión se establece] a pesar de que la abrumadora mayoría de los musulmanes son inocentes de cualquier participación en la violencia. Pero una banda de agrupaciones extremistas ha secuestrado al islam, distorsionado su imagen, tergiversado sus conceptos –el principal de ellos el de Yihad–, acusó a las sociedades [musulmanas] de herejía, inició guerras y perpetró los peores crímenes [imaginables]. En cuanto a los demás, [los pueblos no musulmanes de todo el mundo], ellos también están a menudo lejos de ser pacifistas, ya que árabes y musulmanes han sufrido odio, ataques militares, asedio económico y subyugación política. [Sin embargo] la acusación de terrorismo se ha dirigido a los musulmanes, y ¡es un precedente histórico de acusar a [toda] una religión de terror!”

«El concepto islámico de yihad se ha convertido en un concepto político-cultural, interpretado de maneras que rayan en la fabricación ideológica. La comprensión distorsionada del mandamiento de yihad ha llevado a una horrible confusión entre yihad y violencia. Es por eso que un grupo de eruditos religiosos e intelectuales están tratando de presentar el significado exacto [de este término], para socavar los esfuerzos de aquellos que propagan la violencia, el terror y el takfir [es decir, acusan a otros musulmanes de herejía]. Una de las figuras prominentes que han emprendido esta tarea es el gran erudito Jeque ‘Abdullah Bin Bayyah, jefe del Consejo de la Fatwa de los Emiratos Árabes Unidos y del Foro de Paz de Abu Dabi.

La interpretación de los textos religiosos y los conceptos teóricos que forman [nuestra] infraestructura lingüística e ideológica no nace en el vacío, sino que está influenciada por el contexto político-cultural. Una comprensión errónea de los conceptos [islámicos] sienta las bases para inculcar una cultura de violencia en todas sus formas, desde permitir el asesinato de personas cuyas vidas son estrictamente inviolables según el islam [es decir, musulmanes y sus aliados] hasta confiscar fondos u hogares ilegalmente. Las organizaciones yihadistas, por ejemplo, han llevado a cabo actos generalizados de masacre y horror, [en el espíritu] del lema de ISIS ‘Hemos venido a masacraros’, y han causado el mayor daño a la imagen del islam: a la fe [ en sí misma] y a la nación, cultura e historia [islámicas]. Lo que les interesa a estas organizaciones es tomar el poder en el país, no crear una sociedad ilustrada. No pueden tolerar la convivencia con los demás. Interpretan los textos islámicos de manera distorsionada o los aplican a asuntos en los que no deberían aplicarse. Se trata de un enfoque beligerante basado en una reinterpretación del islam en un nuevo contexto político – que mezcla [los conceptos de] enemigo cercano y enemigo lejano [3] – y que deforma los textos para hacer de la yihad un mandamiento que incumbe a todos los musulmanes. Esto exacerba la violencia armada al disfrazarla de yihad, tanto contra musulmanes como contra no musulmanes”.

«Por lo tanto, [el erudito religioso ‘Abdallah] Bin Bayyah… explica que distorsionar el significado de la yihad es uno de los pecados más atroces en términos de comprensión de la Sharía. Destaca que la yihad no es sinónimo de lucha. No toda yihad es luchar y no toda lucha es yihad. La yihad, en esencia, es un medio para [alcanzar] la paz, ya que es un término colectivo para todas las buenas acciones que nos acercan a Alá: honrar a los padres, construir mezquitas, construir la nación, ayudar a los necesitados, defender la patria, etc. Esa es la Yihad Mayor. Es como un árbol cuyo tronco está formado por el diálogo sabio, la da’wa [proselitismo] y la predicación de buenas obras, para plantar la verdad del monoteísmo en las mentes de las personas. Histórica y objetivamente, la da’wa se logra a través del diálogo piadoso que apela al intelecto y al libre albedrío de las personas, y que no implica coerción… ‘Quien quiera creer, que crea, y quien quiera no creer, que él no cree’ (Corán 29:110)”.

«Bin Bayyah aclaró que emprender Yihad militar está permitido sólo en defensa propia o en defensa de la religión o la patria, y no con el objetivo de obligar a la gente a abrazar [el islam]. [Además,] lanzar la Yihad militar es prerrogativa de gobernantes y de las autoridades. De lo contrario, el caos y la destrucción prevalecerán en la sociedad. La guerra no es una herramienta de da’wa y nunca ha sido ni será un medio para inculcar una fe absoluta en los corazones [de las personas]. La guerra es un acto político, no una guerra religiosa. Incluso la conquista [del Profeta Mahoma] de La Meca [en 630] fue una guerra política de liberación, y los musulmanes no impusieron el islam a la gente de La Meca. El Profeta expresó esta posición divina dirigiéndose a ellos y diciendo, ‘váyanse, son los liberados’. Nunca fue el objetivo del islam ni de los musulmanes de Medina, sino simplemente una forma de romper el cruel asedio impuesto a los oprimidos que gemían bajo el yugo de los politeístas. No hay guerra santa en el islam, y es por eso que «no hay coerción en la religión» [Corán 2:256] se considera uno de los principios de la fe y uno de los fundamentos de su política.

El gran erudito Bin Bayyah luchó contra los intentos de volver [a los musulmanes] ignorantes engañándolos sobre el significado de la yihad. También aclaró que el islam prohíbe matar a personas inocentes, independientemente de su religión, porque Alá dijo: ‘Por eso, decretamos sobre los hijos de Israel que quienquiera que mate a un alma, a menos que sea por un alma o por corrupción [hecha] en la tierra, es como si hubiera matado a la humanidad por completo. Y quien salva a alguien es como si hubiera salvado a la humanidad entera’ [Corán 5:32]. Al clasificar este tipo de asesinato como un crimen contra toda la humanidad, el islam no lo limita únicamente al asesinato de musulmanes o monoteístas, sino que habla de personas en general. Cuando el islam ordena honrar a la humanidad, se refiere a la esencia de la humanidad, independientemente de la religión, las creencias, el color [de piel], el género y la raza, e independientemente de si alguien es musulmán o no, y los musulmanes deben observar cuidadosamente este [principio]…”

«Enmendar la comprensión [de la gente] [de los principales conceptos islámicos] se ha convertido en una piedra angular de la filosofía del imán Bin Bayyah, para aclarar la verdad sobre el islam, es decir, que es una religión de compasión y justicia que predica buenas obras, y no predicar la coerción [religiosa], la guerra y el asesinato…» Abu Al-Hassan concluyó su artículo proclamando: «¡¡Cuán mucho necesitan los musulmanes y el mundo la percepción de este clérigo reformista, Bin Bayyah!!»

[1] ‘Abdallah Bin Bayyah (nacido en 1935), un erudito islámico y político de origen mauritano, también dirige el Foro de Paz de Abu Dhabi.

[2] Al-Ahram (Egipto), junio, 2023.

[3] El movimiento yihadista mundial está dividido sobre la cuestión de a qué enemigo dar prioridad: el «enemigo lejano», es decir, Occidente y otros países «infieles», o el «enemigo cercano», es decir, los regímenes «apóstatas» del mundo.

[4] Según el Hadiz, el Profeta dijo estas palabras a la tribu Quraysh de La Meca después de su conquista. Los miembros de la tribu esperaban que el Profeta los castigara por luchar contra él, pero él los perdonó y los liberó con estas palabras.

 

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.