Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| lunes abril 15, 2024

La Autoridad Palestina, la OLP y Fatah lanzan un feroz ataque contra los intelectuales palestinos que condenaron las declaraciones antisemitas del presidente Abbas


Las declaraciones del presidente de la Autoridad Palestina (AP), Mahmoud Abbas, en la sesión del Consejo Revolucionario de Fatah del 24 de agosto de 2023, fueron traducidas por MEMRI y ampliamente condenadas por gobiernos de todo el mundo y cubiertas internacionalmente por los medios de comunicación (vea sus declaraciones en MEMRI TV aquí). Al mismo tiempo fueron plenamente respaldadas y defendidas por funcionarios de la Autoridad Palestina, que los vieron como un «hecho histórico» bien fundamentado.[1]

En una inusual condena de las declaraciones de Abbas, más de 200 intelectuales, académicos y políticos palestinos firmaron una carta abierta afirmando que «rechazan rotundamente cualquier intento de disminuir, tergiversar o justificar el antisemitismo, los crímenes nazis contra la humanidad o el revisionismo histórico relacionado con el Holocausto», y que tales «narrativas ignorantes y antisemitas» dañan al pueblo palestino. Uno de los firmantes incluso escribió un artículo, publicado por el periódico Al-Arabi Al-Jadid, con sede en Londres, criticando la vinculación que hace Abbas del Holocausto con la causa palestina y argumentando que 14 millones de palestinos pagarían por su error al hacerlo.

Cabe señalar que la carta abierta no fue publicada deliberadamente en la prensa oficial palestina ni en sus medios de comunicación oficiales. Además, después que causó revuelo en los medios árabes y mundiales,[2] la Autoridad Palestina lanzó una campaña de difamación contra los firmantes. Funcionarios de la OLP, Fatah y la Autoridad Palestina los acusaron de conspirar contra los palestinos y traicionarlos al firmar un «anuncio vergonzoso» que, según dijeron, estaba en línea con la narrativa sionista y dañaba la narrativa palestina, así como a los dirigentes palestinos y a su líder Mahmoud Abbas. Varios de los funcionarios también argumentaron que los firmantes no representaban ni a los intelectuales y pensadores palestinos ni a la lucha palestina. El ataque a la carta y a sus firmantes también se expresó en muchos artículos publicados en periódicos de la Autoridad Palestina.

La propia campaña de difamación provocó críticas. Los periódicos palestinos publicaron artículos condenando la tiranía de los dirigentes palestinos y su intolerancia hacia opiniones diferentes a las suyas. Un escritor, que criticó la denigración de importantes intelectuales que son «fuentes de autoridad académica e intelectual» y las acusaciones de que estaban actuando «al servicio de agendas hostiles», afirmó que esto demuestra que los palestinos habían alcanzado un nuevo nivel. Otro explicó que la campaña de desprestigio había precipitado «un grave deterioro en nuestra batalla principal», es decir, la lucha contra Israel. También sostuvo que un «escape a la historia» no ayudaría a los palestinos y podría dañar su causa.

Este informe presenta la carta, la campaña de difamación contra sus firmantes y las críticas a la campaña por parte de algunos palestinos.

Carta abierta de intelectuales palestinos condena las declaraciones del presidente Abbas de la Autoridad Palestina sobre el Holocausto y cualquier intento de «disminuirlo, tergiversarlo o justificarlo»

El 10 de septiembre de 2023 fue publicada una carta abierta en árabe e inglés, firmada por más de 200 intelectuales, políticos, académicos, pensadores y activistas palestinos, condenando «inequívocamente» las declaraciones sobre el Holocausto del presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, calificándolas de » narrativa ignorante y antisemita.»

La carta enfatizaba que el exterminio masivo del pueblo judío por parte de los nazis fue el resultado del antisemitismo y el racismo y rechazaba «cualquier intento de disminuir, tergiversar o justificar el antisemitismo, los crímenes nazis contra la humanidad o el revisionismo histórico frente al Holocausto». »

La declaración decía:

«Nosotros, los abajo firmantes, palestinos académicos, escritores, artistas, activistas y personas de todos los ámbitos de la vida, condenamos inequívocamente los comentarios moral y políticamente reprensibles hechos por el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, sobre el Holocausto. Arraigados en una teoría racial muy extendida en la cultura y la ciencia europeas de aquel momento, el genocidio nazi del pueblo judío nació del antisemitismo, el fascismo y el racismo. Rechazamos rotundamente cualquier intento de disminuir, tergiversar o justificar el antisemitismo, los crímenes nazis contra la humanidad o el revisionismo histórico del Holocausto».

«El pueblo palestino está suficientemente agobiado por el colonialismo, el despojo, la ocupación y la opresión de los colonos israelíes sin tener que soportar el efecto negativo de narrativas tan ignorantes y profundamente antisemitas perpetuadas por aquellos que dicen hablar en nuestro nombre. También estamos agobiados por el gobierno cada vez más autoritario y draconiano de la Autoridad Palestina, que afecta desproporcionadamente a quienes viven bajo la ocupación. Habiendo permanecido en el poder casi una década y media después de que expirara su mandato presidencial en 2009, apoyado por fuerzas occidentales y pro israelíes que buscaban perpetuar el apartheid israelí, Abbas y su séquito político han perdido cualquier posibilidad de pretender que representan al pueblo palestino y nuestra lucha por justicia, libertad e igualdad, una lucha que se opone a todas las formas de racismo y opresión sistémicos.»[3]

Entre los firmantes de la carta se encontraban ex funcionarios de la Autoridad Palestina como Yasser Abd Rabbo, quien fue ministro de Información de la Autoridad Palestina y secretario del Comité Ejecutivo de la OLP bajo Yasser Arafat; Leila Shahid, quien fue embajadora de Palestina en París y la Unión Europea; la integrante del Congreso de los Estados Unidos, Rashida Tlaib; el historiador palestino-estadounidense Rashid Al-Khalidi y el destacado académico Yezid Sayigh, quien formó parte del equipo de negociación palestino para el Acuerdo Gaza-Jericó de 1994 firmado entre Israel y la OLP y asesor de la delegación palestina en el Proceso de Paz de Madrid a principios de los años 1990.  Entre otros firmantes se encuentran los ex miembros de la Knesset israelí Haneen Zoabi y Basel Ghattas, así como académicos en Israel como Asad Ghanem y Bashir Bashir.

La carta

En X (anteriormente Twitter), la jurista palestino-estadounidense Noura Erekat, una de los firmantes, publicó la carta y escribió: «Es una pena que tengamos que publicar esta declaración». [4] El empresario palestino Sam Bahour, otro signatario, calificó las declaraciones de Abbas de inapropiadas y dijo que Abbas «no nos representa legítimamente». Asimismo agregó: «No es su función dar lecciones de historia».[5]

Ibrahim Fraihat, investigador palestino: El precio de las afirmaciones de Abbas “lo pagarán 14 millones de palestinos – y la empresa nacional palestina”

En un artículo publicado el 20 de septiembre de 2023 en el diario londinense Al-Arabi Al-Jadid, el investigador palestino Ibrahim Fraihat, quien también firmó la carta, escribió:

«No estoy entre los académicos e intelectuales que redactaron la carta condenando las declaraciones del presidente palestino Mahmoud Abbas sobre el Holocausto; tampoco estoy entre los que organizaron la campaña y pidieron que se firmara la carta que me enviaron. Firmé por una razón importante: que cualquier creación de un vínculo entre la cuestión palestina y el Holocausto es nula y sin valor en contenido y forma, y debe ser claramente condenada. Esto se debe a que el Holocausto es un crimen cometido por los europeos, por el que deben disculparse, y los palestinos no tienen ninguna conexión con él, mientras que la cuestión palestina tiene su justificación en la Nakba de 1948, llevada a cabo por los sionistas en la tierra de Palestina histórica”…

“Vincular las dos cuestiones, como hizo Mahmoud Abbas, complica la narrativa palestina con una disputa sobre el crimen, el exterminio masivo y el sentimiento racista nazi y fascista. Por lo tanto, discutir estas dos cuestiones al mismo tiempo es nulo y sin valor de principio, y debe ser condenado”…

“Desafortunadamente, el presidente Mahmoud Abbas está creando hoy precisamente esa conexión [entre el Holocausto y la causa palestina], sirviendo así a la propaganda sionista”…

«El presidente palestino no tenía necesidad de interferir en estos temas porque están en el ámbito de la experiencia de los historiadores, y si cometen un error, son sólo ellos quienes cargan [con la responsabilidad]. Pero cuando el presidente, que representa a los palestinos, dondequiera que estén, comete un error… el precio de este error lo pagarán 14 millones de palestinos y la empresa nacional palestina. Las declaraciones de Abbas sobre los judíos durante la era nazi no fueron apropiadas, ni en su momento ni en su lugar, en el Consejo Revolucionario de Fatah…»[6]

La OLP, Fatah y la Autoridad Palestina atacan la carta abierta y sus firmantes: “es un anuncio vergonzoso y una conspiración que no representa a los palestinos y sirve a la narrativa sionista”

La carta abierta de los intelectuales palestinos fue condenada rotundamente por funcionarios de la OLP, Fatah y la Autoridad Palestina como un «anuncio vergonzoso». La calificaron de ejemplo de degradación moral que se alinea con la narrativa sionista y al mismo tiempo daña la narrativa palestina y el liderazgo palestino, encabezado por Abbas. También señalaron que sus firmantes no representan ni a los intelectuales y escritores palestinos ni a la lucha palestina, que los firmantes no son parte de la élite palestina y que todo es una conspiración y un acto de traición.

Por ejemplo, el Consejo Nacional Palestino de la OLP publicó un anuncio que decía: «Mientras nuestro pueblo palestino sufre la cruel guerra contra nuestras ciudades palestinas que está librando la extrema derecha israelí, un grupo [de personas] que dicen ser intelectuales, escritores y académicos palestinos, que viven en Europa y Estados Unidos, se han extralimitado en la degradación moral y han adoptado las mentiras de los medios israelíes y su falsa narrativa contra el presidente del Estado de Palestina, Mahmoud Abbas, con el objetivo de difamar al jefe del gobierno palestino legítimo… [Estas personas] se convirtieron en parte de la conspiración contra la causa palestina, mientras explotaban citas mencionadas por el presidente y el vínculo de éstas con el antisemitismo…»

El anuncio continuaba condenando «el terrorismo político e ideológico» contra el pueblo palestino, y señalaba que los dirigentes palestinos y el presidente Abbas habían condenado en muchas ocasiones el Holocausto y el antisemitismo.[7]

El Comité Central de Fatah también publicó un anuncio atacando la carta y a sus firmantes. Allí, calificó la carta como «un deterioro y una adhesión a la narrativa sionista» e instó a la adhesión a un discurso justo que promueva a Abbas y llame al pueblo palestino a «defender la continuidad de su legítima lucha humana frente a la opresión y los saqueadores de historia.» También en el anuncio, el Comité Central de Fatah llamó a «defender la justa narrativa histórica palestina y luchar contra todas las voces discordantes, engañosas y distorsionantes…»[8]

La Comisión de Información, Cultura y Movilización Ideológica de Fatah declaró: «Con el contenido de su declaración difamatoria, los firmantes del ‘vergonzoso anuncio’ se alinearon con la narrativa sionista y otorgaron cartas a los enemigos de nuestro pueblo palestino». Fatah pasó a hacer un llamado al pueblo palestino en su patria y en la diáspora a «vomitar de entre nosotros a este grupo que conspira [contra nosotros], y a ignorar estas cartas que reflejan el papel conspirativo de sus autores y firmantes». [9]

Mahmoud Al-Habbash, juez principal de la Sharía de la Autoridad Palestina y asesor presidencial sobre asuntos religiosos y relaciones con los países musulmanes, declaró: «La maquinaria racista de propaganda israelí y sionista no detiene sus desesperados y repetidos intentos de perjudicar al presidente Mahmoud Abbas, al pueblo palestino, y su justa lucha contra la ocupación y el colonialismo israelíes… Los firmantes del ‘vergonzoso anuncio’ se han unido a la campaña israelí-sionista contra el presidente firmando una petición que es nada menos que [parte del] legado del traidor Abu Rughal…»[10]

Los periódicos de la Autoridad Palestina también publicaron artículos condenando la carta abierta. Por ejemplo, el editorial del 13 de septiembre de 2023 del diario de la Autoridad Palestina Al-Hayat Al-Jadida atacó a los firmantes «quienes no sólo se alinearon con la ofensiva de incitación israelí-occidental contra el discurso del presidente Abu Mazen [Mahmoud Abbas]… sino también le dieron aprobación y credibilidad…Lo peor de todo en este contexto es que están incitando no sólo contra el presidente Abu Mazen, sino también contra la narrativa palestina…»[11]

Escritores palestinos se pronuncian contra el ataque a los firmantes de la carta: “Está permitido criticar incluso las declaraciones del presidente”

Al mismo tiempo, la prensa palestina también publicó varios artículos criticando la campaña de difamación del establishment palestino contra los firmantes de la carta contra Abbas.

Periodista palestino: Los firmantes tienen derecho a criticar las declaraciones de Abbas; El ataque contra ellos muestra que hemos alcanzado un nuevo mínimo

En su columna del 19 de septiembre en el diario Al-Ayyam, el escritor palestino Muhannad Abd Al-Hamid señaló la importancia del papel crítico e independiente desempeñado por los intelectuales palestinos en el pasado al transmitir conocimientos y consejos a los niveles políticos, e incluso supervisándolos cuando resulta necesario. El autor sostuvo que hoy ese rol ya no existe. Abd Al-Hamid se pronunció en contra de la difamación de los intelectuales que habían firmado la carta abierta diciendo que varios de los firmantes eran fuentes de autoridad intelectual de vital importancia, y afirmó que esta difamación muestra que los palestinos habían alcanzado un nuevo nivel mínimo. Si bien afirmó que los comentarios de Abbas no podían considerarse antisemitismo y negación del Holocausto, pidió un examen exhaustivo de las fuentes en las que se basaron sus comentarios y un estudio en profundidad del Holocausto y del antisemitismo.

Muhannad Abd Al-Hamid escribió: «…Durante años, hemos sido testigos [en el ámbito palestino] de la separación del escalón intelectual independiente del escalón político, dejando un vacío y un impacto negativo en la función política, en comparación con la interfaz que una vez existió entre ellos y que dejó su huella en el escalafón político y su presencia. Vale la pena regresar a esa época en la que el Centro de Investigación[12] y el Centro de Planificación[13] jugaron un papel importante en el suministro de conocimientos e ideas al escalafón político y en supervisión, crítica e intervención cuando corresponde”.

«El éxito pasado estuvo relacionado con la independencia del nivel intelectual y con su oposición a cualquier [intento de] transformar a los intelectuales y pensadores en apéndices del nivel político. A los líderes políticos generalmente les resulta agradable escuchar lo que quieren escuchar de pensadores o intelectuales, y si esto es lo que sucede, entonces el papel del intelectual y del pensador como oposición y crítico está acabado. En esta situación, es muy fácil que la democracia retroceda a un gobierno excluyente, alejado de criterios, regulaciones y leyes”.

“El problema que [surgió] recientemente no fue la intervención de académicos e intelectuales en el discurso del presidente Abu Mazen en principio. [Al contrario,] el problema reside en su separación y no intervención de estos intelectuales en [otras] cuestiones políticas y democráticas [tales como] educación, seguridad social, derecho y el resto de las cuestiones que preocupan a la sociedad palestina tanto a nivel interno [es decir, en las áreas de la Autoridad Palestina] como en la diáspora…”

“Muchos de los que no firmaron la carta de los académicos están de acuerdo en que el discurso del presidente Abu Mazen ante el Consejo Revolucionario [de Fatah] allanó el camino para un ataque contra él y contra el pueblo palestino por parte del gobierno de [el primer ministro israelí] Netanyahu y [el ministro de Seguridad Nacional israelí, Itamar] Ben Gvir, la Administración Biden y la Unión Europea. La cuestión judía debe ser un foco de la investigación palestina, como [un tema de] estudio y en investigación comparada. ¿Por qué no debería agregarse esto al plan de estudios palestino en universidades, escuelas e institutos de investigación? A la luz del hecho de que el pueblo palestino ha sido víctima de las víctimas [del Holocausto] y [a la luz del hecho] de que la solución a la cuestión palestina [debe ser] justa y conectada con la solución de la cuestión judía, no sólo una solución que cree una Nakba continua y cada vez peor que amenace la existencia del pueblo palestino”.

“La cuestión judía no puede abordarse en un discurso sin un examen exhaustivo de las fuentes en las que el presidente basó [sus comentarios]. Necesitamos investigadores expertos e institutos [de investigación] para presentar las ideas y lecciones [aprendidas] y enriquecer el conocimiento del pueblo palestino sobre el antisemitismo y el Holocausto y sus consecuencias, que fueron las más crueles de la historia, y respecto de todos los crímenes cometidos contra otras razas, religiones y pueblos [además de los judíos]. Esto se debe a que el pueblo palestino no tendrá el apoyo y la solidaridad de los pueblos del mundo sin expresar solidaridad y apoyo a todos los perjudicados en el mundo…”

Ex político palestino: “No podemos lidiar con la narrativa sionista escapando inútilmente a la historia”

Jamal Zakout, ex asesor del primer ministro de la Autoridad Palestina Salam Fayyad, escribió en su columna en el diario Al-Quds de Jerusalén Este sobre la «maldad» de la campaña de los dirigentes palestinos contra los firmantes de la carta y afirmó que esto refleja la tiranía e hipocresía de una dirección «aislada de la realidad». Al tiempo que señalaba que los «valores morales» rechazan cualquier crimen contra cualquiera, sin importar quién, y que debe haber una diferenciación entre judíos y sionistas, agregó que una preocupación por la historia, particularmente por  el Holocausto, no sólo es inútil para la causa palestina sino que incluso la perjudica”.

Zakout declaró: «En los últimos días, se está llevando a cabo una campaña organizada contra la posición expresada por un grupo de personas en una carta abierta… Independientemente de [cualquier] opinión personal sobre lo que está o no incluido en la carta, la maldad de esta campaña ha descendido a una precipitada acusación de traición, y esto ha prevalecido en el discurso interno entre los diversos grupos [palestinos] sin que [nadie] se dé cuenta de que ha causado un serio deterioro en nuestra principal batalla – la batalla contra el sionismo…”

“Junto a la tiranía de aquellos que tienen un dominio absoluto sobre nuestra toma de decisiones a nivel nacional, como se manifiesta en la priorización de [sus propios] intereses personales y grupales, no debemos ignorar la hipocresía de [los elementos] que rodean [a los líderes] y sus intentos de embellecer este fracaso, de inventar a veces éxitos que no existen, o, muchas veces, de conformarse con lanzar acusaciones contra quienes tienen una opinión diferente, lo que hace que la dirigencia parezca aislada de la realidad, [y muestra] cómo necesita urgentemente una idea o un consejo que pueda ayudarla…”

“Este modus operandi de los dirigentes no nos llevará a ninguna parte. Además, será el atolladero que enterrará todos los logros de nuestro pueblo que lucha durante más de un siglo contra el racismo del sionismo…”

“Lidiar con la falsa narrativa sionista-bíblica y preservar la narrativa nacional [palestina] y mantenerla viva y firme requiere, ante todo, unir e incentivar la energía de nuestro pueblo, hoy y mañana, y no convertirla en un escape a la historia. [Hacer eso] no nos ayudará hoy en día de ninguna manera, e [incluso] es probable que perjudique la justicia de nuestra causa y nuestros valores morales que se oponen a cualquier crimen humano contra cualquier persona, y diferencian entre judíos como judíos y los sionistas colonialistas racistas, particularmente cuando somos nosotros las víctimas que pagamos el precio de esta historia, tanto cuando sucedió como después de que sucediera.» [15]

 

[1] Véase MEMRI Despacho Especial No. 10806. Funcionarios palestinos defienden los comentarios del presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, sobre el Holocausto y los judíos: “Estos son hechos históricos documentados; Las condenas de Occidente simplemente prueban su “hipocresía” y su “lealtad a los judíos del mundo”, 21 de septiembre de 2023.

[2] Véase, por ejemplo, Theguardian.com, 11 de septiembre de 2023, y Al-Arab (Londres), 14 de septiembre de 2023.

[3] Sites.google.com/view/palestinianopenletter.

[4] Twitter.com/4noura/status/1700907268781260854, 10 de septiembre de 2023.

[5] France24.com, 13 de septiembre de 2023.

[6] Al-Arab Al-Jadid (Londres), 20 de septiembre de 2023

[7] Wafa.ps, 12 de septiembre de 2023.

[8] Wafa.ps, 13 de septiembre de 2023.

[9] Wafa.ps, 12 de septiembre de 2023.

[10] Abu Rughal es una figura de la era preislámica que constituye un símbolo de traición. Wafa.ps, 12 de septiembre de 2023.

[11] Al-Hayat Al-Jadida (Autoridad Palestina), 13 de septiembre, 2023.

[12] El Centro de Investigación Palestina fue un organismo de la OLP establecido en 1965 para fomentar la creatividad ideológica y cultural nacional con respecto a la causa palestina.

[13] El Centro de Planificación Palestina estaba destinado a investigaciones y estadísticas sobre la cuestión palestina. Fue establecido por el Consejo Nacional Palestino en 1968.

[14] Al-Ayyam (Autoridad Palestina), 19 de septiembre, 2023.

[15] Al-Quds (Jerusalén Este), 19 de septiembre, 2023.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.