Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| lunes junio 24, 2024

Mohammed bin Salman, el arquitecto del nuevo Oriente Medio

El principe heredero moderniza Arabia Saudita, pero su vinculación con el asesinato de un periodista, en 2018, mancha los lazos con Occidente. El nuevo socio de Israel envía un representante para discutir la cuestión palestina.


Los signos iniciales del repentino cambio importante en Arabia Saudita fueron evidentes en noviembre de 2017, con el arresto de 400 de las figuras más poderosas e influyentes del reino, incluidos príncipes, altos líderes empresariales, economistas prominentes y ministros actuales y anteriores.
Cada uno fue convocado para una reunión con el príncipe heredero, Mohammed bin Salman, acompañado por funcionarios y personal de seguridad. Sin embargo, en lugar de llegar a un palacio, los vehículos se detuvieron en la entrada del hotel Ritz-Carlton.

El príncipe heredero, Mohammed bin Salman.

El príncipe heredero, Mohammed bin Salman.
(Reuters)
Cada «invitado» fue llevado a la fuerza a una habitación separada. El príncipe Al-Waleed bin Talal fue requerido para guiar a un reportero de la BBC a través de las habitaciones del hotel, explicando que estaba «haciendo ejercicio, comiendo bien y disfrutando de la tranquilidad».
Se le prohibió proporcionar más detalles. No mencionó cómo a los detenidos les vendaron los ojos la noche del arresto y fueron agredidos físicamente durante los interrogatorios del día siguiente. Se vieron obligados a firmar la transferencia de decenas o cientos de millones de dólares de sus cuentas personales. Los que cumplieron fueron puestos en libertad, mientras que los que se negaron permanecieron bajo custodia hasta que finalmente aceptaron firmar. La cantidad de la extorsióna ascendió a decenas de miles de millones de dólares.
El siguiente en la fila fue el entonces primer ministro libanés, Saad Hariri, quien fue detenido después de ser convocado para una reunión con el príncipe heredero. Sólo con la intervención del presidente francés Emanuel Macron pudo regresar a Beirut. Desde entonces, la ayuda saudí al Líbano cesó, y Hariri optó por trasladarse a Abu Dhabi.

El primer ministro libanés Saad Hariri (derecha) durante una reunión con el enviado saudita Nizar al-Aloula en Beirut en 2018.

El primer ministro libanés Saad Hariri (derecha) durante una reunión con el enviado saudita Nizar al-Aloula en Beirut en 2018.
(AFP)
La relación entre el gobernante de los Emiratos Árabes Unidos, Mohammed bin Zayed, y su «colega» Mohammed bin Salman se ha deteriorado en los últimos meses. Después de que los medios occidentales apodaron al primero como el «gobernante más sabio e impresionante», MBS, que pretendía ese título para sí mismo, cortó los lazos.
A pesar de la popularidad del príncipe heredero de 38 años en Occidente debido a las reformas sociales que introdujo, sus relaciones con Estados Unidos se vieron empañadas por el impactante asesinato en 2018 del periodista saudí Jamal Khashoggi en Estambul, que implicó a Bin Salman. El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, no impresionado por la tibia disculpa del príncipe heredero, visitó Arabia Saudita el año pasado para una fría reunión con él, que luego se convirtió en esfuerzos de colaboración.
Arabia Saudita se encuentra entre los principales exportadores de petróleo del mundo y es miembro fundador de la OPEP, la Organización de Países Exportadores de Petróleo. Bin Salman está presionando para reducir (y ya ha comenzado gradualmente) las exportaciones de petróleo, con el objetivo de convertir los ingresos masivos en nuevas industrias de exportación y fabricación local. Arabia Saudita ha expresado un gran interés en adquirir conocimientos tecnológicos de Israel, y los expertos en tecnología visitan el reino incluso sin pasaportes extranjeros.

El gobernante de los Emiratos Árabes Unidos, Mohammed bin Zayed al Nahyan.

El gobernante de los Emiratos Árabes Unidos, Mohammed bin Zayed al Nahyan, ahora enemistado con Bin Salman.
(AP)
Al mismo tiempo, MBS dio varios pasos sorprendentes: otorgó licencias de conducir a mujeres (Arabia Saudita era el único país donde las mujeres tenían prohibido conducir), amplió las oportunidades de trabajo para las mujeres en todos los sectores económicos y reintrodujo cines y grandes lugares de entretenimiento después de cuarenta años para la generación más joven del reino, donde el 70% de los residentes son menores de 30 años.
Las mujeres jóvenes también recibieron permiso para viajar al extranjero por primera vez sin el acompañamiento de un «tutor»: un padre, hermano, primo o esposo. Sin embargo, todavía requieren la aprobación del tutor para acciones como el matrimonio, ver a un médico o cualquier cosa relacionada con la educación de sus hijos.
Los primeros en ejercer este privilegio de viaje fueron médicos, ingenieros, empresarias y profesores universitarios de Arabia Saudita que fueron invitados a conferencias internacionales.
El propio Bin Salman está casado con Sara bint Mashour, su media prima y nieta del rey Abdulaziz. La pareja tiene tres hijos y dos hijas. Sólo este año, el público fue presentado por primera vez a la Primera Dama a través de fotografías, capturando rápidamente los corazones de la juventud saudita.
En un año, Arabia Saudita adquirió con éxito nombres prominentes en el fútbol mundial como Neymar, Roberto Firmino, Bonu y, por supuesto, Cristiano Ronaldo, quien firmó con Al Nassr, marcando el contrato más grande en la historia del fútbol. Docenas de jugadores internacionales han sido distribuidos entre los siete equipos de fútbol locales, con salarios que comienzan en 33 millones de dólares, además de bonos altísimos.
Una fuente saudí de muy alto rango habló de «reuniones regulares» entre un pequeño equipo israelí y un equipo saudí «durante al menos dos años y medio. El lugar de reunión alterna entre una ciudad específica en Arabia Saudita y una casa privada en el Reino de Bahrein, y en ambos lugares se mantiene la confidencialidad».

Cristiano Ronaldo jugando para Al Nassr.

Cristiano Ronaldo jugando para Al Nassr.
(Gentileza sitio web de Al Nassr)
Cuando se preguntó a la fuente sobre el progreso de estas reuniones, señaló: «Estamos en el punto exacto que indican Bin Salman y Netanyahu: casi todo está listo». Con respecto a la cuestión palestina, afirmó que los saudíes quieren «hacer un movimiento visible y fortalecer las colaboraciones económicas. Los palestinos definitivamente son considerados en esto y, por supuesto, están presionando para obtener más».
Esta semana, el embajador saudí en Jordania, Nayef al-Sudairi –quien hace un mes fue nombrado embajador en los territorios de Cisjordania–, llegó a Ramallah para una reunión con el líder de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas.
Los expertos especulan que el embajador, que es cercano a Bin Salman, tenía la tarea de conversar en profundidad con Abbas y sus asesores principales para comprender sus demandas a Israel. Arabia Saudita ha dejado claro su apoyo al establecimiento de un estado palestino, pero no ha hecho de esto una condición para las negociaciones con Israel.

Mahmoud Abbas, presidente de la Autoridad Palestina.

Mahmoud Abbas, presidente de la Autoridad Palestina. Dio un discurso crítico en la ONU, pero acepta negociar con Arabia Saudita.
(Reuters)
Arabia Saudita está dividida en 13 provincias, entre las cuales las más conocidas son Riad (la capital), La Meca, Medina y Taif. El área de Khobar, conocida como «El compuesto americano», es el único lugar donde se puede obtener alcohol, con la estipulación de que sólo los extranjeros pueden consumirlo y no en público.
Arabia Saudita, a menudo conocida como la «cuna del Islam», continúa prohibiendo el consumo de carne de cerdo y todo tipo de alcohol. Sin embargo, las voces de los ulemas, el Consejo de Académicos Superiores, se han calmado casi por completo, y el número de jóvenes que asisten a las mezquitas está disminuyendo. Muchos prefieren colocar una alfombra de oración en su oficina o en la calle.
 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.