Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| viernes abril 19, 2024

La guerra de Israel es la guerra del Mundo Libre

Los "círculos progresistas" en el mundo académico y en los medios de comunicación justifican a quienes atacan a Israel y a Occidente.


Ismail haniye. Lider de Hamas escondido en Catar

Israel está situado en la encrucijada de la yihad y el mundo libre, en la intersección entre la industria de la muerte y el mal, por un lado, y la libertad, la democracia, la igualdad de género y los derechos humanos, por el otro. El Mundo Libre no puede perder esta batalla.

 

Los «círculos progresistas» en el mundo académico y en los medios de comunicación justifican a quienes atacan a Israel y a Occidente. Ni Occidente ni Israel son inmunes a las críticas y, sin embargo, todas las transgresiones de Occidente e Israel palidecen en comparación con la amenaza que representa el movimiento yihadista y sus ramificaciones para la existencia misma del Mundo Libre.

Soldado de las FDI inspecciona las ruinas del kibutz Kfar Aza tras el ataque de Hamás.

Soldado de las FDI inspecciona las ruinas del kibutz Kfar Aza tras el ataque de Hamás.

(AFP)

Ha llegado el momento de que levantemos la cabeza y declaremos categóricamente: en este caso, no hay simetría. Los valores de la moralidad se oponen a los valores de la inmoralidad. Este es el momento de la decisión: es imperativo que derrotemos al eje del mal liderado por Irán, el movimiento yihadista y sus ramificaciones, desde Hamas hasta el Estado Islámico, desde Hezbollah hasta Boko Haram.

 

Israel no puede llevar esta carga solo. Cada persona, cada organización y cada país que todavía cree en los valores de la libertad y la igualdad debe participar en esta lucha. Porque si Israel tiene las manos atadas, si la falsa narrativa que proclama a Israel como el «agresor» y a Hamas como la «víctima» gana la partida, esto señalará la caída del Mundo Libre. Esto no puede suceder.

 

En la década de 1930, el Mundo Libre era incapaz de reconocer el hecho de que se enfrentaba a una amenaza existencial. El precio fue devastador. Sesenta millones de personas murieron, entre ellas seis millones de judíos que perecieron en la industria de la muerte más horrible de la historia.

Vale la pena recordar que en 1933 el Sindicato de Estudiantes de Oxford resolvió «Que esta Cámara no luchará bajo ninguna circunstancia por su Rey y su País». 275 estudiantes apoyaron la moción, mientras que 153 se opusieron. Winston Churchill comprendió las trágicas ramificaciones de la moción, y varias semanas después de su aprobación la calificó como «esa confesión abyecta, escuálida y desvergonzada… Es un síntoma muy inquietante y repugnante…» Otras universidades siguieron el ejemplo de Oxford y adoptaron mociones similares.

 

Esta misma semana, después de que se hiciera pública la magnitud de las atrocidades cometidas por Hamás, los sindicatos de estudiantes de la Universidad de Harvard declararon su apoyo a sus atroces acciones. ¿Se está repitiendo la historia?

 

Hay, sin embargo, una diferencia entre el pasado y el presente. En la década de 1930 aún no estaba claro que Hitler estuviera planeando el genocidio y la conquista del mundo. Hoy es obvio y evidente. El Estado Islámico no está solo. Los líderes de Hamás han pedido en el pasado «la conquista de Roma, y desde allí (…) las dos Américas y Europa del Este», y la televisión oficial de Hamás pide a Alá que mate a cristianos y judíos «hasta el final».

 

El líder islamista suní Sheikh Yousuf Al-Qaradhawi incita a los musulmanes «a completar el trabajo iniciado por Adolf Hitler», y el líder de Hezbollah, Hassan Nasrallah, determinó que «los judíos se reunirán de todas partes del mundo en la Palestina ocupada, no para provocar el anticristo y el fin del mundo, sino para más bien que Allah, el Glorificado y el Altísimo, quiere salvarte de tener que ir a los confines del mundo, porque se han reunido en un solo lugar, y allí tendrá lugar la batalla final y decisiva

 

Los estudiantes de Harvard que apoyan a Hamás deberían ser conscientes de ello. En lugar de enseñarles sobre el pasado y el presente, sobre la amenaza dirigida al Mundo Libre, muchos de sus profesores retratan a Israel como un monstruo malvado y a Hamás como una víctima inocente.

Estudiantes de Harvard se manifiestan en solidaridad con los palestinos en medio de la guerra entre Israel y Hamás.

Estudiantes de Harvard se manifiestan en solidaridad con los palestinos en medio de la guerra entre Israel y Hamás.

(Ynet)

Judith Butler ha afirmado en el pasado que Hamás y Hezbolá son «movimientos sociales que son progresistas, que están en la izquierda, que son parte de una izquierda global». De manera similar, el ex líder del Partido Laborista británico, Jeremey Corbyn, se negó esta semana a condenar a Hamás. Noam Chomsky, uno de los intelectuales más importantes del mundo, viajó al Líbano para reunirse con Nasrallah.

 

El desfile continúa. Slavoj Žižek, un destacado filósofo progresista, apoya el programa de armas nucleares iraní. El filósofo italiano Gianni Vattimo ha abogado por fusilar a los «bastardos sionistas» y recaudar dinero para Hamás. También escribió un artículo en apoyo de la demanda iraní de la destrucción de Israel.

 

No se trata de un desfile insustancial de intelectuales. Incluso la Asociación de Estudios de Oriente Medio (MESA, por sus siglas en inglés) aprobó recientemente una resolución para unirse al movimiento BDS, que apoya la destrucción del Estado judío. No es insustancial que esta tendencia se convirtiera en un desfile de la vergüenza de los intelectuales en apoyo del islamonazismo.

 

Una de las afirmaciones más ridículas, también publicada esta semana por el diario israelí Haaretz, titulada «Israel no puede encarcelar a dos millones de gazatíes sin pagar un precio cruel», es simplemente una hipérbole falsa. En primer lugar, a Hamás no le falta dinero. La organización no invirtió sus fondos en bienestar civil, educación o atención médica. En cambio, la organización optó por dedicar miles de millones a la creación de una infraestructura terrorista, el establecimiento de una industria de municiones y una red estratégica de túneles subterráneos.

Miembros de las Brigadas Izz ad-Din al Qassam, brazo armado del grupo palestino Hamás, desfilan en el 35 aniversario de Hamás en la ciudad de Gaza, el 14 de diciembre de 2022.

Brigadas Izz ad-Din al Qassam, brazo armado de Hamás, que no invirtió en infraestructura sino en armamento.

(Reuters)

Antes del ataque, más de 20.000 gazatíes salían diariamente de la Franja de Gaza para trabajar en Israel. Cientos de camiones llegaban todos los días para abastecer de alimentos y otras provisiones. Los servicios públicos (agua, gasolina y electricidad) se suministraban de forma regular. En segundo lugar, el bloqueo es parcial, con el fin de impedir el contrabando de armas iraníes a la Franja de Gaza. Nadie quería el bloqueo.

 

Cuando Hamás ganó las elecciones de 2006 y se hizo con el control de la Franja de Gaza, el «Cuarteto» (Estados Unidos, Rusia, la UE y la ONU) propuso que el gobierno de Hamás se comprometiera con la no violencia, reconociera el derecho de Israel a existir y aceptara los actuales acuerdos de paz en Oriente Medio a cambio de una ayuda crucial para los palestinos.

 

La canciller alemana, Angela Merkel, afirmó que era «inconcebible» que la Unión Europea apoyara al régimen de Hamás a menos que condenara el terrorismo y reconociera el derecho de Israel a existir. El líder de Hamás, Ismail Haniyeh, tardó un solo día en rechazar la oferta de plano.

 

Un año después, en 2007, Hamás tomó violentamente el control de la Franja de Gaza, asesinando a cientos de personas, a menudo arrojando a los opositores desde los tejados. El adoctrinamiento en el exterminio de los judíos comienza en la edad de jardín de infantes. Una vez más, la comunidad internacional volvió a proponer apoyo a cambio de cambios en la política. Y de nuevo Haniyeh rechazó la propuesta.

 

Los continuos lanzamientos de cohetes desde Gaza hacia Israel en 2014 se convirtieron en la Operación Margen Protector. Los ministros de la Unión Europea propusieron ayuda a cambio del «desarme de todas las organizaciones terroristas». Además, presentaron una propuesta detallada para una misión especial de la ONU para Gaza. El Consejo Europeo también presentó un plan oficial, según el cual la ayuda estaba supeditada al desarme.

 

Pero en 2017 el nuevo líder de Hamas, Yahya Sinwar, dejó en claro que «Hamas nunca reconocería a Israel». Al año siguiente, en febrero de 2018, en un contexto de aumento de las tensiones fronterizas, la UE volvió a proponer ayuda a cambio del desarme. ¿Prosperidad o terror? ¿Bienestar o industrias de la muerte? Una vez más, Hamás optó por el terror.

 

Moshir al-Masri, un alto funcionario de Hamás, aclaró en el pasado cómo considera Hamás el término «alto el fuego»: «El diccionario de la resistencia define el término ‘calma’ como la preparación para la próxima campaña. Nuestra resistencia continuará abasteciendo su arsenal y desarrollando y fabricando nuevos componentes sorprendentes para los nuevos sistemas». Y eso es precisamente lo que hizo Hamás.

 

¿Por qué sucedió esto? Porque Hamás es una rama de los Hermanos Musulmanes, cuyos principios de la Industria de la Muerte fueron definidos por su fundador, Hassan al-Banna, en 1938. No la asistencia social. No prosperidad. No rehabilitación. No la educación. Muerte. Pero la ideología de Hamás, su rechazo a las propuestas de la comunidad internacional, su insistencia en la continuación del bloqueo a pesar del sufrimiento de los habitantes de Gaza no influyen en los medios de comunicación del Mundo Libre. Este autoengaño equivale a la autodestrucción.

 

Palestinos recogen ayuda alimentaria en un centro de distribución gestionado por el Organismo de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas (OOPS), en la ciudad de Gaza.

Palestinos recogen ayuda alimentaria en un centro de distribución gestionado por el Organismo de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas (OOPS), en la ciudad de Gaza.

(AFP)

El mismo día en que Hamas masacró a cientos de jóvenes israelíes que celebraban en el festival Nova, una académica palestino-británica, la doctora Yara Hawari, escribió: «La descolonización no es una metáfora». No podía vivir ni un solo día bajo el reinado de terror de Hamás. Admira el gobierno de Hamás por una sola razón. Los académicos solo hablan de «descolonización». Hamás ofrece una interpretación práctica del término porque se refiere a la matanza de judíos.

 

La teoría que define al sionismo como colonialismo es una de las principales invenciones de esa línea de pensamiento. ¿Eran mis abuelos, que huyeron de Yemen hace más de un siglo, coloniales? ¿O los judíos que huyeron de los pogromos en Rusia? ¿O los sobrevivientes indigentes del Holocausto que llegaron después de la Segunda Guerra Mundial? El problema es que esta mentira sigue prevaleciendo y proporciona un viento de cola a Irán, a la Jihad y a los terroristas. No abarca a todos los medios de comunicación occidentales ni a todo el mundo académico, sin embargo, la propaganda de mentiras está destruyendo el Mundo Libre desde dentro.

 

En 2014, el intelectual estadounidense Sam Harris publicó un artículo que concluye: «La verdad es que todos vivimos en Israel. Es sólo que algunos de nosotros aún no nos hemos dado cuenta». Me pregunto qué tiene que pasar antes de que el mundo académico, los medios de comunicación y el Mundo Libre se den cuenta de esta simple verdad. Eventualmente, el Mundo Libre lo entenderá. Sólo queda abierta una pregunta: ¿serán necesarias decenas de millones de muertes o se puede detener el eje del mal ahora a un precio mucho menor?

(*) Autor de «La industria de las mentiras»

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.