Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| sábado abril 13, 2024

Cortar el suministro de electricidad a Gaza: Consecuencias e implicaciones


Este informe de políticas proporciona una breve descripción general de los sectores de electricidad y agua de Gaza y examina las consecuencias inmediatas de cortar el suministro a la Franja de Gaza. En general, sostiene que los beneficios tácticos de tal medida son algo limitados, ya que Hamás se ha adaptado a los frecuentes cortes de suministro con una amplia gama de generadores de pequeña escala y paneles fotovoltaicos en los tejados, dejando que la población absorba la peor parte de la escasez. El impacto más amplio del corte de energía afectará la capacidad de suministrar agua a la Franja de Gaza, lo que puede crear una crisis humanitaria si no se aborda.

Como parte de la operación “Espadas de Hierro” en curso, el Ministerio de Energía de Israel anunció el 12 de octubre de 2023 que había cortado el suministro de electricidad, agua y diésel para la Franja de Gaza.

En tiempos de paz, el 50% de la electricidad en Gaza es proporcionada por Israel a través de diez puntos de entrada, lo que representa aproximadamente 120 MW por día. Israel proporciona electricidad sin coste alguno a Gaza. Aunque técnicamente la Autoridad Palestina (AP) es responsable de pagar el suministro de electricidad a Gaza, acumula una deuda que es periódicamente condonada y borrada. La deuda eléctrica actual asciende a 2 mil millones de NIS (aproximadamente 500 millones de dólares). [1]

La otra mitad de la electricidad de Gaza se genera de forma independiente. Gaza tiene una central eléctrica alimentada por diésel que produce alrededor de 65 MW, lo que proporciona el 25% del suministro de Gaza. El resto de la electricidad se genera a través de una amplia gama de paneles solares fotovoltaicos (PV) en los tejados y generadores diésel privados en zonas residenciales, edificios gubernamentales y hospitales. Durante el día, alrededor del 25% de la electricidad de Gaza se genera a través de paneles fotovoltaicos, lo que representa una de las proporciones más altas del mundo. Esto fue posible gracias a múltiples proyectos de financiación liderados por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y otras organizaciones intergubernamentales en la última década. Por la noche, los generadores diésel privados sustituyen a los paneles fotovoltaicos.

A pesar de estas tendencias, la infraestructura eléctrica en Gaza se encuentra en condiciones deplorables. La población de Gaza recibe una media de cuatro horas diarias de suministro eléctrico continuo de la red principal. Gran parte de esto se debe a la ruinosa infraestructura eléctrica en Gaza que resultó dañada durante la Operación Margen Protector en 2014. Aunque se entregaron grandes sumas de ayuda exterior a Hamás específicamente para reconstruir la red, Hamás ha desviado los fondos a otra parte y ha dejado la red que domina en su condición actual. Esto ha obligado a los residentes de Gaza a buscar soluciones privadas, como generadores diésel a pequeña escala y energía fotovoltaica en los tejados, si se lo pueden permitir.

Debido a estas características, el efecto inmediato de cortar el suministro eléctrico de Israel a Gaza es algo limitado. Como se ha señalado, la población de Gaza está acostumbrada a no depender de la red eléctrica principal. Los edificios gubernamentales, los hospitales y los sectores más ricos de la población ya han invertido en soluciones privadas y pueden seguir generando electricidad dependiendo de la cantidad de reservas de diésel que tengan. En términos tácticos, los cuarteles generales y las bases subterráneas de Hamás también seguirán teniendo electricidad, ya que probablemente acumularon diésel durante semanas o meses en preparación para los acontecimientos del 7 de octubre.

Además de cortar el suministro directo de electricidad, Israel también ha anunciado que ha cortado el suministro de diésel a Gaza. En tiempos de paz, Israel suministra a Gaza diésel procedente de las refinerías de petróleo de Haifa. En ocasiones, Hamas también compra diésel más caro de Egipto que se transporta en camiones. Israel ha anunciado que también ha bloqueado la ruta egipcia, lo que impone un calendario estricto a la capacidad de Gaza para seguir generando su propia electricidad. Cuando Israel anunció el corte del suministro, Hamás anunció el mismo día que la central eléctrica de Gaza se había quedado sin diésel y fue cerrada. Esto es muy poco probable, ya que la central eléctrica funciona con no menos de cuatro días de diésel almacenado y puede almacenar hasta dos semanas. Si la central eléctrica se quedó sin diésel tan pronto después de estar operativa, significa que Hamás agotó las reservas. Esto, a su vez, probablemente signifique que el diésel se desvió a las bases de Hamás para permitir que sus generadores duren más, pero se produce a expensas de la población.

El impacto más amplio de un corte de energía a largo plazo en Gaza se verá en su suministro de agua y tratamiento de aguas residuales, que no pueden funcionar sin un suministro continuo de electricidad. Israel suministra hasta el 10% del consumo de agua de Gaza, alrededor de 18 millones de metros cúbicos al año. El resto se produce a través de embalses locales en Gaza, pero alrededor del 75% de esa agua no es apta para beber y sólo puede usarse para riego. La UE proporcionó fondos para construir tuberías y una instalación de tratamiento de agua en Gaza para abordar este problema, pero el agua no puede fluir a través de las tuberías sin un suministro continuo de electricidad. A este problema se suma el hecho de que Hamas excavó recientemente muchos segmentos de las tuberías de agua para convertirlos en armas, según su propia admisión. Esto obliga a grandes segmentos de la población de Gaza a depender de camiones cisterna y almacenamiento privado.

En términos de derecho internacional, Israel camina sobre una delgada línea. En el momento de redactar este informe de política, Israel no ha destruido la central eléctrica de Gaza ni la capacidad de reanudar el suministro de electricidad y agua a Gaza una vez que finalice la operación. Mientras Israel pueda demostrar que los recortes de suministro son una medida de guerra de duración limitada destinada a obstaculizar la capacidad de Hamás para operar y presionarlo para que libere a los rehenes, no se consideraría un crimen de guerra. Sin embargo, a medida que pasa el tiempo, si Israel no permite que parte del suministro de diésel y agua entre a Gaza a través de camiones para hospitales y otras necesidades esenciales, puede crearse una crisis humanitaria. Potencialmente, esto puede designarse como un castigo colectivo ilegal. Además, si se considera que las acciones de Israel están motivadas por un sentimiento de venganza y un deseo de represalia y no como una medida táctica temporal durante la guerra, pueden considerarse un crimen de guerra.[2]

En ese sentido, las declaraciones recientes de ministros israelíes, miembros de la Knesset y funcionarios de seguridad de que el objetivo de Israel es “borrar a Gaza del mapa” son perjudiciales para la capacidad de Israel de recibir legitimidad internacional y pueden crear graves consecuencias legales para altos funcionarios israelíes tras esta guerra.

La Dra. Elai Rettig es profesora asistente en el Departamento de Estudios Políticos e investigadora principal en el Centro Begin-Sadat de Estudios Estratégicos de la Universidad Bar-Ilan. Se especializa en geopolítica energética y seguridad nacional.

[1] El actual gobierno israelí hizo un intento reciente, en septiembre, de reclamar la deuda de electricidad de la Autoridad Palestina reteniendo sus ingresos fiscales, pero esta medida se disipó como en intentos anteriores. Intentos anteriores de reclamar la deuda eléctrica de Gaza o amenazar con desconectarla fueron abortados, principalmente debido al consenso legal de que Israel es responsable de abastecer las necesidades de la Franja de Gaza a pesar de que ya no la ocupa de facto. El autor desea agradecer al Dr. Ziv Bohrer por estos comentarios legales.

[2] El autor desea agradecer al Dr. Ziv Bohrer por estos comentarios legales.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.