Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| domingo marzo 3, 2024

El liderazgo de Hamás y la opción de extradición de Estados Unidos


BIBI BLINKEN  Haim-Zach-GPO

Hamás ha llevado a cabo el ataque terrorista más devastador en la historia de Israel, demostrando la peor depravación de la humanidad. El ataque provocó la trágica pérdida de más de 1.300 vidas, entre ellas al menos 22 estadounidenses, y muchas más personas fueron tomadas como rehenes. Estados Unidos tiene la responsabilidad ante sus ciudadanos de exigir la extradición de los dirigentes de Hamás para que sean juzgados en ese pais. Basándose en precedentes y extradiciones exitosas anteriores de terroristas internacionales, Estados Unidos puede aprovechar las relaciones diplomáticas y los activos militares para buscar activamente su extradición desde Qatar, el Líbano u otros lugares donde puedan residir.

La extradición es el proceso oficial mediante el cual un país solicita formalmente la entrega de un individuo para enfrentar cargos penales o cumplir una sentencia por delitos cometidos en el país solicitante o contra los ciudadanos del país solicitante. Los tratados bilaterales o multilaterales suelen regular este procedimiento, pero también puede basarse en la reciprocidad u otros acuerdos entre los países involucrados.

Israel conmemoró Simjat Torá esta semana, una festividad que tradicionalmente celebra la finalización y renovación del ciclo de lectura de la Torá con vibrantes cantos y bailes. Las festividades de este año fueron brutalmente interrumpidas por lo que ya se conoce como el 11 de septiembre de Israel, su segunda guerra de Yom Kippur y su Pearl Harbor. En un impactante acto de terror, Hamás lanzó un ataque sin precedentes, cobrando la vida de al menos 1.300 inocentes y secuestrando a más de 100 más, entre ellos mujeres, niños y ancianos.

Este acto atroz exhibió el comportamiento más depravado de la humanidad: asesinato, violación, secuestro, tortura, entre muchas otras brutalidades desmesuradas. Entre las víctimas se encontraban al menos 22 estadounidenses y se ha informado que varios ciudadanos estadounidenses permanecen entre los rehenes.

Hamás y sus atrocidades enfrentarán represalias por parte de Israel. Al mismo tiempo, Estados Unidos tiene el deber de garantizar justicia para sus ciudadanos. Un paso necesario para buscar justicia sería exigir la extradición de los máximos dirigentes de Hamás, actualmente protegidos en Qatar y el Líbano, para ser juzgados en Estados Unidos.

El liderazgo de Hamás reside en el extranjero, no en Gaza. El hombre responsable del peor ataque en la historia de Israel es Ismail Haniyeh, líder de Hamás y presidente del Buró Político de Hamás (Politburó). Reside en Qatar, en seguridad y opulencia. Ha sido el jefe de Hamás desde 2017 y controla las actividades políticas del grupo en Gaza. Yahya Sinwar es el líder de Hamás dentro de Gaza y también miembro del Politburó. Estaba al mando general del ataque. Desde 2015, es terrorista global especialmente designado (SDGT) por el Departamento de Estado de Estados Unidos. Se desconoce su paradero, pero se rumorea que abandonó Gaza poco antes del ataque. Izzat Al-Risheq también es miembro del círculo íntimo de la dirección de Hamás. Es miembro fundador de la organización y actualmente dirige su departamento de medios. Reside en Qatar. Se cree que Saleh al-Arouri, lugarteniente de Haniyeh, reside en el Líbano. Es el comandante fundador de las Brigadas Izz ad-Din al-Qassam, que fueron creadas originalmente para sabotear los Acuerdos de Oslo. El actual comandante de las Brigadas al-Qassam es Mohammed Deif, quien se cree que fue el planificador operativo del ataque. Se desconoce su ubicación actual. Esta no es una lista completa. En total el Politburó cuenta con 15 miembros y decenas de comandantes operativos.

Se han sentado precedentes. Estados Unidos ha tenido éxito en la extradición de terroristas buscados en el pasado. En un caso legalmente similar pero en una escala mucho menor, dos terroristas de ISIS conocidos como “Los Beatles” fueron extraditados a Estados Unidos y fueron juzgados por la tortura y muerte de cuatro estadounidenses secuestrados en Siria. Los dos militantes de ISIS fueron capturados por las fuerzas kurdas en 2018 y entregados al Servicio de Alguaciles de Estados Unidos. Abu Hamza al-Masri, un clérigo egipcio, fue extraditado del Reino Unido a Estados Unidos para enfrentar cargos de terrorismo. Un jurado de Manhattan lo declaró culpable de once cargos de terrorismo y lo condenó a cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional.

También hay casos en los que a Estados Unidos se le ha negado una solicitud de extradición y aun así han podido sortear el problema. Monzer al Kassar, un traficante internacional de armas, fue extraditado desde España al Distrito Sur de Nueva York para ser juzgado por cargos de terrorismo. Fue acusado de proporcionar apoyo material a Al Qaeda y otros grupos terroristas. Una operación exitosa de la DEA lo engañó para que viajara a Madrid, lo arrestaron y lo extraditaron. Después del atentado con bomba en el World Trade Center de 1993, el principal sospechoso, Ramzi Yousef, huyó a Pakistán. Estados Unidos buscó su extradición. Islamabad finalmente cooperó; sin embargo, ante la falta de un tratado de extradición formal y posibles obstáculos legales, Yousef fue capturado en una operación combinada de la Inteligencia Interservicios de Pakistán (ISI) y el Servicio de Seguridad Diplomática de Estados Unidos. Luego fue trasladado a Estados Unidos para ser juzgado sin un proceso formal de extradición.

Sin duda, el ejemplo más recordado de Estados Unidos exigiendo la extradición de un país que carecía de un tratado de extradición fue después de los ataques del 11 de septiembre. El presidente Bush ordenó que los miembros de Al Qaeda fueran entregados a Estados Unidos. Bush exigió “entregar [a Bin Laden], entregar a sus secuaces, entregar a los rehenes que tengan”. Al “ayudar e instigar al asesinato”, dijo el presidente, “el régimen talibán está cometiendo un asesinato”. Las demandas de Estados Unidos “no estaban abiertas a negociación o discusión”. Por supuesto, los talibanes se negaron y Estados Unidos invadió Afganistán. Bush dijo: “El mundo civilizado se está poniendo del lado de Estados Unidos. Entienden que si el terrorismo queda impune, sus propias ciudades, sus propios ciudadanos, podrían ser los siguientes”. Es difícil leer el sentimiento de Bush de 2001 y no aplicarlo a lo que está sucediendo actualmente en Israel.

Estados Unidos designó a Hamás como organización terrorista en 1995. Si se extradita, los cargos federales estadounidenses contra los líderes de Hamás podrían incluir conspiración para asesinar a estadounidenses en el extranjero. Este cargo se presentó contra Ibrahim Suleiman Adnan Adam Harun, quien fue condenado a cadena perpetua por conspirar para asesinar a personal militar estadounidense en Afganistán. También es posible la conspiración para proporcionar apoyo material a terroristas. Zubair Ahmed y Khaleel Ahmed se declararon culpables de este cargo en relación con sus esfuerzos por viajar al extranjero para asesinar o mutilar a las fuerzas militares estadounidenses en Irak o Afganistán. Después de los atentados con bombas contra las embajadas de Estados Unidos en Kenia y Tanzania, Osama Bin Laden y aproximadamente 20 presuntos leales a Al Qaeda fueron acusados ​​in absentia de conspirar para asesinar a estadounidenses en todo el mundo.

Estados Unidos no tiene acuerdos de extradición con Qatar o el Líbano, pero tiene influencia. Al solicitar la extradición a Qatar, Washington tiene cierta influencia sobre Doha. Inicialmente, es casi seguro que Doha no lo aceptará. Sin embargo, Estados Unidos puede orquestar el resultado deseado con un enfoque bien construido de “palo y zanahoria”. Estados Unidos tiene una importante presencia militar en Qatar, incluida la base aérea de Al Udeid, un activo estratégico regional crucial. El futuro de esta base y una cooperación militar más amplia, como el acceso a las ventas militares, podrían utilizarse como moneda de cambio. Las palancas económicas podrían ofrecer incentivos como futuros acuerdos comerciales o imponer sanciones específicas contra individuos o entidades. Además, Estados Unidos puede intentar trabajar con otros aliados, como Arabia Saudita y Turquía, para influir en Qatar.

El Líbano presenta un conjunto diferente de desafíos para Estados Unidos en cuanto a ejercer influencia. El complejo panorama sectario y político del país y las actuales crisis económicas y políticas influyen en ello. Sin embargo, todavía hay varias herramientas que Estados Unidos podría considerar. Dada la terrible situación económica del Líbano, Estados Unidos podría utilizar la asistencia económica como herramienta de negociación. Además, Washington puede imponer sanciones específicas a personas o entidades libanesas que obstruyan la solicitud de extradición o estén involucradas en el apoyo al terrorismo.

Sin embargo, al final, es casi seguro que Saleh al-Arouri se encuentre en áreas controladas por Hezbollah, y la única forma realista de llegar hasta él es con una operación liderada por el USSOCOM (es decir, una operación de fuerzas especiales). La Fuerza Delta del Ejército estadounidense llevó a cabo una operación como ésta para capturar a Abu Anas al-Libi en Trípoli, a quien un tribunal federal de Nueva York acusó por su participación en los atentados con bombas en las embajadas estadounidenses de 1998 en Tanzania y Kenia. Los operadores de la Fuerza Delta capturaron a al-Libi y lo mantuvieron en un barco de la Marina de los EE. UU. hasta que pudieran llevarlo a Nueva York para ser juzgado.

Estados Unidos tiene una larga tradición de responsabilizar a los responsables de la muerte de sus ciudadanos, independientemente de dónde se escondan o de las complejidades involucradas en su captura. Los abominables actos de terror contra civiles inocentes en Israel, incluidos los estadounidenses, requieren una respuesta firme e inequívoca. Con precedentes legales establecidos y un historial comprobado de acciones diplomáticas y militares diseñadas para asegurar la extradición o captura de terroristas, Estados Unidos puede actuar con decisión.

Si bien el conflicto principal es entre Israel y Hamás, los dirigentes de Hamás, a salvo en sus santuarios extranjeros, escaparán de la justicia. El deber de Estados Unidos para con sus ciudadanos, su compromiso con la justicia y su postura global contra el terrorismo exigen que los altos dirigentes de Hamás sean llevados a suelo estadounidense para enfrentar todo el peso de la ley estadounidense.

CDR. David Levy es un comandante retirado de la Marina de los EE. UU. e investigador principal en el Centro BESA. Fue Director de Cooperación de Seguridad en el Teatro del Comando Central de las Fuerzas Navales de EE. UU. y agregado aéreo y naval de EE. UU. en Túnez. CDR. Levy es ex becario ejecutivo federal de RAND Corp. y Ph.D. candidato de la Universidad Bar-Ilan en el Departamento de Ciencias Políticas.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.