Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| sábado abril 13, 2024

Errores estratégicos fatales de Hamás

El grupo terrorista de Gaza pretendía asestar un duro golpe psicológico a Israel. Sin embargo, subestimaron el apoyo abrumador que sus acciones bárbaras obtendrían detrás del Estado judío.


El medio era el mensaje. La bestialidad mostrada por Hamás durante su invasión de Israel no fue el resultado  que algunos terroristas se volvieran locos. Fue una táctica calculada para escandalizar al público israelí y convencerlo  que ha llegado su momento. El ataque fue diseñado como un microcosmos de lo que les espera a los israelíes si continúan “ocupando” tierras árabes, es decir, las que se extienden “desde el río [Jordán] hasta el mar [Mediterráneo]”.

Sin embargo, en retrospectiva, se podría decir que el salvajismo desenfrenado de Hamas fue un error estratégico fatal y traerá su destrucción. Es casi seguro que las crecientes divisiones dentro de la sociedad israelí fueron fundamentales en el momento del ataque de Hamás. Hamás probablemente evaluó que las fracturas políticas insuperables privarían al gobierno de Netanyahu del amplio apoyo necesario para lanzar un ataque terrestre de represalia a gran escala. Sin embargo, la monstruosidad del ataque de Hamás cambió todo eso en un abrir y cerrar de ojos.

De hecho, cuanto mayores eran los logros operativos de Hamás y cuanto más bárbara era su ejecución, más pronto se remendaban las divisiones dentro de Israel. Rápidamente surgió un consenso total en todo el espectro político israelí (judío)  que el “Nunca Más” era ahora y que Hamás debía ser eliminado. No es de extrañar que la respuesta al llamado de movilización de emergencia de las FDI, emitido tras el ataque, fuera total e inmediata. Al optar por la carnicería organizada y las atrocidades indescriptibles como modus operandi deliberado y preferido, Hamás cometió un error estratégico irreversible.

Además, el fracaso de Hamás se limitó a subestimar el efecto de su barbarie sobre la capacidad de recuperación de la sociedad israelí y a juzgar mal la respuesta de los aliados de Israel, en particular Estados Unidos. El apoyo sin precedentes que Israel disfruta actualmente entre la administración Biden y los países de Europa occidental está directamente relacionado con la depravación del ataque de Hamás.

De repente, parece haber un reconocimiento casi universal de que la lucha no es sólo entre Israel y Hamás, sino que los yihadistas representan una amenaza de tipo nazi para el orden mundial y la seguridad del mundo civilizado.

 

Este apoyo externo es, sin duda, una de las razones por las que Hezbolá se ha abstenido hasta ahora de entrar en la lucha en masa que probablemente fue planeada como el otro zapato a caer en el plan original de Hamás. En otras palabras, la atrocidad de Hamás fracasó al allanar el camino para que Israel operara bajo un paraguas estratégico estadounidense que esencialmente proporciona a las FDI mano libre para perseguir la desaparición de este ejército terrorista.

 

El tercer error de Hamás tiene que ver con el impacto de la guerra actual en la doctrina de defensa israelí. Hace tiempo que Israel comprendió que su sistema de defensa antimisiles Cúpula de Hierro, por muy avanzado y eficaz que sea, sólo proporcionaba protección parcial contra los cohetes de Hamás. Esto es especialmente después  que el ejército terrorista de Hamas cambiara a una táctica de salvas masivas diseñadas para saturar la capacidad de interceptación del sistema.

Sin embargo, mientras estos terroristas se contentaran con disparar cohetes indiscriminadamente contra sus ciudades, Israel podría “vivir” con la amenaza. Israel optó por confiar en el desempeño de sus defensas antimisiles y en las habitaciones seguras y refugios que construyó en comunidades vulnerables como una forma de minimizar las víctimas civiles y así abordar la amenaza de Hamás.

Con la introducción del sistema Cúpula de Hierro, Israel se ha vuelto cada vez más dependiente de la defensa en lugar de su tradicional doctrina ofensiva. Aunque cada ronda de combates en Gaza demostró que la Fuerza Aérea de Israel (IAF) por sí sola no podía suprimir eficazmente el lanzamiento de cohetes de los terroristas, las FDI se abstuvieron de lanzar una operación terrestre para destruir las baterías.

Al parecer, el cálculo fue que, dadas las defensas activas y pasivas de Israel, los bombardeos causarían menos bajas a los israelíes que una operación terrestre. Además, dado que Hamás es conocido por colocar sus lanzadores de cohetes entre la población civil, los altos mandos de las FDI no tenían ganas de ordenar ataques masivos de contrafuerza por temor a causar bajas masivas entre los no combatientes de Gaza y soportar la peor parte de una protesta internacional.

Como consecuencia del ataque de Hamás, esta suposición subyacente y la moderación autoimpuesta por Israel quedaron en el pasado. De hecho, esta vez Hamás buscó coordinar su capacidad para disparar miles de cohetes en un corto período de tiempo con una invasión terrestre considerable. El incesante lanzamiento de cohetes tenía como objetivo proporcionar cobertura para que Hamas lanzara su versión de una ofensiva a gran escala. La nueva táctica ha dejado claro a Israel que tolerar repetidas rondas de combates con los terroristas de Gaza –lo que operacionalmente significaba limitar su respuesta a los ataques aéreos de la IAF– era un profundo error y ya no era posible ni aceptable. En cambio, Israel se ve ahora obligado a iniciar una operación terrestre a gran escala para erradicar la amenaza de Hamás.

 

Hamás tal vez esperaba que esta respuesta israelí apostara por otros frentes para activarse y aliviarle la presión (por ejemplo, obligar a Israel a limitar sus operaciones terrestres incluso si se lanzaba una debido a los intensos combates en el frente norte), pero tal como están las cosas ahora puede que haya calculado muy mal. (En cambio, Hezbollah probablemente se jactará de que su actividad de acoso esporádico a lo largo de la frontera norte obligó a las FDI a mantener allí grandes fuerzas que de otro modo estarían disponibles para operar contra Gaza). Una cosa es segura: después de la debacle, hay pocas dudas. que las FDI volverán a una estrategia ofensiva.

 

Sin embargo, es importante señalar que cuanto peores sean los errores de Hamas y cuanto mayor sea su situación, más atención debe prestarse a los posibles esfuerzos de sus aliados para sacarlo de su difícil situación. Me vienen a la mente dos de esos futuros alternativos

 

En primer lugar, Hezbolá (con el respaldo activo de Irán y posiblemente Siria) actuará para impedir que Israel elimine a Hamás. El principal incentivo detrás de cualquier intervención de este tipo sería negarle a Israel una victoria decisiva contra Hamás, lo que reforzaría a las FDI y, lo que es más importante, permitiría a Israel centrar su atención en su frente norte.

 

En consecuencia, cuanto más cerca estén las FDI de lograr sus objetivos en Gaza, mayor será la probabilidad de que Hezbollah lance un ataque a gran escala contra Israel. Si bien Estados Unidos se esfuerza por impedir tal desarrollo, este escenario aún puede darse dado que el líder supremo de Irán, el ayatolá Ali Jamenei, ha planteado el conflicto en términos ideológico-religiosos y como un “símbolo del poder del Islam”. Irán y sus “fuerzas de resistencia” se esforzarán por evitar una derrota del Islam que denotará claramente la destrucción de Hamás.

 

En este escenario se realizaron ataques contra las fuerzas estadounidenses en la región, incluidos intentos de atacar el portaaviones Gerald R. Ford que fue trasladado rápidamente al Mediterráneo oriental y otros componentes de su grupo de trabajo (así como el portaaviones USS Dwight D. Eisenhower). Que ahora está en camino al teatro de operaciones y sus buques de guerra asociados).

 

En segundo lugar, hay que considerar que la guerra entre Israel y Hamas es, por defecto o intencionadamente, una distracción que permitiría a Irán lanzarse hacia la bomba. Incluso si la agresión de Hamás no fue orquestada por Irán, algunos mulás deben ahora argumentar que ha llegado el momento de lanzarse a la bomba.

 

Probablemente citan la sorprendente debilidad militar de Israel (posiblemente en alusión a la jactancia del líder de Hezbolá, Hassan Nasrallah, en 2019 de que está “confiado en la victoria” y que “Israel es más débil que una telaraña”), la preocupación de las FDI por Gaza y Cisjordania, El potencial disuasorio de Hezbollah y el pacto estratégico con Rusia son condiciones que favorecen tal paso.

 

En consecuencia, Irán debería aprovechar la oportunidad y tratar de salir de este conflicto protegido de los ataques y habiendo inclinado decisivamente el equilibrio global de poderes a favor de las “fuerzas de la resistencia”.

 

Por otro lado, en teoría, Israel y Estados Unidos podrían decidir aprovechar la iniciativa estratégica y actuar para hacer retroceder la exitosa estrategia de proxy de Irán. Si bien este escenario tiene una probabilidad mucho menor, considerando los importantes costos que probablemente asumirá Israel y la aversión de Biden a otro enredo militar potencialmente prolongado en Medio Oriente considerando las próximas elecciones estadounidenses, aún podría desarrollarse.

 

Esto es especialmente cierto si los intentos de Hezbolá de ayudar a Hamás van más allá del nivel actual de ataques transfronterizos ocasionales o si atacan a civiles israelíes. En este caso, se podría esperar que, dado su probable cambio a una doctrina ofensiva, las FDI, con o sin la participación activa de Estados Unidos, lanzarían un ataque a gran escala contra Hezbollah diseñado para sacarlo de la ecuación de Medio Oriente. .

 

Por su parte, se podría esperar entonces que Irán entre en la contienda para salvaguardar lo que considera una parte integral de su postura disuasoria contra un ataque israelí y su principal activo estratégico regional.

 

No sería descabellado evaluar que una conflagración regional de ese tipo podría llevar incluso a que Israel lance un ataque preventivo contra las instalaciones nucleares de Irán. Después de todo, en vista de la invasión de Hamás, Israel se siente significativamente más vulnerable. Puede concluir que no tiene más remedio que emprender una apuesta tan arriesgada dado que su imagen disuasoria ha quedado gravemente empañada y un escenario que evoca el Holocausto ha golpeado (inconcebiblemente) su propio hogar.

 

El Dr. Avigdor Haselkorn es analista estratégico y autor de libros, artículos y artículos de opinión sobre cuestiones de seguridad nacional.

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

https://www.ynetnews.com/article/syp0qjtza

 

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.