Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| domingo junio 23, 2024

La monstruosa lógica de Hamás que conocía el precio

En el sangriento relato de la organización, lo que está sucediendo en Gaza no es el resultado de una evaluación incorrecta del riesgo, sino el precio necesario de un logro mucho mayor: romper el status quo y abrir un nuevo capítulo en la lucha contra Israel. Según el artículo del "New York Times"


Haniye y Sinwar

En un lugar dijo: «El objetivo de Hamás no es gestionar Gaza ni llevarle agua y electricidad y todo tipo de cosas por el estilo». Y más tarde, por si alguien no entendió el mensaje, añadió: «Esta batalla no se debió al deseo de más combustible o trabajadores. El objetivo no era mejorar la situación en Gaza. Esta batalla es para alterar completamente la situación».

 

En otra situación, si lo anterior no fueran citas directas de uno de los líderes de Hamás, que declaró para el «New York Times», se podría pensar que son cosas que un portavoz oficial israelí atribuye a las intenciones de Hamás. Pero ayer, en un extenso artículo lleno de primicias, escrito por Ben Hubbard, un periodista veterano con muchas conexiones en Medio Oriente y Maria Abu-Habib, mis colegas del «New York Times», por primera vez, públicamente, dejaron constancia  que los líderes de Hamás que viven en Doha, Qatar y en Estambul, revelaron la estrategia detrás del ataque asesino y sádico del 7 de octubre. Aunque el artículo no incluye una cita directa de los dos líderes de la Franja de Gaza, Muhammad Def y Yahya Sinwar, no sería una apuesta descabellada estimar que las cosas citadas anteriormente, a pesar que las dijo su adjunto en la Franja de Gaza, Khalil al -Haia, uno de los líderes más antiguos de Hamás, es realmente de la boca de Sinwar que salieron estas palabras.

Y juntos, un mes después del ataque, los líderes de Hamás respondieron a la pregunta que preocupaba a al menos siete servicios de inteligencia en Occidente, tres de ellos en Israel: ¿Por qué hicieron esto? Porque si los jefes de Hamás reciben todos los honores por la horrible pero también asombrosa operación, por sus capacidades operativas, inteligencia y un conocimiento tan profundo del sistema de seguridad y de la sociedad en Israel, es imposible decir al mismo tiempo que Hamás hizo lo que hizo porque quería asesinar a muchos judíos, sin pensar en los resultados y consecuencias.

 

Porque si realmente Sinwar nos conoce tan bien, entonces ¿Por qué comete un acto tan bárbaro y extremo, sin darse cuenta  que es un ataque suicida, principalmente contra él mismo? Si se hubiera contentado con secuestrar a israelíes y matar a quienes se interpusieran en su camino, la impresión se habría conservado exactamente donde pensaba Israel: un deseo de liderar a Hamas sin entrar en una confrontación total con Israel, sino de trabajar para lograr objetivos específicos, el primero de los cuales es la liberación de los prisioneros. Para eso no se necesitan 240 rehenes y secuestrados. 20 son suficientes.

 

Y ahora los líderes de Hamás vienen, abiertamente y resuelven este misterio. Por supuesto, podría ser que estén mintiendo, del mismo modo que no tienen ningún problema en mentir descaradamente sobre el hecho de que ordenaron a sus hombres sólo secuestrar soldados y luchar contra soldados -sí, por supuesto-, pero los funcionarios de inteligencia de varios países que analizaron estos textos en el último día, dijeron que esta es la primera vez que la estrategia presentada en las entrevistas crea un movimiento unificado, ordenado, lógico, es decir, lógico según la lógica de Hamás, una lógica monstruosa.

 

En el fondo, y ni hablar sobre los israelíes, pero cuando el «New York Times» pregunta a los dirigentes de Hamas sobre las miles de personas que fueron muertas en Gaza y los barrios gravemente afectados por la guerra, la situación en los hospitales, en el sangriento relato de los líderes de Hamás; la conclusión es que después de todo la matanza no es el terrible resultado de una evaluación incorrecta del riesgo que apreciaban de Israel, sino exactamente lo contrario: este es el precio que los ciudadanos de Gaza pagan con sangre, un costo necesario de gran importancia y un logro mucho mayor para ellos: romper el status quo y abrir un nuevo capítulo en su lucha contra Israel, en el que esperan conducir a toda la región a una guerra. Era necesario «cambiar toda la ecuación y no simplemente tener otro enfrentamiento con Israel», dijo Al-Haia. «Conseguimos volver a poner la cuestión palestina sobre la mesa y ahora nadie en la región se relaja».

 

O, en otras palabras, Hamás decidió sacrificar Gaza y sus habitantes para iniciar una guerra regional en la que, estaban seguros, todos los miembros del eje de resistencia -Irán, Hezbollah, los hutíes, etc.- participarían hasta la consecución de su objetivo, la destrucción del Estado de Israel y el establecimiento de un estado palestino según las leyes islámicas en esa misma tierra. «Hamas, los escuadrones Iz ad-Din al-Qassam y todo el eje de la resistencia despertaron al mundo de su profundo letargo y demostraron que este tema debe permanecer sobre la mesa».

 

El ala militar-yihadista de Hamás, la que vive bajo el nombre de «Kasam», simplemente se olvidó de informar a los residentes de Gaza, o a Hezbollah, o a Irán, que los estaban sacrificando o arrastrando a esta guerra. De hecho, se olvidó de informar incluso a los superiores de su organización, aquellos que eran considerados más moderados. Pero ahora, ante el éxito, todos se alinean. «Espero que el estado de guerra con Israel se vuelva permanente en todas las fronteras y que el mundo árabe nos apoye», dijo la mano derecha de Ismail Haniyeh al periódico Taher al-Nunu.

 

No es seguro que Haniyeh, que estos días se esfuerza por avanzar hacia un acuerdo de rehenes y prisioneros, quizás para salvar lo que sea posible de Hamás en la Franja o quizás para salvarse a sí mismo, hubiera votado a favor del ataque. Los líderes de Hamás dicen lo que creían las fuentes de inteligencia israelíes: el ataque fue aún más extendido y mortífero de lo que los planificadores esperaban, simplemente por la facilidad con la que pudieron irrumpir en Israel y tomar el control de grandes zonas del sur del país.

Las entrevistas revelan que el ataque mortal sirvió a Zommia en un objetivo secreto más, contra la otra parte de la dirección de Hamas: Haniyeh, Khaled Mashal y otros. El ataque eliminó las tensiones de larga data dentro de Hamás respecto de la esencia, la naturaleza y el propósito del movimiento – ya sea que se trate de un organismo gubernamental que es el principal responsable de gestionar la vida cotidiana en la Franja de Gaza, como los miembros del ala política, o si se trata del mismo movimiento yihadista intransigente que su fundador y líder espiritual de Sinwar, Ahmed Yassin, fundó tras escuchar los sermones de Abdullah Azzam, guía religioso de Bin Laden, una fuerza armada constantemente comprometida, sin concesiones, para destruir a Israel?- El ataque selló el destino de este debate, sin que éste haya sido llevado a una decisión en las instituciones del movimiento.

 

Las comunidades de inteligencia de Israel y Estados Unidos han debatido desde el 7 de octubre si Sinwar mintió todo el tiempo o si algo ha cambiado recientemente. Recientemente se han cumplido cinco años desde la entrevista que le hizo publicada aquí Francesca Bori. «No estoy diciendo que no pelearé más», dijo en ese momento. «Digo que ya no quiero la guerra. Quiero el fin del asedio. Vas a la playa al atardecer y ves a todos estos adolescentes en la playa charlando en la playa y preguntándose cómo es el mundo al otro lado del mar. Los quiero libres.»

 

Y casi como continuación de esto, a primera vista los meses previos al brutal ataque parecieron relativamente tranquilos en Gaza hasta los disturbios en la valla, un silencio en cuyo fondo avanzaron las negociaciones entre Israel y Hamás a través de los qataríes sobre más permisos de trabajo en Israel y más medidas para evitar manifestaciones y disturbios por parte de Hamás.

En la medida en que hoy existe algún consuelo para el personal de inteligencia israelí, el hecho  que en la entrevista se desplegó un eje fáctico que coincide exactamente con lo que la comunidad de inteligencia aquí ha estado diciendo desde el ataque, y es que: ni Ali Jamenei, ni el comandante de la Fuerza Quds, Ismail Qaani, ni Hassan Nasrallah, ni siquiera Haniyeh sabían lo sucedido. Rachamim no lo sabía, pero esta vez realmente no sabía qué estaba planeando Kassam.

 

Porque bajo la superficie, literalmente, las cosas burbujeaban. Los líderes de Hamas dicen que bajo el actual gobierno de Israel, se vieron inundados de imágenes de colonos atacando a palestinos en Cisjordania, judíos orando abiertamente en el Monte del Templo y de lo que vieron como una actividad policial agresiva dentro del Monte. Lo que finalmente los convenció que su opinión de que nadie los cuenta fueron las negociaciones avanzadas para la firma de un acuerdo de paz entre Israel y Arabia Saudita y, según una fuente de inteligencia occidental, el discurso de Benjamín Netanyahu en la ONU, en el que incluso dijo que nadie realmente cuenta a los palestinos, junto con lo que Hamás percibió como una debilidad israelí difícil debido a la revolución judicial y la crisis política que siguió en Israel.

 

Luego decidieron adoptar una medida conocida en los documentos de inteligencia como «tirar las llaves». Estaba claro de antemano que Israel respondería con una fuerza tremenda al ataque. Y eso es exactamente lo que quería Hamás. «Lo que podría cambiar la ecuación era un gran acto y, sin duda, se sabía que la reacción a tal acto también sería grande», dijo Al-Hiya. En lo que respecta a Hamás, dijeron los líderes al periódico, el ataque surgió de la sensación de que la cuestión palestina para el mundo había sido dejada de lado y que sólo una acción drástica podría reavivarla.

 

Fue Sinwar, según los propios líderes de Hamás, quien una vez más fortaleció los lazos con Irán después de que ambos cayeran en una pelea por la guerra civil en Siria. Esta restauración profundizó las relaciones entre el brazo militar en Gaza y el eje de resistencia liderado por Irán y proporcionó a Kassam una corriente de agentes de Hamás. Sin embargo, la confianza no significa que alguien en la zona supiera lo que se planeaba. Desde entonces, hemos insistido en estas páginas en que Irán o Hezbollah no estaban en el secreto del asunto, contrariamente a muchas declaraciones y supuestas pruebas publicadas por uno u otro, como si lo estuvieran, porque ¿Cómo podría Hamás montar tal operación en solitario, se preguntaron los sabios, reflejando el mismo profundo desprecio por el adversario: la impureza de la arrogancia en el fondo de este desastre.

 

Así que he aquí que sí puede. Cualquiera que lea la letra pequeña del discurso de Nasrallah la semana pasada comprenderá lo sorprendido que estaba. Los líderes de Hamas dicen que la decisión de atacar el 7 de octubre fue un secreto celosamente guardado por un pequeño número de líderes de la organización en Gaza que deliberadamente no compartieron a ninguno de sus camaradas con el eje. He aquí el secreto del éxito de Sinwar y también, quizás, la semilla de su fracaso. Es probable que si hubiera contado sobre la operación planeada, la información se habría filtrado. Por otro lado, como no lo dijo, sólo se basó en grandes promesas, aunque inespecíficas, de que tan pronto como uno de los miembros del Eje ataque a Israel, las otras compañías atacarán también. Sinwar atacó, esperó refuerzos, luego miró hacia atrás y vio que no había nadie allí.

 

Traducido para Porisrael.org  por Joseph Gabriel

https://www.ynet.co.il/news/article/yokra13669594?

 

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.