Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| miércoles junio 19, 2024

Hamás contra los habitantes de Gaza


En 1921, durante la Guerra del Rif, los rebeldes marroquíes infligieron una devastadora derrota a las fuerzas españolas en la Batalla de Annual. Interrumpido mientras jugaba una partida de golf e informado de este desastre, el rey español Alfonso XIII se encogió de hombros, murmuró: «La carne de pollo es barata» y reanudó su juego.

La respuesta del rey es típica de los dictadores a lo largo de la historia, que ven a las tropas como prescindibles. Las vidas de los drones humanos importan poco; siempre se pueden reclutar más. El uso por parte de Rusia de reclutas penitenciarios del Grupo Wagner en la Batalla de Bakhmut fue un ejemplo de este uso ocasional de mano de obra barata. Al dictador ruso Vladimir Putin poco le importaba cuántos de su carne de cañón perecieran mientras la línea del frente avanzara. Las ganancias en el campo de batalla justifican cualquier pérdida de vidas.

Luego está Hamás, la organización yihadista que ha gobernado Gaza desde 2007 y que se convirtió en el foco de atención mundial después de masacrar a unos 1.400 israelíes el 7 de octubre. Durante 15 años, ha implementado un propósito opuesto e históricamente único al atormentar a su población sometida. En lugar de sacrificar soldados para obtener beneficios en el campo de batalla, sacrifica civiles con fines de relaciones públicas.

Cuanta más miseria soportan los palestinos en Gaza, más convincentemente puede Hamás acusar a Israel de agresión y más amplio y vehemente obtiene el apoyo de los antisemitas de todas las tendencias: islamistas, nacionalistas palestinos, extrema izquierda y extrema derecha.

Hamás quiere activamente que los residentes de Gaza sean bombardeados, hambrientos, sufriendo, sin hogar, heridos y asesinados. Coloca tropas y misiles en mezquitas, iglesias, escuelas, hospitales y hogares. Una figura política emiratí, Dirar Belhoul al-Falasi, explica que «Hamás disparó un cohete desde el techo del hospital para que Israel bombardeara este hospital». Pide a los residentes de Gaza que sirvan de escudos. Estaciona vehículos en las carreteras para impedir que los civiles avancen hacia el sur, fuera de peligro. Incluso dispara contra los civiles que huyen.

El gobierno de Estados Unidos ha observado desde hace tiempo este patrón de comportamiento. En 2014, el diplomático Dennis Ross comentó que el pueblo de Gaza pagó un precio «asombroso» por la agresión de Hamás, pero sus líderes «nunca se han preocupado por eso. Para ellos, el dolor y el sufrimiento de los palestinos son herramientas para explotar, no condiciones para terminar la lucha».

Douglas Feith, ex funcionario de alto rango del Pentágono considera correctamente que «no tiene precedentes que un partido adopte una estrategia de guerra para maximizar las muertes civiles de su propio bando». Él llama a esto «no una estrategia de escudo humano [sino] una estrategia de sacrificio humano».

Por supuesto, Hamás indaga en su ideología islamista para justificar esta práctica. Un funcionario explica alegremente que los palestinos «nos sacrificamos. Consideramos que nuestros muertos son mártires. Lo que más desea cualquier palestino es ser martirizado por la causa de Alá, defendiendo su tierra».

Mosab Hassan Yousef, hijo de un líder fundador de Hamás, lo expresa de otra manera: «Nací en el corazón de los dirigentes de Hamás … y los conozco muy bien. No se preocupan por el pueblo palestino. No consideran la vida humana. Vi su brutalidad de primera mano».

La brutal lógica de Hamás aporta múltiples beneficios.

En primer lugar, proporciona a Hamás tácticamente porque beneficia a Israel, que intenta evitar dañar a los civiles, no atacando mezquitas y escuelas. En segundo lugar, si Israel ataca objetivos tan vulnerables, Hamás se jacta de las víctimas. En tercer lugar, si Hamás falla, como en el incidente del hospital Ahli, y mata a palestinos, puede culpar a Israel, convenciendo a muchos. Cuarto, las universidades y las calles de todo el mundo estallan con manifestaciones antiisraelíes. Quinto, los jefes de Hamás disfrutan de la buena vida, ya sea en Turquía, Qatar o la propia Gaza, donde sólo sus miembros tienen acceso a vastas reservas de combustible, alimentos, agua y medicinas. Incluso roban combustible de los hospitales. El Majalla, un semanario saudí, descubrió que el control sobre las rutas de contrabando de Gaza convirtió en millonarios a 1.700 funcionarios de Hamás. Moshe Elad, del Western Galilee Academic College, estima que Musa Abu Marzook, Khaled Mashaal e Ismail Haniyeh son todos multimillonarios.

Esta inversión de lógica y moralidad plantea dos preguntas: ¿por qué funciona? ¿Puede Israel encontrar un antídoto?

Funciona porque la victimización se ha convertido en la moneda de cambio de dictadores y totalitarios. Desde Putin hasta Ali Jamenei en Irán, dividen el mundo entre opresores y oprimidos, y luego reclaman el manto de los miserables del mundo. Puede que Hamás sea una organización yihadista que promulgue un código islámico medieval, pero aprendió hábilmente el lenguaje moderno de la discriminación.

En cuanto al antídoto, eso requiere que Israel extirpe a Hamás y sus viles obras, y luego establezca una administración decente en Gaza que no continúe desplegando tácticas tan degradantes. Esto no será fácil, pero se puede hacer.

Daniel Pipes es presidente del Foro de Oriente Medio.

 

Original en Inglés: Hamas vs. Gazans

 
Comentarios

No son palestinos son gazaties

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.