Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| lunes abril 15, 2024

Una startup israelí que «transforma vidas» se recupera de la tragedia del 7 de octubre

UBQ Materials, una startup con sede en un kibutz del Negev, hizo lo que parecía imposible: convirtió la basura en un material útil similar al plástico. El 7 de octubre dos de sus empleados fueron asesinados; otros perdieron a familiares o fueron desarraigados. Luego, la empresa entró en la lista de los "mejores inventos" de la revista Time.


De izquierda a derecha: Albert Douer, Gil Felus y Jack Bigio de UBQ Materials. A Felus le preocupaba que la  fábrica pudiera haber sido alcanzada por un cohete y le envió un mensaje a Russo para pedirle que se conectara a las computadoras de la empresa. La planta no sufrió daños, pero Russo murió. Crédito: Daniel Tchetch

 

¿Cuáles son los inventos más brillantes de 2023? En una edición especial publicada el mes pasado, la revista Time eligió “las 200 innovaciones extraordinarias que están cambiando nuestras vidas”: tecnologías innovadoras de todo el mundo que destacan por su originalidad, eficacia, ambición e influencia potencial. Una de estas tecnologías fue desarrollada por una startup israelí llamada UBQ Materials.

El material en cuestión, cuyo nombre deriva de la palabra “ubicuo”, ya es prácticamente omnipresente. Por ejemplo, Mercedes-Benz lo integra en sus automóviles, McDonald’s fabrica bandejas de comida con él y PepsiCo lo utiliza para producir envases de cartón y expositores para sus bebidas. Desde restos de comida hasta pañales usados, este producto versátil se basa en una tecnología que recoge todo tipo de basura y la recicla para utilizarla en una variedad de productos.

 

 

Se suponía que este sería un mes especialmente feliz para la startup israelí, pero su planta está ubicada en el Kibbutz Tze’elim, a unos 30 kilómetros de la Franja de Gaza. Sus 30 empleados viven en el Negev, muchos de ellos en comunidades aún más cercanas a la frontera, incluidos tres kibutzim que fueron devastados en el ataque del 7 de octubre: Nir Oz , Be’eri y Kfar Azza . Dos empleados, ambos de este último kibutz, Hadar Berdichevsky, de 30 años, y Uri Russo, de 44, fueron asesinados por terroristas.

 

Muchos de los heridos, los muertos y los rehenes en Gaza son, o eran, amigos de personas que trabajan en la empresa o hijos de amigos de las comunidades de empleados. El director de tecnología de la UBQ, Gadi Stahl, perdió a su nuera, Mira, que fue asesinada en Kfar Azza. Su hijo Noam, que en ese momento estaba de viaje con amigos, ahora cría solo a sus tres hijos. Nina Vester Butler, encargada de la seguridad en la planta, estaba refugiada con sus tres hijos en la habitación segura de su casa en Kfar Azza cuando los terroristas dispararon a su marido. Resultó gravemente herido pero sobrevivió. La familia ha sido evacuada a un hotel en Eilat .

Avishay Efrat, ingeniero eléctrico jefe de la empresa, residente del Kibbutz Be’eri, también sobrevivió milagrosamente. Los terroristas obligaron a su esposa, Adi, a llevarlos al almacén donde se guardaban las llaves de los vehículos del kibutz. Estuvo cautiva por 15 terroristas hasta que las fuerzas de seguridad israelíes la rescataron.

Hadar Berdichevsky y Uri Russo, empleados de la UBQ asesinados en sus casas el 7 de octubre.

Hadar Berdichevsky y Uri Russo, empleados de la UBQ asesinados en sus casas el 7 de octubre

 

Vester Butler era un buen amigo de Hadar Berdichevsky, el muy respetado contable de la empresa. Trabajaron juntos en la misma oficina, junto a Uri Russo. El espacio vacío es ahora un espectáculo desgarrador. Hace apenas un momento estaba lleno de gente disfrutando de su trabajo juntos.

Berdichevsky había vuelto a trabajar hacía poco, tras su baja por maternidad. «Será muy difícil sin ella», dice Bigio. «Era una mujer encantadora e inteligente, una administradora de primer nivel». El director general me muestra una foto de Hadar en su teléfono móvil, tomada no hace mucho. Ella está sentada en la misma silla en la sala de conferencias en la que estoy sentado yo. Los ojos verdes miran a la cámara detrás de los anteojos, una gran sonrisa ilumina su rostro.

Berdichevsky, una de seis hijos, nació y creció en el Kibbutz Kfar Azza. Destacó en sus estudios de contabilidad y estaba orgullosa de venir a trabajar a la UBQ hace tres años. “Le encantó la idea detrás de la empresa”, relata su hermano, Lior Rosenfeld. «Dijo que era un motivo de orgullo trabajar para un lugar que hacía bien al mundo y al medio ambiente».

Hadar y su marido, Itay, fueron asesinados el 7 de octubre en su casa, pero Guy y Roy, sus gemelos de 10 meses, resultaron ilesos. Permanecieron solos en la cama de la habitación segura durante unas 12 horas, hasta que las fuerzas de seguridad los encontraron. No está claro por qué los terroristas no los mataron. Una teoría es que se suponía que los bebés servirían como “cebo” para que los miembros del kibutz y el personal de seguridad vinieran a rescatarlos. De hecho, los terroristas mataron e hirieron a personas cuando oyeron los gritos e intentaron llegar a la casa de la familia.

Según los fragmentos de información que han recopilado, la familia entendió que Hadar fue asesinada primero, en la cocina. Al parecer, Itay escuchó el disparo y logró colocar a Guy en la cama con Roy. Ese acto salvó la vida de Guy: tres balas penetraron la puerta de la habitación segura, dos de las cuales alcanzaron y mataron a Itay, mientras que la tercera alcanzó el parque vacío de Guy. “De hecho, Itay lo salvó de la bala”, dice su cuñado Lior, quien dejó el kibutz rumbo a Tel Aviv hace un año. Guy y Roy ahora son criados por las dos familias extensas de la pareja.

Uri Russo, director de ingeniería y mantenimiento de la empresa, y Mayor de las reservas, también fue asesinado en Kfar Azza. Fue asesinado a tiros mientras defendía su kibutz como parte de su equipo de seguridad, la mayoría de cuyos otros miembros también fueron asesinados. La esposa de Uri, Dafna, de 43 años, relata que entró en la habitación segura con sus tres hijas (Maya, de 13 años, Alona, ​​de 11 y Yaela, de 9), mientras Russo arrebataba su arma y corría hacia la armería para recoger más armas. Llegó allí a las 6:50 a. m. y se llevó las armas mientras se apresuraba hacia lo que resultó ser la primera casa en la que entraron los terroristas. Lo mataron en el camino hacia allí.

“Recibimos la notificación final sobre su muerte el lunes (9 de octubre)”, explica Dafna, nativa de Kfar Azza y administradora de la escuela. “Las autoridades no tenían claro si lo habían secuestrado o asesinado, pero yo sabía que no lo habían secuestrado. Era un tipo grande, ancho, alto y fuerte; no alguien a quien puedan secuestrar fácilmente”.

 

Ella describe la personalidad de su marido a través de una anécdota: “Cuando empezamos a salir, mi mamá estaba enferma de cáncer. El día de mi cumpleaños, nuestro primer cumpleaños juntos, Uri me recogió en el hospital y me sugirió que hiciéramos algo para celebrar. Le dije que no tenía ganas. Recuerdo nuestra conversación en el cruce de Sa’ad, justo antes de llegar a Kfar Azza. Sugerí que rompiéramos la relación, porque yo no estaba siendo una pareja particularmente divertida en ese momento. Él dijo: ‘De ninguna manera, no me voy cuando las cosas se ponen difíciles’. Y nunca se fue, incluso cuando las cosas se pusieron difíciles. Siguió siendo mi hombre, un ancla estable, vigilando y protegiendo.

“Hace unos días”, continúa Dafna, “hice una pequeña actividad con las niñas en la que cada una tenía que elegir un rasgo de papá que le gustaría llevar consigo a lo largo de la vida. La pequeña Yaela decía ‘ser inteligente’; Maya, la mayor, mencionó sus conocimientos –realmente sí lo sabía todo– y Alona mencionó su amor por la cocina. No tengo idea de qué les cocinaré ahora; ese era totalmente el reino de Uri”.

Hace algún tiempo la familia se embarcó en una aventura inusual: decidieron juntos que Dafna sería una madre sustituta para una pareja que no podía quedar embarazada. “Con Uri a tu lado, todo es posible”, dice Dafna, relatando que el embarazo transcurrió bien.

Russo era ingeniero mecánico de formación. «Él realmente creía en su trabajo», dice Dafna. «Pensó que era algo grandioso para el medio ambiente y el mundo». Gil Felus, director de operaciones de UBQ y también miembro de Kfar Azza, añade que Russo era alguien en quien siempre se podía confiar. “Un amigo y un profesional increíble”, afirma.

En los primeros minutos de esa fatídica mañana de sábado, cuando los kibutzniks pensaron que el incidente involucraba “sólo” lanzamiento de cohetes desde Gaza, lo primero que hizo Felus fue enviar un mensaje de texto a Russo. Le preocupaba que su fábrica en Tze’elim pudiera haber sido alcanzada por un cohete y le preguntó a Russo si podía conectarse desde su habitación segura a las computadoras de la compañía para acceder a las cámaras de seguridad. La planta no sufrió daños, pero Russo había muerto unos minutos antes y nunca vio el mensaje

מפעל UBQ בקיבוץ צאלים
Gil Felus, director de operaciones de la UBQ y también miembro de Kfar Azza. Crédito: Daniel Tchetchik

Felus, su esposa y sus tres hijos habían regresado a Israel el día anterior después de unas vacaciones en Jordania. Su hijo mayor regresó a su apartamento en Be’er Sheva y los padres y dos hermanos menores regresaron a su hogar en el Kibbutz Kfar Azza. El sábado por la mañana entraron en su habitación segura y permanecieron allí durante muchas horas. El hijo del medio insistió en que dejaran el aire acondicionado apagado, para que los terroristas no supieran que estaban allí. Felus recuerda que sudaron profusamente, pero posiblemente la sugerencia de su hijo les salvó la vida. La familia escuchó a los terroristas invadir su casa a través de una ventana, pero no llegaron a la habitación segura.

A lo largo del día, relata Felus, los terroristas se hicieron pasar por soldados israelíes y usaron megáfonos para llamar a todos, en hebreo, para que salieran. Pero afortunadamente para ellos, dice Felus, distinguió que los falsos soldados no hablaban hebreo, y mucho menos soldados, y la familia no abandonó su habitación segura. Sólo después  que llegaron las verdaderas fuerzas de seguridad, muchas horas después, y los Felus los interrogaron para estar seguros  que eran israelíes, la familia salió, recogió sus maletas aún no desempaquetadas y salió de su casa. Felus les dijo a sus hijos que caminaran con la cabeza gacha, para protegerlos de los disparos y de las escenas brutales que los rodeaban.

Apenas dos días después de ser evacuado a Shefayim, un kibutz en la costa mediterránea en el centro del país, Felus regresó a Kfar Azza para recoger medicamentos esenciales en la casa de un vecino. Dos días después, estaba de regreso en la planta Tze’elim de UBQ (que no sufrió daños el 7 de octubre) para enviar un cargamento de materiales termoplásticos que la empresa fabrica a un cliente en el extranjero. “Sentimos que teníamos que seguir adelante”, dice sobre sus compañeros de trabajo. «No queríamos que el desastre nos detuviera o nos hiciera parecer menos que los verdaderos profesionales que creemos que somos».

Sentimos que teníamos que seguir adelante. No queríamos que el desastre nos detuviera o nos hiciera parecer menos que los verdaderos profesionales que creemos ser.

Gil Felus

Con esto en mente, Felus reclutó a algunos camioneros valientes, quienes aceptaron conducir hasta la planta y regresar por rutas tortuosas. Luego, la mercancía fue trasladada a los almacenes de Polyram Plastic Industries, en Moshav Ram-On, en el valle de Jezreel, al norte. La empresa se ha ofrecido como voluntaria para almacenar el producto de UBQ y ayudar a enviarlo al extranjero.

“La solidaridad y la voluntad de todos por ayudar de tantas maneras es muy conmovedora”, dice Felus, que tiene un andar confiado y una voz tranquila. No se percibe el drama que están viviendo él y tantas personas cercanas a él, ni la ropa que lleva revela que se trata de donaciones, ya que lo único que le queda es la única maleta que logró llevarse.

 *************

A lo largo de la carretera entre Kibbutz Urim y Tze’elim, un vehículo quemado se alza como un monumento improvisado a la masacre. La vegetación desértica al borde del camino evoca las historias de quienes se escondieron entre los arbustos. La entrada a Tze’elim está custodiada por cinco guardias, todos ellos armados. También hay una segunda puerta.

 

El ataque terrorista cerró la planta de la UBQ durante tres semanas, hasta el 30 de octubre. “La decisión de reabrir se tomó junto con los empleados”, relata Bigio. “Cuando hablamos con ellos la primera semana después del desastre, algunos dijeron que necesitaban un poco de aire. Después de tres semanas, todos pidieron, de forma independiente, volver”.

מפעל UBQ בקיבוץ צאלים

Jack (Tato) Bigio, cofundador y codirector ejecutivo de la empresa. Crédito: Daniel Tchetchik

Los directores ejecutivos, Tato Bigio y Albert Douer, enviaron una carta a su personal y clientes de todo el mundo,, describiendo cómo la UBQ se había visto afectada por los acontecimientos y adjuntando fotografías de Berdichevsky y Russo. Explicaron en su mensaje que estaban trabajando con normalidad, en la medida de lo posible. Y casi todos han vuelto a trabajar, excepto dos mujeres que fueron evacuadas de sus hogares y ahora viven con sus hijos, demasiado lejos. Los trabajadores viajan a Tze’elim todos los días desde los hoteles en el Mar Muerto o Shefayim a los que fueron evacuados, o desde sus hogares en el Negev.

La tradición que todos los empleados almuercen juntos ha adquirido ahora un nuevo significado. Al principio sólo hablaban del desastre, la guerra, los rehenes, los heridos y los muertos. Poco a poco, relata Bigio, las conversaciones se han ido desplazando hacia otros temas más rutinarios. En los últimos días incluso se podía oír a los empleados reír de vez en cuando.

«Es realmente conmovedor ver este lugar funcionando», dice Bigio. “Existe la sensación  que esto está haciendo que todos regresen. Ya sabes cómo les pasa a los israelíes: incluso si están todos devorados por dentro, aguantan, hacen bromas y se ríen de su situación. Noto que todos llegan temprano y se van tarde; realmente ayuda estar aquí juntos”.

Bigio nació en Perú y emigró a Israel a la edad de 18 años. Incluso después de 30 años en el país, dice, todavía a veces mira a los israelíes de reojo y se sorprende de lo que ve: “Qué resiliencia y qué solidaridad. No hay gente así en ningún otro lugar del mundo”.

Sobre la elección de UBQ por parte de Time como empresa innovadora (la compañía sabía que había sido nominada para el honor antes  que estallara la guerra, pero la decisión final no se publicó hasta la edición de la revista del 24 de octubre), dice: “De repente, en  medio de todo el dolor y el horror, apareció este rayo de luz. Es evidente que esto tendrá ahora un efecto mayor que si nos hubieran señalado durante cualquier otro período. Todos estábamos eufóricos durante esos primeros momentos de gracia. Sentimos que alguien nos daba una señal de vida y alegría, otorgándonos un momento de celebración y orgullo. Nos permite recuperar un poco el aliento”.

Durante un recorrido por las instalaciones de la empresa la semana pasada se pudo sentir el deseo de los empleados de seguir adelante. “Desde que regresé al trabajo me siento mucho mejor”, dijo un trabajador de la línea de producción. «Y mientras esté trabajando, mi salud seguirá siendo buena». El cliché sobre encontrar significado al propio trabajo es palpable aquí en el oscuro trasfondo del duelo colectivo, el dolor inmenso y la guerra en curso. Una empleada dijo que en el funeral de Berdichevsky estaba segura  que nunca se recuperaría ni volvería a trabajar. Pero una semana después sintió que ese sería el mejor lugar para ella, el lugar donde todos entenderían por lo que pasó.

מפעל UBQ
Los gránulos de UBQ se pueden insertar directamente en las máquinas de la línea de producción, en lugar de otros plásticos en bruto.

* * *

Al comienzo de la línea de producción hay un pequeño refugio móvil que brilla bajo el sol del desierto. Fue adquirido unos días antes de nuestra visita, con el fin de brindar respaldo al espacio seguro existente en la planta. Iniciamos el recorrido en el punto donde llega todo tipo de basura orgánica e inorgánica proveniente de un vertedero cercano. Para que los residuos se conviertan en lo que se llama material UBQ, es decir, un sustituto del plástico que se calienta y procesa para que pueda usarse en diversas formas y para diferentes propósitos, existe una fase de selección inicial en la que se eliminan el vidrio y los metales. Todo lo demás se convertirá en magia reciclada.

«Después de una clasificación preliminar, el material de desecho se somete a un proceso de varias horas de duración durante el cual se transforma en gránulos termoplásticos», afirma el codirector general y presidente Albert Douer. “No importa cuál sea la composición de los materiales de desecho (más elementos orgánicos, menos elementos orgánicos), el producto final es siempre idéntico. Para muchas personas es difícil comprender cómo una mezcla diferente de materiales siempre resulta igual, pero ese es exactamente nuestro secreto”.

Douer, un experto en plástico de renombre mundial que vive en Panamá, llegó a Israel en medio de la guerra para apoyar a sus colegas. Originalmente propietario de una gran empresa familiar que fabricaba plástico, llegó por primera vez a la UBQ como inversor estratégico y posteriormente asumió funciones más prácticas. Mientras caminamos por el Kibbutz Tze’elim, habla con orgullo  que el funcionamiento de la planta apenas contamina y señala los paneles solares en el tejado.

En el laboratorio de control se prueban diferentes configuraciones del material desarrollado por UBQ. Puede adoptar la forma de bobinas, varillas, ladrillos, bolitas, etc. La forma más básica es el granulado, que es como se suele enviar el producto a los clientes industriales que lo adquieren. Los gránulos de UBQ se pueden insertar directamente en las máquinas de la línea de producción, en lugar de otros plásticos en bruto, y el resultado será el mismo, pero mucho más respetuoso con el medio ambiente. Ésta es la clave de la ventaja competitiva de UBQ: las fábricas que adquieren productos UBQ no necesitan reemplazar sus máquinas viejas ni los artículos que fabrican. Todo lo que tienen que hacer es inyectar en el mismo sistema una materia prima principal diferente, que se comporta exactamente como la antigua y se vende al mismo precio, pero que tiene esa ventaja medioambiental.

מפעל UBQ
Una bandeja de McDonald’s hecha de UBQ. La materia prima se comporta exactamente como el plástico y se vende al mismo precio, pero tiene esa ventaja medioambiental. Crédito: UBQ

El reciclaje también es posible. «UBQ es como el tofu», dice Bigio. “Es un material que ‘se disfraza’ del plástico que ‘imita’ y así permite que los productos que lo contienen sean clasificados como plástico y reciclados como tales». Aún así, el material tiene dos defectos. Uno es su color. Los gránulos de UBQ se pueden pintar de casi cualquier color, pero no pueden ser transparentes, lo que supone una desventaja a la hora de utilizarlos para botellas, ventanas o divisores transparentes. Otra desventaja es el tamaño de los gránulos. Son del tamaño de un guisante, lo que limita el grosor de los productos finales que se pueden fabricar a partir de ellos. Las láminas finas de plástico, por ejemplo, no son adecuadas.

UBQ Materials lanzó su producción oficialmente en 2019, después de siete años tranquilos de I+D, pruebas de calidad, registro de patentes y también de recibir las certificaciones de estándares requeridas para diferentes mercados. El personal de la empresa trabajó con varios científicos, entre ellos químicos, expertos en residuos, industriales y diseñadores de productos.

En todos los ámbitos, en Israel vive uno de los mejores investigadores del mundo. Además, aquí puedes comunicarte con cualquier persona en dos llamadas telefónicas como máximo. Me sorprendía constantemente descubrir lo dispuestos que están todos a ayudar.

Alberto Douer

En septiembre, incluso antes del anuncio de Time, la empresa completó otra ronda de recaudación de fondos, por una suma de 70 millones de dólares (además de los 240 millones de dólares recaudados anteriormente) y llegó a las etapas finales de la construcción de una enorme planta en Holanda, donde unos 80.000 toneladas de residuos se convertirán en material UBQ. En Israel, además de las instalaciones de Tze’elim, la empresa tiene oficinas en Tel Aviv, donde 14 empleados se dedican a asuntos legales y de marketing. Se contratarán decenas de empleados más para las nuevas instalaciones en Holanda.

Esta semana, Douer y Felus volaron a Holanda para supervisar las pruebas allí, mientras que Bigio viajó a Boston antes de, posiblemente, establecer una planta en el área. Douer enfatiza que incluso si se expanden en el extranjero, siempre seguirán siendo «una empresa muy israelí».

Basura que llega a la planta. La tecnología procesa todo tipo de basura, desde restos de comida hasta pañales usados.
Basura que llega a la planta. La tecnología procesa todo tipo de basura, desde restos de comida hasta pañales usados. Crédito: Daniel Tchetchik

¿Qué quieres decir?

Douer: “Cuando empezamos, teníamos una lista de desafíos y decidimos consultar con investigadores dedicados a una serie de disciplinas en las que teníamos diferentes tipos de problemas. En primer lugar, descubrí que en todos los ámbitos, uno de los mejores investigadores del mundo vive en Israel. Además, aquí puedes comunicarte con cualquier persona en dos llamadas telefónicas como máximo. Me sorprendía constantemente descubrir lo dispuestos que están todos a ayudar. Los investigadores primero respondieron al desafío de resolver un determinado problema y sólo entonces nos hablaron de una recompensa por su ayuda. No conozco un fenómeno similar ni una movilización de este tipo en ningún otro lugar del mundo. Al final, gracias a esos científicos, resolvimos todos los desafíos y pudimos salir al mundo con un producto terminado y prometedor, después de probarlo y probarlo nosotros mismos”.

¿Hay algún cliente que haya mostrado su deseo de dejar de trabajar con usted debido a la guerra o al creciente sentimiento antiisraelí en todo el mundo estos días?

“Al contrario: todas las personas con las que trabajamos están preocupadas por nosotros, nos consuelan y quieren seguir trabajando con nosotros”.

 

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

 

https://www.haaretz.com/israel-news/2023-11-17/ty-article-magazine/.highlight/life-changing-israeli-startup-picks-up-the-pieces-after-october-7-tragedy/0000018b-decf-df9a-ab8b-decfedce0000?gift=026ddd836aef43f6a59343c0271cfa31

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.