Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| miércoles abril 17, 2024

Cómo las Naciones Unidas, Amnistía Internacional y Human Rights Watch blanquean el terrorismo


El 7 de octubre, los yihadistas islámicos de Hamas se infiltraron en Israel e infligieron la mayor masacre contra el pueblo judío en un solo día desde el Holocausto. Los terroristas de Hamás torturaron, secuestraron y asesinaron a personas con la mayor crueldad sádica y registraron tanto el dolor de sus víctimas como su alegría por sus propias acciones. Sin embargo, desde el día después de la masacre, estos asesinos han disfrutado de un apoyo cada vez mayor de grandes multitudes en países por lo demás ilustrados. Gran parte de esta hostilidad contra Israel, la única democracia en Medio Oriente, surge de la ignorancia y el odio reforzados por la propaganda originada o amplificada por organizaciones de “derechos humanos”. Profesores, personalidades de los medios, políticos y “activistas” refuerzan las mentiras y otras formas de desinformación, ya sea que lo quieran o no, citando agencias conocidas obsesionadas con demonizar a Israel. La agenda antiisraelí es parte integrante de un complejo industrial antioccidental en el que tres actores clave –las Naciones Unidas, Amnistía Internacional y Human Rights Watch– validan la propaganda islamista y blanquean el terrorismo en detrimento de todas las sociedades civiles.

Las Naciones Unidas, Amnistía Internacional y Human Rights Watch (HRW) utilizan tácticas engañosas para moldear agresivamente la opinión pública contra Israel. Estas organizaciones, fundadas por hombres con integridad moral, ahora están comandadas por líderes que explotan y socavan la credibilidad que sus creadores establecieron minuciosamente.

El personal de estos medios a menudo difunde narrativas falsas, dando un impulso a profesores, políticos, activistas, medios de comunicación y personalidades famosas antioccidentales que deliberadamente difunden mensajes engañosos que fortalecen el odio contra Israel. Otros influencers se dejan llevar por la desinformación y luego actúan como propagadores involuntarios de propaganda. La guerra de desinformación contra Israel, el aliado más confiable y único ideológicamente similar de Estados Unidos en Medio Oriente, es de hecho una guerra contra Occidente.

El régimen islámico de Irán, según el Departamento de Estado de Estados Unidos, es el principal Estado patrocinador del terrorismo en el mundo. Los líderes iraníes piden “muerte a Israel”, “muerte a Inglaterra” y “muerte a Estados Unidos”. Son extremadamente violentos contra su propio pueblo y hostiles a los valores de la Ilustración. Dos semanas después de que aproximadamente 2.500 terroristas de Hamás financiados por Irán invadieran Israel desde Gaza para torturar, masacrar y secuestrar a tantas personas como pudieran (asesinaron a unas 1.200 personas ese día, secuestraron a unas 240 e hirieron a miles), Amnistía Internacional publicó una Vídeo de un minuto en X (anteriormente Twitter) para lograr comprensión por esta barbarie. Han seguido publicándolo bajo diferentes títulos. En “¿Qué necesitas saber sobre el bloqueo de Gaza?” Amnistía Internacional reformuló la historia de una manera que conducía a radicalizar la intolerancia contra Israel. Omitieron detalles que contextualizarían y amplificarían la verdad, transmitiendo en cambio la antítesis de la verdad. Por ejemplo, mencionaron el bloqueo de 2007, pero no mencionaron que cuando Israel se retiró completamente de Gaza en 2005 (una pequeña franja de tierra que Israel ganó en una guerra defensiva contra Egipto en 1967), los donantes judíos entregaron negocios por valor de millones de dólares para beneficio de los palestinos. Posteriormente, los terroristas islámicos invadieron el enclave, desmantelaron esos negocios y dispararon cohetes contra Israel.

La violencia que se produjo después de que Hamás obtuviera la mayoría de escaños en las elecciones palestinas de 2006 fue espantosa y mortal. Un médico de Gaza describió “el nivel de crueldad en la lucha entre facciones [como] ‘más allá de la imaginación’”. Amnistía Internacional omitió la responsabilidad de Israel de proteger a sus propios ciudadanos de Hamás, un grupo terrorista designado por la UE y los EE.UU. que ha inscrito en sus estatutos su compromiso de destruir el Estado judío y que ha lanzado ataques con cohetes contra Israel desde el momento en que llegó al poder. Omitieron cómo los terroristas de Hamás se han apropiado de dinero de la ayuda internacional destinado al beneficio de los civiles de Gaza y han desenterrado tuberías de agua destinadas a la población palestina. Omitieron toda mención del violento fervor religioso de los islamistas, que puso a Israel en la posición de establecer un bloqueo y medidas de seguridad o sucumbir al destino de las tierras circundantes gobernadas por gobiernos islámicos. Y, contrariamente a lo que afirman, el bloqueo protector de Israel es legal.

El vídeo de Amnistía Internacional comienza en voz pasiva y describe la demografía de Gaza, engañando a los espectadores haciéndoles pensar que Israel es responsable de la creación del problema de los refugiados. El final del vídeo hace una afirmación escalofriante de que “sin abordar las causas fundamentales de esta violencia, los civiles seguirán pagando el precio”. En otras palabras, implican que los esfuerzos del pueblo judío por sobrevivir, incluidas las medidas de seguridad que evitaron muchos de esos ataques, son lo que provocó que los miembros de Hamás violaran, dispararan, decapitaran, inmolaran y secuestraran a sus víctimas inocentes.

El director de Amnistía Internacional en Estados Unidos ha declarado explícitamente que Israel no debería existir como Estado judío, y el actual jefe de Amnistía Internacional ha criticado el asesinato selectivo del cerebro del terrorismo iraní Qassem Suleimani. Recientemente difundió información errónea de que Israel bombardeó el hospital Bautista en Gaza, matando a cientos de personas, cuando la realidad era que se trataba de un lanzamiento fallido de un cohete de la Yihad Islámica. Ella no ha retirado su falsa acusación, a pesar de que X le ha puesto una nota diciendo la verdad. Amnistía Internacional no aborda cómo Hamás lanza deliberadamente ataques contra Israel desde zonas civiles, ni cómo un líder de Hamás se ha jactado de utilizar niños como escudos humanos.

El problema no es sólo con el liderazgo de las ONG. Una nueva incorporación a la junta directiva de Amnistía Internacional ha dicho: “No hay nada llamado ‘Israel’, es ‘territorio palestino’”. Ella celebró cuando prisioneros violentos escaparon de Israel y volvió a publicar un mensaje en honor a la “#Operación_Tel_Aviv” en la que un terrorista abrió fuego contra un restaurante, asesinando a tres civiles e hiriendo a más. También ha retuiteado información errónea de que los ataques indiscriminados con cohetes contra Israel por parte de yihadistas islámicos no son ilegales.

No sólo varios empleados de Amnistía Internacional y un miembro reciente de su junta directiva han expresado afinidad hacia los grupos terroristas y sus ambiciones, sino que la organización ha llegado incluso a suspender a un líder que no toleraría tales expresiones. En 2010, Amnistía Internacional despidió a Gita Sahgal por oponerse a la aparición pública del grupo “con el partidario más famoso de los talibanes en Gran Bretaña, a quienes tratamos como defensores de los derechos humanos”. Precisamente este mes, la ONG abogó ante CAGE, cuyos antiguos dirigentes llamaron al asesino apodado “Yihadista John”, “extremadamente amable y gentil”, para abolir el programa antiterrorista británico PREVENT.

Amnistía Internacional tiene una obsesión tóxica con Israel, ofreciendo incluso un curso de 90 minutos y vendiendo pildoritas para demonizar al Estado judío. Esta obsesión apenas enmascara un problema mucho mayor.

Human Rights Watch (HRW) está a la par de Amnistía Internacional en términos de agresividad y deshonestidad contra Israel. Individualmente, pero también en coordinación, crean insidiosos “informes” de más de 200 páginas que etiquetan erróneamente a Israel como un Estado de apartheid y a menudo abogan por su desmantelamiento. La versión de Amnistía Internacional se basa en gran medida en datos proporcionados por cuatro ONG con vínculos con grupos terroristas designados por Estados Unidos. El autor principal de ese informe, el director nacional del grupo para Israel y Palestina, fue empleado de la organización después de haber acumulado una historia de hostilidad contra Israel que incluye la falsa acusación de apartheid. En 2015, este individuo firmó un compromiso de boicotear, desinvertir y sancionar (BDS) a Israel, y en 2013, presentó un proyecto de ley de este tipo al gobierno estudiantil de la Universidad de Stanford. Pero cuando Israel lo deportó del país en 2019 por sus vínculos con el BDS, su ONG escribió: “Ni Human Rights Watch ni Shakir, como su representante, han pedido jamás un boicot a Israel”. Vale la pena señalar que el fundador de la campaña BDS ha expresado abiertamente sus esperanzas de que Israel sea reemplazado totalmente por lo que sería un país no democrático.

Los extensos documentos que él y sus homólogos de Amnistía Internacional supervisaron sirven de alimento a los propagandistas que buscan validar sus afirmaciones falsas. NGO Monitor encontró, por ejemplo, que la versión de HRW contenía 300 fallas “que se demostró fueron fabricadas deliberadamente” y concluyó que “HRW tiene sólo un objetivo en mente: el fin permanente del Estado judío, reemplazado por un Estado árabe Palestino basado en la Shaarya”. A pesar de los miles de ataques terroristas contra Israel, que van desde apuñalamientos hasta bombardeos masivos, el Comité para la Exactitud en los Informes sobre Oriente Medio (CAMERA) observó cómo la búsqueda de las palabras “terror”, “bombardeo” o “suicidio” no produjo ni un solo mención de cualquiera de esas palabras en los informes completos de HRW o de Amnistía Internacional.

El ex director ejecutivo de HRW es actualmente miembro de la Harvard Kennedy School y pronto enseñará en la Universidad de Princeton. Ha reprendido a Occidente por no repatriar a mujeres potencialmente peligrosas que se casaron con terroristas del Estado Islámico (a quienes se refirió como combatientes de ISIS). Mientras todavía era director ejecutivo de HRW, y después de que la ONG citara a un empresario saudita por abusos contra sus empleados, participó en la solicitud de ese multimillonario de un regalo de 470.000 dólares, prometiendo no permitir que HRW lo utilizara para el trabajo LGBTQ en Oriente Medio y África del Norte.

El New York Times, junto con otros medios importantes, no informó sobre este escándalo, incluso después de que HRW publicara una disculpa una década después. Ninguno de los principales medios de comunicación ha informado sobre las inexactitudes de los informes que profesores, presentadores en vivo y periodistas utilizan regularmente cuando hacen afirmaciones engañosas contra Israel. Su hostilidad hacia Israel se ha propagado hasta el personal de tierra. Esto fue evidente cuando activistas de Amnistía Internacional en Italia, que aparentemente trabajan para una organización comprometida con la defensa de la libertad de los inocentes en cautiverio, arrancaron fotografías de rehenes israelíes, las hicieron pedazos y las arrojaron a la basura.

Estas ONG no tendrían tanto éxito en engañar al público si no fuera por las Naciones Unidas. Una de sus ramas, la Agencia de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas (UNRWA), fue creada expresamente con el propósito de mantener a los palestinos sin hogar y anhelar un “regreso” a una tierra de la que huyeron sus antepasados, principalmente por orden de los ejércitos islamistas que les aseguró que podrían regresar después de haber derrotado al incipiente Israel en 1948. La UNRWA define a los “refugiados palestinos” como “personas cuyo lugar de residencia normal era Palestina durante el período comprendido entre el 1 de junio de 1946 y el 15 de mayo de 1948, y que perdieron ambos países, hogar y medios de subsistencia como resultado del conflicto de 1948”. Esta definición niega la narrativa de que la mayoría de los refugiados palestinos han sido indígenas de Israel durante siglos. Los maestros de las escuelas de la UNRWA motivan a los niños a odiar e incluso asesinar a los judíos durante el año académico, mientras que Hamás dirige campamentos militares para niños durante el verano en los que se entrenan y ensayan tales atrocidades.

La página de las Naciones Unidas “La cuestión de Palestina”, que incluye un vídeo, está plagada de información errónea. Los periodistas y educadores que dependen de ella difunden esa información errónea, fuera o no esa su intención. Por ejemplo, un informe de France 24 titulado “De 1947 a 2023: Recorriendo el complejo y trágico conflicto israelí-palestino” (reduciéndolo de su reconocimiento original del conflicto árabe-israelí) hizo referencia a la falsa afirmación de la ONU de que Israel se expandió al “77 por ciento del territorio del mandato Palestina”, lo que ignora el hecho de que el país de Jordania, que formaba parte de ese mandato, es en realidad cuatro veces más grande que Israel. El informe de la ONU también aborda un aumento de la inmigración judía a la zona, pero no un aumento de la inmigración árabe durante el mismo período, y omite por completo la incesante violencia preestatal árabe contra judía. Los ataques incluyen (por nombrar sólo algunos) el ataque a Tel Jai, los disturbios de Jaffa y la masacre de Hebrón. A través de esta información errónea, la ONU difunde la ilusión de que el creciente subconjunto de árabes ahora denominados palestinos fueron víctimas inocentes de alguna expulsión no provocada. La última página de la ONU sobre la guerra entre Hamás e Israel omite detalles de la barbarie de la masacre de Hamás y no menciona que las FDI tienen como objetivo los centros de mando de Hamás, no los civiles.

Actualmente hay nueve países que forman parte del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas (CDHNU) que penalizan la homosexualidad. Sin embargo, el único país del mundo que el CDHNU condena periódicamente a través del punto 7 de la agenda es Israel, donde la comunidad gay comparte los mismos derechos que sus homólogos no LGBTQ. La Asamblea General de las Naciones Unidas (AGNU) está compuesta por delegados de violadores de los derechos humanos como Corea del Norte, Turquía e Irán, que periódicamente señalan a Israel para condenarlo. El año pasado, la Asamblea General de las Naciones Unidas tuvo 15 resoluciones contra Israel y 13 contra el resto de los países del mundo combinados. El presidente del foro social del CDHNU de este año fue Irán.

Los antecedentes penales de estas organizaciones y de las personas que las integran son enormes, al igual que el número de personas involuntarias que dependen de ellas. Personas con objetivos nefastos, incluidos cientos de profesores, personalidades de los medios y activistas, confían en la ONU y las ONG para sellar (o crear) falsedades para validar sus propios engaños y así poder movilizar a las poblaciones contra Israel, el aliado más confiable de Occidente en el medio Oriente. Motivan a los parcialmente informados a hacer campaña contra uno de los países que más derechos humanos otorga en el mundo, un país que a su vez es blanco de aniquilación por parte de algunos de los peores violadores de los derechos humanos del mundo.

A través de vídeos de un minuto, un curso de 90 minutos, “informes” de más de 200 páginas y toda la demás propaganda antiisraelí que producen y respaldan, estas organizaciones pretenden aislar, condenar y destruir la única democracia en Oriente Medio y encubrir las acciones de los terroristas que buscan destruirlo. Israel es uno de los bastiones clave de Occidente contra el terrorismo. Un alto comandante de Hamás se jactó recientemente de que, en última instancia, todo el planeta estará bajo el Islam. Los países que implementan el gobierno islámico se encuentran entre los más injustos y opresivos del mundo. Si los terroristas islámicos conquistan Israel, eso no sólo daría a aquellos con ambiciones genocidas acceso a armamento nuclear, sino que no habría perturbaciones en los países influenciados por los islamistas desde África occidental hasta Asia central.

Hay organizaciones que luchan contra el mar de desinformación: UN Watch, Honest Reporting, NGO Monitor, Human Rights Voices, Canary Mission, Middle East Forum, CAMERA y la Fundación para la Defensa de las Democracias (FDD), por nombrar algunas. Fortalecen a las personas moralmente sólidas para explicar la realidad, basándose en hechos, y para ayudar a evitar el daño causado por las mentiras antiisraelíes que se han combinado para perpetrar el mayor engaño del siglo XXI.

Faith Quintero es la autora de Loaded Blessings, una saga familiar que alterna entre la España de la época de la Inquisición y el Israel actual. Se encuentra entre los mejores libros de Federalist de 2019 y fue finalista de la Medalla Montaigne para los premios Eric Hoffer. Síguela en X @FaithQuintero7

Traducido por Hatzad Hasheni

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.