Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| domingo marzo 3, 2024

La delgada línea entre el antisemitismo y el antisionismo: desentrañando las protestas


Los judíos estadounidenses y los partidarios de Israel se reúnen en el National Mall de Washington, DC el 14 de noviembre de 2023 para la manifestación “Marcha por Israel”. Foto: Dion J. Pierre/The Algemeiner

El mundo ha sido testigo de un inquietante aumento de protestas antisemitas y violentas que contrastan marcadamente con las manifestaciones pacíficas en apoyo a Israel. La yuxtaposición de estas manifestaciones ha suscitado controversia y plantea importantes cuestiones sobre la llamada línea entre antisemitismo y antisionismo, una línea que es cada vez más borrosa en estos tiempos convulsos.

El antisionismo no es simplemente un desacuerdo con las políticas israelíes, sino una forma insidiosa de prejuicio que se extiende más allá de las fronteras geopolíticas. Si bien es crucial reconocer que las críticas a las políticas israelíes no son inherentemente antisemitas, hay miembros de varias protestas que no han estado criticando, sino más bien demonizando, al Estado judío. No expresan expresiones pacíficas de descontento ni críticas legítimas; en cambio, están promoviendo el odio y llamando a la violenciaGrandes grupos de manifestantes han pedido la destrucción de Israel; también promueven la violencia contra los judíos y comparten imágenes antisemitas.

Estos manifestantes profesan el antisionismo mientras practican el antisemitismoabogar por un alto el fuego y permanecer en silencio sobre la liberación de rehenes; declarar su apoyo a los palestinos sin condenar a Hamás; y expresar un deseo de paz recurriendo a la violencia.

Estos manifestantes violentos están utilizando lo que deberían ser manifestaciones pacíficas como pretexto para expresar un odio profundamente arraigado, que es una táctica que refleja las reprensibles estrategias empleadas por Hamás. Así como los miembros de Hamás se incrustan en las poblaciones civiles para dificultar los intentos de Israel de encontrarlos (al tiempo que ponen en riesgo a civiles inocentes), estos despiadados manifestantes hacen lo mismo, manipulando la percepción pública mediante el uso de manifestaciones aparentemente pacíficas para enmascarar su agenda subyacente.

No todos los manifestantes albergan necesariamente sentimientos antisemitas. Algunos pueden estar mal informados, equivocados o ser críticos por una razón legítima. Sin embargo, incluso si no defienden el antisemitismo, su culpabilidad radica en su negligencia y desprecio por el tema en cuestión. Quedarse quietos mientras sus pares propagan una retórica incendiaria, derriban carteles de rehenes inocentes y blanden banderas de organizaciones terroristas designadas como Hamás e ISIS los convierte en cómplices por asociación.

También pone de relieve una ignorancia inherente de la situación en Israel. El conflicto actual no es una guerra contra el pueblo palestino, sino más bien una respuesta para neutralizar a la organización terrorista Hamás. Si bien es cierto que palestinos inocentes están atrapados en el fuego cruzado, tanto Israel como Estados Unidos han ofrecido pruebas considerables que Hamas es el culpable de esas muertes, escondiéndose entre civiles, lanzando cohetes fallidos dentro de Gaza, negando ayuda humanitaria y cometiendo nuevas atrocidades que obligar a Israel a eliminar el grupo terrorista. Al apoyar abiertamente a Hamás en estas manifestaciones, estos manifestantes en realidad no están apoyando a los palestinos, sino a sus opresores de Hamás, y lo hacen con retórica antisemita.

Por el contrario, las manifestaciones proisraelíes, ejemplificadas por la reunión pacífica en Washington, DC, que tuvo lugar el 14 de noviembre, con más de 290.000 asistentes, en general abogan por la esperanza, por valores compartidos con Estados Unidos y por una comprensión matizada del conflicto palestino-israelí.

Estas manifestaciones se centran en apoyar el derecho de Israel a existir y defenderse contra amenazas externas, particularmente de entidades como Hamás, proporcionando una narrativa contraria a las manifestaciones violentas.

El marcado contraste entre los dos tipos de protestas subraya la importancia de distinguir entre la crítica de las políticas y la promoción del odio. Si bien los manifestantes violentos pueden tratar de esconderse detrás del velo del antisionismo, ahora más que nunca el mundo debe darse cuenta que el antisionismo es antisemitismo.

Edmund Burke dijo: “Lo único necesario para el triunfo del mal es que los hombres buenos no hagan nada”. Esta declaración resuena profundamente en el contexto actual y nos insta a enfrentar frontalmente el antisemitismo, el odio y el terrorismo.

***Asher Stern, Jefe de Operaciones del Foro Jurídico Internacional, una red global de abogados y activistas de todo el mundo con sede en Israel que defiende a Israel y combate el antisemitismo en el ámbito jurídico internacional, tiene una licenciatura en Gobierno, Estrategia y Diplomacia de el IDC y una Maestría en Relaciones Internacionales de la Universidad Hebrea.

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

 

https://www.algemeiner.com/2023/11/23/the-thin-line-between-antisemitism-and-anti-zionism-unraveling-the-protests/

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.