Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| jueves febrero 22, 2024

La guerra “Espadas de Hierro”: ¿Dónde quedó la campaña económica?

Traducción: Gastón Saidman


Israel ignoró las actividades de la red empresarial de Hamás diseminada por los países árabes y en Turquía, y tampoco logró transmitir el mensaje a los países árabes de que el dinero que va a la Franja de Gaza se destina en última instancia a financiar la maquinaria de guerra de Hamás. El resultado de este fracaso es el ataque del 7 de octubre de 2023. Hasta el día de hoy, el establishment de seguridad y el nivel político no han podido entender que el “colapso de Hamás” requiere la activación de una campaña económica mundial junto con una campaña militar.

Desde el 7 de octubre se ha hablado mucho del fracaso político y de inteligencia que condujo a uno de los mayores desastres en la historia del Estado de Israel. El énfasis principal está dirigido a la incapacidad de los servicios de inteligencia para proporcionar una advertencia sobre un evento de esta magnitud, y a la percepción errónea de un “Hamás disuadido” por parte del gobierno israelí y el establishment de seguridad.
Muchos ignoran una pregunta central, cuya respuesta posiblemente podría haber evitado por completo este terrible evento: ¿cómo logró Hamás construir una estructura organizativa de magnitud monstruosa a la que estuvimos expuestos el 7 de octubre? ¿Cómo logró Hamás, bajo el “asedio” israelí, gestionar el modo de vida en la Franja de Gaza y construir una de las formaciones militares más avanzadas del mundo, que incluye cientos de kilómetros de túneles, armamento avanzado y fábricas para crear el IMD? ¿Decenas de miles de combatientes equipados de pies a cabeza? ¿Cómo se creó en la Franja de Gaza un sistema de empleo que fue reclutado íntegramente para la campaña militar contra Israel, un sistema educativo que forma a generaciones enteras de combatientes llenos de odio contra Israel y el pueblo judío? La respuesta está en la construcción de un impresionante sistema económico y financiero mundial y en el mayor fracaso del Estado de Israel: la falta de una lucha eficaz en este sistema económico.

Es un secreto a voces para cualquiera que esté al tanto del asunto que el tema de la guerra económica no es visto como atractivo a los ojos de los jefes del establishment de defensa porque no hay ninguna gloria detrás de él y que requiere el uso de herramientas y personal al que la comunidad de inteligencia y el establishment de defensa no están acostumbrados. La guerra económica requiere pensar fuera de lo común y no hay suficiente conciencia de los tremendos poderes que esta herramienta tiene en el campo de batalla. Ningún país del mundo tiene una herramienta más eficaz y decisiva que la económica (con excepción del uso de armas no convencionales). Un sistema económico eficaz puede dar lugar a una parálisis total del funcionamiento y de las capacidades de gestión del enemigo. Si el Estado de Israel mirara y aprendiera de nuestro gran aliado, Estados Unidos, vería cómo este poderoso

portaaviones ha hecho de la guerra económica uno de los elementos más importantes de su caja de herramientas en la campaña contra China y Rusia.

Al igual que con la cuestión iraní, en los últimos años Israel ha reducido mucho su actividad en la guerra económica. Ignorar la cuestión creó una situación en la que Qatar financió el armamento de la organización Hamás ante los ojos del Estado de Israel y, al mismo tiempo, se aseguró de transferir cientos de millones de dólares en maletas a los líderes de Hamás en Qatar. Es cierto que parte del dinero fue a parar a bolsillos privados, pero una gran parte se destinó a los dirigentes de Turquía y de allí a la financiación directa de la construcción de actividades terroristas contra Israel en Judea y Samaria. Otra parte del dinero qatarí siguió fluyendo a través de las organizaciones benéficas qataríes y a todos los elementos del Islam radical en el mundo, incluida la actividad del BDS y la financiación de universidades en el extranjero que incitan y educan a generaciones de terroristas. Israel optó por no aplicar estrictamente las sanciones contra Irán, a pesar de que el sistema de inteligencia tenía amplia información sobre formas de eludir las sanciones impuestas a Irán. Este desprecio dio lugar a que Irán conservara la capacidad de financiar su proyecto nuclear y al mismo tiempo financiar a organizaciones terroristas en todo el mundo, incluido Hamás. Paralelamente, el casi total desprecio de Israel (y en gran medida de la comunidad internacional) hacia la industria de las drogas y los medicamentos falsos en la que están involucrados Hezbollah, Irán y Siria -dinero que rindió alrededor de 30 mil millones de dólares sólo en el último año- proporcionó recursos adicionales para que Irán financie el terrorismo en todo el mundo. Israel ignoró las actividades de la red empresarial de Hamas diseminada por los países árabes y en Turquía, y tampoco logró comprender y transmitir un mensaje a los países del mundo de que el dinero que llega a la Franja de Gaza a través de la Autoridad Palestina, o de la UNRA, en última instancia se destina a financiar la maquinaria de guerra de Hamás. El resultado de esta omisión es el monstruo que vimos el 7 de octubre de 2023.

Incluso ahora, aproximadamente un mes y medio después del inicio de la guerra, el establishment de seguridad y el nivel político no entendían que la “destrucción de Hamas” no podía existir exclusivamente en el nivel militar. Un golpe fatal a Hamás requiere, además de la campaña militar, una campaña económica mundial encaminada a un cese casi completo del flujo de fondos. No será posible convencer a Qatar e Irán de que dejen de financiar el terrorismo (ésta es una campaña que Estados Unidos debe iniciar y en la que participar, porque en última instancia esta financiación también se utiliza para dañar los objetivos e intereses de Estados Unidos y Occidente). Israel debe centrarse ante todo en los canales de transferencia de dinero, y éstos se centran principalmente en Turquía. Turquía se ha convertido en el centro financiero para Hamás y otras organizaciones terroristas. Ahí es donde se encuentran los líderes financieros, ahí es donde se encuentran los bancos centrales, como KOVYET, un banco propiedad de los Hermanos Musulmanes en Kuwait y QNB FINANCE, que es un banco qatarí. Además, en Turquía hay una decena de oficinas de cambio que se encargan de transferir casi todos los fondos destinados a Hamás en Gaza y Judea y Samaria. Las transferencias se realizan a través de Hawala (red islámica de transferencia de dinero) o mediante el uso cada vez mayor de criptomonedas.

Por otro lado, en Gaza, Judea y Samaria, el Estado de Israel debería actuar en paralelo con la campaña militar para “afectar” a los cambistas, creando una amenaza constante a los bancos de Gaza para que no ayuden a los dirigentes de Hamás de ninguna manera. , para controlar el contrabando de fondos hacia la Franja utilizando camiones de ayuda humanitaria, en cooperación con Egipto en relación con el contrabando de dinero a través de Egipto y para localizar cajas fuertes ubicadas en la Franja.

¿Y por qué Sinwar necesitó dinero durante los combates? La respuesta es que el dinero le permite a Sinwar mantener su fuerza en estos días. Sin la distribución de dinero, la lealtad de sus combatientes caerá drásticamente. Sin salarios y dinero para las familias de los combatientes en Gaza para comprar productos y alimentos, la motivación caerá dramáticamente. Sin dinero, los dirigentes de Hamás no podrán encender el fuego en Judea y Samaria. Hoy en día, los dirigentes de Hamás están desesperados porque se les transfieran fondos y debemos hacer todo lo posible para impedirlo. Basta ver y escuchar el testimonio de uno de los terroristas atrapados en la masacre de Bari diciendo que Sinwar prometió a cada uno diez mil dólares y un apartamento por cada secuestrado, para comprender cómo el dinero es un incentivo importante en las actividades de los Terroristas de Hamás.

Terrorista de Hamas durante interrogatorio

¿Y cuál es el lugar de Estados Unidos en esta campaña? A lo largo de los años, Israel ha dependido casi por completo de las capacidades de Estados Unidos en el campo de la guerra económica, principalmente de las actividades del Tesoro estadounidense. Sin embargo, Israel tendía a pensar que sus intereses y los de los estadounidenses eran similares, algo que en los últimos años se ha demostrado que es, cuanto menos, inexacto. Estados Unidos, en sus obsesivas negociaciones con Irán sobre la cuestión nuclear, ha evitado casi por completo el sabotaje financiero, así como la campaña de narcoterrorismo liderada por Irán y Hezbollah. Qatar, que es el principal financiador del terrorismo en el mundo, recibió inmunidad especial de los estadounidenses. Según el jefe del FBI, Hamás, como organización terrorista, incluso ha dejado de ser utilizado como objetivo de los servicios de inteligencia. Es difícil culpar a Estados Unidos por el fracaso del Estado de Israel, pero se puede culpar a la comunidad de inteligencia israelí por no comprender que incluso lo poco que hace en el campo de la guerra económica no recibe una respuesta estadounidense positiva debido a conflictos de interés.

El tema de la campaña económica requiere estos días de una respuesta inmediata. No debemos esperar al saqueo de los sistemas y a las comisiones de investigación que se crearon después de la guerra. La herramienta económica debe ser un elemento central en la guerra actual. Además, incluso si la campaña convencional no continúa o se detiene durante un cierto período, la campaña económica debe llevarse a cabo con toda su fuerza y ​​a todo vapor. Una reducción drástica de los fondos que llegarán a Sinwar y su gente debilitará significativamente la capacidad de supervivencia de la organización. Una gran reducción de las transferencias de dinero a Judea y Samaria debilitará enormemente la motivación y las capacidades de las organizaciones allí. E igualmente importante, el Estado de Israel debe actuar de inmediato para gestionar una campaña económica eficaz contra Hezbollah e Irán, en preparación para el conflicto inminente. Israel tiene la capacidad de dañar enormemente la capacidad financiera de Hezbollah e Irán. Es sólo una cuestión de decisión.

Sobre el Autor

Dr. Udi Levy- Ocupó durante treinta años una amplia gama de cargos en la División de Inteligencia de las FDI, en la Administración Civil en Judea y Samaria, en el Consejo de Seguridad Nacional y en la Oficina del Primer Ministro.

 

 

 

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.