Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| domingo marzo 3, 2024

Cuando la neutralidad es inmoral: Israel, Hamás y el problema de la equivalencia moral


7 de octubre de 2023: Otro día que vivirá en la infamia: el Pearl Harbor de Israel. El 11 de septiembre en Israel. La tranquila mañana de Shabat de Simjat Torá, que concluye la fiesta judía de los Tabernáculos, de repente se convirtió en un baño de sangre. Al amparo de intensos disparos de cohetes, miles de terroristas de Hamás atacaron las comunidades del sur de Israel y dejaron tras de sí un camino de matanza y devastación, tendieron emboscadas a bases militares y a automovilistas, asesinaron a unas 364 personas en un festival de música, masacraron a familias en sus camas y violaron a mujeres, ejecutaron a niños y sobrevivientes del Holocausto, quemaron vivos a civiles y secuestraron a 244 personas en Israel y llevándolas a Gaza. Con al menos 1.200 personas asesinadas, fue el día más mortífero para los judíos desde el Holocausto. La barbarie del ataque de Hamas fue tan sin precedentes que incluso el mundo fue brutalmente – aunque brevemente – sacado de su apatía habitual y quedó tambaleándose de horror.

La indignación, sin embargo, duró poco. Tan pronto como Israel comenzó su respuesta militar al acto de guerra de Hamás, estallaron manifestaciones pro-palestinas en todo el mundo , muchas de ellas convirtiéndose rápidamente en festivales de odio antiisraelíes y antijudíos. Algunos incluso negaron que la matanza del 7 de octubre hubiera tenido lugar, a pesar de las numerosas historias de testigos presenciales de los supervivientes.

Las reacciones católicas a la masacre y la guerra subsiguiente han sido mixtas, desde una valiente claridad moral hasta una ambigüedad moral cuestionable y un silencio desconcertante. Mientras algunos han apoyado el derecho de Israel a defenderse, otros han optado por la neutralidad, juzgando que es una postura más caritativa y «cristiana» no tomar partido y condenar por igual la pérdida de vidas en todos los bandos. Esta postura de equivalencia moral sugiere que ambas partes en el conflicto comparten la misma culpa y una responsabilidad moral equivalente por las consecuencias de sus acciones. Intelectualmente, este es un camino fácil de tomar. ¿Pero es moralmente correcto?

Un grupo que recurre consistentemente a la equivalencia moral es el de los patriarcas y jefes de las iglesias en Jerusalén . Una breve mirada a sus reacciones ante la crisis, junto con las respuestas de la Embajada de Israel ante la Santa Sede, ilustra los problemas de esta posición.

En la mañana del 7 de octubre, mientras aún se desarrollaba la masacre de Hamás , el Patriarcado Latino de Jerusalén emitió inmediatamente una declaración cargada de equivalencias morales. En lugar de condenar inequívocamente la masacre, el Patriarcado afirmó que «el ciclo de violencia que ha matado a numerosos palestinos e israelíes en los últimos meses ha explotado esta mañana». La declaración continuó con el lenguaje vago de «repentina explosión de violencia», equívocamente «la operación lanzada desde Gaza y la reacción del ejército israelí», como si ambas partes tuvieran la misma culpa. Las «muchas víctimas y tragedias» que afligen «tanto a las familias palestinas como a las israelíes», continuaba la declaración, «crearían más odio y división» y «destruirían cada vez más cualquier perspectiva de estabilidad».

Esa misma tarde, la Embajada de Israel ante la Santa Sede emitió una declaración inicial que , aunque no estaba dirigida directamente al Patriarcado , parecía una respuesta. La Embajada advirtió que, dado el alcance de la matanza en curso de Hamás, «debe deplorarse el uso de ambigüedad lingüística y términos que insinúen una falsa simetría». La respuesta de Israel al «espantoso crimen de guerra» de Hamas fue una legítima defensa, y «trazar paralelismos donde no existen no es pragmatismo diplomático, es simplemente incorrecto».

Los patriarcas y jefes de las iglesias de Jerusalén no se dejaron intimidar. Publicaron al día siguiente una «Declaración sobre la paz y la justicia en medio de la violencia que se desarrolla». eso era igualmente moralmente ambiguo. Esta segunda declaración no decía nada sobre los asesinatos de Hamás. Lamentó en los términos más genéricos que Tierra Santa esté «actualmente sumida en la violencia y el sufrimiento debido al prolongado conflicto político y a la lamentable ausencia de justicia y respeto de los derechos humanos».

Aunque los Patriarcas y Jefes de Iglesias dijeron que «condenan inequívocamente cualquier acto que tenga como objetivo a civiles» esencialmente sugirieron que Israel no debería preocuparse demasiado por sus miles de muertos, heridos, violados y secuestrados, pidiendo en cambio «el cese de todas las actividades violentas y militares que causan daño tanto a los civiles palestinos como a los israelíes». En otras palabras, Israel debería soportar el peso de los ataques bárbaros y, literalmente, dejar que Hamás se salga con la suya poniendo fin inmediatamente a su respuesta militar. No importa el hecho de que Hamás hubiera iniciado unilateral y brutalmente la guerra invadiendo Israel y cometiendo crímenes sin precedentes contra una población civil desprevenida.

El 9 de octubre respondió la Embajada de Israel ante la Santa Sede . Lamentó una vez más la «inmoralidad de utilizar la ambigüedad lingüística» dada la magnitud de la masacre, ya que quedó claro que familias enteras habían sido «ejecutadas a sangre fría» por Hamás y la Jihad Islámica. Mientras que muchos en todo el mundo tuvieron la integridad de condenar «el horrendo crimen, nombrando a sus perpetradores y reconociendo el derecho básico de Israel a defenderse contra la atrocidad», los patriarcas y jefes de Iglesias fueron incapaces de reunir tal claridad moral. La Embajada de Israel consideró su declaración «extremadamente decepcionante y frustrante» porque demostraba precisamente la «ambigüedad lingüística inmoral» que desdibujaba las líneas sobre «qué pasó, quiénes fueron los agresores y quiénes las víctimas». La Embajada añadió que era «especialmente increíble que un documento tan estéril fuera firmado por personas de fe».

El 11 de octubre, el papa Francisco dijo algo más francamente que «quienes son atacados tienen derecho a defenderse», añadiendo que estaba «muy preocupado por el asedio total en el que viven los palestinos en Gaza, donde también ha habido ataques muchas víctimas inocentes.»

Pero los Patriarcas y Jefes de las Iglesias duplicaron su equivalencia moral y publicaron el 12 de octubre una «Declaración sobre la escalada de la crisis humanitaria en Gaza». En este nuevo comunicado, lamentaron que su «amada Tierra Santa» haya «cambiado dramáticamente» debido a un «nuevo ciclo de violencia con un ataque injustificable contra todos los civiles». Sin embargo, los líderes deploraron principalmente la «muerte y destrucción en Gaza» y la «desastrosa catástrofe humanitaria», que atribuyeron a que la población de Gaza estaba «privada de electricidad, agua, suministro de combustible, alimentos y medicinas». Una vez más, los líderes de la Iglesia pidieron una reducción de la guerra.

El embajador de Israel ante la Santa Sede, Raphael Schutz, calificó la declaración de «inquietante» y respondió extensamente con un recuento de los acontecimientos. Recordó a los líderes de la Iglesia que:

Lo que realmente sucedió fue que el «círculo de violencia» (típica expresión de falsa simetría) comenzó con un ataque criminal no provocado por Hamás + Jihad Islámica (los patriarcas se abstienen de mencionar sus nombres) asesinando a más de 1300 israelíes y de otras 35 nacionalidades, en su mayoría civiles. También violaron a mujeres, quemaron bebés, decapitaron a personas y tomaron rehenes. Simultáneamente lanzaron ataques con misiles y cohetes de amplio alcance contra centros de población civil en Israel: ciudades, pueblos, aldeas y kibutzim.

El Embajador añadió que «la acción de Israel en autodefensa está dirigida a Hamas y la Jihad Islámica. Israel no ataca a civiles intencionalmente».

Es bien sabido que las FDI advierten a los civiles palestinos mediante folletos, mensajes de texto e incluso llamadas telefónicas que evacuen las zonas cercanas a objetivos militares antes de que sean atacados. Mientras que las FDI hacen todo lo posible para minimizar las bajas civiles, Hamás y otros grupos terroristas palestinos hacen todo lo posible para maximizarlas, no sólo asesinando indiscriminadamente a israelíes, sino también escondiéndose entre su propia población civil y usándolas como escudos humanos. lo que resulta en un número desproporcionadamente alto de víctimas palestinas, provocado -deliberadamente- por Hamás. Desde este punto de vista, continuó el embajador israelí, la declaración de los patriarcas sólo puede considerarse «injusta, parcial y unilateral».

En cuanto a la «muerte y destrucción en Gaza», los Patriarcas parecieron olvidar que «Gaza es la base desde la cual se concibió, planeó y ejecutó el ataque genocida contra Israel». ¿Quién es entonces responsable de la «muerte y destrucción»? El embajador cuestionó por qué los patriarcas están tan preocupados por el «bienestar de este nido de maldad y terror», pero no por las devastadas comunidades israelíes.

De hecho, según las últimas encuestas, una mayoría del público palestino apoya la «lucha armada» (terrorismo) de Hamás contra Israel y la formación de grupos armados para asesinar a israelíes, una triste realidad que pone en duda la inocencia de los «palestinos corrientes» en Gaza.

Respecto a la situación humanitaria, el embajador respondió:

Los niveles de alimentos y agua se controlan diariamente y están por encima del umbral que define la «crisis humanitaria». También hay suficiente cantidad de combustible y electricidad en manos de Hamás, pero prefieren utilizarlos para continuar con sus actividades criminales terroristas contra Israel en lugar de ayudar a las necesidades de la población que dominan.

Resulta que todavía hay mucha agua, alimentos, combustible y medicinas en Gaza.

Finalmente, el embajador israelí señaló que los patriarcas señalaron sólo a un lado por su nombre: Israel, haciendo exigencias irrazonables a «la parte que fue brutalmente atacada». Nunca se menciona a Hamás y uno tiene la impresión de que los palestinos no han hecho nada malo . Y concluyó: «Qué vergüenza, sobre todo cuando esto viene del pueblo de Dios».

Desgraciadamente, los esfuerzos de Schutz volvieron a caer en saco roto. El 24 de octubre, el patriarca latino de Jerusalén, el cardenal Pierbattista Pizzaballa, publicó una «Carta a toda la diócesis». Hay que reconocer que afirmó brevemente (aunque aún sin nombrar a los perpetradores) que «lo que ocurrió el 7 de octubre en el sur de Israel no es de ninguna manera permisible, y no podemos sino condenarlo. No hay razón para tal atrocidad».

Sin embargo, Pizzaballa fue mucho más lejos al condenar la pérdida de vidas y las dificultades que «este nuevo ciclo de violencia ha traído a Gaza», añadiendo que los «fuertes y continuos bombardeos» sobre Gaza «sólo causarán más muerte y destrucción y sólo aumentarán odio y rencor.» Para el Patriarca, «sólo poniendo fin a décadas de ocupación y sus trágicas consecuencias, además de dando una perspectiva nacional clara y segura al pueblo palestino, podrá comenzar un proceso de paz serio».

Así que ahí lo tienen: para el patriarca, la raíz del conflicto no es la matanza indiscriminada de Hamás de cientos de familias, entre ellas mujeres, niños y ancianos, sino la «ocupación».

Dejando de lado la flagrante injusticia de estas declaraciones, uno no puede dejar de preguntarse: ¿qué solución tienen exactamente en mente los Patriarcas y Jefes de Iglesias? Sus declaraciones plantean varias preguntas.

En primer lugar, si el problema es la «ocupación», ¿quién ha estado ocupando Gaza durante los últimos 18 años?

Israel evacuó unilateralmente a todos los colonos judíos de la Franja de Gaza en 2005, entregándola –completa e incondicionalmente– a los palestinos con la esperanza de que, al gobernarse a sí mismos, finalmente pudieran tratar de vivir en paz con sus vecinos. Varios millonarios estadounidenses incluso compraron 3.000 invernaderos por 14 millones de dólares y se los entregaron a los habitantes de Gaza para que pudieran empezar a construir un «Singapur en el Mediterráneo». En cuestión de días, los invernaderos habían sido saqueados y destruidos.

Los palestinos, desafortunadamente para ellos y para todos los demás, procedieron a elegir a Hamas para el poder en sus elecciones legislativas de 2006. Tras una sangrienta guerra civil con su partido palestino rival Fatah, Hamás, en junio de 2007 Hamás controlaba totalmente la Franja de Gaza. Desde entonces, los civiles israelíes en el sur de Israel, así como los palestinos en Gaza, han estado viviendo aterrorizados. Un vídeo reciente muestra a una mujer de Gaza diciendo: «Esos bastardos de Hamás», antes de que un hombre rápidamente le tape la boca con la mano. Mientras tanto, Israel, de aproximadamente el tamaño de Nueva Jersey (22.000 kilómetros cuadrados) , ha sido blanco año tras año de decenas de miles de mortíferos ataques con cohetes lanzados desde la Franja de Gaza. Si hay un problema de «ocupación» en Gaza, el ocupante es Hamás, no Israel.

En segundo lugar, ¿qué debería hacer Israel? ¿Debería olvidarse de sus más de 1.200 muertos y más de 4.800 heridos , y de sus más de 240 secuestrados, aceptar un alto el fuego inmediato y volver a la normalidad, es decir, prepararse para los próximos ataques de Hamás? ¿Debería sentarse a la mesa de negociaciones y hablar con un enemigo yihadista que ha jurado aniquilarlo? ¿O debería abrir la frontera de Gaza, dar a los palestinos libertad para entrar en Israel y permitirles entrar y salir cuando quieran para que puedan llevar a cabo sus planes declarados de repetir los ataques del 7 de octubre?

En tercer lugar, ¿por qué los Patriarcas y Jefes de Iglesias se obsesionan con la «ocupación» mientras ignoran sistemáticamente la aterradora incitación a la violencia que impregna la sociedad palestina , donde a los niños se les enseña desde los más pequeños a odiar y matar judíos, y los terroristas que lo hacen son glorificados? y alabados como «mártires»?

Los Patriarcas y Jefes de Iglesias podrían responder que no pueden condenar abiertamente a Hamas y otros grupos yihadistas palestinos porque tal condena pondría en peligro a los cristianos palestinos que viven entre ellos. Me parece bien. Pero esto no puede ser una excusa para falsificar la narrativa del conflicto mediante una equivalencia moral cuestionable, o peor aún, culpando a Israel como el principal culpable. Las declaraciones de estos líderes tienen peso. Influyen en los demás.

Los patriarcas y jefes de iglesias no han ejercido un liderazgo moral ni han proporcionado claridad moral en su respuesta al terrorismo de Hamás , no sólo ahora, sino año tras año, cuando los cohetes han apuntado implacablemente a civiles israelíes. Si bien hoy en día puede parecer más conveniente abrazar la neutralidad, estos líderes propagan narrativas falsas y engañan a otros haciéndoles creer en ellas.

Mientras que los líderes de la Iglesia en Israel y otros países deben sopesar cuidadosamente sus declaraciones debido a la precaria situación de los cristianos palestinos , los de otros países no tienen esa excusa. En última instancia, adoptar una postura de equivalencia moral hacia el conflicto entre Israel y Hamás no sólo es una pereza intelectual; es inmoral. Si bien las pérdidas palestinas son trágicas, son la consecuencia inevitable de su elección de elegir y mantener en el poder a un grupo terrorista genocida que ha jurado librar una guerra perpetua con Israel.

Todos haríamos bien en recordar las palabras del sobreviviente del Holocausto Elie Wiesel:

Siempre debemos tomar partido. La neutralidad ayuda al opresor, nunca a la víctima. El silencio alienta al atormentador, nunca al atormentado.

En esta guerra, los cristianos —y todos nosotros— tenemos la responsabilidad moral de apoyar la lucha de una nación civilizada contra la barbarie. Israel debe erradicar un grupo terrorista, Hamás, tal como hicimos frente a ISIS. Entonces todos debemos contener al verdadero cerebro detrás de esos grupos: el régimen genocida de Irán . Lamentablemente, no existe otra solución viable si queremos preservar Occidente.

 

 

Traducción del texto original: When Neutrality is Immoral: Israel, Hamas, and the Problem of Moral Equivalence
Traducido por Voz Media

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.