Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| miércoles abril 17, 2024

Luciano Mondino: “El conflicto árabe-israelí no es territorial”

El analista internacional fue entrevistado por Noticias Urbanas.


¿Se van a cumplir dos meses desde la masacre de Hamas el siete de octubre y muchos se preguntan si es posible alcanzar la paz. ¿Es probable una normalización de las relaciones entre Israel y Palestina, con Irán involucrado?

Hace mucho tiempo que Irán está jugando su propio juego dentro de Medio Oriente. ¿A qué me refiero con esto? Irán mira dos cuestiones de reojo. Primero, mira qué ocurre con Israel. Se sabe que Irán amenazó con borrar del mapa a Israel muchas veces. En pleno crecimiento del poderío nuclear de Irán, Mahmud Ahmadineyad, ex Presidente iraní, amenazó directamente al Estado de Israel. Segundo, mira la posibilidad de bloquear cualquier tipo de acuerdo que haya entre los Estados árabes sunitas y el Estado de Israel.

¿Se refiere a los tratados de paz que varios países árabes han firmado con Israel?

Sí. En los últimos cincuenta años, la dinámica del Medio Oriente ha cambiado mucho. Durante la década del cuarenta hasta la del setenta, Israel estaba en una confrontación bélica muy dura con los estados árabes. En 1973, esto cambia. Con la Guerra de Yom Kipur, los árabes entendieron que nunca le iban a poder ganar a Israel en el campo de batalla. Por otro lado, están sus propios intereses nacionales, en donde la guerra les era muy perjudicial. Es por eso que toda la dinámica de los Estados árabes sunitas y el Estado de Israel es algo que les pone los pelos de punta a los dirigentes de Irán. Es algo que no pueden concebir, porque se les terminaría un acceso muy importante, casi libre, a zonas estratégicas del Golfo, que tienen que ver con la energía y el petróleo.

¿Y desde el punto de vista religioso?

También. Se le terminaría todo su poderío dentro del mundo islámico. Es verdad que Irán no es un país árabe. Pero a pesar de ser persa, tiene una sociedad que es mayoritariamente musulmana. La paz entre Israel y los estados árabes le provocaría una gran amenaza a Irán, porque significaría que Estados Unidos y otros gobiernos occidentales podrían ganar mucha influencia dentro del mundo árabe sunita. Irán representa un eje del Islam antioccidental y antiisraelí. Entonces lo que hace Irán es utilizar diferentes herramientas que son, en definitiva, títeres que se mueven bajo sus intereses. Con esto me refiero a Hamas en Gaza, Hezboláh en el sur del Líbano y los hutíes en Yemen. Esto es para ver lo grande que es la constelación que tiene esta guerra. El siete de octubre estuvo planificado intelectualmente por Irán, que es quien oficia de tutor de Hamas, como también de otras milicias guerrilleras y terroristas del Medio Oriente.

¿Cree que Irán también se opondría a la tesis de los Dos Estados?

La posibilidad de los “Dos Estados” también entra en la discusión. Pero es una pregunta muy ingenua, por así decirlo. Cuando uno intenta hacer una cobertura occidental de lo que sucede en el Medio Oriente, la pregunta más común es por qué no hay dos estados. Simplemente, no los hay porque es una tesis que recoge un solo aspecto, que es el territorial. Pero, en definitiva, no es el elemento más importante. ¿A qué voy con esto? Que el conflicto entre palestinos e israelíes no se va a resolver con la existencia de un Estado Palestino. Además, de que ya existe un incipiente Estado Palestino y que existe gracias a Israel. Estoy hablando de las Declaraciones de los Acuerdos de Oslo entre 1993 y 1995, cuando Israel le cede reconocimiento a los palestinos de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), a pesar de que éstos habían cometido masacres muy similares a las del siete de octubre. Hubieron muchas filtraciones de grupos terroristas comandados por Yasir Arafat durante los setentas y ochentas. Y así y todo, Israel trazó la paz y entregó territorios históricamente judíos a la OLP como es el caso de Hebrón. Según fuentes bíblicas e históricas, Hebrón fue el lugar donde se coronó al Rey David. También, es donde yacen las tumbas de los patriarcas. Esa ciudad, que perteneció históricamente al pueblo judío, está hoy en manos de la Autoridad Palestina. Esto lo menciono para poner en duda esta idea de que Israel es un monstruo que se ha comido al Estado palestino. Israel ha cedido mucho más territorio del que incluso países árabes le han prometido o dado a las propias comunidades palestinas. Lo hemos visto con Gaza, con Judea y Samaria, con Cisjordania.

¿Y por qué se insiste con el aspecto territorial?

Aquellos que abogan por los Dos Estados como la solución a este conflicto, tienen una premisa equivocada. Es un conflicto que tiene muchos más matices que el territorial. En los últimos treinta años, Israel ha entregado y hasta les ha ofrecido mucho territorio como pasó en el 2000, cuando Israel llegó a ofrecer Jerusalén como capital de Palestina. Les ha ofrecido casi la totalidad de Judea y Samaria, como también de la Franja de Gaza y esto fue rechazado por los palestinos. Como muchas veces a lo largo de la historia.

¿Y si en Palestina existiese solo la Autoridad Palestina podría haber negociaciones pacificas?

Cuando se habla de Palestina, no estamos hablando de una unidad geográfica. Si viéramos el mapa, tenemos a la izquierda la Franja de Gaza y a la derecha, algunos territorios que son parte de las áreas A y B dentro de lo que es Judea y Samaria, que se conoce también como Cisjordania, que están bajo control de los palestinos. ¿Qué es lo que pasa? La Franja de Gaza está gobernada por Hamas, que oficia de Gobierno de Gaza desde 2006. Hamas es una agrupación terrorista votada por los palestinos, pero financiada y estructurada por Irán de manera bastante alevosa. Los otros territorios que no están controlados directamente por Hamas, sino que están gobernados por la Autoridad Palestina, están también influenciados por Irán. En ese sentido, si tuviéramos que armar un mapa de las amenazas de Israel, Gaza es la principal. Pero cualquier cosa que suceda en Cisjordania es una amenaza futura que Israel va a tener que sofocar porque Hamas también está allí.

¿Desde cuándo data el vínculo entre Palestina e Irán?

Está el famoso dicho: “No los une el amor, los une el espanto”. Primero, hay que entender que el terrorismo, en términos prácticos, funciona como una ideología. ¿Te acordás del caso de las mujeres suecas que se iban a vivir a Siria?

Sí. De hecho, hay una serie que se llama “Califato”, que lo ilustra perfectamente.

Bueno. Uno se pregunta cómo puede ser que chicas con mentalidad europea puedan radicalizarse y meterse en Siria, que es un país totalmente distinto a cualquiera de Europa. Ahí te demuestra muy bien cómo el terrorismo se infiltra en tu cabeza, te reformatea todo y te hace tu proceso de radicalización, que es psicológico. Es un proceso para retroceder muchísimo. Y lo que ocurre es que los palestinos están radicalizados. En su gran mayoría, no conciben que el Estado de Israel exista. Los palestinos no hablan de Israel. Hablan de toda una Palestina ocupada. Cuando hablamos de una Palestina libre desde el río hasta el mar, estamos llamando a la eliminación del Estado Israel. Entre el mar Mediterráneo y el río Jordán, hay un país que se llama Israel y tiene casi diez millones de habitantes, de los cuales tres son musulmanes, es decir, árabes israelíes.

Sí, el famoso cántico “From the river to the Sea, Palestina will be free” que en español significa “Desde el río hasta el mar, Palestina será libre”.

Esta frase, que es como un mantra que se repite hoy en muchos países de Europa, es la mentalidad que tienen los palestinos desde hace muchísimo tiempo. Esta mentalidad se les mete desde que son niños. Las escuelas de las Naciones Unidas (NU), tanto en la Franja de Gaza como en Cisjordania, tienen material antisemita donde no muestran a Israel como un Estado autónomo, soberano, miembro de las Naciones Unidas, que tiene derecho a existir y a defenderse. La muestran como la entidad ocupante. Este convencimiento de tener que eliminar a Israel es lo que tanto le atrae a Irán de Palestina.

¿Considera que al gobierno iraní le preocupa la causa palestina?

Irán es un régimen teocrático, fuertemente represivo y armado también en su interior, que tiene como objetivo borrar a Israel del mapa. En este escenario, Palestina es una de las herramientas de Irán, pero no la única. Poco les importa a los Ayatolahs el destino de una Palestina libre. De hecho, no tiene ni va a tener un espacio para recibir a los palestinos.

¿Y en el resto del mundo islámico?

En el mundo islámico, los palestinos han sido rechazados históricamente. La causa palestina dentro del mundo árabe se ha mantenido al margen. Y no porque los líderes árabes se hayan convertido en sionistas, sino porque tienen sus propios intereses nacionales. Lo han entendido en Egipto y Jordania. No los reciben ni retienen ni en el Líbano, donde ni siquiera tienen nacionalidad y en Jordania es lo mismo. Son ciudadanos de segunda. Ellos dicen que no les dan la nacionalidad porque sería reconocer que Palestina no existe. Pero al no otorgarles la nacionalidad, no tienen ninguno de los derechos que los libaneses o jordanos tienen. La segregación de la cual acusan a Israel de ejercer, ocurre en realidad en estos países desde hace más de cincuenta años. En Israel, un palestino sí puede ser ciudadano israelí y esto significa que puede ser diputado, juez en un Tribunal Superior, puede ir al ejército y pueden ejercer cualquier profesión. Entonces, ¿dónde está el apartheid? En Siria, han sido bombardeados por el gobierno de al-Ásad durante la guerra del 2012.

¿Qué rol cumple Siria en este conflicto?

Siria es un caso particular, porque está gobernado por Bashar al-Ásad, un tentáculo de los Ayatolahs. No ha presentado ninguna propuesta de pacificación, por la cual, por ejemplo, Israel pudo haber entregado los Altos de Golán. Y acá hay una cuestión estratégica. ¿Cómo Israel se va a quedar sin el Golán, sabiendo que Siria alberga a Hezbolah? Estamos hablando de un grupo terrorista chiita libanés que ha atentado en contra de Israel.

Otro país árabe de suma importancia en este escenario es Qatar. ¿Por qué piensa que el mundo occidental tiene negocios con un país que abiertamente financia a Hamas?

El rol de Qatar es, netamente, financiero. Es quien lleva el dinero. Pero a la hora de pagar las culpas, no se va a inmolar por Irán y mucho menos por Hamás. Hacen un juego muy parecido al de Turquía. No van a tener problemas con Estados Unidos o la Unión Europea, directamente. Para que se entienda: Estados Unidos tiene una de las bases militares más importantes en Qatar, territorio que financia causas de las que Estados Unidos dice estar en contra. La política es así. Por eso es que es erróneo limitar este conflicto a lo territorial. Esto es política internacional. El conflicto árabe-israelí no puede ser analizado desde una perspectiva occidental. Sacar el aspecto religioso es fatal, porque se llegan a conclusiones equivocadas. Qatar sabe que para el mundo islámico la causa de Palestina es muy resonante.

¿Está diciendo que Qatar es capaz de fogonear un conflicto solo para obtener rédito económico?

El trasfondo económico de las guerras es muy grande. Por otro lado, Qatar y las monarquías del Golfo nunca se van a poner en riesgo de un levantamiento. Sus poblaciones están atadas de un alambre. ¿Qué quiero decir con esto? Estos países, que han tenido un fuerte crecimiento económico en muy poco tiempo, tienen, a la vez, un futuro muy incierto. ¿Qué va a pasar cuando el petróleo se les termine? No hay que dejarse llevar por los rascacielos. Muchas economías de esta zona están crujiendo.

¿Y cuál es entonces la posición de aquellos países árabes que firmaron la paz con Israel?

No es excluyente firmar la paz con Israel y defender la causa palestina. No van a poner en riesgo la posibilidad de que haya una crisis social hacia adentro de sus territorios. Y la Mezquita de al-Aqsa, que se encuentra en Palestina es muy importante para el pueblo musulmán y la causa religiosa. Un caso que ejemplifica esto es el de los Emiratos Árabes Unidos, que fue el que se ha mostrado más proclive a normalizar las relaciones con Israel y, a la vez, se suma a condenar las acciones del Ejército de Israel en Gaza. ¿Por qué? Porque ante una población sometida, prefieren mantener la calma y evitar un despertar social.

Tal como puntualizó, este conflicto afecta a todo el espectro internacional. Un país que no queda afuera es Rusia. De hecho, gran parte de la población israelí es de origen ruso.

Rusia tiene dos caras en esto. Es un actor fundamental para Israel para hacer operaciones en Siria. Israel atacó el aeropuerto de Damasco y para eso, necesitó del visto bueno de Rusia. La política es mover una ficha sabiendo que tenés la complicidad del otro para poder hacerlo. Israel ha hecho concesiones, muchas veces ignoradas, a Rusia. Por ejemplo, ¿cómo puede ser que Israel no haya condenado fuertemente la invasión rusa a Ucrania? Más allá de que no tiene por qué meterse en una guerra europea, no lo hace porque no puede complicar su relación con Rusia. Es una manera que tiene el gobierno israelí de mantener el equilibrio en el Medio Oriente, especialmente, en Siria. Habiendo dicho esto, también es verdad que Rusia se ha acercado mucho a Irán en este último tiempo. Y la pregunta es por qué esta dualidad. Bueno, hay que pensar que estamos ante un reacomodamiento del sistema internacional bastante fuerte.

Hace pocas semanas, empezó el cese del fuego a cambio de rehenes. ¿Qué explica este viraje en la guerra?

El siete de octubre para el pueblo judío en general, no solo para Israel, fue un día negro, que quedará grabado en su historia. El presidente israelí lo dijo muy claro: fue el día en el que más judíos fueron asesinados -1400 aproximadamente- desde el Holocausto. Y el hecho de que tu enemigo se haya metido en tu territorio y se haya llevado a más de 240 personas, incluyendo a ancianos y bebés, posiciona la necesidad de recuperar a los rehenes como un objetivo de primera para Israel. La sociedad israelí es democrática. Por lo tanto, le va a exigir al gobierno una rendición de cuentas. Y el gobierno de Netanyahu es muy débil. Pensá que estuvieron discutiendo por un año la reforma constitucional, mientras Irán y Hamás se preparaban para el ataque.

¿Más prioritario que destruir a Hamas?

Me animo a decir que recuperar a los rehenes es más prioritario que destruir a Hamas. Y más viendo que después de cincuenta días, no lo están logrando. Y esto tiene que ver con que Israel respeta la normativa bélica internacional. Cosa que, si fuese una guerra entre musulmanes, esto no ocurriría. Repito: no estamos hablando de soldados en cautiverio. El caso de Kfir es desgarrador. El vídeo donde se ve cómo se lo llevan a él junto a su mamá Shiri y su hermano Ariel de 4 años es espantoso.

¿No cabe la posibilidad de que el propio pueblo palestino, cansado de los bombardeos, le haya exigido a Hamas que devuelva a los rehenes?

Probablemente, haya un poco de todo. En el 2006, 70% de los palestinos de Gaza votaron a Hamas para que los gobierne. También es cierto que, hasta el siete de octubre había más de 20.000 palestinos que iban y venían de Israel por trabajo. No quiero caer en la frase de “no todos los palestinos son Hamas”, porque es claro. Gaza tiene más de dos millones de personas. Es lógico que no todos piensen igual. Ahora bien, hay testimonios de rehenes que dan cuenta de cómo los civiles de Gaza vitorearon el secuestro y masacre de israelíes. ¿Hay palestinos inocentes que quieren la paz con Israel? Sí y seguro hay muchos más de los que pensamos. Pero la gran mayoría están radicalizados. Pensalo en estos términos. Nacés en una casa, donde tu hermano es un terrorista abatido, tu padre está preso y tu madre sale a entregar dulces por la calle cada vez que un israelí es asesinado. Y en la escuela adonde vas, te muestran un mapa donde no existe Israel. Salís de la escuela y vas a la mezquita donde encontrás en tus amigos y familiares el mismo lenguaje. Es imposible que esto cambie.

¿No ve ninguna posibilidad de cambio?

Excepto que haya un compromiso de los países árabes de terminar con esta radicalización del Islam y apostar a ganar una guerra cultural dentro del mundo árabe. Una guerra que, ni Israel ni nosotros como occidentales, podemos dar.

Finalmente, ¿cómo ve el accionar de la Cancillería argentina, teniendo en cuenta que dentro de los rehenes hay argentinos?

Argentina es un país insignificante en la política internacional. Dudo que la dirigencia argentina actual pueda realmente entender cómo el mundo de hoy se está reformando de acá a los próximos cincuenta años. Por otro lado, el accionar de la Cancillería ante el pedido de la recuperación de los rehenes argentinos, que han llegado a ser 21, fue un desastre. No ha habido ningún tipo de esfuerzo, más allá de lo declarativo, para poder liberar a los rehenes argentinos.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.