Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| domingo mayo 26, 2024

En un artículo publicado en un diario saudita, exasesor de Trump critica la política vacilante de la administración Biden hacia las provocaciones de Irán


Walid Phares (Imagen: Twitter.com/WalidPhares/photo)

En un artículo publicado en el diario saudí Independent Arabia, el estudioso estadounidense de origen libanés Walid Phares, que fue asesor de asuntos de Oriente Medio de Donald Trump durante su campaña presidencial, critica la política «vacilante» de la administración Biden hacia Irán y su silencio frente a las agresiones y provocaciones de las milicias respaldadas por Irán en Oriente Medio. Phares escribe que esta vacilación es una continuación directa de la política adoptada por el ex presidente estadounidense Barack Obama cuando comenzó su primer mandato en 2009, una política que culminó con el acuerdo nuclear JCPOA con Irán. Los actores estadounidenses que se beneficiaron del acuerdo nuclear, agrega , se convirtieron en un lobby que presionó a la administración Obama para preservar este acuerdo a toda costa, y es por eso que Estados Unidos evitó responder a la agresión de Irán y sus milicias subsidiarias. El expresidente estadounidense Donald Trump tenía una política de línea más dura hacia Irán e incluso ordenó la ejecución del comandante de la Fuerza Qods del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria de Irán (IRGC), Qasem Soleimani, dice Phares, pero esta dureza «se derrumbó de la noche a la mañana en el momento en que Biden entró en la Casa Blanca». Biden restauró la política de Obama, eliminó rápidamente a los hutíes de la lista de organizaciones terroristas designadas, transfirió miles de millones de dólares a Irán y hasta el día de hoy permanece en silencio ante las provocaciones iraníes. Phares se pregunta hasta dónde llevará Biden esta política y qué hará falta para cambiarla.

 

La siguiente es una traducción de extractos del artículo de Phares en Independent Arabia: [1]

“Durante tres años, desde los primeros diez días de la administración [Biden] en enero de 2021, hemos escuchado voces en Medio Oriente que se preguntan por qué la administración Biden es tan vacilante cuando se trata de las provocaciones de las milicias iraníes contra las fuerzas estadounidenses [ en la región]. Estas provocaciones se han extendido desde Irak a Siria y Yemen, [e incluyen] terrorismo contra los aliados de Estados Unidos en Medio Oriente…”

“La administración anterior, bajo el presidente Donald Trump, respondió [a esas provocaciones] en varios lugares, e incluso alcanzó al liderazgo del CGRI cuando mató al comandante de la Fuerza Qods Qasem Soleimani y al alto funcionario iraquí de las FMP (Fuerzas de Movilización Popular), Abu Mahdi Al-Muhandis. Durante el mandato de Trump, la opinión dominante era que las respuestas debían ser de ojo por ojo, lo opuesto a la opinión sostenida por el equipo Obama-Biden, que abogó por una respuesta sólo cuando continuaban los ataques iraníes, [e incluso entonces abogó] por respuestas mínimas, en lugar de las máximas…”

“La pregunta que surge hoy es: ¿Washington se adherirá a esa política hacia Irán para siempre jamás, o incluso durante el próximo año hasta las elecciones presidenciales de 2024? ¿Qué circunstancias podrían causar que Washington cambie total o parcialmente esta actual política de moderación? ¿Y qué resultado se puede esperar si no se cambia esta política?…”

“La política moderada de Estados Unidos comenzó con la administración Obama, con la carta que [Obama] envió al [líder supremo iraní Ali] Khamenei en junio de 2009. En esencia, esta política definió las relaciones [de Estados Unidos] con el régimen [iraní] o, más específicamente, los vínculos en desarrollo entre Estados Unidos y el liderazgo iraní, como una ‘línea roja’ [es decir, como un activo que no debe ponerse en peligro], lo que caracterizó el mandato de Obama desde su inicio en 2009 hasta su final en 2017, y particularmente después de la firma del acuerdo nuclear JCPOA en 2015. Esta política se adoptó debido al ´acuerdo´ que se alcanzó tras bastidores del acuerdo nuclear, es decir, debido a las ganancias obtenidas por Estados Unidos y Occidente.”

«Este ‘acuerdo’ se convirtió en la consideración central al definir las ‘líneas rojas’ desde la perspectiva de la seguridad nacional de Estados Unidos. Es decir, el ‘lobby del acuerdo nuclear’ utiliza estos intereses para presionar a la administración estadounidense para que no tome ninguna decisión que causara que el régimen iraní se retirase del acuerdo. Esta política fue tan amplia que suavizó la postura de las administraciones Obama y Biden con respecto al comportamiento de Teherán, e incluso retrasó que Trump tomara medidas contra Irán en respuesta a sus violaciones.”

«En resumen, la falta de respuesta a los actos de agresión iraníes contra la región y contra los intereses de Estados Unidos… está estrechamente relacionada con la presión que está aplicando este lobby sobre los responsables de tomar decisiones en Washington. Esto fue evidente en la operación de piratería que llevada a cabo  por barcos del CGRI contra un barco estadounidense que se perdió en el Golfo [Pérsico] durante el mandato de Obama. La oposición republicana dijo [en ese momento] que las negociaciones [de Estados Unidos] con Teherán sobre este asunto eran una vergüenza.”

«Durante los cuatro años en que Trump estuvo en el cargo, la política estadounidense fue diferente, pero el impacto práctico que los lobbys tuvieron sobre la burocracia de Washington se mantuvo constante.”

“La administración Trump tomó grandes decisiones, tales como: retirarse del JCPOA; agregar al CGRI y a los hutíes a la lista de organizaciones terroristas designadas; cambiar las reglas del conflicto con Teherán y tomar medidas para aislar al régimen [iraní] de la [comunidad] internacional. Estos son grandes cambios, pero lo que faltaba era un plan para apoyar al pueblo iraní en el derrocamiento de su régimen, porque alguien convenció a Trump de que «se podía lograr un mejor acuerdo»…

“A pesar de estos cambios, que pusieron fin a la [política de] moderación durante cuatro años, la dura política [de Trump] hacia Irán colapsó de la noche a la mañana en el momento en que Biden entró en la Casa Blanca.”

“Desde el momento en que eliminó a los hutíes de la lista de organizaciones terroristas designadas por Estados Unidos, la administración Biden rápidamente recuperó la ecuación de Obama. Esto incluyó la transferencia de miles de millones [de dólares] a Teherán, criticando a los oponentes árabes e israelíes de la República Islámica [de Irán], abandonando a las fuerzas de oposición [iraníes] y permaneciendo en silencio ante la expansión de Irán [en Medio Oriente] a expensas de los aliados [de Estados Unidos].”

“Esto aclara que la dedicación [de los estadounidenses] a sus intereses compartidos con Irán se ha vuelto más importante que cualquier otra alianza en la región. En consecuencia, la [pregunta] más precisa es: ¿Hasta dónde llegará Washington en la defensa de sus intereses al no responder a los actos de agresión de Irán? Otra pregunta es: ¿Cuánto tiempo podrá Irán seguir cruzando las líneas rojas estadounidenses en la región antes de provocar una respuesta norteamericana estratégica?»

[1] Independentarabia.com, 27 de diciembre de 2023.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.