Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| domingo abril 14, 2024

Qatar es el caballo de Troya en Washington


El jefe del buró político de Hamás, Isma’il Haniya, con el emir de Qatar, jeque Tamim bin Hamad Aal Thani (Fuente: qudspress.com)

Qatar le ha vuelto a fallar al presidente Biden: la respuesta de Hamás al acuerdo propuesto fue, como lo demostró la reacción inmediata del presidente y del secretario de Estado Anthony Blinken, «exagerada»[1] y «absolutamente fracasada»,[2] respectivamente. Esto sucedió porque Qatar no está presionando a Hamás. Se considera un mero intermediario.[3] Qatar no está presionando a Hamás a pesar de que, en realidad, Qatar es el salvavidas de Hamás: su esperanza, su futuro, su poder para seguir luchando y retener a los rehenes.

 

Qatar convirtió a Hamás de una pequeña organización en una potencia militar y política. Se enorgullecía de la formación de «funcionarios de seguridad de Hamás».[4]

Para justificar su política proterrorista, Qatar afirmó que fueron los estadounidenses quienes le pidieron que mantuviera líneas de comunicación con Hamás. Sin embargo, Qatar hizo algo diferente, y más allá de lo que se le pidió: abrió una oficina y una sede en Doha para Hamás, y dio a los líderes de Hamás refugio seguro en el país.

Sin Qatar, Hamás está condenado. ¿Y por qué Qatar debería presionar a Hamás? De todos modos, la administración Biden está contenta con esto.

El presidente Biden necesita una victoria política para su reelección: una de esas victorias sería terminar la guerra con un proceso de paz que comience con un nuevo acuerdo de liberación de rehenes y permita que el plan de Biden despegue con la participación de Arabia Saudita, los Emiratos Árabes Unidos y Egipto, Jordania y la Autoridad Palestina.

Éste es el plan que están promoviendo Thomas Friedman del New York Times y David Ignatius del Washington Post. Pero la administración y periodistas veteranos como Friedman e Ignatius parecen ignorar el hecho de que esta fórmula no puede funcionar con Qatar como pilar de la política exterior y la presencia estadounidense en Medio Oriente.

La administración incluso está ignorando las violaciones de la ley estadounidense por parte de Qatar, que contrató a un ex funcionario de la CIA, Kevin Chalker, para espiar a los legisladores estadounidenses, el senador Ted Cruz, el senador Tom Cotton, el representante Mario Diaz-Balart y el representante Ed Royce, ex presidente del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes, debido a su oposición a Hamás y los Hermanos Musulmanes.[5]

La administración cree que Arabia Saudita, los Emiratos Árabes Unidos y Egipto se unirán a un proceso en el que Qatar es el líder. Esto nunca sucederá. Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos son los adversarios jurados de Qatar. En 2017, declararon un boicot total a Qatar, en un intento por detener sus políticas pro Irán y pro terrorismo. Y Estados Unidos salvó a Qatar de ese boicot.

Qatar es la bomba de tiempo que hará estallar cualquier proceso de paz, porque representa a Hamás. De hecho, es parte de otro bloque: el bloque antiestadounidense, que comprende a Hamás, Hezbollah, los hutíes, Irán, Rusia y China (incluso en la cuestión de Taiwán, Qatar se pone del lado de China).[6]

¿Cómo se puede considerar a Qatar como un aliado de Estados Unidos fuera de la OTAN con su historial de apoyo a organizaciones y movimientos terroristas islámicos?

El otro bloque –Arabia Saudita, los Emiratos Árabes Unidos, la Autoridad Palestina, Egipto e Israel– ni siquiera sabe que constituye un bloque. Frustrados por la alianza de Estados Unidos con Qatar y la construcción de su política con ese país, Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos están avanzando gradualmente hacia el bloque antiestadounidense, BRICS, que incluye a Rusia y China. ¿Por qué Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos apoyarían a Estados Unidos cuando Estados Unidos los traiciona repetidamente?

Qatar es la bomba de tiempo en manos de Biden. Y aunque su campaña electoral se centra en otros asuntos, la guerra entre Israel y Hamás y sus repercusiones regionales son una cuestión importante que puede contribuir significativamente al éxito o al fracaso. La continua dependencia de Qatar podría inclinar la balanza hacia el fracaso.

Esta no es una evaluación política. Es una evaluación de los estudios sobre Medio Oriente y se basa en el trabajo de MEMRI a lo largo de 25 años. Qatar es el patrocinador wahabí de todas las organizaciones y movimientos terroristas islamistas, y de los Hermanos Musulmanes en particular.

Seguramente el presidente Biden y el secretario de Estado Blinken han escuchado esto en privado desde Arabia Saudita, los Emiratos Árabes Unidos y Egipto.

El presidente Biden puede preguntarle a Richard Clarke, asesor antiterrorista de los presidentes Bill Clinton y George H. W. Bush, quien reveló el papel de Qatar con respecto al 11 de septiembre al ocultar a Khalid Sheikh Muhammad (KSM) – quien luego sería autor intelectual de esos ataques – en Doha en 1996. Cuando el FBI fue a arrestarlo y sólo le dijo al Emir, KSM desapareció en cuestión de horas.[7]

Puede preguntarle a David Cohen, el ex subsecretario del Tesoro de Estados Unidos para Terrorismo e Inteligencia Financiera, quien dijo que los financiadores del terrorismo están en Qatar,[8] y preguntarle también a la Oficina de Naciones Unidas contra el Terrorismo (UNOCT), cuyos registros muestran que Qatar está financiando el terrorismo islamista.[9]

Puede pedir que Egipto – donde la herramienta de política exterior de Qatar, su red Al-Jazeera, derribó al presidente Hosni Mubarak – sea reemplazado por el presidente de los Hermanos Musulmanes, Mohamed Morsi.

Puede ver con quién está Qatar en Libia (el lado islamista). Puede ver a quién apoya Qatar en Túnez (el Movimiento Ennahda de Túnez, vinculado a los Hermanos Musulmanes). Puede comprobar cuál es la posición de Qatar en Sudán (del lado del general pro-Hermanos Musulmanes). Seguramente recuerda quién apoyó a los talibán en 2021: Qatar, hasta el mismo día de agosto de 2021 en que se apoderaron de Afganistán y derribaron al régimen del presidente no islamista elegido democráticamente, Ashraf Ghani, y también mataron a 13 soldados estadounidenses. Incluso las milicias islamistas del norte de Malí cuentan con el apoyo de Qatar.[10]

Es alucinante que la administración estadounidense esté ignorando el historial de Qatar de apoyo criminal a movimientos islamistas y organizaciones terroristas. ¿Cómo puede considerar a Qatar como un aliado?

El único a quien el presidente Biden no debería preguntar sobre Qatar es al primer ministro israelí Netanyahu, quien astutamente permitió que Qatar construyera a Hamás con miles de millones de dólares durante una década. Lo hizo para permitir el crecimiento de una potencia que contrarrestaría a la Autoridad Palestina, para que él mismo no tuviera que negociar con ella.

Netanyahu lo dijo en sus discursos ante su propio partido: «Quien se oponga a la creación de un Estado palestino debería apoyar la canalización de dinero de Qatar a Hamás». [11] El primer ministro violó las leyes antiterroristas israelíes e internacionales al permitir que el dinero desde Qatar – un Estado patrocinador del terrorismo-  llegara hasta Hamás – reconocido como organización terrorista en todo Occidente –transformando así esta violación en una política, hasta que le explotó en la cara.

De hecho, Netanyahu ahora está luchando contra Hamás, pero hasta el 7 de octubre estaba en una semi-alianza con Hamás a través de Qatar, permitiendo que todos los miles de millones qataríes fluyeran hacia Hamás y engañándose a sí mismo pensando que estaba comprando a los líderes de Hamás y creando un acuerdo político ( hasdara en hebreo) con ellos.[12]

Este mito sobre un acuerdo con Hamás (hasdara) provino del primer ministro. El actual jefe de Estado Mayor, el general Herzi Halevy, en ese momento comandante del Comando Sur, fue a Qatar con el director del Mossad, Yossi Cohen, para pedir más dinero para la entidad que iba a matar a sus soldados.[13] Halevy no se dio cuenta de las consecuencias de lo que estaba haciendo.

Toda la administración israelí, política y militar, se dejó llevar por este engaño, que hoy se llama «la concepción», y vino del primer ministro para abajo. Es decir, hasta que terminó en el 7 de octubre de 2023. (MEMRI documentó esta alianza y la atacó en muchos artículos. Yo personalmente escribí un artículo advirtiendo sobre «La sangrienta boda de Netanyahu y Qatar» [14] y en otro artículo, publicado el 31 de agosto de 2023, emití una alerta temprana sobre la guerra que se avecinaba en septiembre u octubre.[15])

Al mantener a Qatar como actor, Netanyahu está engañando a la administración Biden y haciendo estallar sus esperanzas de un proceso de paz, así como la mínima esperanza de otro acuerdo de rehenes. Netanyahu está luchando contra Hamás, pero permitiendo que los agentes de Hamás se apoderen de la ayuda humanitaria absolutamente necesaria.

El presidente Biden fracasará, no por culpa de Netanyahu sino por culpa de Qatar, que también mantiene a Hamás como actor para el futuro. Porque ningún israelí aceptará ningún plan de paz con Hamás, ya sea oficial o extraoficialmente, incluso si Netanyahu es reemplazado como primer ministro.

Muchos piensan que Estados Unidos está dando a Qatar este papel importante porque CENTCOM tiene su sede allí, y que, si se presiona a Qatar, la libertad de operación de CENTCOM se verá afectada. Esto no es verdad. CENTCOM es totalmente independiente, y todo lo que haría falta es que Estados Unidos insinúe que tiene otras ubicaciones potenciales para CENTCOM a fin de asustar a los qataríes para que realmente ayuden a los estadounidenses, a quienes hasta ahora han estado traicionando. Estados Unidos debería haber aplicado esa presión al menos para salvar a los rehenes norteamericanos, después de que 32 estadounidenses fueran asesinados el 7 de octubre por la alianza Hamás-Qatar.

Sin privar a Qatar de toda capacidad de desempeñar un papel en la crisis de Oriente Medio, la guerra no terminará pronto y el terrorismo islamista seguirá floreciendo en Occidente incluso más que en Oriente Medio.

Éste es el servicio que Qatar está brindando a Rusia, China e Irán: una inestabilidad constante dirigida contra Estados Unidos.

Qatar es el caballo de Troya de la administración estadounidense. Está ganando la batalla global por Rusia, China e Irán. ¿Se dará cuenta alguna vez la administración de esto?

* Yigal Carmon es presidente y fundador de MEMRI.

 

[1] Eg.usembassy.gov/secretary-antony-j-blinken-at-a-press-availability, 7 de febrero de 2024.

[2] Msn.com/en-us/news/world/Hamás-offers-remaining-hostages-for-prisoners-135-day-cease-fire-in-deal-biden-calls-a-little-over-the -top/ar-BB1hUVyO, 7 de febrero de 2024.

[3] Esto es lo que el primer ministro de Qatar, Mohammed bin Abdulrahman Aal-Thani, explicó al Consejo Atlántico el 29 de enero de 2024. C-span.org/video/?533234-1/qatari-prime-minister-al-thani-israel -guerra-de-Hamás, 29 de enero de 2024.

[4] Despacho Especial No. 11111 de MEMRI, Oficiales de los aparatos de seguridad de Hamás entrenados en Qatar, 1 de febrero, 2024.

[5] Según AP, el contrato real entre Qatar y la compañía de Kevin Chalker para implementar el Proyecto ENDGAME incluía un pago de 60 millones de dólares durante tres años. Apnews.com/article/world-cup-technology-sports-soccer-religion-5af544d34cded38ff4093587d2efa0de, 27 de octubre de 2022. Véase también: El embajador de Qatar en Estados Unidos estuvo supuestamente involucrado en sobornar a un ministro francés y espiar a legisladores estadounidenses, 22 de enero de 2024.

[6] Véase el video de MEMRI TV No. 10829, Dr. Majed Al-Ansari, portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Qatar: Qatar apoya el principio de una sola China, 23 de enero, 2024.

[7] Informe diario de MEMRI No. 536, Qatar – Facilitador del terrorismo islamista e intermediario deshonesto, 1 de noviembre, 2023.

[8] Informe diario de MEMRI No. 536, Qatar – Facilitador del terrorismo islamista e intermediario deshonesto, 1 de noviembre, 2023.

[9] Véase la sección de la ONU del Apéndice, Informe Diario de MEMRI No. 536, Qatar – Facilitador del terrorismo islamista e intermediario deshonesto, 1 de noviembre, 2023.

[10] Véase MEMRI Despacho Especial No. 10986, Las filtraciones del Proyecto Raven: Qatar supuestamente pagó $15 millones a movimientos islamistas en el norte de Malí y el Sahel en 2011, 29 de noviembre, 2023.

[11] Jpost.com/arab-israeli-conflict/netanyahu-money-to-Hamás-part-of-strategy-to-keep-palestinians-divided-583082, 12 de marzo, 2019; Haaretz.co.il/opinions/2023-04-18/ty-article-opinion/.premium/00000187-94f8-d484-adef-f6fc88e90000, 28 de abril de 2023.

[12] Incluso el entonces jefe de Estado Mayor de las FDI, Aviv Kochavi, y el entonces comandante del Comando Sur, general Herzi Halevi, trataron de impedir que los líderes de las comunidades israelíes fronterizas con Gaza se manifestaran en la frontera, diciéndoles que había un acuerdo con Hamás. Ver: Ynet.co.il/articles/0,7340,L-5638296,00.html, 13 de diciembre de 2019.

[13] Timesofisrael.com/mossad-chief-top-general-visited-qatar-begged-it-to-pay-Hamás-liberman-says/, 22 de febrero, 2020.

[14] Informe de MEMRI en hebreo: «La sangrienta boda de Netanyahu y Qatar», 24 de mayo, 2021.

[15] Informe Diario de MEMRI No. 517, Señales de posible guerra en septiembre-octubre, 31 de agosto, 2023.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.