Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| miércoles abril 17, 2024

La madre del borrego


Dedicado a: Joe Biden y Antony Blinken.

Febrero 2024

Aclaratorio para todo aquel que pide hoy cese de fuego en Gaza y la creación de un país palestino, aduciendo que con eso se logrará la paz en la región.

22

Esta frase, también “la madre del cordero”, se exclama cuando aparece el motivo, la razón, o la raíz de un problema. Proviene casi seguro del español de muchos siglos atrás y es muy común en Latinoamérica.

Mencionaremos algunos problemas existentes en Medio Oriente (y en el mundo) y diremos cuál es la “madre del borrego”, o sea el origen de todos ellos.

1 – Las guerras en Oriente Medio, la existencia del “problema palestino”, el origen de la “resistencia” islámica contra judíos y cristianos en la zona.

2 – Por qué fueron asesinados varios gobernantes de países musulmanes que firmaron acuerdos de paz con Israel o tuvieron algún gesto de acercamiento.

Aunque es difícil entender por quienes tuvimos educación y crianza en países latinoamericanos, aunque tampoco lo entienden mucho los europeos, la mayoría de las poblaciones de países asiáticos, incluyendo en primer término el Medio Oriente, se rigen por la religión preponderante que es el Islám.

No tienen ningún valor los derechos humanos cuyo origen y definición sea de Occidente o de la cultura judeo-cristiana, tiene valor el Corán, la sharía, y las prédicas y ejemplos que dio en su vida su profeta Mahoma.

Por esto es que todo gobernante que pretenda hacer la paz con Israel corre el peligro de ser asesinado porque un sector de los creyentes musulmanes lo entiende como una traición al Corán.

Detallaremos algunos puntos extractados del Pacto Nacional de la OLP (1964) y la carta fundacional (1968), por los cuales crear un país palestino gobernado por la Autoridad Palestina y/o Hamás significaría la desaparición del Estado de Israel, y del Acta de Constitución del Hamás (1988).

PACTO NACIONAL DE LA OLP –

Art. 1 – Palestina es la patria del pueblo árabe palestino; es una parte indivisible de la patria árabe, y el pueblo palestino es una parte integral de la nación árabe.

Art. 2 – Palestina, con los límites que tuvo durante el Mandato Británico, es una unidad territorial indivisible.

Art. 3 – El pueblo palestino posee el derecho legal a su patria y tiene el derecho de decidir su destino tras lograr la liberación de su país de acuerdo con sus deseos y plenamente por su propia decisión y voluntad.

Art. 7 – La existencia de una comunidad palestina y que ésta tiene una conexión histórica, material y espiritual con Palestina son hechos indiscutibles. Es un deber nacional educar a cada palestino de un modo árabe revolucionario. Deben adoptarse todos los medios de información y educación con el fin de familiarizar a los palestinos con su país de la manera más profunda posible, tanto espiritual como material. Cada palestino debe estar preparado para la lucha armada y dispuesto a sacrificar su fortuna y su vida con el fin de recuperar su patria y lograr su liberación.

Art. 9 – La lucha armada es la única forma de liberar Palestina. Por tanto, ésta es la estrategia global, no meramente una etapa táctica. El pueblo árabe palestino afirma su determinación absoluta y resolución firme de continuar su lucha armada y trabajar por una revolución popular armada por la liberación de su país y su retorno a este. También afirma su derecho a una vida normal en Palestina y a ejercer su derecho a la autodeterminación y a la soberanía sobre este país.

Art. 14– Desde el punto de vista árabe, la liberación de Palestina es una obligación nacional (qawmi) e intenta repeler la agresión sionista e imperialista contra la patria árabe, y su objetivo es la eliminación del sionismo de Palestina. La responsabilidad absoluta de esta tarea recae sobre la nación árabe –sus pueblos y sus Gobiernos–, con el pueblo árabe de Palestina a la vanguardia.

Por consiguiente, la nación árabe debe movilizar todas sus capacidades militares, humanas, morales y espirituales para participar activamente junto al pueblo palestino de la liberación de Palestina. Se debe, particularmente en la etapa de la revolución armada palestina, ofrecer y suministrar al pueblo palestino toda la ayuda posible y apoyo material y humano, y poner a su disposición los medios y las oportunidades que le permitan seguir llevando a cabo su rol de liderazgo en la revolución armada hasta que libere su patria.

PACTO DE HAMAS –

Preámbulo –

“Israel existirá y seguirá existiendo hasta que el islam lo aniquile, como antes aniquiló a otros.”

 Art. 7 –  «No vendrá el Día del Juicio hasta que los musulmanes combatan a los judíos, hasta que los judíos se escondan tras las montañas y los árboles, los cuales gritarán: ‘¡Oh, musulmán! Un judío se esconde detrás de mí, ¡ven y mátalo!'».

Art. 32 –  La conspiración judía no tiene fin y después de Palestina van a ambicionar la expansión desde el Nilo hasta el Éufrates

Art. 22 –  Declara que «enemigos» u organizaciones sionistas «acumularon una riqueza material grande e influyente» con la cual «tomaron el control de la prensa mundial». «Estuvieron detrás de la Revolución francesa y las revoluciones comunistas. En cuanto a guerras locales y mundiales nadie objeta que estuvieron detrás de la Primera Guerra Mundial, así como del aniquilamiento del califato islámico. También estuvieron detrás de la Segunda Guerra Mundial, cuando obtuvieron inmensos beneficios gracias al comercio con materiales de guerra, y se prepararon para el establecimiento de su Estado. Inspiraron la creación de Naciones Unidas y el Consejo de Seguridad para reemplazar a la Liga de las Naciones, para dominar el mundo a través de sus intermediarios. No hay guerra que haya estallado en lugar alguno que no lleve sus huellas digitales».

   Estos artículos son simple muestra del espíritu que tienen las organizaciones que gobiernan hoy la Cisjordania y gobernaban hasta la actual guerra la franja de Gaza. En el Corán encontraremos igual ideario, con la pequeña observación de que existen algunos artículos que se contradicen.

   Cómo entonces los gobernantes de Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña y otros piensan posible la realización del plan “dos países para dos pueblos”?

   Es evidente que con estos documentos vigentes ningún árabe respetará la existencia de Israel, y darles cierta independencia sería firmar la muerte de Israel. Por lo tanto, independientemente de quien gobierne Israel, es imposible que exista un país palestino si no se modifican todos esos documentos y ciertas frases del Corán, además de que por varias generaciones deberá haber una fiscalización militar muy aguda, más de lo que había en el límite con Gaza que ya vimos que no fue suficiente. y una zona intermedia totalmente desmilitarizada rodeando a Israel.

   También vimos que los ejércitos que puso la ONU tanto en el norte como en el sur de nada sirvieron.

                                                                 

 

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.