Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| viernes junio 14, 2024

Entrar en el trato con los ojos abiertos

Desde los albores de nuestra historia como país, hemos estado persiguiendo a terroristas con las manos manchadas de sangre, fantaseando con la venganza y finalmente capturándolos y liberándolos. Esta vez, al menos sin ilusiones.


¿Nos garantiza la eliminación de Marwan Issa que el largo alcance de Israel atrapará a todos los terroristas dondequiera que estén y, por lo tanto, no habrá temor de liberar a ningún terrorista a cambio de la devolución de los rehenes, incluso aquellos cuyas manos están cubiertas de sangre?

«Perseguiré, alcanzaré, repartiré el botín»: la promesa que Israel eliminará al último de los terroristas se basa en la operación «La ira de Dios» para eliminar a los planificadores del atentado en los Juegos Olímpicos de Munich. en 1972.

 

El éxito de la operación es más una cuestión de relaciones públicas que la venganza de Dios. Aunque fue retratada como una operación brillante en aquellos días y representada heroicamente en la película «Múnich» de Steven Spielberg, Israel tardó siete años –y varios fracasos costosos y vergonzosos- en eliminar a Ali Hassan Salameh, el «Príncipe Rojo» y el cerebro detrás de Munich. El comandante de Salameh, jefe de la organización Septiembre Negro, Mohammad Daoud Odeh, no sólo fue salvado de los escuadrones de la Ira de Dios, sino que también se le permitió vivir en Ramallah tras los Acuerdos de Oslo. Odeh, que no se arrepintió hasta el final de su vida, declaró la masacre de Munich -un atentado en el que rehenes israelíes fueron torturados y decapitados- como una gran victoria para Palestina, que se repetiría.

Un ataque en Turquía, miembro de la OTAN y que mantiene un nivel –e incluso el más bajo– de relaciones con Israel, es imposible. Sólo cuando cometió el error de su vida y visitó arrogantemente el Líbano, Israel le puso las manos encima. Fueron necesarios diez años, durante los cuales al-Arouri derramó demasiada sangre.

 

Yahya Sinwar también fue liberado en el acuerdo de Schalit. Hasta el 7 de octubre, por razones poco claras que nos provocaron el terrible desastre, Israel se negó a eliminarlo. Ahora es demasiado tarde. A diferencia de Marwan Issa, que iba y venía por los túneles, Sinwar no saca la nariz de la madriguera y se rodea de rehenes que le sirven de escudo humano. Cuando abandone Gaza como condición para el regreso de los rehenes y se esconda en Qatar, Israel no llevará a cabo allí una operación para eliminarlo por las mismas razones que Turquía.

 

No será el único en obtener inmunidad. Mohammed Deif, a quien Israel no ha logrado eliminar en repetidas ocasiones, y Khaled Mashaal, cuyo vergonzoso intento de eliminación nos costó la liberación de Ahmed Yassin y otros 70 terroristas, irán con él a Qatar. Pasarán sus días de forma segura y pacífica en este país que apoya el terrorismo. No debemos vivir con la ilusión de que aquellos que provocaron el 7 de octubre pagarán alguna vez el precio.

 

Si aceptamos liberar a los principales terroristas y asesinos en masa de acuerdo con la exigencia de Hamás, al menos lo haremos con los ojos abiertos. Sabremos que no podremos vengar a los perpetradores de la atrocidad. Que lo que el gobierno israelí está llevando a cabo ahora es todo lo que obtendremos, y lo que los terroristas están extrayendo de nosotros ahora es lo que se les permitirá conservar.

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

https://www.israelhayom.com/opinions/entering-the-deal-with-eyes-open/?mc_cid=39919069c7&mc_eid=c202ba84b4

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.